vegano, vegetariano
Imagen: César Mejías

Vegano a los (casi) 40: ¿es muy tarde para empezar?

Nuestro podcaster Mauricio Arce se volvió vegano aunque era seco para la carne y le tenía miedo al cambio. Hoy nos cuenta cómo lo vivió, por si tú también te lo has planteado, pero no te has atrevido.

Por Mauricio Arce | 2019-06-06 | 13:00
Tags | vegano, vegetariano
¿Me siento mejor que el resto por ser vegano? ¡Nop! ¡Vaya que no! Pero definitivamente me siento mejor que quien era antes
Relacionadas

Dicen que perro viejo no aprende trucos nuevos. Bueno, no es que a los 37 años se sea viejo, precisamente. Sobre todo, considerando que los 40 son los nuevos 20, como todos sabemos (inserte emoji pintándose las uñas). Pero es que siempre escucho a personas diciendo que se volverían veganas si fueran capaces, como si fuera imposible o ya fuera demasiado tarde. Sin embargo, aquí estoy yo, con 37 años de vida y con unos ocho meses de ser vegano encima y ni una gana de dejar de serlo. ¿Se puede? ¿Cómo? ¿¡Por qué, en primer lugar!? Sigue leyendo y te cuento.

Nota: debo aclarar que no soy profesional de la salud ni experto en veganismo. Este texto es solo testimonial. Si te interesa saber lo que es el veganismo, te puedo dar una definición muy básica: una persona vegana es quien no consume producto animal alguno. La diferencia entre el veganismo y el vegetarianismo, es que el segundo solo busca prescindir de la carne, mientras que el vegano también evita consumir todo el producto derivado de animales, como huevos, lácteos en la comida y también en otras áreas, como la vestimenta (no usar cuero, por ejemplo).

Yo no estaba ni cercano a ser vegano antes de decidirme. Sí, amaba a los animales tanto como tú, quien lee, pero era muy buen cocinero y toda mi cocina se basaba en carnes, lácteos y huevos. Sobre todo estos últimos. Los preparaba en omelettes, en tortillas, pochados, fritos por un lado, por los dos, duro, a la copa... ¡hasta revueltos! Además, a los asados iba a lucirme tanto preparando como comiendo, sabía trozar bien un pollo, escamar un salmón y me encantaban los embutidos (hasta tenía la costumbre de comerme un salame completo a mascadas cada vez que obtenía algún logro importante en lo laboral). ¿Las verduras? Adornos. ¿Las legumbres? Bah, eso era para días fríos.

Videos de vacas jugando a la pelota

No quiero adoctrinar a nadie, sino más bien compartir mis motivaciones. Ideológicamente, lo quería hacer desde hace tiempo. Uno sabe de la explotación y el maltrato animal desde siempre, pero siendo educados como hemos sido educados, nos es demasiado fácil considerarlo algo natural. Hay organizaciones activistas que se esmeran en mostrar este maltrato de manera gráfica, esperando espantar y eliminar esa naturalización; lograr que las personas, al sentirse cómplices de tales crímenes, tomen la decisión de cambiar. No lo critico, porque me parece una tarea valiente y con un ideal admirable, pero a mí eso siempre me alienó, me hizo estar más apegado todavía a consumir producto animal. Esperaba que el activismo se acercara a lograr que se matara de maneras más piadosas a los animales, pero nada más.

No, a mí no me convenció lo feo, sino lo bonito. ¿Cuál fue mi gran motivación para dar el paso? Tal vez les parezca ridículo, pero aparte del amor por mi mascota y otros animales, fue encontrarme con videos de animales que uno entiende que son para consumo, pero siendo felices. Vacas jugando a la pelota como si fueran perros, cerdos compartiendo con humanos, recibiendo amor, etc. Eso hizo el truco para mí.

¿Te sonó raro algo de eso? Pues aquí hay un video de una vaca jugando con una pelota:

Esto es lo que creí que iba a pasar

  1. Creía que si me hacía vegano, la gente me iba a tildar de extremista (aunque no veo dónde está lo extremo en actuar por compasión a los animales). Aferrarte de forma ciega a un ideal, puede hacerte perder la capacidad de conversar con las personas. Temía alejarme de mis pares y sacrificar empatía humana a cambio de empatía por el resto de los animales.
  2. Estaría tentado todo el día. Creía que no tenía la voluntad y, la verdad, no tenía ganas del sufrimiento extra. Además, realmente cocinaba muy bien carnes, huevos, me encantaban muchos tipos de queso y embutidos. De hecho, la editora de El Definido, quien me motivó a escribir este artículo, siempre recuerda el puré con longanizas que traía muy frecuentemente para la hora de almuerzo.
  3. Sabía del montón de riesgos a los que te puedes exponer si no haces un cambio responsable y temía por mi salud.

