Guía para Padres, hijos, estereotipos, géneros, sexo, integralidad, diversidad
Imagen: Gojko Franulic
actualidad | Opinión | Guía para padres

"Eso es para niñas". Cómo impactan tus prejuicios de género en tus hijos

Cuando a un niño le va mal en el colegio, suponemos que es falta de esfuerzo, pero en las niñas lo asignamos a falta de talento. A ellas le preguntamos qué sienten, a ellos, qué piensan. ¿Cuánto estamos limitando a nuestros hijos con nuestros prejuicios de género?

Por Ignacia y Javiera Larrain | 2015-05-14 | 15:00
Tags | Guía para Padres, hijos, estereotipos, géneros, sexo, integralidad, diversidad

Al entrar a un supermercado o una tienda de juguetes, no llama la atención que esté el pasillo de juegos de mujeres cargado al rosado, con tazas, muñecas, planchas y maquillaje en un lado; y en el otro pasillo, el de hombres, con autos, monstruos y figuras de peleas.

Es que en nuestra cultura, en gran medida por los medios de comunicación, la publicidad y otros factores, se ha instalado en el inconciente colectivo que las niñas juegan a ser “mamás de rosado y dueñas de casa” y los niños a “los autitos, las peleas y a la pelota”. Pero, ¿es esto un aporte para los niños o les estamos privando de un desarrollo más integral?

Diferencias de género

La discusión sobre las diferencias psicológicas que existen dependiendo del género es un tema que hasta hoy no tiene respuestas completamente resueltas. Al observar a un grupo de niños y niñas, es fácil darse cuenta que esas diferencias existen, sin embargo, es muy difícil saber hasta qué punto son producto de la educación que les damos o si efectivamente provienen de la biología.

Es cierto que existen ciertas tendencias generales entre niños y niñas, pero estas nunca son absolutas. Por ejemplo, que los niños tiendan a ser más agresivos, no quiere decir que las niñas no puedan ser agresivas. Así mismo, las diferencias nunca son individuales, sino que son un promedio. Por ejemplo, las mujeres como grupo tienen un mejor desarrollo del lenguaje y los hombres suelen presentar habilidades en el ámbito espacial, pero eso no quiere decir que un hombre sea menos “masculino” por tener un desarrollo del lenguaje precoz o una mujer menos “femenina” por tener una excelente orientación espacial.

Donde sí hay certezas de que se producen grandes diferencias entre niños de diferentes géneros, es en la educación entregada tanto por la escuela como por los padres. Muchas veces, sin ser conscientes de ello, les transmitimos costumbres que hacen diferencias erróneas sobre cómo deben comportarse los niños y las niñas.

Ejemplos de esto podemos encontrar cientos, tales como “los hombres no lloran” o “las niñitas no juegan a los autitos”. ¿Por qué un hombre va a tener menos derecho a llorar o una mujer a jugar a los autitos?

Hacernos conscientes de las diferencias con las que educamos a niñas y varones es muy importante para intentar modificar nuestras conductas y de esa manera poder entregarles a los niños una educación que favorezca un desarrollo más integral.

Algunas diferencias tradicionales en la educación

En general, los padres tienden a darle más libertad a los hombres que a las mujeres, restringiendo el mundo de exploración de estas últimas. Asimismo, a las niñas se les limita más la expresión de la agresividad, mientras que con los niños se les es más permisivo, trayendo como consecuencia mujeres a las que les cuesta defenderse y hombres más violentos.

Suele suceder también, que a los hombres se les exige un mejor rendimiento académico y cuando esto no se da, se le culpa a la falta de esfuerzo, mientras que a las mujeres, al no rendir, se les atribuye a la falta de talento, como si las mujeres tuvieran una capacidad intelectual inferior.

Asimismo, se espera de las niñas que asuman o ayuden en las tareas domésticas mientras que a los hombres se les exime de ellas.

Otro comportamiento común en los padres es brindar un espacio de expresión afectiva mucho mayor a las niñas que a los niños, a éstas permitiéndoles abrazar o llorar con mayor holgura, mientras que a los hombres restringiéndoles la expresión de sus emociones. A las mujeres les preguntamos más por lo que sienten mientras que a los hombres por lo que piensan.

De las mujeres se espera que sean más abiertas y comunicativas, mientras que de los niños se asume que son más reservados y no se comunican.

¿Qué hacer como padres?

Es muy importante para el desarrollo integral de los niños, que como padres nos preocupemos de darle a ambos sexos la posibilidad por igual, de desarrollar su afectividad, su racionalidad y el autocontrol. En ese sentido, es importante tratar de fortalecer las áreas menos desarrolladas.

