Inmigrantes, Chile, municipalidades, Recoleta, Quilicura, buenas prácticas, Incubadora Gestión Municipal
Imagen: Gojko Franulic

Los exitosos casos de inclusión a inmigrantes de Recoleta y Quilicura

Tienen miles de inmigrantes, hacen buenos diagnósticos y mejores planes de acción. Son dos comunas de la Región Metropolitana que han desarrollado planes ejemplares para incorporar a los inmigrantes a la sociedad chilena, y esto es lo que podemos aprender de ellas.

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2015-08-13 | 12:39
Tags | Inmigrantes, Chile, municipalidades, Recoleta, Quilicura, buenas prácticas, Incubadora Gestión Municipal

Chile, el país con la legislación migratoria más antigua de la región. El país que cree que se está "llenando" de extranjeros, cuando no es así. Según un estudio de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Argentina concentra el mayor número de migrantes intrarregionales, seguido por Venezuela, Costa Rica y Republica Dominicana. De hecho, las cifras del Censo 2012, (si bien fue cuestionado, es la referencia con que se cuenta), muestran que solo el 2% de nuestra población es inmigrante, cuando en los países desarrollados esa cifra alcanza un 10%.

Sin embargo, sí es una realidad que la tendencia es al alza, y por lo mismo, Chile debe pensar en estrategias de inclusión para quienes buscan una mejor vida en nuestras tierras.

El Centro de Políticas Públicas UC, en colaboración con la Incubadora de Gestión Municipal, iniciaron un ciclo de talleres de Buenas Prácticas Municipales, debutando con el tema "Migrantes". Claudia Silva, académica de Trabajo Social UC, fue la encargada de dirigir la convocatoria, y quien además elaboró un documento completo sobre la migración en Chile y el mundo, y lo conversado en el taller.

Como ejemplos de casos ejemplares, llevaron a representantes de las comunas de Quilicura y Recoleta, a dar testimonio de cómo lograron generar un efectivo plan de inclusión para extranjeros.

No son los únicos, pero son de los mejores

Con una Ley de Extranjería de 1975, -independiente de los esfuerzos que los gobiernos de turno han hecho por generar instrumentos para mitigarla-, la creación de una política de migraciones con enfoque de derechos acorde al mundo actual, es un tema pendiente. Por lo mismo, el rol de los gobiernos locales ha cobrado un gran protagonismo respecto al papel integrador con la población migrante.

Muchos municipios han creado oficinas, programas y departamentos encargados de ayudar a facilitar los procesos de inserción de los inmigrantes residentes en sus respectivas comunas, destacando entre ellos, lo que hicieron la Municipalidad de Quilicura y la de Recoleta.

Según lo expuesto en el Taller de Buenas Prácticas Municipales, dentro de los desafíos para la inserción en los municipios, figuran: falta de datos, tanto cuantitativos como cualitativos de los inmigrantes residentes y sus condiciones de vida, el uso cultural distinto de los espacios públicos que puede provocar choques con la población nacional, desconocimiento de la población migrante de sus derechos en torno a los servicios públicos, desafíos producto de la falta de legislación adecuada y falta de formación en temas migratorios y en competencias interculturales de comunicación para funcionarios municipales.

Ahora, para poder enfrentar estos desafíos desde la administración local, es fundamental generar un plan de trabajo que cuente con un objetivo claro para trazar la ruta. Estos son los dos casos municipales que supieron como rayar la cancha, pero para que cupieran todos dentro de ella.

Quilicura, tierra sensible

Entre el 2008 y el 2010 muchos haitianos y palestinos llegaron a vivir a Quilicura. Según el Censo de 2012, el número de extranjeros residentes en la comuna sería de 4.425 personas. Para hacer frente a la situación, abrieron una oficina a cargo de Yamilé Cabrera, quien para desarrollar su labor comenzó un trabajo colaborativo con otras organizaciones como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Servicio jesuita a Migrantes.