¿Y qué pasó realmente?

  1. Tal vez es porque tengo la fortuna de trabajar en El Definido, con gente muy buena onda, pero el día que lo comenté y apreté los dientes esperando el bullying inevitable, mis compañeros no-veganos me bañaron en consejos de lugares de cosas ricas veganas y datos de productos y lugares para comprar cosas. Además, en cada comida te pueden preguntar qué comes y te dan oportunidades de mostrarle a otras personas cosas a las que no están acostumbradas (dato: idealmente espera a que te pregunten, porque no todo el mundo tiene un minuto para que lo evangelicen sobre el veganismo). Desde que me hice vegano, no solo me he acercado a gente vegana, sino que me ha ayudado a acercarme más a personas ya cercanas: la comida es demasiado importante en las relaciones humanas.
  2. Sobre la tentación, no aseguro que esto le pase a nadie más, pero durante el último tiempo que consumí producto animal, por mucho que me gustara, ya no quería consumirlo, por lo que jamás he vuelto a tener ganas de probar algo. Ni la más rica carne, ni el más rico omelette. Me considero afortunado, pero con un poco de disciplina todo se puede.
  3. ¿Problemas de salud? Nada más de lo normal. Hasta he subido de peso, ya que “vegano” puede rimar con “sano”, pero no necesariamente lo es (ni mucho menos dietético). Para mantener la salud, eso sí, hay que tener cuidado ya que, si bien es posible alimentarse como vegano y que no te falte nada, no se puede llegar y cambiar la dieta de manera irresponsable. Hay que educarse y ojalá asesorarse por profesionales. En mi caso, tuve la oportunidad de acudir a una nutricionista experta en alimentación vegana, quien me enseñó a suplir correctamente lo que consumía de producto animal y me recetó un suplemento vitamínico de B12.

Si te interesa considerar más seriamente el cambio o tienes simple curiosidad, a continuación te cuento lo fácil, lo difícil y algunos consejos.

Lo vegano no necesariamente es caro

En 2019 es bastante más fácil ser vegano que hace 10 años. La oferta ha aumentado muchísimo. La tecnología está trayendo muchas soluciones geniales para reemplazar ingredientes (incluso carne vegetal que parece carne). Varias marcas y empresas lo están viendo como una oportunidad muy rentable de negocios. Imagínate que ahora hasta Dominó, una tradicional cadena chilena de hot-dogs, vende un “italiano vegano” (pan sin leche, salchicha de soya y mayonesa vegetal, ¡y es bastante rico!).

Los productos abundan y no son necesariamente más caros: averiguando un poco, no vas a gastarte todo el sueldo en productos importados con empaques top y etiquetas veganas, sino que vas a encontrar alimentos a buen precio. Las frutas, verduras, semillas, etc., que necesitas para nutrirte bien están en todos lados y son baratas. Además, hay muchas más cosas veganas de las que uno sabe, aunque no lo digan en la etiqueta. La cuenta Listado Vegano Chile en Instagram, siempre está publicando datos de cosas y dónde encontrarlas, muchas veces con buenos descuentos.

Ah, y otra cosa: casi todo el alcohol es vegano. Salud por eso.

Aunque no todo ha sido color de rosa, vale la pena

Lo primero que lamenté, ufff, la lata de leer etiquetas. De a poco me he acostumbrado, pero antes nunca me fijaba en nada y repasar ingredientes se me hizo muy difícil al principio.

La falta de accesibilidad para comer lo que sea, donde sea, es algo que se echa de menos. ¡Los completos se encuentran en cada esquina! Afortunadamente, puedo comer sopaipillas todavía, pero perdí prácticamente toda la oferta de comida callejera. Lo bueno es que, si planeas un poco, no es tan terrible. Además, si sales con tus amigos, en casi todas partes te puedes encontrar unas buenas papas fritas (tal vez en demasiadas partes, según la opinión de mi inclemente báscula).

Si estás haciendo una transición tan drástica como la mía, te vas a encontrar muchas veces sin saber qué cocinar y se te va a hacer muy difícil planear. Esto toma tiempo y ganas de aprender, pero con las pilas puestas (y el hambre), se aprende pronto.

