niños, infancia, educación, crianza, autoestima, padres, hijos, madres
Imagen: Gojko Franulic
actualidad | Opinión | Guía para Padres

8 Errores de los padres que afectan la autoestima de los hijos

Etiquetar, criticar, sobreexigir, no valorar el esfuerzo o castigar errores, son algunas de las actitudes en que los padres frecuentemente incurren y que terminan dañando a sus hijos. Aprenda a reconocerlas y reemplazarlas por soluciones más sanas.

Por Ignacia y Javiera Larrain | 2014-11-13 | 12:43
Tags | niños, infancia, educación, crianza, autoestima, padres, hijos, madres

La gran mayoría de los padres amamos profundamente a nuestros hijos y queremos que crezcan y se desarrollen plenos y felices. Sin embargo, muchas veces tenemos conductas o actitudes dentro de nuestra vida cotidiana que sin querer ni darnos cuenta, van dañando la autoestima del niño.

La autoestima es lo que una persona se dice sobre sí misma y está vinculada a sentirse querido, acompañado y a ser importante para otros y para sí mismo.  Es uno de los componentes de la vida afectiva que tienen mayor incidencia en la calidad de vida de las personas y en su salud. 

Que un niño tenga una autoestima negativa obstaculiza su desarrollo ya que genera sentimientos de incompetencia, de ser poco valioso y por ende, poco querible. 

Los primeros años de vida son fundamentales para formar una sana autoestima y la imagen que transmiten los padres a sus hijos es crucial para ello. Algunos errores frecuentes que cometemos involuntariamente los padres y que menoscaban la valoración personal de su hijo son:

1. Exigir de un modo poco realista según las capacidades y edad del niño.

Mateo tiene 4 años, en el colegio le enseñaron las letras y ha aprendido a escribir algunas palabras asociando letras y sonidos. Los papás están muy orgullosos de ello y a cada visita que viene a la casa le muestran que el niño “ya aprendió a escribir” y que ahora están enseñándole a leer. Sin embargo, Mateo se escapa cada vez que los papás toman el libro y empiezan a hacerlo decodificar las letras. Es evidente que estos padres quieren desarrollar al máximo el potencial del niño, pero están poniendo sobre el pequeño una presión muy fuerte, que probablemente va más allá de lo que él puede hacer en estos momentos. Esto lo lleva a sentir que nunca cumple con las expectativas de sus padres.

¿Cómo podrían actuar?

Es bueno valorar el interés y curiosidad del propio niño por aprender, pero no es recomendable “perseguirlo” para que siga aprendiendo en todo momento. Es necesario plantear exigencias y expectativas realistas y no sobreexigirlo.

2. Intolerancia a los errores

Lorena tiene 7 años y le mintió a sus papás. Luego arrepentida dijo la verdad y pidió perdón. Sus padres le dijeron que en la casa no estaba permitido mentir, por lo que la castigaron un mes sin TV. Es que en su casa la equivocación se paga cara y Lorena siente que solo se acepta la perfección.

¿Qué se debería hacer?

Mostrar que equivocarse es natural y no significa fracasar, enseñándole que los errores pueden ser una fuente de aprendizaje. Además, darle a entender que haga lo que haga la siguen queriendo y que el afecto de sus padres es incondicional, a pesar de sus errores. Esto no significa que tengan que aceptar todas las conductas. Se puede poner límites a la mentira, pero sin hacer que ello signifique que se sienta criticada como persona.

3. Falta de valoración de los logros.

Cuando Carlos se saca un rojo lo castigan y recibe muchas críticas de que no estudió lo suficiente. Sin embargo, cuando llega a casa con un 7, no le dicen nada porque piensan que así es como deben ser las cosas.

¿Qué se puede hacer?

Valorar las buenas acciones, desde pequeños detalles como “hiciste muy bien la cama” hasta sus grandes logros “Felicitaciones, te fue muy bien en la prueba, estamos orgullosos de ti”.

