Centro político, Chile, política, Plural, Velasco, Aylwin, ideas
Imagen: Gojko Franulic

¿Queremos que exista un centro político? ¿Cómo debe ser?

Varios académicos, políticos y analistas, entre ellos Andrés Velasco, Mariana Aylwin y Daniel Brieba, se reunieron a compartir sus propias ideas sobre si hay espacio para un centro político en nuestro país y bajo qué objetivos debiera moverse.

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2015-06-15 | 07:34
Tags | Centro político, Chile, política, Plural, Velasco, Aylwin, ideas

No estamos en tiempos electorales, pero sí en tiempos de crisis política. Según la última encuesta CEP, solo el 9% de los chilenos confía en el Congreso y el 60% no se identifica con ninguna de las tendencias políticas existentes. Por su parte, la Adimark de mayo arrojó la peor evaluación de la Presidenta Michelle Bachelet de sus dos mandatos, llegando a 29%, mientras que los desafectados con los conglomerados, medidos por la UDP, se han incrementado hasta el 33%. En este escenario, se da el espacio para nuevos liderazgos, movimientos y la pregunta sobre si existe el espacio para un centro político en Chile.

La semana pasada, Plural, el think tank ligado al movimiento Fuerza Pública, organizó un seminario con académicos, políticos y pensadores, titulado "Con la vista en el centro", donde se intentó responder si existía la posibilidad de formar un centro político en el Chile actual y bajo qué directrices debería regirse.

Un centro que se dedique a conciliar los pensamientos de izquierda y derecha, uno que tenga su propia ideología radical, liberal o progresista, o uno que funcione como la tercera vía que quiso ser la Democracia Cristiana (DC) cuando se fundó, son algunas de las alternativas que tendría un potencial centro político. Acá destacamos algunas de las propuestas dichas durante la jornada.

Los invitamos a votar en las frases rojas para identificar qué tipo de centro les gustaría a ustedes.

Daniel Brieba, doctor en ciencias políticas y sociólogo

"Por ponerlo en nuestro lenguaje, la política es como un mercado que tiene poquísimos consumidores fidelizados y por lo tanto, hay espacio potencial para el centro, pero también para alguna nueva izquierda que no conozcamos, para una derecha más extrema quizá, regionalistas, proyectos identitarios de distinta índole, y por cierto, para proyectos personalistas. En ese sentido, a rio revuelto, ganancia de pescadores".

"Creo que es importante advertir las dos maneras de habitar el centro: un tercero como incluido o un tercero incluyente. El primero, separa las partes del conflicto y sirve para mediarlo, pero en sí mismo no tiene más identidad que la mera negación de esas visiones puramente unilaterales que están en los partidos. Ni capitalismo, ni socialismo, sino algo entremedio, sería un ejemplo de un tercero incluido. Es una praxis sin doctrina, un centro que simplemente negocia".

"En el debate político, el tercero incluyente se presenta habitualmente como un intento de tercera vía. Sea una posición que al contrario de la del centro, no está al medio de la derecha e izquierda, sino que pretende ir más allá de la una y de la otra. En la práctica, una tercera vía es una política de centro, pero idealmente esta se plantea no como una forma de compromiso entre dos extremos, sino como una superación contemporánea del uno y del otro y, por lo tanto, como una simultanea aceptación y supresión de estos".

"La pregunta no es solo si hay espacio, sino ¿qué tipo de centro le convendría a Chile? Creo que más que un centro a secas, lo que Chile necesita es un centro con apellido. Un centro con contenido ideológico distintivo. Hay más de una ideología que podría llenar ese contenido, por ejemplo la revigorización de un centro social cristiano, que se ha ido indiferenciando. El que me hace más sentido, es un centro liberal igualitario, la coordinación inteligente entre los valores tradicionalmente opuestos entre libertad e igualdad".