Lo primero que hicieron fue llevar a cabo un diagnóstico de la realidad migratoria en la comuna, donde identificaron los puntos críticos: problemas en la inserción escolar de los niños debido a discriminación, baja participación de los apoderados inmigrantes y falta de mecanismos de nivelación y reconocimiento de aprendizajes previos a niños migrantes. Problemas en el ámbito de la salud debido a la falta de información de funcionarios y de inmigrantes sobre sus derechos, problemas en torno a la vivienda y la convivencia barrial por dificultad de acceso y abuso de cobros y condiciones habitacionales, y problemas en el ámbito del trabajo por falta de información de población migrante sobre sus derechos, desprotección jurídica, discriminación y abuso por parte empleadores.

Las propuestas desarrolladas en el plan de acogida para enfrentar estos nudos críticos, según se expuso en el taller, fueron:

1. Educación Escolar: Capacitación a miembros de la comunidad escolar en temas de mediación intercultural, sensibilización en torno a la temática migratoria, inducción en lenguaje y cultura local para los niños y políticas de acercamiento para padres y apoderados inmigrantes.

2. Salud: Información y capacitación sobre derechos de los inmigrantes tanto a funcionarios como a población extranjera. También se impulsó una política de atención personalizada para reconstruir historial médico y un programa de intermediación sanitaria.

3. Vivienda y convivencia barrial: Apoyo municipal para facilitar acceso a vivienda, implementación de programas de mediación intercultural y vecinal, ampliación y creación de nuevos espacios de encuentro entre culturas, plan de intervención intrafamiliar para disminuir violencia contra mujeres y niños.

4. Trabajo: Apoyo jurídico a inmigrantes, apoyo psicológico en temas de salud mental; mantención y ampliación de la oferta de cursos de capacitación.

Además, se institucionalizaron mecanismos formales de lazos entre trabajadores y empleadores.

Recoleta: DDHH, género y ciudadanía

Según el Censo de 2012, en Recoleta viven 10.019 migrantes. Delia Curahua, quien antes había trabajado en el Servicio Jesuita a Migrantes, fue quien se hizo cargo de llevar a cabo un programa, con tres enfoques: Derechos Humanos, Género y Ciudadanía. Lo primero que hicieron fue conversar con otros departamentos municipales, visitar los barrios de población migrante, y decir que existían.

El accionar del programa consta de tres líneas fundamentales: capacitación y sensibilización en torno a la temática a funcionarios municipales, la entrega de información a inmigrantes y el trabajo con comunidades de base. Lo que busca el programa es que la comunidad migrante logre integrarse sin perder identidad, avanzando en la constitución de una comuna más intercultural y multicultural.

Entre los problemas principales que el programa distingue, destacan: acceso a servicios en salud y educación; malas condiciones habitacionales y abuso en el cobro de las viviendas.

"A través de este programa se ha logrado la participación de los inmigrantes en el Consejo de Desarrollo local del Cesfam y la creación de un piloto de salud participativo, donde, por ejemplo, se contempla el contar con intérprete para atender a las mujeres haitianas embarazadas. Entre sus logros más recientes, la oficina cuenta con fondos del DAS para entregar capacitación laboral a personas de origen extranjero", dice el documento elaborado por Claudia Silva.

El primer paso de un municipio

Como una de las conclusiones a las que se llegó en el taller, luego de revisar los casos internacionales y cómo funciona nuestra normativa, es que cualquier municipio que pretenda implementar acciones destinadas a población extranjera debería, en primer lugar, reflexionar en torno al tipo de inserción a la que se aspira y, en base a eso, desarrollar un plan de trabajo. Dicho plan debería contemplar el recabar la máxima información posible, ya sea a través de documentos existentes como de la generación de diagnósticos sobre las condiciones de vida de los inmigrantes en la comuna.

