padres, hijos, educación, frases, paternidad, crianza
Imagen: César Mejías

5 frases que nunca deberíamos decirle a nuestros hijos

Estamos acostumbrados a ciertas frases y conceptos, que si pensamos más de una vez, son bastante incoherentes con el mundo que queremos, o que al menos predicamos. ¿Cuáles son? Mane Cárcamo nos presenta su selección.

Por Magdalena Cárcamo @manecarcamo | 2017-03-08 | 16:30
Tags | padres, hijos, educación, frases, paternidad, crianza
Relacionadas

Educar sin embarrarla no es una tarea fácil. Más aún cuando el vertiginoso mundo en el que vivimos, entre tacos, colegios, pega, redes sociales, exigencias económicas y mil pendientes, nos lleva muchas veces a decir cosas sin pensar, como si fueran leyes o decretos establecidos. Muchas veces hay frases en el ambiente que ya son parte de nuestra cultura popular y que se han transformado en un hábito al que no le metemos mucha cabeza. Un mal hábito.

No soy sicóloga ni experta en educación. Solo me baso en mi instinto maternal y en el modo que quiero (junto a mi marido) que mis niños perciban el mundo. Acá solo plantearé bajo mi total subjetividad algunas frases que considero desafortunadas cuando nos vinculamos con nuestros hijos. Detractores, los invito a plantear todos su puntos de vista con total libertad. Y a los que les haga sentido esta columna, también los invito a aportar.

“Los tontos se aburren”

Me acuso públicamente de haberlo dicho. Y hace un tiempo me pareció que era una frase muy poco empática. Uno, ¿no podemos darles el espacio a los niños para que se aburran? ¿Tienen que siempre estar en una montaña rusa de emociones? Del aburrimiento han nacido grandes genialidades, pensamientos y obras de arte. Tal vez deberíamos liderar una campaña pro respeto del aburrimiento y en vez de promover escaparnos de él, deberíamos hacernos cargo, abrazarlo y esperar que pase… como una ola. Además eso de los tontos me hace ruido. ¿O deberíamos pensar que Einstein, Mozart, Bill Gates y los más grande genios de la historia nunca se aburrieron?

Soy una convencida que esos estados, como la pena o el aburrimiento, no deben desesperar a nuestros niños. Ni deben sentirse alérgicos a ellos. Para mi es parte de la vida humana y por ende debemos aprender a convivir en armonía con aprender a mirar el techo… en un perfecto estado de aburrimiento.

“Cuélate en la fila”

Alguna vez escribí acerca de la cultura “winner” y como esos pequeños gestos son la primera semilla de la corrupción. Más de alguna vez vi a un adulto usando a un niño para saltarse la fila del supermercado y ahorrar tiempo. U otro papá quebrándose delante de sus hijos, porque están colgados al cable del vecino o celebrando porque alguien olvido cobrarles una cuota. Ya es muy detestable que nuestros niños nos vean “winneando”, muchísimo peor es que los incitemos a ellos a hacerlo por el beneficio propio. Dudo que alguien acá piense distinto. O eso espero.

“No prestes la peineta”

Esto probablemente se reduce al mundo femenino. Como ustedes saben, tengo un TOC con los piojos porque en algún minuto me faltó meterlos en mi plan de isapre e incluirlos en la libreta de familia. Pero aun así creo que la generosidad está por sobre el contagio de esos bicharracos. Cuando era chica a varias amigas mías les tenían prohibido prestar la peineta por miedo a pegarse los piojos. Yo, aunque he sufrido ese flagelo multiplicado por cuatro cabros, defiendo a morir la solidaridad entre los amigos. Dar hasta que duela… en este caso hasta que pique. Porque si los amigos no estamos para prestarnos las cosas, ¿quiénes estarán para eso entonces?

“No seas niñita”

Cuando un niño llora, manifiesta sus sentimientos, penas o temores la manera de abordar esa situación puede ser muy variada. En mi inconsciente está la imagen de un papá (o incluso mamá) diciéndole a su hijo “ayyy relájate, no seas niñita”. Y aunque me acusen de exagerada encuentro que es bien fuerte. Primero, porque se asocia los sentimientos con algo netamente femenino y que además tiene un carácter negativo.