Mariana Aylwin, ex ministra de Educación (DC)

"El centro puede ser una cuestión de geometría si no está dotado de contenido. Hay espacio, siempre que se dote de contenido. El centro no es el intermedio. Está situado ahí, pero es cómo se construye una identidad, cómo se dote de contenido. En Chile el centro siempre se ha constituido como una alternativa de cambios sociales. Si a mí me preguntan qué es lo más fundamental de una identidad de centro, o qué debiera moverla, es la convicción profunda de que la democracia y la ampliación y perfeccionamiento de ella, son esenciales y no nos podemos mover nunca de aquello. Si bien tiene que estar lejos de soluciones oportunistas, también hay dilemas que es necesario plantearse: acá podemos pensar en el centro como camino propio o en el centro en la alianza con otros. Yo creo en las alianzas con otros, creo que en esta sociedad tan diversa, tan abierta, tan cambiante, el diálogo, el encontrar puntos en común, es mucho más fácil que antes. De alguna manera, hay valores, principios, ideas, que ya son una conquista de todos. Por ejemplo, la dignidad de la persona humana, la vigencia de los derechos humanos, la importancia de la institucionalidad democrática, el respeto a la autonomía de la persona, etc."

Claudio Oliva, profesor de Filosofía del Derecho

"Si uno piensa en la contraposición de Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, es obvio que no tiene nada que ver con la contraposición de Salvador Allende y Augusto Pinochet. El espacio para el centro se redujo, pero creo que estamos en un periodo donde se vuelve a abrir. Otra vez tenemos una izquierda que abandona el pragmatismo, en un obtuso programa de reformas socialistas y al otro lado tenemos esa derecha que no se decide a desprenderse de Jovino Novoa y Carlos Larraín".

"En una frase: un movimiento de centro liberal tiene más posibilidades de interpretar las aspiraciones de las grandes mayorías. Tiene la posibilidad de ser un movimiento con ideas, pero a la vez sin anteojeras ideológicas. Un conglomerado que se mueva por ideas, y no por el deseo de agradar a grupos de interés, tiene muchas más posibilidades de enfocarse al interés público. No debe ser dogmatico, el liberalismo tiene la gracia que atiende a la realidad, que se preocupa de qué funciona y qué no, qué es posible de impulsar en un momento y qué no lo es. Este centro liberal no debe ser una alternativa que busca obsesivamente un punto intermedio entre los extremos. Los liberales son pragmáticos, dialogantes, mucha veces están con la gradualidad, pero a veces son radicales, sin temor".

Joaquín Godoy, diputado y presidente de Amplitud

"El centro está en el mundo liberal. Tomamos dos directrices: los liberales no somos incompatibles con el pragmatismo, no somos incompatibles con el diálogo, ni con los resultados empíricos. Y la otra directriz, el objetivo no puede ser, ser moderado. Se habla mucho que el centro tiene que ser un espacio moderado, pero si el objetivo final fuera ser perseguidor de la moderación, podrías quedar en una situación donde te alejas mucho de tus principios, de tus ideas, y eso es algo que no estábamos dispuestos a hacer".

"La construcción de este centro liberal pragmático debe ir de la mano de pilares fundamentales: las personas en libertad puedan desarrollar sus propios proyectos personales, la gran gracia de la libertad es la diversidad, y una sociedad más diversa, es una sociedad más rica. Segundo, la profundización de la democracia. Si no enfrentamos ese desafío con fuerza, caemos en lo que cae hoy día la Alianza, votar en contra del binominal. En tercer lugar, es clave la libertad del emprendimiento y libertad económica, otro factor muy importante del progreso y crecimiento económico, debe ser parte de nuestra medula".

Mauricio Morales, profesor y PH.D. (C) en ciencias políticas

"Hay una teoría sicológica que nos hace pensar que: en periodos en que existe la posibilidad de regresión autoritaria, los electores se refugian en partidos moderados, que pueden garantizar el no retorno de los militares. Pero una vez que la democracia está consolidada, entonces la gente comienza a optar por opciones mucho más sinceras, y esas opciones, suelen ser más polarizadas".