A partir de esa información, se debería ajustar el plan de acción. Imprescindible es contactar otras organizaciones que favorezcan el trabajo estableciendo un trabajo en red con: otros programas municipales, el Dirección de Educación Municipal (DEM), la OIM, el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), el Instituto Católico Chileno de Migración (INCAMI) y universidades, entre otros.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Paper Luis | 2015-08-13 | 13:10
3
El tema de la inclusión se debe partir por casa.
Nada de andar hablando de peruanito, o los cholitos (entre otros epitetos menos decorosos), ni de los negros ni nada.
Mi enano en su prekinder tiene 3 compañeros extranjeros, 2 coreanos (o chinos pueden ser también) y un colombiano. Y ellos no son "los chinos o el colombiano", ya que todos se tratan por su nombre y se aprenden a conocer y jugar entre si. (Que si lo hiciéramos los adultos, sería mucho mas fácil la cosa)
Lo único que ha sido tema es el lenguaje, ya que el niño colombiano se lava el culo, los coreanos se lavan el trasero y mi hijo el poto. (Y a la tía le salen canas verdes jejeje)
Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
seba tobar | 2015-08-13 | 13:40
3
Vivo en Recoleta y me encanta ver a mi comuna con muchos inmigrantes que le dan un toque de carisma y alegría, especialmente los colombianos que siempre son amables. En el estadio se celebran festividades peruanas con gastronomía incluida (ñami) realmente se está haciendo un buen trabajo de inclusión y el roce nos hace bien a todos.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2015-08-13 | 13:44
3
Gracias por compartir tu punto de vista Seba! Un aporte
responder
denunciar
apoyar
Betsabe Salazar | 2015-08-20 | 18:12
0
aunque los vecinos que viven cerca del estadio no están muy felices por el ruido que genera celebrar las fiestas patrias del peru (desventajas de vivir cerca de un estadio) y la inmundicia que queda después de esto, ojo no digo que los peruanos sean los cochinos ya que van muchos chilenos y todo el que quiera pasarlo bien,solo digo que queda tan limpio como el parque o´higgins en fiestas patrias...y la música hasta mi casa se escucha y eso que yo vivo por avenida zapadores XD


creo que reco debería hacer mas difusión, ya que puede que muchos inmigrantes ni siquiera sepan que tienen este tipo de beneficios, ya para terminar debo decir que admiro a los inmigrantes ya que cuantos de nosotros seriamos capaces de dejar todo para ir a un país en donde saben que no siempre van a ser bien recibidos, que van a pasar necesidades, que no van a contar con el apoyo de amigos o familiares en caso de necesidad, donde no tienen garantias reales y sin embargo embarcarse es esta aventura solo para saber que a tu familia no le va faltar nada (entiéndase comida techo abrigo, porque el papa o la mama obvio que les va a faltar)que van a poder estudiar y tener un mejor futuro, que no vna a pasar hambre y que quizas con los años puedas traerlos a vivir contigo, pero para eso debe sacrificar tu tiempo con ellos.... yo sinceramente no podria
responder
denunciar
apoyar
seba tobar | 2015-08-25 | 11:27
0
Te apoyo en eso de la limpieza, lo del ruido buneo, mientras sea solo el tiempo que dura el evento es algo que no se puede combatir. ademas de las fiestas costumbristas en el estadio de recoleta se hacen bastantes actividades con musica envasada y en vivo.
Estoy de acuerdo en que la difusion deberia ser mayor, ahora el alcalde jadue ha hecho buena pega con mejorar varias cosas, yo no voté por el pero he visto los programas y me gusta lo que se está haciendo dentro de lo posible.
Ojala estos eventos se repliquen y nos empapemos de otras culturas tomando lo mejor de cada una. me ha tocado vivir afuera tambien por algunos años y no es facil, admirable lo de los inmigrantes.
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2015-08-13 | 16:48
2
mucho del "odio" que la gente le tiene a los imigrantes es que hay una sensacion generalizada de que al imigrante se le regala todo, pueden postular a casa, colegios, etc. cuando la gente que es chilena tiene que estar años en tramites para optar a lo mismo.
a mi me encanta la multiculturalidad que se ha dado en chile, y esta super bien que el gobierno apoye a los extranjeros y todo, pero tambien pienso que deberian partir por casa.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2015-08-13 | 17:05
3
Hola Arlene! La verdad es que hay muchos mitos dando vuelta en torno a los inmigrantes, por ejemplos los que nombras. Te invito a leer este artículo que hicimos sobre 7 mitos que no son verdad: http://www.eldefinido.cl/actualidad/pais/3071/7_mitos_sobre_los_inmigrantes_que_estan_completamente_equivocados/