4. No valorar el esfuerzo.

Juana deja la mayoría de las veces su pieza muy desordenada, los juguetes tirados en el suelo, la ropa esparcida por todos lados. Los papás están permanentemente retándola por ello. Un día decidió ordenar y puso todos los juguetes en los cajones, pero sin clasificarlos como a la mamá le gusta. La madre al ver lo que había pasado, deshizo todo el trabajo hecho por la niña y volvió a hacerlo ella misma, diciéndole que había que ordenar bien, cada cosa donde corresponde.

¿Qué se puede hacer?

El aprendizaje es un proceso que requiere de tiempo y práctica. Los adultos debemos ser pacientes y esperar que los resultados se vayan dando gradualmente, valorando el empeño, las ganas de lograrlo y la dedicación que el niño pone, más allá de si el resultado obtenido es o no el óptimo.

5. Desvalorización de las capacidades y de los comportamientos.

Manuel es un niño con mucha energía, que le gusta saltar, correr, treparse arriba de lo que encuentra y moverse permanentemente. Sus padres sienten que ese comportamiento es intolerable y están siempre corrigiéndolo y mostrándole que se equivocó, que por moverse tanto rompió el florero, derramó el vaso o empujó a su hermana.

¿Qué se puede hacer?

Es bueno mostrar al niño que se comprende lo difícil que puede ser el desafío, en este caso, de estar más tranquilo en algunos momentos. Junto con ello hay que confiar en las capacidades del niño, mostrarle que sus padres saben que va a aprender a calmarse en las situaciones que lo ameritan. Disminuir la crítica, centrándose en la acción y no en el niño. Por ejemplo, es mejor decir: “ahora es el momento de estar sentado tranquilo para comer” en vez de: “¡mira que eres porfiado, ya rompiste el plato!”.

6. Comparaciones constantes.

Los papás de Marcela están constantemente diciéndole “Viste lo bien que se porta tu hermano”. “¿Por qué eres más como tu primo?”. “Te apuesto que tu amigo se sacó mejor nota que tú”. Las comparaciones constantes hacen que ella desarrolle sentimientos de inferioridad.

¿Qué se puede hacer?

Poner el foco en el proceso del propio niño e ir haciéndonos conscientes de sus propios avances y logros, independiente de lo que sean capaces de realizar los niños que la rodean. Debemos comprender que cada niño tiene su propio ritmo y su propio perfil de habilidades y competencias, por lo que compararlo con otros no le ayuda en absoluto.

7. Etiquetar a los niños.

A Pedro siempre le dicen que es un peleador, porque siempre le quita los juguetes a sus hermanos o los agrede. Cualquier llanto de los más pequeños de la casa es de inmediato interpretado como consecuencia de una agresión de Pedro, por lo que lo retan antes de preguntar qué es lo que ha pasado. Al final Pedro siente que todos esperan que él sea peleador, por lo que termina comportándose de ese modo ya que se asumió como tal.

¿Qué se puede hacer?

En vez de decirle “eres pesado”, decirle, “no puedes quitarle los juguetes a tu hermana, deber esperar tu turno”. Así el énfasis se pone en la acción a corregir y no en la debilidad de la persona. Decirles que "son" cierta cosa (peleadores, flojos, mentirosos, llorones) sólo los hace afianzarse en ese rol. Por ello es fundamental poner el acento en el cambio esperado y felicitar cualquier pequeño avance en esa dirección.

8. Hacerles las cosas que deberían hacer ellos

Rodrigo se acerca a su mamá con una duda respecto a cómo hacer un ejercicio de su tarea de matemáticas. Su mamá toma el cuaderno, le explica a la rápida y luego empieza a resolver el ejercicio ella misma, para continuar con los demás. Si Rodrigo recuerda a última hora que olvidó hacer su tarea, ella se la hace. Al final, Rodrigo siente que no es capaz de hacer las cosas por sí mismo y siempre espera que alguien las haga por él, desentendiéndose de su responsabilidad en ello. Irónicamente, su mamá se queja de que el niño es demasiado dependiente, irresponsable y flojo, sin ver que ella está causando la situación.

¿Qué se puede hacer?