Sebastián Sichel, director de Plural y de Fuerza Pública

"El centro tiene una historia y un contenido. Compartimos un diagnóstico sobre el pasado: orgullo sobre lo que hemos construido, el país de hoy es mejor que el de ayer. Ese orgullo no es algo común, unos quieren pasar retroexcavadora y hay otros que quieren preservar un pasado porque esta sociedad está muy liberada y opinante. El país está excesivamente polarizado en lo político, no podemos construir acuerdos y que la ética del Sí y el No, porque no solo es agotadora, sino ya patética como forma de articular. Sobre el futuro, tenemos un pronóstico en común: la única forma de encausar Chile es reconstruir en el acuerdo una camino hacia adelante".

"Cuanto mercado sea posible, y cuanto Estado sea necesario".

Sergio Muñoz, analista político

"Necesitamos hacer una síntesis constructiva entre lo público y lo privado, lo cual requiere una institucionalidad democrática vigorosa y una sociedad civil vigilante. El análisis sobre un proyecto político de centro se produce en un momento oportuno, puesto que es posible que el mapa político empiece a experimentar cambios significativos en los próximos procesos electorales... graduales, pero significativos. El sistema proporcional debería influir en ellos. Ya veremos cuánto gravitará el decreto de los partidos como consecuencia de los enredos financieros, no hay que darlos por muertos antes de tiempo a los partidos antiguos, pueden conseguir recuperarse, han pasado por muchas crisis".

"En cualquier caso, le hará bien a la vida cívica que se levanten nuevas voces y nuevos liderazgos. Hay que conseguir que la política sea vista como una actividad decente para que la gente meritoria se sienta motivada a asumir responsabilidades de liderazgo. ¿Existe el centro? Quizá se contesta sola, puesto que alude a un espacio diferenciado de la derecha e izquierda. Aunque sea impreciso, movible, cambiante, es una opción valedera. Se trata de esa codiciada colina que aparece en algunas encuestas cuando se pide a las personas que se ubiquen en una línea imaginaria en que 1 es la extrema izquierda y 10 es la extrema derecha. La mayoría se ubica entre 4,5 y 5,5, con variaciones según los tiempos que corren. ¿Qué es esa colina? Al parecer un deseo de equilibrio, de moderación, de rechazo de los extremos, pero que se mueve, como la sociedad. La posibilidad de que exista un centro depende de los valores en que sostenga. Si el centro es mero disposición de ponerse donde calienta sol, no sirve".

Andrés Velasco, ex candidato presidencial

A raíz del seminario, escribió una columna resumiendo su presentación:

"Ser de centro implica luchar por las ideas propias, no limitarse a sugerir matices -vocablo tan de moda- a proyectos de ley de matriz ideológica distinta a la del centro reformista. A punta de parches no se genera ni buena legislación ni mucho menos un proyecto político de largo alcance".

"La reconstrucción del centro parte por resaltar que hay un ideario centrista, que no es la mera combinación de las ideas de la izquierda y la derecha tradicionales. El centro no pretende ser 'ni chicha ni limoná', sino un vino tinto potente con carácter y atributos propios".

"El enfoque de centro, para hacer bien una reforma, implica escuchar, dialogar y evaluar serenamente la evidencia a la hora de diseñar; negociar (es de la esencia de la democracia) para obtener apoyos políticos; proceder incrementalmente y aplicar los cambios gradualmente, de modo de poder aprender de la experiencia; y una vez puesta en práctica la reforma, evaluar rigurosamente, mantener lo bueno y cambiar lo malo. Lamentablemente, no es así como se hacen las reformas en Chile hoy".

¿Crees que hay espacio para un centro político? ¿Cómo te gustaría que fuera?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Más allá de lo respetable que puedan ser las visiones de mundo de estos nuevos referentes de centro, en la práctica, cuando uno ve sus declaraciones que hablan de "centro izquierda" en el caso de Fuerza Pública y de "centro derecha" como dice Amplitud, queda claro que ambos movimientos siguen asentados en diagnósticos del pasado que nos separan entre "izquierda y derecha" o peor aún, entre "buenos y malos", lo que inmediatamente excluye la posibilidad de trabajar con los que piensan distinto. Método dogmático que puede alimentar odios y desconfianzas que terminan limitando el surgimiento de soluciones nuevas y sustentables basadas en el aporte de todos.