saludos!
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2015-08-13 | 17:18
4
en todo caso no creo que eso sea cierto! pero he escuchado a mucha gente reclamar por lo que dije anteriormente. es una pena igual.
responder
denunciar
apoyar
Nora Benitez | 2015-08-14 | 14:20
1
Yo vivo en Quilicura y doy fe que asi hay una gran cantidad de inmigrantes haitianos sobre todo la mayor parte son gente muy trabajadora y optimista, ellos tienen una vision de la vida diferente a nosotros, son mas empeñosos que muchos chilenos y es importante que no transmitamos ningun tipo de racismo contra los inmigrantes a nuestros hijos para que de pequeños sean mas tolerantes
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2015-08-14 | 14:26
2
Gracias Nora por compartir cómo lo ves tú desde la misma comuna, y muy cierto lo que dices sobre lo que le transmitimos a nuestros hijos, saludos!
responder
denunciar
apoyar
Andreas Schutzell | 2015-08-15 | 20:42
2
La inmigración que se dió en Chile desde la independencia hasta los años 90s del siglo pasado eran movimientos migratorios "individuales" o "selectivos".
"Individual" quiere decir que un particular viene al país por iniciativa propia o a petición de una empresa o gobierno para un proyecto concreto, no hay un gran colectivo que lo acompañe (ejemplo son los arquitectos e ingenieros franceses en los años 1830-50) y "selectiva" que significó el movimiento de algunos colectivos pero de tamaño pequeño y elegidos por el Estado, estos venian a cumplir una tarea especifica "colonizar territorios despoblados o improductivos" (ejemplo de esto es son los alemanes de Llanquihue), tambien se dieron algunos flujos migratorios de tamaño considerables pero no masivos (los árabes palestinos son buen ejemplo). Lo que vemos hoy en Chile es una inmigración masiva y descontrolada de colectivos despreciados en otros lugares (no despreciados por el tan manoseado "racismo", si no porque algunos grupos derechamente no tienen nada que aportar al país receptor, a menos que usted considere "aporte" el narcotrafico, trata de blancas y la prostitución...dele un vistazo a la cantidad de expulsiones de Colombianos -proporcionalmente frente a otros colectivos inmigrantes- en países como Canadá, Estados Unidos, España y Argentina y verá que es desproporcionado.
Las consecuencias de esto solo se verán en un par de décadas, si es que no consideramos una grave consecuencia lo que sucede en Antofagasta y otras zonas del norte.
responder
denunciar
apoyar
Pamela González | 2015-08-18 | 09:51
3
Creo que simplificas en demasía una situación compleja. Conozco italianos, griegos, españoles y colombianos, venezolanos y peruanos que llegaron a Chile buscando mejores oportunidades laborales o un territorio en paz. No son "despreciados" por sus países de origen, son personas que simplemente ambicionan una vida mejor y creen que acá pueden conseguirla.

En cuanto a la población (generalmente mujeres y niños) inmigrante que quizás no tiene educación especializada, y caen en la trata de blancas: caen justamente porque el Estado falla en protegerlos frente a esta esclavitud

