Por un país libre de prejuicios,
¡Comparte esta nota!
63.1K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 70.000
inmigración, inmigrantes, Chile, trabajo, fondos públicos, Estado, economía, mitos
Imagen: Pixabay

Efectos de la inmigración: cuando la intuición falla

¿Nos están quitando la pega? ¿Gastan nuestro presupuesto estatal? Un análisis desde los hechos para descubrir realmente qué hay detrás del rechazo a la inmigración.

Por Joaquín Barañao | 2017-09-14 | 12:00
Tags | inmigración, inmigrantes, Chile, trabajo, fondos públicos, Estado, economía, mitos
Relacionadas

*Esta nota fue originalmente publicada en 2017.

Si queremos hablar de inmigración, debemos partir por una distinción fundamental, que rara vez se explicita.

Hay quienes sostienen un enfoque “nacioncéntrico”, y quienes defienden en cambio uno “migrantecéntrico”. Para los primeros, el criterio rector de las políticas públicas es lo que favorece a quienes habitamos el espacio donde estas surten efecto. Para los segundos, la meta es maximizar el bienestar humano global. Es decir, aun si la llegada de haitianos a Chile disminuyera los salarios de los sectores con los cuales compiten, no sería ético cerrarles la puerta. Es tanto más lo que alguien que huye de una crisis humanitaria consigue migrando a un país como el nuestro, que impedirlo es moralmente reprochable.

Esta es una discusión crucial. Hay argumentos dignos de atención en ambos bandos. Sin embargo, omitiré entrar en ella. En lugar de eso, emplearé sin más el enfoque “nacioncéntrico”. No porque sea el que considero correcto, sino porque es el que está instalado en la sociedad contemporánea y en base al cual todos los países operan (salvo para el asilo y refugio, que en Chile son estadísticamente insignificantes). Merece respeto defender que el haber llegado primero no nos concede autoridad para restringir el paso a quien busca una vida mejor, pero eso es materia de otra columna.

Desde el “nacioncentrismo” entonces, ¿qué razones habría para oponerse a la migración?

Hay, muchas. Algunas pueden ofrecer argumentos racionales, y otras son solo racismo o temor al cambio y a lo desconocido. En el plano de la seguridad, por ejemplo, las cifras duras muestran que los extranjeros cometen menos delitos per cápita que los chilenos. Así de simple. Y la noción de supuestas disrupciones a la cultura chilena, como “los colombianos escuchan música muy fuerte”, son muy difíciles de defender, pues al final todos deben respetar las mismas reglas del juego, y si un aspecto se vuelve intolerable parece improbable que el arreglo social no sea capaz de ajustarse.

Lo cierto es que, de lejos, el principal argumento de quienes recelan de los migrantes nace de las mismas razones que llevó a estas personas a dejar su patria: el bienestar económico. Esto se desglosa en dos planos, el destino de los fondos públicos y el efecto que puede tener en los salarios y el empleo.

Respecto al primero, se dice que el arribo de inmigrantes fuerza al Estado a financiar cargas públicas adicionales. Solo a modo de ejemplo, observe este titular de El Mercurio del 24 de agosto de 2017:


Imagen 1: El Mercurio, 24 de agosto de 2017

Respecto al segundo, la lógica de estas personas es la siguiente: en Chile hay “X” vacantes para operadores de bencineras. Si desembarca un contingente “Y” adicional de extranjeros, se generará una sobreoferta de trabajo (o “mano de obra”). ¿Y qué ocurre cuando hay sobreoferta? Bajan los precios, y el precio del trabajo no es otra cosa que el salario. Peor aún, muchos inmigrantes arriban en una condición de fragilidad tal, que están dispuestos a trabajar por menos, ejerciendo competencia desleal.

¿Acaso no son estas leyes básicas de la economía?

No. Es más, ese análisis es incompleto a un nivel absurdo. ¿Por qué?