En definitiva le estamos diciendo a los niños que mostrar sus sentimientos “es de niñita” y por ende se está comportando como un “afeminado”, como débil, y por eso carece de respeto o es un exagerado. Como si sentirse poco querido, considerado o nostálgico fuese solo permitido para nosotras. Ridiculizar las emociones de los hijos es tal vez una de esas actitudes que pueden marcar tristemente para toda la vida a una persona. Eso de “el lenguaje construye realidades “es una verdad tan cierta como seria.

“Si te pega, pégale de vuelta”

Cuando uno de nuestros cabros se transforma en el pushing ball de otro, la ira de nosotros, los padres, comienza a surgir como una lava explosiva que sería capaz de arrasar con todo. Más de alguna vez me he visto en una plaza, picada al nivel de un preescolar con un cabro que se pasea con un tuto y chupete, porque ha sido matón con algunos de mis cachorros. Ese sentimiento nadie lo puede negar. Pero el tan utilizado “si te pega, pégale de vuelta” me parece poco coherente con un mundo en el que los padres supuestamente no debemos promover la violencia.

Le decimos a los niños que la guerra no es buena, que no debe jugar juegos violentos, que el diálogo todo lo puede, hasta que… se llegan a meter con uno de los nuestros. Porque ahí aparece el Terminator que llevamos dentro y los lindos discursos que dijimos solo están para decorar nuestro muro de Facebook. Soy una convencida que se puede recorrer un camino más largo, en donde se promueva la conversa, el pedir ayuda a los adultos y el poder ganarse el respeto sin tener que mandar un combo. Es ahí justamente donde podemos comenzar a cambiar el mundo. Aunque parezca inocente y mínimo, lo creo de verdad.

Pero si todos nos alineáramos por cambiar el discurso del ojo por ojo, estoy segura que podríamos construir una sociedad más conciliadora y amorosa.

¿Están de acuerdo? ¿Qué otras frases agregarían?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Rafael A. Cortés Ramírez | 2017-03-08 | 20:00
7
Concuerdo en todo excepto al final.
Creo profundamente en que las soluciones pacíficas deberían ser un imperativo categórico de nuestra sociedad. Pero aplicarlo al 100% de las veces es ser iluso y ajeno a la realidad. En escuelas vulnerables, o que acojan casos de ese tipo, tener a un niño que quiere resolver con palabras una disputa contra otro que el momento en que ve mayor paz es en la sala de clase, por que su casa es una convergencia de violencia, es ver el preambulo de una relación de abuso sostenida y perpetua.
Yo creo en la defensa personal, y dichos como si te pega, pégale de vuelta, en un contexto en donde la violencia solo se acepta como reacción de la violencia luego de que otras formas no han tenido éxito, lo siento lo suficientemente válido para seguir conservando la integridad.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Concha | 2017-03-08 | 19:17
5
Totalmente de acuerdo con Rafael, estuve en esa situación y tuve que obligar a mi hijo a golpear de vuelta, ya que ni el profesor fue capaz de mejorar la situación.

Fue santo remedio. Después de eso fueron amigos.

Ahora mi hijo es capaz de discernir cuando aplicar diálogo y cuando el diálogo ya no sirve y hay que aplicar "ley de la selva".
responder
denunciar
apoyar
Samara Neva | 2017-03-08 | 21:55
3
Absolutamente de acuerdo. Cuando niña tenía una compañera que no dejaba de molestarme, botarme las cosas de la mesa (nos obligaban a sentarnos juntas por "el sorteo de inicio de semestre"), me empujaba y hasta llegó a golpearme "de casualidad" varias veces, se hicieron reuniones con el profesor jefe y nada sucedió hasta que en una reunión solo con el profesor mis padres dijeron frente al profesor "si mi hija le pega a la niña que la molesta y tiene una anotación negativa estaríamos encantados", así es que les hice caso y desde ese entonces jamás volvió a molestarme, obviamente tratamos como familia de solucionar las cosas desde diversas aristas y nada funcionó.
responder
denunciar
apoyar
Nico . | 2017-03-09 | 15:15
1
Creo que es cierto que no siempre puedes salir airoso de una pelea solo con palabras, pero resolver la violencia con violencia es apagar el fuego con bencina.
Aun así, en mi casa se le decía "el plan B" no era la primera opción, pero habría entendimiento de parte de mis padres cuando le pegue a mi compañero... No estoy muy orgullosa de aquel episodios
responder
denunciar
apoyar
Javier Æøå | 2017-03-12 | 17:06
0
Responder como defensa propia y siempre proporcional a la agresión. Si se te colaron en la fila del kiosco en el recreo, no romperle los dientes al colado.