Por último, el continente americano es por definición un continente de inmigrantes. Ser americano y estar en contra de la inmigración es estar en contra de los propios abuelos o bisabuelos. Y culpar a los inmigrantes del aumento en la delincuencia me parece más una respuesta fácil que precisa.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Andreas Schutzell | 2015-08-18 | 19:08
2
Australia, Canadá y Estados Unidos son países realmente formados por inmigrantes y constituyen hoy la mayoría social, suena fuerte decirlo pero allá a los pueblos indígenas se los exterminó sin contemplaciones y el vínculo entre colonos y aborigen fue marginal. La cultura que dio origen a esos países fue puramente europea, no fue un sincretismo cultural entre dos civilizaciones distintas como en gran parte de Las Américas. Por si no lo has notado tú la mayoría de la gente de este país es mestizo tanto cultural como étnicamente, date un paseo por una zona popular y pone atención a los modos de actuar, de relacionarse, los rasgos físicos y verás. Quizás actualmente están más occidentalizados pero siguen siendo mestizos y no europeos. La mayor parte de la población NO tiene ningún antepasado inmigrante. De lo contrario, no seriamos caracterizados en el exterior como una sociedad homogénea, isleña, aislada…volcada sobre sí misma. En contraposición están nuestros vecinos Argentinos, que si tuvieron (y tienen) una inmigración masiva y por lo tanto se les caracteriza como cosmopolitas, abiertos y diversos.
Los Europeos que han llegado acá han podido conseguir mucho porque eran blancos y eso les facilitó "integrarse" en los grupos elitistas que...admitámoslo, tuvieron y siguen teniendo en su esquema social una fuerte jerarquía de color (pigmentocracia). Y para que estamos con cosas, La gente común y corriente aplica el mismo método de discriminación, quizás es hasta más perverso porque es sutil , y por ende, extremadamente hipócrita.
Muchos de aquellos extranjeros en la antigüedad no llegaron con las manos vacías pues si no contaban con capital económico si tenían un bagaje cultural que les permitió desenvolverse hasta llegar a esferas de poder económico y político o por lo menos tener un nivel de vida muy bueno (comparado con la mayoría). sus sacrificios fueron notorios y ampliamente difundidos por la historiografía conservadora y oficial, por eso no pongo en duda el esfuerzo de los inmigrantes europeos, pero la elite chilena ha soñado desde la colonia con "blanquear" y “europeizar” al pueblo y eso influyó mucho en su ascenso social y económico…cosa que con los inmigrantes actuales dudo que pase, primero por los grupos étnicos a los cuales pertenecen y por la simple razón que se los considera como mano de obra barata, abundante y desechable. No tienen otro objetivo que ese, no están para mejorar cultural y étnicamente al país, los han dejado entrar y establecerse porque son la mejor forma para mantener a raya la presión al alza de los salarios de la mayoría y también porque serán en pocos años más el chivo expiatorio favorito de los políticos... Así, tal cual. Además los grupos de la elite, la clase alta y la clase media (clase media de verdad eso sí, en ingresos y profesión) e incluso me atrevería decir que también ciertos sectores de la clase trabajadora que tienen un mejor pasar hace tiempo que se cerraron a nuevos elementos, literalmente se blindaron, por ejemplo al “negarse” a aceptar la reforma y con ella a cierta gente en las escuelas privadas y subvencionadas. Eso explica porque la movilidad social de este país tiene la misma rapidez que un obeso mórbido tratando de correr una maratón de 20km…se muere de un infarto antes de llegar a la meta.
Otra cosa; si hubiésemos sido un verdadero país de inmigración en el pasado (argumento típico para justificar el desorden y caos actual) seriamos más parecidos a los porteños en Argentina, la gente del Uruguay o del Sur del Brasil… donde los flujos de migrantes fueron muy elevados, por lo tanto la mayoría de los inmigrantes eran de clase trabajadora (y no un grupito exitoso pero cerrado) y eso logró cambiar "el carácter étnico", es decir, los rasgos físicos y las costumbres...sí en Chile hubiese sido así, hoy tener un apellido no hispánico, tener nariz respingada de nacimiento o unos ojos azules no desatarían tantas pasiones, histeria y envidias.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-08-19 | 11:33
1
Andreas, criticas que "las élites" sean prejuciosas y prefieran a los blancos y europeos, pero tu propio argumento hace exactamente lo mismo. De hecho, eso de que son grupos que "no aportan nada, salvo drogas y trata de blancas y corrupción" me suena digno de Donald Trump.

1) De entrada, la participación de inmigrantes en delitos en Chile es mínima. El problema de la delincuencia en Chile es causada por los chilenos y es de una miopía atroz venir a echarle la culpa al que llegó de otro país. Si hay una realidad, es que los inmigrantes son VICTIMAS de la delincuencia, no sus causantes: les cobran en exceso, les quitan sus pasaportes y obligan a prostituirse o escalvizarse, los hacen trabajar ilegalmente, etc.

2) Supones que por origen étnico y nacionalidad, la gente que llega al país viene como mano de obra barata. La demostración estadística dice otra cosa: si bien hay una masa de inmigrantes de ese tipo, lo cierto que es que hay una proporción significativamente alta de inmigrantes altamente preparados y con estudios a veces superiores a los propios chilenos. Y hablo de "latinos morenitos", no de blancos europeos. (Lee la nota relacionada sobre los mitos).