Los padres deben entender que su tarea es acompañar y ayudar al niño en su desarrollo, no reemplazarlo o hacerlo por él. Pueden recomendarle soluciones, pero deben dejarlo intentarlas por su cuenta y equivocarse, por doloroso que sea verlo. La mamá de Rodrigo debió resolver su duda en la tarea de matemáticas, pero dejarlo aplicarla a él. Si Rodrigo olvidó hacer su tarea, debe dejarlo enfrentar las consecuencias. A medida que Rodrigo crece, debe ir cediendo espacios de independencia cada vez mayores.  

En definitiva, para que un niño pueda desarrollar una sana autoestima es fundamental que los padres acepten incondicionalmente a sus hijos, que tengan expectativas claras y aterrizadas de sus capacidades y que se desenvuelva en un ambiente de respeto y valoración.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
El Pol | 2014-11-13 | 14:04
9
Ayer participe de una charla de este estilo en el Colegio de mi hija, la psicologa fue muy eficaz presentando algo similar a esto, demostrando que como Papas estamos cometiendo muchos errores y que los problemas conductuales de los niños nacen y se desarrollan por culpa de como los tratamos. Me parece interesante recalcar que si bien el Sistema educativo, Proyecto Pedagogico e incluso la calidad docente, son fundamentales para formar personas con una Educacion de Calidad, todo nace en nuestras casas donde deberiamos esforzarnos por enseñar bien a nuestros niños, ayer aprendi que si mi hija es histerica y gritona es solo un reflejo de lo que hago yo como padre... como dijo la psicologa "Tu hijo no esta atrasado, tu estas atrasado".

No transmitamos estas cosas a nuestros pequeños.
responder
denunciar
apoyar
ofelia kiessling perez | 2014-12-09 | 00:12
0
Desde que soy madre, bueno después de años de esperiencia, aprendi a quedarme callada a veces, cuando lo que iba a decir no era lo correcto para que escuchen mis hijos de mi boca, o cuando lo que iba a hacer no era lo correcto para que mis hijos vean en su madre, como por ejemplo, gritonear a la cajera del supermercado porque no se apura o se equivoco, o hablar mal de la mama de los amigos de mis hijos, o como escuche muchas veces, quiero hablar con el jefe, no con una simple empleada, o que te crees tu si solo barres la calle, o tu papa es un idiota, todas esas cosas decimos y hacemos delante de nuestros hijos, yo lo he visto mucho y eso es lo que estamos criando , pequeñas replicas nuestras, y peor aun, malas replicas, sin valores, sin respeto, sin amor, sin piedad,deshumanizados e idiotas
responder
denunciar
apoyar
Jose Ignacio Zarate | 2014-11-13 | 14:37
4
No lo estoy haciendo tan mal despues de todo....
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2014-11-13 | 15:07
6
Difiero del punto 4: El esfuerzo vale la pena siempre y cuando llegues a un resultado correcto. Eso de "premiar por el esfuerzo" enseña a la gente a ser mediocre.
El ejemplo que dan es demasiado caricaturizado, pero les planteo: El niño estudia 3 días para la prueba y le va horrible. ¿Tengo que felicitarlo por el esfuerzo? Nop. ¿Tengo que retarlo por el esfuerzo? Nop. ¿Tengo que retarlo por la falta de resultado? Nop, pero debo indicarle que el esfuerzo no lo es todo. No hay que hacer las cosas por el niño, pero el mundo no premia los esfuerzos, sino que los resultados. Y lo mejor que aprenda desde chico a manejar la frustración de esforzarte y no lograr lo que quieres (Que pasa en la adultez a cada rato)

Mas que premiar el esfuerzo debemos los grandes enseñar a focalizar el esfuerzo. Si ordenó la ropa, pero guardó los zapatos en el lugar de las ollas, indicarle que está mal hecho, pero no de manera hostil. En este caso las cosas lúdicas ayudan mucho...

Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Andres Jofre | 2014-11-13 | 15:55
6
Pero ahi se habla de valorar el esfuerzo, no que se debe felicitar por que al niño le fue mal en la prueba despues de que estudio.