Respecto a los fondos públicos

Imagina que organizas un camping con un grupo de cinco amigos y ya está definida la lista de compras y el monto por persona. A última hora, se suman dos más. Desde luego, habrá más bocas que alimentar y el valor total de la compra del supermercado aumentará, pero ¿se le pasaría por la cabeza quejarse de que los recién llegados encarecerán el paseo? No, por la obvia razón de que cada uno aporta su parte y solo se agranda la torta. ¿Y cuál es la “cuota” de quienes utilizamos los fondos públicos? Los impuestos, desde luego. Fijarse solo en cuánto aumenta el gasto público por concepto de extranjeros sin considerar cuánto aumenta la recaudación tributaria debido a su presencia es tan barbárico como sostener que la cuota de un asado subirá solo porque viene más gente.

Veamos cifras. El Mercurio cita a la DIPRES, que calculó en US$ 207 millones anuales el gasto que los extranjeros demandan en institucionalidad, educación, salud y vivienda. Pues bien, el mismo diario publicó el 31 de enero de 2017 que los extranjeros pagan US$ 490 millones al año por impuesto a la renta (dólar a $670). Respecto al pago de IVA, la recaudación total nacional en 2016 fue de US$ 32,9 miles de millones. Suponiendo que los extranjeros pagan IVA en la misma proporción en que habitan el territorio en condición regular (2,8%) la cifra se empina a US$ 913 millones. Por último, deben contabilizarse los pagos por concepto de trámites migratorios, tanto en el Departamento de Extranjería (US$ 33 millones anuales) como en la PDI.

Para ser justos, los US$ 207 millones solo incluyen gastos que permiten desglosar nacionalidades, y no aquellos que se distribuyen de forma innominada. Los nuevos integrantes de la sociedad gastan carreteras que hay que mantener, museos gratuitos que hay que financiar y césped público que hay que reponer. Pero la envergadura de las cifras no dejan espacio para dos lecturas: la migración es una verdadera bendición fiscal. Por lo demás, era esperable que así fuera. Los migrantes recurren menos a los servicios sociales porque migran a una edad laboral, y porque solo las personas sanas están en condiciones de tomar maletas y petacas para viajar lejos de casa a probar suerte. Así las cosas, titular “Estado destina US$ 207 millones a anuales a gastos asociados a migrantes”, mostrando solo la columna de costos y omitiendo la de ingresos, es equivalente a titular “Chile recibe dos goles ante Perú” después de nuestra victoria de 4 – 2 en el último partido disputado en Lima.

Respecto al plano laboral

Considera la siguiente imagen:


Imagen 2: Ingreso per cápita versus densidad poblacional

Se podrían preguntar qué sentido tiene gastar tiempo en graficar ingreso versus densidad poblacional. Mírenlo otra vez… es evidente que no hay correlación entre ambas, en absoluto. Entonces, ¿Por qué no mejor graficamos esperanza de vida versus número de montañas sobre tres mil metros, o color de la bandera versus medallas olímpicas? Sería igual de insensato. 

Se han propuesto muchas variables explicativas para el grado de desarrollo: naturaleza de las instituciones, sistema político, imperio de la ley, sistema de patentes, geografía, clima, religión, etcétera. Nunca se ha escuchado a nadie que proponga la densidad poblacional.

¿Y qué tiene que ver esta obviedad con la migración?

Pues volvamos a las “X” vacantes de trabajo que ofrece el mercado para operadores de bencineras. ¿Qué pasa con la llegada de un grupo “Y” adicional de extranjeros? Como esos nuevos miembros de la sociedad también se mueven por el mismo territorio, el consumo de bencina aumenta más o menos en la misma proporción, y así también, las vacantes para operadores de estaciones de servicio. Tal como con los fondos públicos, es sencillamente absurdo prestar atención a un solo lado de la balanza. Esas personas no compiten por una cuota fija de puestos de trabajo, sino que expanden el tamaño total de la economía con su trabajo y su consumo. Desde un punto de vista puramente microeconómico, su llegada solo aumenta la cantidad de personas por kilómetro cuadrado que se levantan cada mañana a trabajar y consumir, y ya vimos que la relación entre densidad y desarrollo brilla por su ausencia.

