Machu Picchu, Perú, viaje, vacaciones, aventura
Imagen: Wikimedia Commons
actualidad | Opinión | Columna

Cinco lecciones “incas” tras visitar las ruinas de Machu Picchu

Desde Perú, Miguel Ortiz nos escribe sobre porqué todo el mundo queda tan maravillado con Machu Picchu y nos da sus reflexiones sobre por qué es una aventura que vale realmente la pena.

Por Miguel Ortiz A. @ortizmiguel | 2015-05-06 | 11:48
Tags | Machu Picchu, Perú, viaje, vacaciones, aventura
Relacionadas

Escribo estas líneas en mi celular, sentado sobre el césped, al sur del Perú… a 2.490 metros sobre el nivel del mar. Estoy en Machu Picchu –“montaña vieja” en quechua-, el pueblo andino que construyeron los incas a mediados del siglo XV. El cielo está despejado y el sol me calienta la piel. Los turistas, como en rebaño, avanzan lentamente por los pasillos y rincones de la ciudadela, escuchando a los guías y tomándose selfies. Yo quise hacer un alto. Detenerme. Observar. Subí desde el pueblo de Aguas Calientes caminando, en empinada pendiente con cientos de escalones de piedra: fue más de una hora de ejercicio, casi 2 kilómetros de cuesta, hasta llegar a la cumbre, transpirando orgullo. La Pachamama me dio la bienvenida.

Mi intención era descubrir qué tiene Machu Picchu que logra volver locos a todos sus visitantes. Todos quedan “rayados”, alucinados, encantados, hipnotizados no sólo por el imponente paisaje, sino que también por la historia que hay detrás de su construcción. ¿Qué intención tenían los indígenas que trabajaron durante años en levantar este “castillo” sagrado?, ¿qué lecciones se pueden sacar tras una visita a esta “nueva maravilla del mundo moderno”?

Entendiendo que los viajes son experiencias personales y que por tanto buscar patrones comunes es poco provechoso, quiero compartir con ustedes cinco reflexiones personales que me surgieron durante la visita al santuario. Reflexiones que, creo, son una buena invitación a visitar Machu Picchu y viajar al pasado para comprender mejor nuestro presente: una aventura que vale la pena.

Hacer bien el trabajo

Los muros de piedra que fueron diseñados y construidos hace siglos… siguen ahí, firmes, sobreviviendo a lluvias y terremotos. El esfuerzo de los incas –a diferencia de lo que vemos en la sociedad actual, donde hasta los rascacielos parecen ser desechables-, apuntaba a un resultado perenne. Con ingenio y vanguardia cranearon un sistema de drenaje que le permite a la arquitectura mantenerse en pie. ¿Cómo hago yo mi trabajo?, ¿improviso?, ¿soy creativo?, ¿trabajo en equipo?, ¿tengo resultados exitosos y duraderos?

La verdadera Fe

A veces los creyentes nos preguntamos si estamos viviendo en profundidad nuestra fe en Dios. También nos convencemos de que “cumpliendo” con ciertos mandamientos y reglas, estamos OK. Ese conformismo, sin embargo, se derrumba en el mismo instante en que ves la fuerza con que los incas creían en sus divinidades, sin escatimar en tiempo ni en recursos para alegrarlos y rendirles culto. ¿Puede un pueblo indígena y politeísta enseñarnos algo sobre cómo relacionarnos con Dios? Vengan a Machu Picchu y verán la respuesta: aquí la Fe tiene cimientos más firmes que el de muchos cristianos.

Existencia de Dios

Es imposible que Dios no exista. Aquello que uno aprendió en el colegio de que “Dios está en todas partes y se manifiesta en su creación”… aquí se hace patente. El paisaje es tan sobrecogedor que se encarga de subrayarnos la pequeñez humana y la perfección en el diseño del planeta… y el universo. Nada fue puesto al azar. La selva amazónica del Perú es lo más similar que he visto a aquellas representaciones pictóricas del Paraíso de Adán y Eva, donde la naturaleza se expande a sus anchas, y dan ganas de cuidarla, de mantenerla virgen. Ese sólo ambiente –y no un letrero con instrucciones- consigue que los visitantes hablemos en voz baja, con un respeto reverencial similar al que guardamos al entrar a un templo: uno se siente en territorio sagrado. La presencia de Dios es nítida.

