compras, consumismo, materialismo, tiempo, actividades, tiempo libre

Comprar sin disfrutar

Producto de las tentadoras ofertas que ofrece el mercado, solemos comprar cosas que deseamos, pero que probablemente terminarán acumulando polvo en un estante. El Barbón plantea que se disfruta más lo que se necesita, que lo que se desea.

Por Alfredo Rodríguez @AlfreoRodriguez | 2013-11-26 | 10:59
Tags | compras, consumismo, materialismo, tiempo, actividades, tiempo libre

Ayer fue el CiberMonday y decidí no vitrinear por los sitios web que participaron de la promoción. No tengo nada personal contra la iniciativa, pero sé que este tipo de ofertas solo sirve para que me den ganas de tener algo solo porque está muy barato. Y cuando miro mi realidad de padre de dos hijas pequeñas y a eso le sumo que aún tengo un par de juegos de Playstation sin terminar, varias películas pendientes por ver y montones de libros en mi estante esperando que algún día los lea (¡y que me muero de ganas de leer!) me doy cuenta que, con toda esa entretención pendiente, no tiene ningún sentido comprarme algo nuevo que no sea una máquina de hacer tiempo. Pero entonces, si tengo tanta entretención pendiente ¿por qué me sigue resultando tan atractivo comprar más “cosas entretenidas”?

Malas decisiones.

Hace más de un año adquirí, en un mega ofertón, una colección de libros que hace tiempo quería leer. Sé que, cuando tenga el momento para leerlos, los disfrutaré a concho, pero aún están ahí, en mi estante, todavía plastificados y esperando a que tenga el tiempo para tomarlos.

El domingo, en cambio, hice probablemente una de las adquisiciones más aburridas en la historia de mi vida consumista: compré unas tijeras para podar. Fue una compra por necesidad, pero llevo dos tardes completas disfrutando el arrasar con las enredaderas y plantas del jardín. Ustedes se preguntarán ¿descubrió recién una nueva pasión por la jardinería o perdió estúpidamente dos tardes en que podría haber leído? La respuesta es: ninguna de las anteriores.

Ilusión vs. realidad.

Si me dan a elegir entre comprar un libro o una tijera de podar, siempre elegiré el libro. Ahora, para mi sorpresa, comprar ese domingo una tijera no solo fue la opción más práctica (una enredadera estaba matándolo todo y amenazaba con echar abajo el muro del vecino), además fue la opción más divertida. ¿No que preferías los libros? Sí, pero leer no era una opción: Por un lado, había que hacerse cargo algún día de la enredadera y por otro, obligar a mi mujer a cuidar a las niñitas para que yo pase la tarde completa leyendo simplemente no es una alternativa factible. ¿Cuántas veces nos pasa lo mismo?Realizamos compras pensando en nuestros sueños, pero al volver a nuestra vida diaria nos damos cuenta que fueron inútiles. Los libros de mi estante no son más que un sueño de tener un tiempo con el que hoy simplemente no cuento.

¿Hacer o tener? Esa es la cuestión.

No sé si por culpa del marketing, la educación que recibimos o la esencia del ser humano, pero dedicamos mucha energía a preocuparnos de aquello que queremos tener y no en lo que será más provechoso. Y lo digo pensando en la felicidad y entretención que nos proporcionará. Vitrineamos por los supermercados y las webs mirando aquello que más nos atrae, buscando la satisfacción instantánea del momento de la compra, pero olvidando el verdadero uso que le podremos dar a aquello que compramos.

Corregirlo no debiera ser muy difícil. Bastaría con que, a la hora de regalarnos algo, más que preguntarnos qué nos gustaría tener, nos preguntáramos cuando podremos utilizar esto que estamos comprando. O mejor aún, al revés: primero pensar en qué tareas podemos realizar en nuestro tiempo libre para recién después pensar si necesitamos comprar algo para realizarlas. Poner el “hacer” por sobre el “tener”. Quizás así sufriríamos menos por no tener algo que no necesitamos. O por tenerlo pero no contar con el tiempo para disfrutarlo.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Verónica Rodríguez | 2013-11-26 | 11:12
2
Me pasa mucho! Esforzarme en comprar cosas porque son lindas, y luego de la felicidad inicial están ahí guardadas... Versus otras veces que me siento mal y aburrida por gastarme la plata en las mismas cosas de siempre: tés ricos o tubos de acuarelas, y después se me pasa el cargo de conciencia cuando las disfruto a diario =P

Muy buena la reflexión ;D
responder
denunciar
apoyar
Patricio Guzman | 2013-11-26 | 11:19
1
Me pasa lo mismo que a ti en cuanto a libros y películas, tiempo. Al final leo en el trayecto a la pega, o veo series pero tarde en la noche. Fútbol ya ni veo, a mi hija no le gusta, y cuando ella quiere jugar, hay que aprovechar esos momentos. Sinceramente, no soy de comprarme cosas, ni siquiera ropa, de hecho, cuando me doy una vuelta por las tiendas, aunque necesite ropa, al final no compro nada.
responder
denunciar
apoyar
Valentina Gonzalez | 2013-11-26 | 11:23
1
A mí me pasa que cuando voy a comprar y estoy frente a esa necesidad casi irrefrenable de comprar me pregunto, "¿realmente necesito/voy a usar esto?". Y bueno casi siempre me voy sin nada, pero hacerse esas preguntas a la hora de ir a comprar lo encuentro súper bueno, porque así evitamos tener cosas que no sabemos si utilizaremos o que quedarán postergadas en muuucho tiempo más.
Saluditos!
responder
denunciar
apoyar
Patricio Guzman | 2013-11-26 | 11:34
1
El problema es cuando uno se hace esa pregunta después de gastar la plata. Por eso hay que pensarla bien antes de gastar por gastar.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-11-26 | 11:30
1
Yo en general soy bastante frugal, así que no suelo comprarme cosas que no necesito. Pero un grupón por una PS3 me hizo caer hace un año y, francamente, creí que terminaría acumulando polvo igual que la Wii que me prestó mi hermano. Pero no, la verdad le he sacado el jugo XD.

