insectos, diseño, gastronomía, alimentación

¿Adivinas de qué están hechos estos deliciosos cubitos?

El aspecto de la comida es fundamental, sobre todo si se trata de un alimento nuevo para nuestros paladares. Siguiendo las recomendaciones de la FAO, la empresa Ento se propuso usar el diseño para introducir a la dieta occidental un alimento tan nutritivo como controvertido: Los insectos.

Por Magdalena Araus @mmaraus | 2013-07-08 | 09:09
Tags | insectos, diseño, gastronomía, alimentación

"Ojos que no ven, corazón que no siente" es una frase sabia. ¿Probarías en un aperitivo un cubo de carne apanado untado en salsa de soya? Difícil rechazarlo. ¿Pero qué pasa si después de disfrutarlo te contaran que era grillo apanado? Cambia la historia… Pero a esas alturas ya lo probaste y descubriste que no tenía nada de asqueroso. Algo que no hubiese pasado si te hubieran ofrecido ese grillo frito tal cual es, con sus patitas a la vista. Como bien dicen, la comida entra primero por los ojos. 

Hace poco publicamos en El Definido la noticia sobre el llamado de la FAO a consumir insectos, ya que la población mundial al 2050 superará las capacidades agrícola y ganadera, generando una falta considerable de alimentos. ¿De verdad vamos a empezar a comerlos?

Esa noticia chocó a muchas personas, sobre todo en el mundo occidental. "Bichos"…. parece difícil vernos incluyendo en nuestra dieta a estos pequeños invertebrados. La realidad es que actualmente más de dos mil millones de personas en el mundo integran este alimento como parte de su dieta cotidiana. 

El diseño sí importa

¿Por qué a algunos nos causa rechazo comer algo que puede ser mejor que lo que acostumbramos a comer? Porque aunque los insectos sean nutritivos, sabrosos y sustentables existe una barrera importante: el aspecto.

Ese problema quisieron resolver cuatro alumnos de diseño del Royal College of Art y el Imperial College de Londres. Partió como un proyecto de graduación. Hoy es un negocio con un futuro prometedor.

Se basaron en el caso del sushi. Hace 30 años era visto como algo muy extraño que los japoneses comieran pescado crudo y causaba reacciones adversas. Hoy es un alimento masivamente vendido en supermercados y restaurantes. ¿Cómo invitar a esta misma fiesta a los insectos? ¿Qué tanta diferencia hay entre comer pescado crudo y una oruga?

Luego de estudios, ideas y pruebas crearon Ento la marca que ofrece bichos como alimentos. Ento pone a prueba el tabú cultural de la gastronomía occidental, entregando un diseño atractivo, presentaciones ingeniosas y destacando los beneficios de los insectos comestibles para hacer frente a los problemas crecientes que rodean el suministro de alimentos en el mundo. Se dieron cuenta de que la abstracción era necesaria para lograr la aceptación.  

Ricos en proteínas, bajos en grasa, una gran fuente de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. No compiten comiendo los mismos alimentos que el ser humano, son fáciles de cultivar y su producción tiene muchísimo menor impacto ambiental que las carnes comunes que además no darán abasto ¿Por qué no?

Creen que con este proyecto, entre otras cosas, los platos de insectos serán algo común en los supermercados para el año 2020. Si todavía cuesta imaginarlo, quizás sea bueno ver algún proyecto concreto.

Entobox: la carta a jugar

El objetivo es redefinir los insectos como un tipo de alimento, no como un tipo de animal. Uno de los productos estrella es Entobox, una caja que integra cubos de insectos, salsas y verduras como una comida completa para llevar. Su nombre es un juego de palabras. "Bento" es una ración de comida simple y lista para llevar muy común en la comida japonesa, que por lo general tiene arroz, pescado o carne y vegetales. "Ento" es la raíz griega de las palabras en español asociadas con insectos (entomología, entomofobia, etc).

Este producto, de diseño similar al sushi busca introducir de manera interesante a la dieta occidental esta nueva fuente nutritiva que creemos difícil de aceptar. Estos diseñadores se dieron cuenta de que incluso una capa de barrera mínima como las migas de pan, era suficiente para que muchas personas encontraran la comida apetitosa.