Algunas recomendaciones:

  • A un niño fomentarle su lado emocional, la expresión de sus emociones y su mundo afectivo.
  • A las niñas fomentarle su lado intelectual, haciéndolas participar de conversaciones y preguntándoles su opinión.
  • A ambos por igual incorporarlos en las tareas domésticas.
  • A ambos darles las mismas libertades, permitiéndoles explorar el mundo según su edad.
  • Permitirles que escojan sus intereses según habilidades y gustos, no determinarlos por su género.
  • Potenciar en los niños habilidades comunicativas, estimulando más el lenguaje y brindándole espacios de conversación.
  • Con los niños potenciar la empatía y la generosidad, moderando la agresividad como medio de resolución de conflictos.
  • Evitar referirse a lo femenino en negativo, como por ejemplo,“Las niñitas no dicen palabras feas”, “Las niñitas no pueden andar solas” o “Las niñitas no juegan a las peleas”. De esa manera mostramos que ser mujer autolimita y corta las alas. Siempre es preferible destacar las características positivas o para lo que somos buenos, no aquello que carecemos o nos cuesta.

Partamos por los juguetes…

Lamentablemente estas diferencias comienzan desde muy pequeños con los juegos y juguetes que fomentamos en nuestros hijos.

A los niños se les estimula para que desarrollen los juegos de destreza física (bicicleta, pelota, habilidades deportivas), juegos de acción y bélicos (espada, pistolas, figuras de pelea), otros relacionados con el mundo exterior (aviones, cohetes, tractores) y juguetes relacionados con oficios, como herramientas y experimentos científicos. Pero por lo general se les limita a un mundo de juegos físicos y agresivos y se les priva de todo el universo de juegos más tranquilos y afectivos, tales como jugar a ser el papá o hacer tareas del hogar.

Por otra parte, a las niñas se les fomenta el juego del mundo doméstico (ollas, tazas, coche, cuna, muñeca, plancha), las manualidades (papeles, plasticina, stickers) y el mundo de la belleza (princesas, maquillaje, peluquera, manicure). Con esto, les mandamos un mensaje claro: que ellas deben quedarse “dentro del hogar” haciendo actividades más tranquilas que implican menos ejercicio y no salir a explorar el mundo. Asimismo, les transmitimos el mensaje de que lo femenino gira en torno a la belleza y no se estimula el área intelectual. De esta manera se les priva a las niñitas un desarrollo más integral donde pueden explorar otros intereses, tales como la construcción, el pensamiento científico y la actividad física.

Con lo anterior, no se está diciendo que a las niñas no haya que incentivarles el juego doméstico ni a los niños el juego físico, sino que a ambos sexos se les debe potenciar diversos tipos de juegos. Se debe lograr que las niñas jueguen también con autitos, que hagan actividad física, que puedan jugar a los piratas, que tengan acceso a juegos de ingenio, de orientación y a experimentos científicos. Por su parte, que los niños jueguen a la familia y carguen con una muñeca, que jueguen a cocinar y se sienten a hacer manualidades, que sean capaces de desarrollar la capacidad de preocuparse y cuidar a otros es fundamental en su desarrollo.

De esta manera, no limitaremos a nuestros hijos a un estereotipo de niño o niña, sino que le entregaremos la posibilidad de desarrollarse integralmente y poder desenvolverse con mayor libertad y potenciando al máximo sus reales intereses y capacidades.

¿Qué otras actitudes de los padres crees que influyen en la conducta de los niños y las niñas? ¿Qué otros consejos recomendarías?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Paper Luis | 2015-05-14 | 16:53
10
En la ropa...
La ropa de niño es oscura y la de niñas es bien colorida.
La idea es vestir al niñ@ con toda la gama cromática posible (Y uno como padre/madre hacer lo mismo) para aliviar el prejuicio de "Niñas de Rosado, Niños de Azul")
En los quehaceres de la casa: Padres y Madres debemos estar dispuestos a intercambiar roles y compartir las tareas: Si uno ordena, el otro cocina, ambos en las compras, etc.

Y sobretodo un consejo para los padres: No teman abrazar y comerse a besos a su hijo. No olviden que los papás somos tanto una imagen fuerte y de apoyo para el varón, como su primer ejemplo y también la contención y el consuelo. Abrazarse, tocarse, reirse, hacerse cosquillas, jugar a la pelota, a pelear, a cocinar, a barrer, lavar la ropa, bañarse, etc. A los varones hacer esas cosas con una niña no es tanto tema como con un niño, ya que muchos (si es que no todos) fuimos criados bajo un machismo muy estricto.
Ahh... y no se olviden que al hij@ hay que querelo mucho, siempre e incondicionalmente. Educar en el amor es la mejor enseñanza que pueden dejar.

Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Miguel Vega García | 2015-05-14 | 23:06
1
complemento lo tuyo, señalando que eso se llama "crianza positiva", la cual, uno de sus ejes principales, es el establecimiento de reglas claras. Esto permite estableces una relacion afectiva y de confianza, permitiendo el desarrollo pleno de un niño feliz que a futuro será un adulto....feliz
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Daniela Gana | 2015-05-14 | 21:55
1
Sabían que los colores tradicionales de niños y niñas tienen menos de un siglo de edad? Fueron establecidos a mediados del siglo pasado.
http://www.radiopaula.cl/vida-paula/2015/04/video-como-el-rosado-se-convirtio-en-un-color-femenino/?utm_source=facebook&utm_medium=link&utm_content=video+historia+color+rosado&utm_campaign=editorial
responder
denunciar
apoyar
Daniela Gana | 2015-05-14 | 21:56
2
http://www.radiopaula.cl/vida-paula/2015/04/video-como-el-rosado-se-convirtio-en-un-color-femenino/
responder
denunciar
apoyar
Enrique Ulloa | 2015-05-15 | 10:08
3
Siempre he pensado que el tema de los juguetes y las habilidades que desarrollan es el motivo de porqué hay tan pocas ingenieras hoy en día (en Chile al menos).
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-15 | 12:03
1
Creo que lo más importante es estar atento a los intereses del niño/niña y no aceptarlos, más que intentar modificarlos.

No veo nada de malo en que el niño tenga robots, pelotas y ropa azul si eso es lo que él de verdad quiere. Pero uno debería ofrecer todas las alterativas y que él/ella escoja.

Totalmente de acuerdo con lo de fomentar la emocionalidad y racionalidad en ambos sexos por igual.
responder
denunciar
apoyar
Ximena Vivanco | 2015-05-15 | 22:12
9
Muchas cosas más, un hermano me hizo ver que cuando uno le pregunta a un padre sobre su hija, casi siempre destaca que es muy linda, y todos esperan que se diga eso de las niñas (y mujeres adultas), mientras que de los hijos se dice en tono de orgullo poco disimulado "es más malo, no se queda nunca quieto". En el jardín una vez a mi hija le "reprobaron" un trabajo en el que había que reconocer a un "papá" y una "mamá", y no lo logró, porque la "mamá" usaba vestido y tacones y nunca ha visto a su madre usar esa ropa... incluso un tema de mazapán habla de que las mamás hacen sonar sus tacos... soy una acérrima enemiga de los tacos, y mis queridas "colegas de género" no se dan cuenta del daño que se hacen, pero lo mantienen por que las mujeres nos debemos ver bonitas, porque nuestra naturaleza es ser vanidosas... me lo han dicho y supongo que acá a alguien tampoco le va a gustar... realmente a las que valoramos más lo intelectual por sobre lo estetico, no nos va bien en este mundo, los hombres no nos toman en serio, y las mujeres nos rechazan y desprecian. Con todos los "avances" en ciertas concepciones valóricas en esta sociedad, los atavismos respecto de las apariencias personales y de que tan dedicadas a la apariencia personal respecto de las mujeres se mantienen tan iguales como en el siglo antepasado, o más. Nos han dado espacios para trabajar (mas que nada por necesidad, las familias ya no se mantienen con un solo sueldo), pero aun tenemos que seguir pareciendo muñequitas para que nos consideren "mujeres" o sino perdimos nuestra "femineidad"
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Pamela González | 2015-05-18 | 12:12
2
Casi de acuerdo contigo. Enemiga acérrima de los tacos también, no estoy de acuerdo con lo siguiente: "realmente a las que valoramos más lo intelectual por sobre lo estetico, no nos va bien en este mundo, los hombres no nos toman en serio, y las mujeres nos rechazan y desprecian". Lo dividiré en 2 partes:

Hombres: toda la vida los hombres me han tomado MÁS en serio que
a otras mujeres más preocupadas de su aspecto que andaban
cerca. Y creo que eso ocurría por el prejuicio (que no
comparto) de que por preocuparse de cómo se ven son menos
"serias" o "intelectuales" que los hombres. He pololeado
con cada hombre que me ha gustado. Parecer "perejil sin
hojas" (como me dice una tía) nunca me afectó o nunca lo
noté.

Mujeres: si bien tuve UNA compañera de trabajo que me pelaba por mi
apariencia, en general no he tenido problemas. Incluso es
una ventaja con las señoras/pololas/pareja de mis
compañeros de trabajo, dado que no me ven como una
amenaza.

A nivel profesional tampoco he tenido problemas. Mis jefes siempre han valorado mi trabajo independiente de mi apariencia (lo que no quita que de vez en cuando me echen tallas por desaliñada).

No dudo que tú hayas enfrentado dificultades, pero creo que no es conveniente generalizar. Quizás esas dificultades no sólo tienen que ver con tu estilo, sino con el medio en el que te mueves (si yo trabajara en el área de marketing, probablemente mi apariencia sería tema).