Todo esto le puede parecer un poco simplista. Por supuesto que la realidad es mucho más compleja. Por de pronto, se pueden producir shocks temporales en ciertos sectores laborales particulares, y si los inmigrantes arriban en una economía deprimida que no es capaz de otorgarles empleo, carecerán de ingresos para expandir la torta.

En el sentido contrario encontramos también argumentos en abundancia: los migrantes pueden suplir destrezas que tomaría años resolver a través de mecanismos de capacitación, presentan niveles más elevados de movilidad que resultan valiosos para corregir desajustes locales, son catalizadores del comercio entre el país de origen y de destino, y son a nivel agregado personas con mayor inclinación por emprender y más dispuestos a tomar riesgos, entre otros. Imagine por ejemplo todo lo que el soviético Serguéi Brin le trajo a Estados Unidos tras cofundar Google.

Se trata de un análisis simple, solo de primer orden, que contempla nada más que las variables más gruesas en juego. Es como modelar una caída sin roce, considerando solo la fuerza primordial de la gravedad. Pero es así porque se busca responder justamente a las intuiciones más básicas, que con tanta frecuencia olvidan incluso la otra mitad de esas fuerzas primordiales: el aporte fiscal de los extranjeros y el aumento del empleo que trae consigo su consumo.

Ahora bien, si le interesa el tema y se sumerge en la literatura especializada, que sí contempla un análisis más completo, le adelanto que llegará esencialmente a lo mismo. Uno de los trabajos académicos más citados de la historia sobre este tema explica: “la medición del impacto de la inmigración en el impacto de los salarios de los trabajadores locales fluctúa ampliamente entre estudio y estudio (y a veces dentro del mismo estudio) pero pareciera agruparse en torno a cero”. Buena suerte con la lectura.

Joaquín Barañao

¿Qué te parecen estos argumentos? ¿Qué otra evidencia científica conoces sobre el impacto de la inmigración en un país?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Pablo Pizarro | 2017-09-15 | 21:49
0
Totalmente sorprendido por la cantidad de personas que votaron con manito abajo a la primera frase.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás C. González | 2017-09-24 | 10:12
1
Se me vino a la mente la letra de «Melipilla», de Gepe :/

«Es verdad, es verdad
Todo el mundo quiere más, de todo
Si de pronto te descuidas
Alguien toma tu lugar»
responder
denunciar
apoyar
Roberto Ramírez | 2017-09-18 | 01:04
3
Díganme paranoico o como quieran, pero tengo claro algo. Es cierto que en las cifras y las estadísticas todo se ve bonito, se invierte aquí, se gana acá, pero falta la parte que no se puede medir porque no se puede encasillar.
Es obvio que las cifras de delincuencias son menores en extranjeros porque ellos son menos que los chilenos y ya existía delincuencia antes que llegaran, pero la gente que vive el día a día junto a ellos, que los vemos en las calles, en sus trabajos (ojo, no me refiero a todos, es una generalización) vemos y me incluyo, como perjudican a otras personas, en el norte hay poblaciones de colombianos en las que ni carabineros entra. Yo vivo en Viña y al verdad es que está lleno de extranjeros que en las noches andan en malos pasos, robando, vendiendo droga y son más unidos y tienen parece más experiencia ya que se ve que estos grupos crecen rápido. Por otro lado, es injusto como afectan la competencia laboral, a ellos les alcanza para vivir, pues viven todos en comunidad arrendando piezas o casas entre varios mientras que envían el dinero al extranjero, a sus familias en donde nuestro dinero tiene mayor valor, realizando un trabajo por menos dinero y obligando a que el mercado obviamente pague menos por un trabajo que antes se pagaba más. Eso para mí es injusto, que ahora los call center estén llenos de colombianos porque se les puede pagar menos y ellos lo aceptan.
Hace poco despidieron a mucha gente en el call center que trabajaba mi señora, incluyéndola a ella y las nuevas contrataciones eran puros extranjeros.
Es bonito el papel y la estadística, pero la gente no se queja por lo que ve o lee, es por lo que vive a diario, es la realidad que no aparece reflejada en el papel.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2017-09-20 | 11:17
13
Hola Roberto,

Cuando se habla de que los extranjeros delinquen menos, no se habla en números totales, sino proporcionalmente (es decir, por cada 100 chilenos, cuántos delinquen vs. por cada 100 extranjeros, cuántos lo hacen), por lo que el argumento de que "son menos que los chilenos no aplica.