Estos cubos que ofrece Entobox, algunos apanados, con soya, verduras, pretenden introducir los insectos en esta primera etapa de aceptación que es más delicada. Se busca que los insectos sean irreconocibles. Pero esto es un punto de entrada para alcanzar la meta final de hacer común el hecho de comer bichos. 

Un plan ultra estudiado

Si se pretende generar un cambio cultural, hay que pensar muy bien los pasos a seguir. El negocio puede ser muy exitoso y lograr beneficiar al mundo si se toman las decisiones correctas en el camino.

Todo se trata de la percepción, comprobaron este grupo de jóvenes. Por eso hay que ir de a poco. La idea es partir asistiendo a festivales y mercados para ofrecer sus productos, principalmente los más abstractos. Luego instalar un restaurante que ofrezca experiencias nuevas a través de esos mismo productos. Más adelante introducir la línea en los supermercados, integrando ingredientes a base de insectos acompañados de recetas exitosas de buena comida. Acompañando todo esto crear una imagen de marca que refuerce las connotaciones positivas de los insectos como limpios, sanos y naturales. 

¿Serán ricos?

"Si asas gusanos de cera, que son estas pequeñas orugas que se alimentan sólo de miel, tienen un sabor muy parecido a los pistachos. Los saltamontes son algo así como las nueces. Los grillos son diferentes, muy carnosos. Si los fríes, su sabor es un poco como salchichas. Y, obviamente, la primera vez que los pruebas, los asocias con un montón de cosas que ya son familiares para tí. Pero a medida que uno consume más y más, empiezas a reconocer sus propios sabores ", dice Julene Aguirre-Bielschowsky, una de los cofundadoras. 

Si quieres ver cómo serían los productos, el plan a seguir y las razones detrás del proyecto, mira este atractivo video de presentación que hicieron:

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-07-08 | 10:15
6
Si me los presentan así, yo los comería. Yes sir.
responder
denunciar
apoyar
Catalina Olavarría | 2013-07-08 | 10:32
3
Apenas vi la foto con los cubitos me vi muy tentada a probar, pero apenas lei que eran bichos igual retrocedí un poco. Es increíble que pese a que algo lo encuentres delicioso de solo saber de que se trata, no lo comas por maña. Me pasó con las prietas y algunas otras cosas que cuando chica comia. Aunque igual aun como guatitas y riñones..

Creo que además de costumbre, para muchas personas importará que se masifique y se convierta casi en moda para que deje de importar.


responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-07-08 | 10:39
2
Me lo imagino para un coctel. Cubos chicos y nutritivos.

Ñami, iré a buscar un par de grillos para el desayuno
responder
denunciar
apoyar
Yo de todas maneras les hincaría el diente. Es el mismo principio de los embutidos: ojos que no ven, corazón que no siente.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-07-08 | 14:55
2
O el de porqué la carne en los supermercados se vende en bandejas y no con el carnicero faenando la vaca al frente de uno.
responder
denunciar
apoyar
Exacto! Eso sí, en mercados de Asia tienen aves en jaulas y te las faenan ahí mismo cuando las compras. Es bien fuerte para uno que viene de una cultura donde eso ya no se hace frente al cliente.
responder
denunciar
apoyar
Jorge Fuentes | 2013-07-08 | 10:57
4
Aquí es cuando me alegro de ser vegetariano.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-07-08 | 11:22
10
Bueno, el mayor consumo de insectos en occidente ocurre al comer vegetales y alimentos procesados de vegetales, que al ser cosechados se llevan consigo los insectos que habitaban en ellos. Así que no te libraste tanto... XD
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Araus | Colaboradora | 2013-07-08 | 12:02
0
Me impresiona el poder de la costumbre... siento lo mismo que ustedes. Jamás probaría un insecto frito así entero, pero estos cubos con soya se ven atractivos. Todo entra por la vista.
responder
denunciar
apoyar
Miguel Ángel Cortés Vidal | 2013-07-08 | 12:25
8
Excelente.