Así que mi caso es similar, pero al revés.
responder
denunciar
apoyar
Rafael Diaz | 2013-11-26 | 12:06
1
Me pasa más seguido de lo que quisiera. Más de alguna vez me he topado con ofertas para la PS3, en Groupon o en el súper, y la verdad es que me tiento y se gastan las lukas. Y ahi está Uncharted 3 hace más de 6 meses sin haber jugado más de 1 hora, Fifa 14 con un par de partidos y nada más, el PS Move acumulando polvo (aunque mi hija ahora lo está aprovechando con su juego de baile). También está esperando que sea leído la edición de lujo del Señor de los Anillos hace ya casi 5 años...en definitiva, he gastado mucha plata en deseos inmediatos (también conocidas como calenturas) las cuáles no he aprovechado nada o muy poco.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Garibaldi | 2013-11-26 | 12:14
2
Esos juegos de play no se van a terminar solos...
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2013-11-26 | 12:42
1
True story
responder
denunciar
apoyar
Marco P | 2013-11-26 | 13:18
1
Yo no sé si soy judío o que, pero cada vez que voy a comprar algo le doy mil vueltas antes de hacerlo y pido consejos y opiniones al respecto. Ayer me compré una tv pero no por cybermonday si no que en otra gran tienda que ofrecia uno de los productos estrella de falabella.com ayer pero a menor precio (cyberbullshit). La cosa es que me compré una tele a toda raja pero con la finalidad de que a futuro me compré el play4 y disfrute el fullhd y 3d a concho, como tb las opciones de juego que incluyen estas nuevas teles.
Recomiendo darle artas vueltas a sus compras antes de hacerlas para no lamentar, ya que como dice el dicho: "no todo lo que brilla es oro"
responder
denunciar
apoyar
Pancho Retamal | 2013-11-26 | 15:31
0
Le pasa a más gente de la que uno cree. Con mi mujer nos mantuvimos al margen del Cybermonday en parte porque por fácil que digan que es comprar de esa forma, en realidad es una lotería: a la hora que podíamos entrar a comprar...todo colapsado. Por otra parte, ya tenemos hartos gastos (entre ellos un crédito hipotecario que pagar por un departamento) y cada uno tiene un puro sueldo (doy de paso el dato, soy abogado y bloguero amateur con ganas de rentabilizar lo que hace...toda ayuda es bienvenida). Asi que hubo que hacer a un lado no más la idea.

Además que tenemos todavía un cerro de películas que ver, así que por eso paramos la compra compulsiva de dvd o br por un rato.

Y es que el problema de las compras fáciles, es que después no son tan ´fáciles de solucionar. Eso de que lo barato sale caro es verdad y por mucho que uses dinero plástico para pagar la compra, después tienes que usar cash de verdad para reponerlo.
Y eso, a la larga, te afecta tu presupuesto. Mucho. Así que, aunque esto implique pegarse un viejazo más o menos, llega un momento en que hay que privilegiar lo que necesitas o te sirve de algo antes de lo que compras porque te tincó. Tal vez sea más aburrido, pero por lo menos te evitas tus buenos sobresaltos.

salu2
responder
denunciar
apoyar
Sebastian Leroy | 2013-11-27 | 00:39
1
Sí, pensándolo bien, creo que muchas veces he comprado solo por querer tener. No he pensado en el hacer. Creo que ese punto del artículo deja harta enseñanza.

Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-11-27 | 10:10
0
Al contrario de lo leido en los comentarios, soy un tipo de compras muy lentas. Cuando me compro algo, es porque se va a usar a concho, porque es necesario o porque es un reemplazo de otra cosa.
Y lo que hago mucho es vitrinear, más que nada para saber como se encuentran los precios de las cosas y, cuando tenga que comprar algo, saber mas menos a cuanto está.
Un ejemplo: El celu de mi esposa estaba pasando a mejor vida, pero yo ya sé para que lo quería (jugar y sacarle fotos al enano), que tuviese autonomía alta en batería, que fuese resistente a los embates de un pequeño y a un precio razonable. Así que, antes de que pasara a mejor vida, ya sabía que modelo necesitaba y a cuanto estaba. Luego sólo fue esperar la oferta adecuada... y comprarla.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2013-11-27 | 11:43
0
Yo compré algunas cosas en cybermonday, compré algunos comics que hace rato queria, pero que no habia comprado porque salia muy caro, y un juego para psp.

Lo malo es que los precios estaban demasiado inflados, y cuando uno tiene dominio sobre algun tema lo detecta de inmediato, en mi caso manejo bastante los precios de consolas y videojuegos, habian algunas ofertas "buenas", porque entre comillas?, porque eran precios que podias encontrar en tiendas especializadas desde mucho antes, o precios que las mismas tiendas tenian hace tiempo, pero les ponen antes: precio normal y luego el precio que corresponde como "rebajado".

Hay que tener mucho ojo, porque esto de rebajas no tiene absolutamente nada.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-11-27 | 12:36
1
El tema es que la gente está acostumbrada a comprar sin cotizar. Si buscando igual uno puede encontrar rebajas interesantes.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.