Es cierto que las estadísticas son generalizaciones y que, dependiendo de como se ejecuten y midan, pueden ser erradas, pero encuentro curioso cuando la gente pretende echarlas abajo con una experiencia personal, que obviamente es subjetiva y depende mucho del contexto específico de esa persona. Si yo veo una oveja verde, no puedo generalizar que todas las ovejas son verdes (generalizar una experiencia particular), pero si alguien se puso a contar todas las ovejas y clasificarlas según color (estadística) y llegó a la conclusión de que menos de 1 en cada millón de ovejas es verde, esa estadística es mucho más real que mi percepción personal.

Y aunque todo lo que digas sea cierto, el problema de la marginalidad de los inmigrantes y que esa marginalidad produzca delincuencia, debería ser argumento para integrarlos mejor, cosa que dejen de ser marginales, no para discriminarlos más y empujarlos a la delincuencia.

Respecto a que quitan el trabajo, como dice la nota, eso es sólo contar los números negativos (los trabajos que consiguen) y no los positivos (los trabajos que generan): ellos necesitan vivienda, ropa, comida y todos los servicios que ofrecemos. Puede que en algunas áreas de la economía ellos se queden con los trabajos (en general, los peor pagados), pero crean muchos otros espacios para el resto, que no vemos, porque son indirectos.
responder
denunciar
apoyar
Roberto Ramírez | 2017-09-21 | 15:28
0
Yo no estoy en contra de que vengan, solo estoy en contra de que no se haga nada para regularizar el tema del trabajo, la delincuencia, sobre eso estoy en contra.
responder
denunciar
apoyar
José Patricio Cáceres | 2018-03-01 | 17:54
0
Paranoico!!
responder
denunciar
apoyar
Clau Valenzuela | 2018-03-02 | 11:52
4
Yo he tenido más trabajo gracias a los inmigrantes que han llegado a Chile (soy profesora de español lengua extranjera para extranjeros). La mayoría de los clientes que tienen mi marido en su pyme soy extranjeros (venezolanos, colombianos y haitianos) entonces qué pasa con mi realidad? Los extranjeros no me han quitado trabajo sino, más bien, todo lo contrario, me han proporcionado más trabajo y por ende más ingresos para mi familia. Cuál es la realidad "objetiva" La de Roberto que por su experiencia personal pone en duda lo que dice el articulo o la mia que refleja lo que expuso el autor de este texto? Bueno para eso existen las estadísticas porque con datos duros (y no basados en la experiencia de algunos) se puede apreciar mejor la realidad.























responder
denunciar
apoyar
Joaquín Barañao | Colaborador | 2018-03-02 | 20:34
1
Interesante lo que dices. Es uno de los pocos casos en los que la generación de empleo es palpable y nítidamente identificable. En casi todos los otros casos, el mayor empleo se da porque un 2,8% de personas adicionales en la economía consumen un 2,8% más de pan, un 2,8% más de pasta de dientes, un 2,8% más de papel higiénico, etc. Esos son miles de empleos adicionales, pero distribuidos a lo largo y ancho de la maquinaria productiva, de manera tal que cuando una panadería de Quinta Normal contrata a un nuevo panadero nadie va a singularizar ese nuevo puesto de trabajo por el consumo extra de los extranjeros. Pero así es.
responder
denunciar
apoyar
Juan Páez | 2018-03-15 | 07:22
0
Clau Valenzuela: Que bien Clau! Que hayas aumentado tus ingresos gracias a la inmigración. Me imagino que en reciprocidad podrías apoyar alguna de las instancias de ayuda social que organizan especialmente instituciones religiosas de tu localidad, a inmigrantes que les vendieron el sueño chileno y que pasan hambre todos los días, gracias al trabajo mal hecho, como el del ex funcionario que escribe esta nota “paper” lleno de cifras elocuentes.
responder
denunciar
apoyar
juan antonio garcia sanchez | 2018-03-15 | 13:55
0
todo movimiento masivo de personas de un lugar a otro trae cosas positivas y también negativas, lo que pasa es que en la prensa solo hablan de lo positivo por que hablar de lo negativo nunca es agradable y todos temen a que los llamen racistas o xenofobos, y por ese temor es que no se hace nada por regular y hacer estos procesos mas ordenados.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2017-09-20 | 11:22
6
El ser humano es muy bueno para racionalizar argumentos para justificar sensaciones de guata, así que cuando escucho todos los argumentos contra los inmigrantes, lo que realmente uno está escuchando es racismo racionalizado.