Cuando estaba estudiando artes, para una de las últimas tareas, tuvimos que hacer un trabajo en grupo, que abordara de alguna forma el concepto de cuerpo humano. Se nos ocurrió hacer un coctel, con puras comidas y bebidas que fueran adictívamente ricas, pero que tuvieran mal aspecto, es decir que parecieran pichí y caca.
De las "cacas" que hice yo, había una de manjar, con galletas de chocolate, avena, almendras y pasas trituradas. Y otras de mantequilla de maní, miel, salsa de caramelo y galletas de agua molidas.

Éxito fue rotundo. Después del shock inicial, la gente hacía cola para comer. Aún así, hubo personas que sabiendo que todo era comestible y delicioso (aunque en algunos casos empalagoso), no pudo comer.

Creo que el aspecto de la comida es importante, pero al final lo que determina si seguimos comiendo es el sabor y la textura.
Si los bicho tienen buen sabor, y una textura atractiva, yo me los comería.
Tal vez me cueste al principio, y por eso creo que el proyecto que presentan es tan bueno. Una vez que se supera la barrera visual, da lo mismo el aspecto. A ningún niño chico le gustan las alcachofas, pero una vez que las prueban ya no pueden dejar de comerlas. En el caso opuesto, me acuerdo de que una vez mi Hermana (que entonces tenía 3 o 4 años) vio a mi Vieja juntando un líquido naranja en vasos. Y, asociándolo por color con la Fanta, le pidió. Mi Vieja le sirvió un vaso y después se regocijó con la cara de asco que puso mi hermana. Era jugo de zanahoria. XD
responder
denunciar
apoyar
eugenia mondaca | 2013-07-09 | 08:36
1
Qué buen experimento...
responder
denunciar
apoyar
Natz Wangnet | 2013-07-09 | 19:38
1
JHAJAHJAHAJHAJAHJA me muero xDDD
responder
denunciar
apoyar
happo roshi | 2013-07-08 | 13:31
3
solo puedo desir que la proxima ven tendre que desir "!garzon hay una ensalada en mis bichos¡"
responder
denunciar
apoyar
Rocío Sandoval | 2013-07-08 | 15:41
1
yo si comeria bichitos, la verdad es que soy lo menos mañosa que hay... con decir que me encanta e cochayuyo, prietas, guatitas y todas esas cosas que o le gustan al común de los mortales.
responder
denunciar
apoyar
Por lo general y en especial en esos casos, el común de los mortales no sabe lo que se está perdiendo. ;)
responder
denunciar
apoyar
iovanka azocar | 2013-07-08 | 20:32
5
con hambre todo es bueno y con un buen aspecto mejor... como timón y pumba dicen: viscosos pero sabrosos
responder
denunciar
apoyar
eugenia mondaca | 2013-07-09 | 08:35
1
Si hay personas que los comen, será que se puede... en todo caso, hay personas a las que les da asco lo que comemos nosotros.
responder
denunciar
apoyar
Natz Wangnet | 2013-07-09 | 19:37
1
Creo que también reside algo en la palbra, después de todos los "bichos" (algo que apenas escuchamos y los tomamos como "plaga o cosa asquerosa" después de todo, son CARNE...).

Incríble la cultura xD
responder
denunciar
apoyar
Daniel Avendaño | 2013-07-17 | 01:26
2
Me pareció divertido que mostraran a toda Sudamérica como "comedora" de bichos. Me pregunto en que parte de Chile comen insectos de una forma regular.
responder
denunciar
apoyar
Tienes razón, pero lo dice el video (que es una muestra muy simplificada...) y no es lo que resaltamos nosotros en la nota
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Araus | Colaboradora | 2013-07-18 | 14:54
1
A mi también me llamó la atención, muy generalizado!
responder
denunciar
apoyar
Martín Leonardo Arce Saldaña | 2013-08-26 | 20:17
0
Y algún día alguien gritara: soylent green is peolple! Inevitable recordar esas famosas galletas...
responder
denunciar
apoyar
Largo Averill | 2013-08-27 | 13:19
2
EEEOOWW "gracias" por contarme... estaré preparado cuando vea esos cubitos asquerosillos
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.