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Ximena Vivanco | 2015-05-18 | 12:47
1
Es verdad lo que tú dices. Las experiencias personales son las que definen en gran medida tus opiniones, se puede generalizar a partir de ellas, así como tú planteas que no te ha dado grandes problemas, a otros sí, pero lo difícil es establecer a qué corresponde una "generalidad estadística" si se quiere. E incluso en un medio en el que se esperaría que se valore más lo intelectual, no siempre se da así, pero me imagino que es mucho más fuerte en un ambiente como el que mencionas. Pero creo que sí concordamos en que aún existe esa visión como sociedad de que la mujer para ser "femenina" debe cumplir con ciertos parámetros estéticos y de cuidado de la apariencia (por sobre lo que es la natural higiene y el decoro, ja), o no estaríamos bombardeados constantemente con la publicidad que promueve esta aspecto. Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-18 | 12:59
6
Creo que ambas están en lo cierto, a distintos niveles: tanto las "barbies" como las "desaliñadas" sufren prejuicios: la Barbie es deseada por los hombres y normalmente le sale más fácil conseguir ciertas cosas por su apariencia, pero a la vez carga con el estigma de "tonta y hueca" (y muchas veces no los son para nada). La "desaliñada" suele ser mirada en menos, pero se le respeta lo intelectual.

En todo caso, aunque a primera vista suena "machista", más bien lo definiría como "humano", porque también nos formamos estos prejuicios hacia los hombres (el cabeza de músculo, el pelao acomplejado, el mateo ñoño, el guatón parrillero) y hacia otros credos, nacionalidades, razas, etc.

Ni siquiera lo clasificaría como algo necesariamente siniestro, el ser humano está diseñado para identificar patrones (fue la estrategia adaptativa que nos permitió separarnos de las otras especies) pero obviamente eso que es muy bueno en el 99% de los casos, nos juega en contra cuando se trata de tolerancia y no ser prejuiciosos.

Lo importante es estar conscientes de que estamos siendo prejuiciosos y abiertos a cambiar de opinión apenas vemos una pista de que nuestra (inevitable) primera impresión fue errónea.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Fuenzalida | 2015-05-26 | 09:45
1
Mi hija juega con muñecas, las acuesta, las tapa, las hace dormir, les da la mamadera...

Tambien tiene autitos y unos tremendos tiranosaurios con los que anda asustando a todo el mundo...

Creo que era "algo" machista antes de tener a mi hija.

Hoy, ella tiene 2 años y creo que, si ella quiere y se lo propone, puede ser lo que quiera. Desde modelo hasta comando paracaidista del ejercito.

Mi mujer, por su parte, insiste en vestirla de rosado.
responder
denunciar
apoyar
daniela hernandez | 2015-05-26 | 12:15
0
Soy una niña a la que nunca le gusto el rosado, las faldas ni las muñecas. Siempre que me regalaban esas cosas para cumpleaños o en el colegio se las daba a mis hermanas. Me gustaba jugar a la pelota con mis amigos y andar en patines y jugar mucho computador. Y mis 25 años me siento una persona normal :)

Yo creo que en este mundo se necesita mas gente de mente abierta para aceptar a todos por igual.
responder
denunciar
apoyar
Syl Gonzalez | 2016-06-09 | 12:02
0
Fui criada con tres hermanos hombres, mayores, no recuerdo haber jugado con muñecas, ni que me hallan vestido de princesita. Si había diferencia en el tamaño de los almuerzos, yo por ser mujer y menor, tenía derecho al plato menos abundante. Pero al final eso lo agradezco...jajaja... Pucha ando navegando en el definido, es que hace poco me hice adicta así que no les extrañe que deje comentarios en publicaciones antiguas, se puede ¿cierto?
responder
denunciar
apoyar
Hildelys Salazar | 2016-06-11 | 15:04
0
Y qué hacer en el caso de los videojuegos y juegos en internet?
Donde los niños deben jugar a peleas o aventuras sobre Ben 10 (por ejemplo) y las niñas a pintar o vestir muñecas...

Mirando la tele y cambiando de canales, mi hijo de 5 años me preguntó si quien hablaba era una mujer o un hombre por su tono de voz de hombre, se trataba de Caitlyn Jenner, y yo le respondí que era un hombre que se transformó a mujer. El me responde que quiere transformarse para poder jugar juegos de hembra en internet pero por mas nada. Yo le dije que no hace falta transformarse para jugarlos, que yo a veces juego con el y no me transformo.

Estuvo bien mi respuesta? Desde esa vez no me lo ha mencionado más, me parece que lo entendió en cierta manera pero igual yo quedé con la inquietud.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.