3) La frase "no están para mejorar cultural y étnicamente al país" supongo que no la dices como algo que piensas tú, porque solo un ignorante creería que incorporar otras culturas y pieles no es un aporte cultural, incluso si esa cultura no es la de un país desarrollado.

4) "Los han dejado entrar y establecerse porque son la mejor forma para mantener a raya la presión al alza de los salarios". A ver, que yo sepa, este es un país abierto y libre, donde la gente que cumple con los requisitos inmigratorios se los deja entrar, independiente si al gobierno de turno le gusta o no, o si le resulta útil o no. ¿Qué planteas, que cerremos las fronteras? Además, como ya dije antes, es falso que sea mayoritariamenete mano de obra poco calificada la que llega.

Francamente, me dio mucha rabia leer tu comentario. Definitivamente afirmaciones como las tuyas son demostración empírica de que nos falta conocer más a nuestros inmigrantes y que seguimos siendo un país que no entiende ni acoge la inmigración.
responder
denunciar
apoyar
Andreas Schutzell | 2015-08-19 | 14:30
2
Estimado Editor general, algunas aclaraciones:
1) Escribí y repito "dele un vistazo a la cantidad de expulsiones de Colombianos en Canadá, Estados Unidos, España y Argentina y verá que es desproporcionado" eso es totalmente cierto. Los colombianos no son "queridos" en muchos lugares del mundo porque precisamente su presencia va vinculada a la delincuencia en mucha mayor proporción que otros grupos migrantes.
Obviamente los delitos son producidos por una mayoría de chilenos, nadie osaría negarlo, pero eso no es excusa válida para importar más grupos que causan aún más conflictos en una sociedad ya de por sí con una alta conflictividad social. Esos problemas no afectan a los de arriba, afectan a la clase media y baja. La clase trabajadora chilena sufre mucho con la delincuencia nacional como para que los ultra liberales además les llenen sus barrios, villas y poblaciones con gente extranjera.
El sistema judicial chileno es en extremo garantista, no solo con los delincuentes nacionales, este es el único país donde a los extranjeros que cometen delitos no se les expulsa, se les ordena arraigo nacional en la mayoría de los casos...¡francamente inadmisible!. La tasa de expulsiones de extranjeros per cápita es relativamente baja porque el trámite para ello es engorroso, lento y enormemente costoso.
Entendamos que entrar de manera forzosa por vías ilegales a un país extranjero y estar indocumentado en él ya de por sí constituye un delito gravísimo... partimos mal si quieren demostrar la sacro santidad de los inmigrantes.

2) Su demostración estadística induce a los lectores desinformados al error ya que no incluye la inmigración ilegal, muy abundante en el norte país y algunas comunas del Gran Santiago. La "nota sobre los mitos" está errada, me sorprende que aún no la hayan corregido, ya que se basa casi exclusivamente en el censo 2012, declarado ilegal y nulo por la Contraloría General de la República por sus graves fallas en datos y elaboración...los realizadores de "El mejor censo de la historia" violaron deliberadamente todas las normas chilenas vigentes, no incluyeron en sus estadísticas a miles de familias chilenas. El marco de procesamiento desvirtuó datos extremadamente sensibles para la elaboración de políticas públicas, incluidas aquellas relacionadas con inmigrantes...por ejemplo la asignación de recursos para hospitales, escuelas y subsidios habitacionales. En varias ciudades del norte grande hay sobresaturación de esos servicios públicos lo que afecta de manera desmedida a los chilenos más pobres que ocupan servicios estatales o municipales, compatriotas a los cuales el Estado debe proteger en primer lugar, y así está inscrito en la C.P.R.