Una forma muy sencilla de darse cuenta, es comparar el color de piel con el nivel de prejuicios que existen hacia ellos y qué tanto nos molesta que vengan. ¿Alguien reclamó contra la reciente inmigración española después de la crisis subprime? No, porque eran blancos. ¿Qué tanto le molesta a la gente la inmigración colombiana y venezolana? Más, porque son de piel café, pero no tanto, porque igual son parecidos a nosotros. ¿Y los haitianos? Ahí si que sale de todo. Y mira tú que coincidencia, son negros.
responder
denunciar
apoyar
Roberto Ramírez | 2017-09-21 | 15:26
0
Es lo más ilógico que he escuchado.
Difícilmente puedo ser racista si yo soy moreno jajajajaja
que argumento más malo.
responder
denunciar
apoyar
Martín Poblete | Colaborador | 2017-09-22 | 01:54
8
Roberto: ser moreno no te hace inmune a convertirte en un racista. Siempre habrá alguien con la piel más oscura que la tuya, así que siempre tendrás a alguien a quien mirar en menos si no te educas lo suficiente.

Por lo demás, te recuerdo que vivimos en un mundo donde hay mujeres que defienden el machismo, latinos que apoyan a Trump y homosexuales que votarán por Kast.

Perdón si sueno pesado, pero creo que, como dice Marco, estás buscando la quinta pata al gato para justificar un pensamiento racista que no tiene sustento en ninguna parte.
responder
denunciar
apoyar
Roberto Ramírez | 2017-09-26 | 14:54
1
Parece que ustedes ven y leen lo que quieren, he leído tres veces lo que expuse en mi comentario que les causó polémica y solo escribí la parte que no se ve en papel, eso fue todo. Ustedes son más cerrados en su posición al ni siquiera ponerse en el lugar de la gente que estamos en contacto a diario con ellos. No sé en qué burbuja viven ustedes que no aceptan un simple comentario expuesto desde el punto de vista del diario vivir.
Pero me da igual, así como están de cerrados ustedes, yo no cambio mi forma de pensar y digan lo que quieran de mí, yo sé lo que soy y lo que no soy. Hice un comentario desde lo que observo y ustedes lo llevaron a algo personal (cosa que no soy, ni racista ni xenófobo).
Pero en fin.
Igual genial el artículo ya que deja espacio para estos debates y para exponer puntos de vista distintos (eso pensé que hacíamos, exponer puntos de vistas y no hacer una crítica personal tildándome de racista).
responder
denunciar
apoyar
Alex Gormaz-Matamala | 2018-02-27 | 21:48
2
Es digno de observar el modus operandi de mucha gente que dice "no soy racista pero..." y que sin embargo, cuando les rebaten sus argumentos apelan al lloriqueo barato del "son cerrados, no me dejan expresarme, me tratan de racista, son intolerantes, etc". Es en esos espacios donde el populismo tipo Kast gana terreno.
responder
denunciar
apoyar
José Tomás Valenzuela | 2018-02-28 | 14:22
2
Creo que la exposición del amigo Ramírez hay que resumirla en "estoy en contra de que no se haga nada para regularizar el tema del trabajo, la delincuencia, sobre eso estoy en contra." También es cierto que el propio artículo desmitifica todos los reclamos de que la inmigración hace mal, porque va a los grandes números, y no puede negarse con experiencias personales. Pero tampoco vayamos al otro extremo de tildar de racista a alguien que expresa su preocupación por temas que le están afectando. En fin, creo q hablo por muchos al decir que estoy (muy) a favor de la inmigración y es preciso fomentarla, mientras no sea descontrolada ni arbitraria. Y creo que para ello es urgente flexibilizar trámites y requisitos, y apoyar a quienes llegan para que no sufran abusos ni injusticias.
responder
denunciar
apoyar
Juan Páez | 2018-03-15 | 07:13
0
Marco Canepa: Típico lloriqueo progre! Racismo Racismo! Acaso los españoles que llegaron, vinieron en forma irregular en aviones sin marca abarrotando el aeropuerto todos los días?