El valor de lo mágico

Aquello que llamamos “ser civilizados” nos ha hecho olvidar cuán importante es cuidar los misterios. Hoy tratamos de resolverlo todo, tenerlo todo zanjado, explicado, analizado mil veces, solucionado, acotado, embotellado, encasillado, etiquetado. Hemos perdido espacios de silencio, de ambigüedades, de desconcierto, de grises… las no respuestas nos ponen nerviosos. Los incas, en cambio, preferían mantener encendidas sus ilusiones, y las alimentaban con rituales que –a ojos de nuestra cultura- podrían parecer absurdos. ¿Tiene lógica sacrificar una alpaca sobre una piedra sagrada? No, ninguna lógica. Pero tiene algo mucho más valioso: tiene magia.

Paseo inolvidable

Finalmente, y tal como se enseña hoy a los niños peruanos en los colegios, los incas tenían una predilección especial por los bonitos paisajes. Elegían con pinzas aquellos lugares donde instalar sus aldeas, porque sabían que rodeados de hermosura estarían también cobijados por Inti (el Sol). Desde el punto de vista netamente turístico, una visita a Cusco y Machu Picchu es, por lejos, la experiencia más valiosa (y económicamente conveniente) que he vivido: por precios que a veces cuesta creer se puede comer, beber, festejar, descansar, vivir aventuras inolvidables, aprender… y crecer.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Cristina Villarroel | 2015-05-06 | 12:06
1
Machu Picchu este año vamos por ti!!!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-06 | 12:14
3
El año pasado fui a Machu Picchu y quedé tan maravillado como Miguel. Además, Cusco y Aguas Calientes también me encantaron.

Como no creyente, no diré que sentí la presencia de Dios, pero si hay algo místico en el lugar y una naturaleza que te hace sentir lo pequeño que eres en relación al universo.
responder
denunciar
apoyar
Juan Esteban Tumayan Musalem | 2015-05-06 | 15:36
5
El 2008 me motivé y fui con un compañero de la U a conocer MaPi (Machu-Pichu) ya que "se escuchaba" que crear un camino determinado para recorrer las ruinas por el deterioro que se estaba dando...
Decidimos hacerlo "a pie" desde la Hidroelectrica, caminando por la vía del tren. 4 Horas de recorrido, con mochila a la espalda, se nos hicieron cortas por lo maravilloso del lugar. (30 minutos creo que dura el tren hasta aguas calientes). Sin duda como dice Miguel, los Incas sabían donde ponerse. Lo entretenido fue que al día siguiente (desde aguas calientes) partimos 4:30 am a subir "las escaleras" para llegar a la entrada de Machu-Pichu y asegurarnos con entradas para el Huayna-Pichu. Tremendo fue entender un poco más de cerca el esfuerzo que requería llegar a la entrada (en vez de tomarte el bus) y también motivante, ya que todos los que suben se van dando animo entre ellos (vamos! vamos! se puede!). El premio a todo esto fue llegar temprano, recorrer MaPi y presenciar la dedicación y colaboración del pueblo Inca, su cultura e ingeniería aplicada en cultivos y construcciones. Pero la guinda de la torta se lo lleva Huayna Pichu (el cerrito clásico que está detrás) donde al llegar a la cima se presencia en gloria y majestad "la fuerza y magia inca".
Otra gran aventura que une a Cuzco con Mapi es "El Camino del Inca", top 5 dentro de mi bucket list jaja,
Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Cárcamo | Colaboradora | 2015-05-06 | 16:53
1
Wuaaaa! que columna más inspiradora
Se nota que fue un GRAN viaje :)
responder
denunciar
apoyar
Javiera Macaya | 2015-05-10 | 14:22
0
Maravilloso lugar!! Me encantó, quedé enamorada cuando fui.
Subir una de las montañas dentro de Machu Picchu (ya sea Huayna Picchu o la montaña de Macchu Pichu), es una experiencia increíble... en mi caso la última, son 3400 metros de altura aproximadamente, muy cansador, pero estar allá arriba admirando un paisaje como este no tiene precio.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.