3 y 4) Incorporar elementos extranjeros en sus culturas lo hacen todos los países del mundo, todos sin excepción. Incluso países homogéneos, cerrados a los flujos migratorios masivos y orgullosos de su cultura lo hacen, ejemplos claros son el Japón y Corea del Sur.
Distinto es cuando me refiero a la inmigración masiva, no estamos hablando simplemente de la incorporación de "elementos" culturales particulares y seleccionados dentro de un país, hablamos de incluir a un grupo humano entero y con ellos no vendrá solo lo bueno, estarán presentes muchas cosas malas y muy malas de su cultura. Diferente es cuando nos apropiados de una seña de identidad extranjera y que supuestamente es el referente de lo mejor de una cultura foránea. Muchos admiran las expresiones populares estadounidenses, se visten como ellos, escuchan su música y ven sus series pero dudo que quieran tener en su país a un grupo extremista y fanatizado en el porte de armas de fuego y que está dispuesto a utilizarlas en cualquier evento.
No estoy en contra de la inmigración, pero ella tiene que ser legal, seleccionada y no masiva, tal y como lo hacen muchos países serios en el mundo. En esas naciones se expulsa a los ilegales, a los que violaron la ley, a los abusan del sistema social (precario en Chile, pero existe) sin ningún tipo de arranque sentimental. Así se evita el conflicto social (para no llegar a extremos como en Europa occidental) y se protege a la población más vulnerable, que no tiene las herramientas laborales para competir con un grupo extranjero, que aun siendo legal, vende su mano de obra por salarios ínfimos.
Empresarios que contratan indocumentados se les debe multar fuertemente y extranjeros ilegales se les debe expulsar a su país de origen sin contemplaciones. Eso hacen Australia y Canadá, y aquellos países no son para nada anti-inmigración… Es más, son países multiculturales. Ningún problema con acoger a mas extranjeros pero, quiéralo usted o no, en Chile y en la situación actual la mayoría solo son mano de obra barata.
Nadie habla de cerrar fronteras, ese es el típico argumento pro-inmigración masiva. Aunque los ultra liberales no lo digan, las fronteras ni siquiera están totalmente abiertas para mercancías y capitales y menos para las personas, siempre hay restricciones para aquello. Incluso en el espacio europeo schengen la policía y agentes de fronteras cuentan con facultades para devolver a extranjeros ilegales.
A mi me dio muchísima pena leer su respuesta. Definitivamente afirmaciones como las suyas son la demostración que a mucha gente que vive en suburbios cerrados y acomodados les hace muchísima falta conocer la realidad sobre las condiciones en que viven compatriotas suyos. Lo invito a un paseo por la hermosa ciudad de Antofagasta, pero no por su zona turística…visite las villas y poblaciones donde viven los chilenos más vulnerables, aquellos que nunca obtienen las bondades de la “riqueza cultural que trae la inmigración masiva” y si las externalidades negativas de ella. Miseria, competencia desleal y conflictividad social.
responder
denunciar
apoyar
Andreas Schutzell | 2015-08-19 | 15:47
1
Estimado Editor general, algunas aclaraciones:
1) Escribí y repito "dele un vistazo a la cantidad de expulsiones de Colombianos en Canadá, Estados Unidos, España y Argentina y verá que es desproporcionado" eso es totalmente cierto. Los colombianos no son "queridos" en muchos lugares del mundo porque precisamente su presencia va vinculada a la delincuencia en mucha mayor proporción que otros grupos migrantes.
Obviamente los delitos son producidos por una mayoría de chilenos, nadie osaría negarlo, pero eso no es excusa válida para importar más grupos que causan aún más conflictos en una sociedad ya de por sí con una alta conflictividad social. Esos problemas no afectan a los de arriba, afectan a la clase media y baja. La clase trabajadora chilena sufre mucho con la delincuencia nacional como para que los ultra liberales además les llenen sus barrios, villas y poblaciones con gente extranjera.
El sistema judicial chileno es en extremo garantista, no solo con los delincuentes nacionales, este es el único país donde a los extranjeros que cometen delitos no se les expulsa, se les ordena arraigo nacional en la mayoría de los casos...¡francamente inadmisible!. La tasa de expulsiones de extranjeros per cápita es relativamente baja porque el trámite para ello es engorroso, lento y enormemente costoso.
Entendamos que entrar de manera forzosa por vías ilegales a un país extranjero y estar indocumentado en él ya de por sí constituye un delito gravísimo... partimos mal si quieren demostrar la sacro santidad de los inmigrantes.