No viejo, no es racismo, es el descontrol súbito que ha sucedido.

Por ejemplo, en el norte de Chile siempre ha habido inmigración, décadas de peruanos y bolivianos ¿alguna vez escuchaste de alguna marcha contra ellos?

Durante meses he ido a los comedores de agrupaciones religiosas de mi ciudad a apoyar y lo que se ve es francamente dantesco. Todos ustedes hablan desde el confort y así es re fácil pontificar, como el cuico de la nota.

Por mi parte, apoyo a brazo partido a todos los venezolanos que llegan, para que puedan dar fe y testimonio de lo que sucede con el triunfo de las ideas progres, como ocurre en Venezuela, pero siempre estaré contra la inmigración descontrolada.
responder
denunciar
apoyar
Joaquín Barañao | Colaborador | 2018-03-15 | 13:53
0
"el cuico de la nota". Juan, eso es clasismo puro. Atacar solo por la cuna es odioso en cualquier sentido, ya sea "roteando" a la gente o desmereciéndola por "cuico".

Por cierto, todos estamos en contra de la migración irregular, pero eso NO es el caso de la inmensa mayoría de los inmigrantes que recibe Chile. La ley chilena (DFL 1094 de 1975) sí permite ingresar como turista, encontrar empleo y postular a un permiso de residencia temporal. Otra cosa es que no te guste la ley, pero objetivamente no vienen en forma irregular.
responder
denunciar
apoyar
Armando Cea | 2017-09-20 | 15:35
4
Pienso que los inmigrantes hacen crecer nuestra economía y su llegada es un síntoma de una economía que va hacia el Desarrollo. Esperemos que en un tiempo más los hijos de los inmigrantes (futuros chilenos) puedan ser escolarizados y más, con lo cual tampoco querrán hacer el trabajo de sus padres, lo que finalmente provocará un aumento de los sueldos de los trabajos "peor pagados" impulsando la famosa "igualdad Social". Démosle una gran bienvenida a estos nuevos chilenos, enseñemos que significa ser Chileno y cual es nuestra positiva visión para nuestro futuro país.
responder
denunciar
apoyar
Juan Páez | 2018-03-15 | 06:51
0
Bueno ¿y este pajaron fue el encargado de inmigración en el anterior gobierno de Piñera? Con razón estamos como estamos. Podría refutar cada una de sus barretas (del tipo justifico las embarradas de mi anterior trabajo) pero tomaría mucho, debido a que este pije elude un punto crucial en dichos estudios y citas que es ¿de dónde viene la migración? Ciertamente Sergei no emigro desde Haití y fundó Google, de hecho la comunidad haitiana en USA mantiene un nivel precariedad preocupante para el nivel de USA, esta elusión es tan deshonesta como El Mercurio (según él). Yo no estoy en contra de la inmigración, sino que estoy en contra de la inmigración descontrolada. Por supuesto, necesitamos inmigrantes y eso lo sabe bien Australia y Nueva Zelandia, pero sus políticas y funcionarios dan la talla. Si Chile se volvió destino predilecto de los inmigrantes fue justamente porque quienes estaban aquí volvieron el país atractivo y de alto ingreso.