Por último y aunque no es tan importante, sí hay un poco de bullying y comentarios repetidísimos que cansan un poco. Chistes sobre comer pasto o, peor, sobre crueldad animal, puedes llegar a escuchar hasta el hartazgo. Ahí depende de la madurez de cada quien el cómo se reaccione.

Hora de unos consejazos

  1. Ya lo dije, pero si te decidiste a empezar, ojalá puedas asesorarte con nutricionista profesional. Al menos una visita para que te digan cómo reemplazar lo que sueles comer y si es que necesitas algún suplemento vitamínico. Esto es por responsabilidad básica con tu salud, la que tienes que priorizar por sobre todo. Si no, vas a verte en la obligación de dar un paso atrás si no lo haces bien o, peor aún, enfermar.
  2. Si acostumbras a cocinar tu propia comida, hay muchas técnicas que puedes usar, si las adaptas. No todo lo he tenido que aprender desde cero. He preparado tofu salteado usando todas las técnicas milenarias de Kocina-Fú que aprendí preparando carne en el pasado.
  3. Como en El Secreto: “ley de atracción”. Sigue en redes sociales cuentas de personas veganas y restaurantes ídem. Vas a estar siempre nutriéndote de ideas y motivación para mejorar tu repertorio de comidas y te va a acercar más a tu objetivo. Además, si puedes hacer este cambio con personas cercanas, mejor aún. Yo tengo la suerte de que mi pareja es vegana y nos resulta sencillo apoyarnos (pero si no, ni mi familia ni la de mi pareja son veganas e igual conseguimos comer juntos, en paz y sin problemas).
  4. Si dices lo que le he escuchado a muchas personas: “lo haría, pero no podría dejar el queso (o la leche, el pescado, el huevo, lo que sea)”, bueno, ¡entonces hazlo sin dejar eso! Ya va a ser mucho mejor que antes y, quién sabe, tal vez después vas a atreverte a dejar eso último que te queda.

El veganismo es mucho más sencillo de lo que parece y, si te atreves a romper tus prejuicios, se te va a hacer más fácil todavía.

Siempre escuché que los veganos son desagradables al ir por ahí imponiendo sus ideas y sintiéndose mejores que el resto, paseándose arriba de su pony moral. Tal vez tú también lo crees y te tienen cansado con su activismo y su gravedad ante el tema de la explotación animal. Ante esto: siempre va a haber un ejemplo de alguien que no te guste y te haga resistir ciertas ideas, en cada grupo de personas. Yo al menos puedo responder por mí: ¿me siento mejor que el resto por ser vegano? ¡Nop! ¡Vaya que no! Pero definitivamente me siento mejor que quien era antes y, considerando todo lo que fui capaz de dejar atrás, creo y confío en que personas mejores que yo —como tú, que estás leyendo-, podrían ser también mejores de lo que son ahora, si lo intentan. Al menos ahora ya saben de alguien que, a pesar de todo, sí pudo aprender un gran nuevo truco.

¿Estás pensando también en hacer esta transición? ¿Ya la hiciste? ¡Cuéntanos tu experiencia!

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Claudia JD | 2019-06-07 | 13:26
1
Nunca es tarde y las motivaciones pueden ser las más diversas.
Una de mis motivaciones es la coherencia: si no soy capaz de matar un animal para comérmelo, me parecía una hipocresía pagar para que otro lo hiciera por mi. Desde ese pensamiento, todo lo demás fue muy facil.

Extraño el sabor de un queso Camembert con locura; pero ya no es una opción válida para mi.


A considerar si quiere cuidar el planeta: La industria agropecuaria es responsable del 20% de los gases invernadero del mundo, y responsable del 70% de la deforestación de Amazonas.
Ser vegano también nos ayudaría a reducir la temperatura del planeta y preservar la biodiversidad para las futuras generaciones.

Los amigos de No Vivo de Pasto hicieron un mapa super bueno para encontrar opciones veganas o vegetarianas.
http://www.novivodepasto.com/p/blog-page_21.html

Algo que aún está al debe en Chile es oferta de calzado vegano, por si algún zapatero está leyendo y quiera diversificar su negocio. =)


responder
denunciar
apoyar
Mauricio Arce | Podcaster | 2019-06-09 | 09:24
0
Qué buen dato el de "No vivo de pasto", ¡gracias! Te entiendo demasiado con lo del camembert, todavía no pruebo uno vegano, me gustaría encontrar uno bueno. Muchas gracias por tu comentario.
responder
denunciar
apoyar
Mario Cifuentes | 2019-06-08 | 14:16
1
Buena reflexión.