Para mi, un buen centro es aquel que busca unir y para eso hay que partir por reconocer que la polarización es enemiga de los cambios. Ya que si de verdad queremos cambiar el país, tenemos que buscar lo que nos une y así generar cambios sostenibles y compartidos por todos. Algo parecido a lo que dice Mariana Aylwin en este artículo, pero que lamentablemente es distinto a lo que vemos cuando se declaran de "centro con un apellido de izquierda o derecha". Y en efecto, tomando en cuenta la misma encuesta CEP que se usa de referencia, sabemos que el 57% de los chilenos no se identifica ni con el centro ni con la derecha, ni con la izquierda y por lo tanto, tenemos que encontrar nuevas dimensiones que convoquen a participar a ese 57% que justamente coincide con la abstención electoral que tenemos.

En el fondo, creo que no hay que tratar de imponer un destino A o B, sino que colaborar, con respeto y diálogo, para crear juntos y entre todos, un nuevo destino que incluyendo ambas visiones, aporte más diversidad y así permita construir nuestro propio camino al desarrollo. Ya que no hay nada más limitante que pensar en blanco y negro cuando la riqueza individual de las personas está llena de colores diversos.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2015-06-15 | 07:58
2
Acá se habla de una izquierda y una derecha, siendo que existe una derecha más extrema (La Alianza) y una derecha más moderada ( Nva Mayoría) La izquierda desde que volvio la democracia se ha ido muriendo, dado que sus representantes han ido desapareciendo y quedan pocos, pero no en el parlamento.
Creo que el "Podemos" de España sería algo parecido al centro político que se puede dar en Chile, aunque , según mi parecer, un movimiento de los descontentos se daría con mucha fuerza. (Como lo que canalizó Franco Parisi, y que burdamente bajaron desde todas las tendencias)
Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Gustavo Pössel Spano | 2015-06-15 | 09:29
1
El Podemos es un movimiento de corte populista, que arrejuntó a mucha gente hastiada del duopolio PP-PSOE. No corresponde a centro; probablemente se identifique más bien con ideologías de izquierda, pero últimamente se han visto hasta neonazis en algunos de sus cargos.

Ciudadanos, otro movimiento español surgido de los descontentos, podría ser más de centro.
responder
denunciar
apoyar
Andres Espinoza | 2015-06-15 | 08:49
3
Hoy en la política se habla de centro como una forma de desligarse simplemente de la derecha e izquierda, pero quienes lo dicen siguen siendo que izquierda o derecha (lo dicen para ganar votos del lado contrario y hacer creer que no están en ninguno de los dos lados, no sé si me explico, al final lo usan de slogan comercial).

Consulta aparte: ¿Velasco cobró por esta asesoría?
responder
denunciar
apoyar
Gustavo Pössel Spano | 2015-06-15 | 09:34
3
Los ejes izquierda-derecha hacen referencia a más o menos Estado.

Hay otro eje, el Liberal-Autoritario (o Conservador), que también permite orientarnos en la oferta política.

Les dejo este test. Si bien no está diseñado específicamente para la realidad chilena, puede darles luces sobre donde están sus banderas políticas (y ojo, todos las tenemos, por más "apolíticos" que nos sintamos).

https://www.politicalcompass.org/test/es

Saludos!


responder
denunciar
apoyar
Luis Opazo | 2015-06-15 | 09:43
1
quienes gobiernan este país son las empresas. Los problemas actuales no se solucionan con un centro centrista-derecho-izquierdista, se solucionan con políticas de estado que dejen de regalar los recursos del país a las empresas, si nace un partido con esa premisa, allá me voy. Y no es que no crea en las empresas como instrumento de desarrollo, pero actualmente tienen demasiada influencia en los sectores políticos del país, lo que deja a los pequeños casi sin oportunidad de surgir, y en casos más extremos se están llevando todos recursos con devolución mínima o nula al país.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Gustavo Pössel Spano | 2015-06-15 | 10:21
2
Entiendo que entonces abogas por un libre mercado de verdad, sin monopolios abusivos, y un gobierno que no se deje influenciar por empresas a la hora de tomar decisiones.