Dos lecciones que creo deberíamos volver a implementar en las aulas, no sé por qué en el cambio de siglo éstas desaparecieron.
responder
denunciar
apoyar
Fierro | 2017-03-13 | 10:59
1
Es que de eso se trata creo yo, de no promover la violencia como primera opción. Creo en que no hay que esconder que la violencia es parte de la vida diaria y lo que hay que buscar es dar herramientas para controlar y controlarse en diversas situaciones.
Por ejemplo con las artes marciales me di cuenta que los niños aprendían lo que significa la violencia y que todos tiene capacidad de resistir, pero también de generar daño y ahí van haciéndose responsables de tener mas argumentos que solo recurrir a la respuesta violenta (física o psicológica)aunque siempre es necesario que tengan ejemplos adultos a su alrededor.
responder
denunciar
apoyar
Favio Zúñiga | 2017-03-08 | 20:54
4
Sobre el "no seas niñita" recomiendo muchísimo el documental The Mask You Live In, que está en Netflix. Trata justamente sobre la forma en la que se educa a los niños para ser ese estereotipo de macho man, donde todo lo otro es de niñitas y terminas teniendo gente más grande con inseguridades, represiones y traumas. Por favor véanlo y miren luego a su entorno.
responder
denunciar
apoyar
Francisco Gonzalez | 2017-03-12 | 23:29
1
Vi el documental después de leer tu comentario... y es MUY bueno... Véanlo!
responder
denunciar
apoyar
Carla Bagnara | 2017-03-09 | 03:11
1
Absolutamente de acuerdo en todo!!
Y en el último punto también. Hay que enseñar a defenderse, pero a través de métodos pacíficos, que aprendan a hacerse respetar sin usar la violencia.
responder
denunciar
apoyar
Pablo Vilches | 2017-03-09 | 12:27
2
De acuerdo con el artículo creo que falto " no lo hagas así que así no es " el dejar fallar a los hijos es prepararlo para el éxito, o la frase para el bronce " eres muy lento, paresces tonto " todos tenemos un ritmo, somos mejores en algunas cosas y en otras más lentas o realmente no podemos desarrollar, del fracasó al éxito un milímetro..... buen artículo
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2017-03-09 | 18:00
0
De acuerdo hasta el último punto...
En los niños, la defensa física es algo real. Si reafirmamos que es defensa y no ataque, estaremos evitando que ellos sean victimas de bullying. Es fuerte, pero en los niños el primer instinto es golpear y hay que controlarlo. (Seguir el principio de acción y reacción)
Es obvio que cuando se crece hay que dejar de hacerlo... pero por lo menos hasta los 10 años, me parece algo válido.

Saludos!
responder
denunciar
apoyar
barbara rosas | 2017-03-10 | 10:51
2
Agregaría el : "cunando trabajes y tengas plata te podrás comprar lo que quieras"..
Eso no ha estado llevando a una cultura de la no educación financiera, a pensar que trabajamos para gastar y sólo para comprar y a vivir en torno al consumo en lugar de incentivar el ahorro o la planificación de lo que verdaderamente necesitamos/deseamos.
responder
denunciar
apoyar
teresa jotar | 2017-03-14 | 18:26
0
Agregaría.... "Dile que no estoy".... con esta frase valido la mentira y no enfrentar los conflictos cotidianos de la vida
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.