Por mi parte recomiendo 100% 2 cosas:

1. Leer -SI o SI- el libro "Comer para no morir" del Dr. Michael Greger. Es el libro más importante de alimentación saludable. También recomiendo seguir su canal de YouTube o su sitio nutritionfacts.org

2. Descargar la aplicación "Happy Cow" (tal cual Vaca Feliz) donde encontrarán todos los restaurantes Vegetarianos y Veganos del mundo...y de Chile hay muchísimos, más de los que uno creería. Tiene versión gratis y otra de pago por 3 dólares.

Saludos a tod2
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Arce | Podcaster | 2019-06-09 | 09:39
0
Buenísimos datos. Me voy a conseguir el libro y la app la bajé. En iOS no la encontré gratuita, sólo por $2.500, pero si da lo que promete, lo vale :) ¡Saludos!
responder
denunciar
apoyar
hey wo | 2019-06-09 | 17:21
0
Me llamó la atención cuando dijiste que al ver propaganda con contenido gráfico de maltrato animal te hacía más apegado a consumir productos de origen animal. ¿Podrías explayar este punto?
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Arce | Podcaster | 2019-06-10 | 09:28
0
Claro que sí. No es algo de lo que esté orgulloso, pero cuando te ponen esa realidad en frente (o cualquier realidad muy dura de la que uno es potencialmente cómplice), no es poco común sentirse agredido, como si te estuvieran acusando. Ni siquiera la persona más mala se considera mala persona, ¿cierto? Entonces que te lo pongan así en la cara, genera ese fenómeno: "yo no soy una mala persona, ni cruel, por ende consumir producto animal no puede estar tan mal", a ese pensamiento me llevaba aquello.

Hace un par de días me junté con una amiga a la que le llamó la atención ese punto también, y me comentó sobre una psicóloga social llamada Melanie Joy, la que entre otras cosas prepara a activistas del veganismo. Ella justamente propone que la denuncia de estas prácticas no ayuda a la persuasión, sino que incluso perjudica, y lo que sí ayudaría sería ver animales felices y también mostrar buena comida vegana. Lo que me dijo mi amiga, básicamente, era que yo viví un proceso similar al que promueve Melanie Joy, pero de una manera intuitiva, pero puedes investigar sobre ella si quieres algo más de ciencia al respecto :)
responder
denunciar
apoyar
Feña Cartes | 2019-06-09 | 23:46
1
Hola! gracias por el artículo!!! y gracias por los comentarios, estoy sacando buenos datos.
Yo vegetariana hace un par de años. Mi aproximación fue hacerlo de a poco, ir reduciendo el consumo consistentemente. Aún consumo huevos (de campo o gallina feliz), y algunos lácteos de forma ocasional (básicamente queso). Es lo mejor que puedo hacer y me siento tranquila POR AHORA con eso.
No alecciono a nadie, porque nunca me ha gustado que lo hagan conmigo. Mis amigos se han adaptado y me entienden, y si salimos, están de acuerdo de poder ir donde yo pueda encontrar algo.
Cuando surge el tema con otras personas, mi manera de alentar es básicamente contando esto mismo: que yo lo hice de a poco, y que así es que podido mantener hábitos. Siempre digo: ya, no puedes dejar de comer carne, pero puedes no comer un día a la semana... lunes sin carne!!! - es una excelente campaña para sensibilizar al respecto.
Sobre los costos, se me ha facilitado mucho con compras a granel, tengo un par de negocios cerca y eso ayuda montones. Finalmente, nunca pongo mi salud por debajo. Si no he comido buenas proteínas vegetales en algunos días (sobre todo de viaje, es increíble como a veces todo lo vegetariano se reduce a vegetales y carbohidratos!!!), hago excepciones, aunque cada vez menos.
En resumen: hago lo mejor que puedo, y eso es un trabajo constante. Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Qué bien Feña! Se nota que hay esfuerzo detrás de tu testimonio. Para mi, que no soy vegetariana ni vegana, me parece atractiva tu propuesta de comenzar con un solo día a la semana, probando cuánto cuesta, si somos capaces, si hay alternativas, etc. Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Geraldine Cáceres | 2019-06-10 | 16:04
4
Que buen relato, en general hay prejuicios sobre los veganos, pero también para los que siguen dietas especiales, tienen ciertos gustos, etc. nos cuesta aceptar al resto en sus diferencias. Ahora es más sencillo, las generaciones son tolerantes y respetan. Yo tengo 39 años y comencé a los 20 años mi estilo veggie. Pero hace 19 años atrás era muy difícil! empezando por la familia, mi mamá se complicaba mucho y casi me hacía sentir mal (sin intención obviamente) más bien preocupada por mi salud. En los restaurantes, la alternativa veggie siempre era la " ensalada de lechuga" y pasaba mucha hambre! O cuando iba a un local y pedía el completo sin vienesa, me miraban como un ET pidiendo comida. En general, soy bien paciente, sabía que iba pronto habría un cambio y he sido testigo de esta gran evolución en torno al estilo veggie. Alternativas en los supermercados, tiendas, bares y mucho más! Y conozco muchos jóvenes con esta conciencia hacia el respeto de los animales y es súper lindo conocerlos y ver cómo valoran cada vida en esta Tierra. Un abrazo!
responder
denunciar
apoyar
Eloisa Silva | 2019-06-15 | 23:39
1
¡Qué buen artículo! gracias
Feliz me sumo a la cadena de comentarios con algunas cosas que con mi pareja y amigos que "buscamos una dieta más saludable tanto para nosotros como para el planeta", hemos conversado:

Hay muchas razones para cambiar la dieta y son muy personales: algunos es por salud, otros por la crueldad animal (no solo la matanza pero como sufren toda la vida comiendo cosas que los enferman), otros por razones ecologistas, y muchos, por una mezcla de todas las anteriores jaja. Algunos libros o documentales buenos: Michael Pollan "el dilema del omnívoro" y "What The Health en Netflix"

Es bueno Ir paso a paso y no "juzgarse" tanto... no siempre es sencillo y muchas veces la alternativa veggie no es necesariamente más sana... no es necesario pasarse 100% al veganismo para empezar a tener "impacto positivo" en todo. Ya aporta mucho a tu salud y al planeta es comer un poco menos de carne en cada plato, o una vez a la semana, o ir incorporando poco a poco en tu dieta más las legumbres, semillas, granos...

Sobre el gasto/ahorro va a depender de como hacer la transición. Llegar y "reemplazar" suele ser más caro, otra forma de verlo puede ser:

- Entender que el "sobreprecio" es relativo: cuánto vale tu salud? si un alimento no te nutre...esa plata que pagas se pierde! Para evitar quedarse en banca rota, el cambio puede ir de la mano del volumen de comida (comer menos y mejor...además no pasarás hambre cuando comes + alimentos "vivos", no procesados)

- Cuando mis amigos me preguntan porque pago tanto por tener productos de buena calidad (ojalá agroecológicos o biodinámicos) les digo que son "mis filetes" o mis "aperitivos ricos" y así entienden que esa plata que antes podías gastar en buenos cortes de carne, o quesos o cosas ricas extra, ahora se dividen en mucha otra comida de la despensa

- Empiezas a descubrir otras formas de comprar, ahorrar y encontrar mejor calidad q el supermercado!!!:
Cómo:
· Ir a la feria (en todas las comunas de RM hay, no sé bien en regiones, me imagino que si), donde además puedes comprar a granel muchas cosas q vienen en envases no reciclables como los champiñones!
· Ir a tostadurías: comprar legumbres, frutos secos, aceite, infusiones y miles de otras cosas...de mejor calidad y muchas veces a granel (llevando bolsas o tarros eliminas a envases!)
· Buscar almacenes a granel (cada día hay más) donde no solo puedes encontrar comida pero productos para tu día a día también más ecológicos o locales o sanos. De mis favoritos es Almacén Fibra que tiene precios más justos que algunos emporios "saludables" de moda.
· Comprar menos, pero mejor: votando con tu plata en aquellas marcas que quieras que les vaya mejor...

Otra buena razón para pasarse a una dieta basada en plantas y granos, es verlo como la manera de comer más saludablemente también! sin darte cuenta mejoras tu salud, apariencia física y buena onda, contagiándo aún más esta forma de comer/vivir...

Y por último el veganismo a raja tabla en todos los ámbitos, puede no ser necesariamente más "ecológico", por ej. los zapatos: un par de zapatos de cuero (ojalá hechos en Chile, con descartes de cuero) te pueden durar muchas décadas, mucho más que unos de "eco-cuero = plástico" que no son reparables/reciclables....pero este ya es un ámbito no tan claro, es solo una opinión.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.