Son premisas de corte Liberal (ojo, no Neo-liberal).

El grupo Amplitud-RedLiberal-Fuerza Pública postula esas premisas (además de otras, incluyendo libertad en temas valóricos, derechos civiles y Estado Laico).
responder
denunciar
apoyar
Luis Alejandro González Miranda | 2015-06-15 | 12:37
2
Sobre el tema del "centro", mi opinión es que las mejores posiciones en política son las que defienden un conjunto bien definido de ideas, sin caer en los excesos del radicalismo ni del "ni chicha ni limoná". Además, si bien concuerdo en la búsqueda de una posición de consenso hacia dónde avanzar como país, no estoy de acuerdo con que esto sea monopolio de un actor político de consenso.

Sobre la crisis política que se vive en la actualidad, esta no se explica solamente por una falta de identificación de la gente con las ideas *nominalmente* representadas por los actuales referentes, sino también por una pérdida de confianza en las personas que dicen representar esas ideas (y que, dicho de paso, fueron en algún momento elegidos por la misma ciudadanía que hoy los reprueba) y en la institucionalidad en general. La confianza se ha perdido por un actuar legislativo doloso y corrupto que en muchos casos ha favorecido a unos pocos (empresarios, grupos de presión, cercanos a los legisladores y sus partidos políticos, etc.) en desmedro de la mayoría.
Una de las cosas que más me molesta de lo expuesto en este artículo es que todavía se hable de derecha, centro e izquierda como si todo el universo político funcionara de esa manera, lo cual no es así. Estrictamente hablando, este es sólo un eje del variado espectro político, un eje que en teoría responde más que nada a la cuestión del nivel de participación del gobierno en la economía.

Como bien es sabido, en Chile ha habido una polarización de larga data entre "derecha" e "izquierda", o al menos eso es lo que muchos perciben como estereotipo. También han habido muchos intentos frustrados de romper esa polarización y consolidarse como tercera vía (algo, demás está decirlo, punto menos que imposible mientras estuvo vigente el sistema binominal) y también coaliciones generadas con el fin de mantener un status quo favorable, una eterna dualidad de gobierno y oposición, de asociaciones con estigmas del pasado...

Por supuesto, hay muchas posiciones políticas que escapan de este eje, y no pueden ser explicadas de esta manera, por mucho que algunos intenten hacerlo; por ejemplo, en asuntos sociales y éticos: están los que abogan por las libertades individuales versus los que defienden los valores tradicionales de la familia y la sociedad. Están los que defienden un rol mayor del estado en temas como salud, educación y vivienda, versus los que abogan por mayor participación de privados en esos temas. Están los que están dispuestos a pagar más impuestos para financiar mejores servicios del estado versus los que prefieren que el estado se financie principalmente con empresas estatales y nacionalizando la explotación de recursos naturales, o incluso los que prefieren un estado más pequeño y con menos atribuciones con tal de pagar menos impuestos. También hay otras posiciones como las ambientalistas, las regionalistas, las progresistas y otras que no pueden ser puestas bajo el mismo cartel que las posturas políticas tradicionales.

Pocas de esas posiciones encajan en el escenario político predominante en la actualidad, en una dualidad tradicional que es imperioso romper. La idea del "centro" como tercera vía (que, dicho sea de paso, no debería siquiera llamarse "centro"), si bien podría tener adherentes, tampoco es suficiente.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2015-06-15 | 12:55
2
Hola Luis Alejandro, gracias por comentar. Estoy de acuerdo con que existen muchas más posiciones que izquierda, derecha y centro, que a su vez, puede tener distintos ejes. En este artículo en particular se habla del centro político y los dos polos existentes, porque el objetivo del seminario era evaluar las posibilitados de si había espacio para el centro, pero no por eso se descarta que haya espacio para muchos otros movimientos y partidos más. Saludos!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.