2) Su demostración estadística induce a los lectores desinformados al error ya que no incluye la inmigración ilegal, muy abundante en el norte país y algunas comunas del Gran Santiago. La "nota sobre los mitos" está errada, me sorprende que aún no la hayan corregido, ya que se basa casi exclusivamente en el censo 2012, declarado ilegal y nulo por la Contraloría General de la República por sus graves fallas en datos y elaboración...los realizadores de "El mejor censo de la historia" violaron deliberadamente todas las normas chilenas vigentes, no incluyeron en sus estadísticas a miles de familias chilenas. El marco de procesamiento desvirtuó datos extremadamente sensibles para la elaboración de políticas públicas, incluidas aquellas relacionadas con inmigrantes...por ejemplo la asignación de recursos para hospitales, escuelas y subsidios habitacionales. En varias ciudades del norte grande hay sobresaturación de esos servicios públicos lo que afecta de manera desmedida a los chilenos más pobres que ocupan servicios estatales o municipales, compatriotas a los cuales el Estado debe proteger en primer lugar, y así está inscrito en la C.P.R.

3 y 4) Incorporar elementos extranjeros en sus culturas lo hacen todos los países del mundo, todos sin excepción. Incluso países homogéneos, cerrados a los flujos migratorios masivos y orgullosos de su cultura lo hacen, ejemplos claros son el Japón y Corea del Sur.
Distinto es cuando me refiero a la inmigración masiva, no estamos hablando simplemente de la incorporación de "elementos" culturales particulares y seleccionados dentro de un país, hablamos de incluir a un grupo humano entero y con ellos no vendrá solo lo bueno, estarán presentes muchas cosas malas y muy malas de su cultura. Diferente es cuando nos apropiados de una seña de identidad extranjera y que supuestamente es el referente de lo mejor de una cultura foránea. Muchos admiran las expresiones populares estadounidenses, se visten como ellos, escuchan su música y ven sus series pero dudo que quieran tener en su país a un grupo extremista y fanatizado en el porte de armas de fuego y que está dispuesto a utilizarlas en cualquier evento.
No estoy en contra de la inmigración, pero ella tiene que ser legal, seleccionada y no masiva, tal y como lo hacen muchos países serios en el mundo. En esas naciones se expulsa a los ilegales, a los que violaron la ley, a los abusan del sistema social (precario en Chile, pero existe) sin ningún tipo de arranque sentimental. Así se evita el conflicto social (para no llegar a extremos como en Europa occidental) y se protege a la población más vulnerable, que no tiene las herramientas laborales para competir con un grupo extranjero, que aun siendo legal, vende su mano de obra por salarios ínfimos.
Empresarios que contratan indocumentados se les debe multar fuertemente y extranjeros ilegales se les debe expulsar a su país de origen sin contemplaciones. Eso hacen Australia y Canadá, y aquellos países no son para nada anti-inmigración… Es más, son países multiculturales. Ningún problema con acoger a mas extranjeros pero, quiéralo usted o no, en Chile y en la situación actual la mayoría solo son mano de obra barata.
Nadie habla de cerrar fronteras, ese es el típico argumento pro-inmigración masiva. Aunque los ultra liberales no lo digan, las fronteras ni siquiera están totalmente abiertas para mercancías y capitales y menos para las personas, siempre hay restricciones para aquello. Incluso en el espacio europeo schengen la policía y agentes de fronteras cuentan con facultades para devolver a extranjeros ilegales.
A mi me dio muchísima pena leer su respuesta. Definitivamente afirmaciones como las suyas son la demostración que a mucha gente que vive en suburbios cerrados y acomodados les hace muchísima falta conocer la realidad sobre las condiciones en que viven compatriotas suyos. Lo invito a un paseo por la hermosa ciudad de Antofagasta, pero no por su zona turística…visite las villas y poblaciones donde viven los chilenos más vulnerables, aquellos que nunca obtienen las bondades de la “riqueza cultural que trae la inmigración masiva” y si las externalidades negativas de ella. Miseria, competencia desleal y conflictividad social.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.