Algunas cuestiones que solo un cuico acomodado que ni siquiera lo roza la inmigración puede afirmar:

“Los colombianos hacen fiestas”. Se nota que no has pasado una noche en cualquier población de Antofagasta, ni mucho menos has intentado caminar en su centro cuando anochece. Obvio, en Vitacura todo es muy “nice”.

“..se pueden producir shocks temporales en ciertos sectores” Claro, nunca tendrás que ir a luchar por un cupo por el empleo con sueldo mínimo, pero cientos de miles de chilenos sí. ¿Has conocido la cesantía alguna vez? De seguro no, en el barrio alto esas cosas no suceden. Pero hoy mismo hay chilenos que están cesantes porque existe dumping en el mercado del trabajo “por la irregularidad” que tanto te gusta. Para que decir del acceso a servicios como jardines infantiles o salud. ¿Has tenido alguna vez que estar a las 5 de la mañana en un consultorio? No creo, desde los libros es fácil pontificar.

“..suplir destrezas” ¿Cuáles? ¿Especialización en venta de superochos?

Además de lo inmoral que es dejar un país sin su gente con capacidad productiva, como está sucediendo en Haití, que tiene un éxodo masivo apoyado por papanatas como tú, de discursos políticamente correctos.

Barañao, te citaré en forma recurrente donde pueda dar mi opinión. Te recomiendo que, al menos, una vez al año te des una vuelta por la realidad. Saludos cordiales.
responder
denunciar
apoyar
Joaquín Barañao | Colaborador | 2018-03-15 | 13:47
1
Súper "cordiales" tus saludos ¿ah?

Lo que leo son rabietas ad hominem, no evidencia contrastable. Ironizas con la venta de superochos, pero sabes que el sistema público de salud, por ejemplo, no funcionaría sin los médicos extranjeros. En fin, mucha rabia acumulada y anécdota personal, y cero argumentos estadísticos como para responder cada cosa.

Por cierto, vivo en Santiago centro, no en Vitacura.



responder
denunciar
apoyar
Damián | 2018-03-16 | 23:35
1
Respecto a algunos puntos:

- De quien es la culpa de los bajos salarios que facilita que los inmigrantes tomen ciertos empleos que un chileno no estaría dispuesto a hacerlo ¿de los mismos inmigrantes o de ciertos empresarios que aplican malas prácticas para aprovecharse de dicha situación?

- El problema del guiarse por el aporte de impuestos por pago del IVA es que no tenemos un indicador claro de relación de que sectores son los que realmente hacen un mayor aporte de impuesto vs quien usa mayoritariamente los beneficios sociales otorgados por el estado. En los sectores económicos más bajos se utiliza bastante el comercio informal (como las ferias libres) donde no existe el uso de la boleta, y hay un cierto número importante de inmigrantes que precisamente pertenece a dicho sector.

- Llevo ya más de 5 años realizando procesos de selección de personal, y lo que he podido ver (al menos en Stgo) es que los chilenos no solo priorizan el sueldo sino también otras variables como funciones, horarios, cercanía de sus hogares, beneficios que otorga la empresa, clima laboral, etc, llevando a desechar ciertos trabajos a pesar que el sueldo este dentro de lo estipulado por el mercado laboral; por el contrario el extranjero está más enfocado en poder obtener un contrato y un sueldo que pueda cubrir sus necesidades. Eso lleva a que finalmente empiecen a llenar cupos que no están siendo cubiertos por otros.
Es más dentro de mi experiencia realizando procesos, creo que solo unas 2-3 veces un extranjero me dejó plantado o ha llegado tarde a la hora de entrevista, en cambio con mis compatriotas muchos me dejan plantado,llegan tarde sin avisar, me piden cambiar las entrevistas a última hora, etc lo cual finalmente también termina aburriendo y abre la puerta a elegir por el otro que si se ve más interesado por el trabajo.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.