Felicitar por el esfuerzo y enseñarle a lidiar con la frustación son cosas diferentes.

Si se le enseña que si ve que no va a lograr nada sin aunque se esfuerze, talvez se acostumbra a eso y no se esfuerza en nada por baja autoestima.
responder
denunciar
apoyar
Nico . | 2017-01-12 | 17:52
0
hola!
hay que pensar que se trata de "valorar" el esfuerzo, no de decir que es siguiente
Es como decir: "Bkn! Ordenaste la pieza"
Y para la Próxima ordena con ella y enséñale como se hace.
Creo que si esperamos una acción/reacción especifica de los niños, hay que enseñarles cómo.
Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Nerdosauria | 2014-11-13 | 16:58
2
Si hay algo que me carga son las etiquetas: Este niño es un terremoto, es un diablillo, va a ser un barrabas, malilla, "dejalo si es el tontito porque no entiende nunca"... Recuerdo una vez estar tan enojada conmigo por algo que no hice bien, que me empecé a repetir "no importa, si total eres una mierda, UNA MIERDA"... Se que jamas fue la intención de mi madre -que no sabe esto-que yo llegara a pensar asi, pero o que uno le diga a un niño se graba en la piel.
responder
denunciar
apoyar
ofelia kiessling perez | 2014-12-08 | 23:54
0
igual, las etiquetas, un dia estaba trabajando en un colegio con niños de 6 y 7 años y un niño estaba peleando, era mi segundo dia, y le dije, para, porque estas peleando?, el me respondió, porque soy malo ?, y yo le dije, quien te dijo eso?, todos me dicen que soy malo, mi mama, mis hermanos, las tías, así que yo soy malo, y yo le dije, no, tu no eres malo, yo te he visto en el recreo, eres muy bueno, compartes tu colación, cuidas a tu hermanita, juegas a la pelota, eres un niño hermoso y bueno, yo creo que eres uno de los mejores del patio, y me miro y me pregunto ¿en serio tía?, yo le dije, si , y se fue muy feliz al patio a jugar y no recuerdo haberlo visto mas con esa rabia, con peleando con sus compañeros, estuve poco tiempo hay 2 meses, pero siempre se acercaba a abrazarme, y yo le decía, como esta el niño mas hermoso, y me decía, bien tía, los adultos hacemos cosas tan crueles con los niños, yo no entiendo como si somos supuestamente mas centrados.
responder
denunciar
apoyar
Arturo B. | 2014-11-13 | 18:07
7
Lo dije antes en otro artículo y lo vuelvo a repetir: los adultos deben dejar de evaluar y calificar a los niños desde la perspectiva de los ADULTOS, y recordar que debe ser desde la perspectiva del NIÑO. Se refleja muy bien en la frase de @paperluis: "lo mejor es que aprenda desde chico a manejar la frustración de esforzarte...". "Manejar", "frustración" y "manejar la frustración" son conceptos abstractos que aprendemos y comprendemos cuando ya somos ADULTOS (léase, adolescente pa'delante), NO cuando somos niños. En esa época comenzamos a aprender de las sensaciones que produce la frustración (sin entenderlas mayormente) y con la correcta guía de nuestros padres aprendemos "que es" la frustración y qué implica, y qué podemos hacer cuando aparece (quedarnos pegados, enfrentarla, esforzarnos para hacerlo mejor y que no nos pase de nuevo, aceptarla y esforzarnos para ser mejores, etc.). Mientras sigamos haciendo con los niños lo mismo que hacemos con los adultos, y los tratemos como niños para algunas cosas mientras para otras no ("es demasiado chico para hacer X cosa, pero no es demasiado chico para hacer Y cosa") les crearíamos menos confusiones y mayor facilidad de desarrollo, porque los adultos obligan a funcionar en modo de adulto a alguien que no tiene las herramientas ni nociones suficientes -aún- para ello.

Los niños aprenden a mentir porque los padres les muestran que decir la verdad siempre es un problema. Ejemplo:
"Mamá, estaba jugando hoy y rompí el jarrón que tenías en la ventana, lo siento"
Respuesta de la madre: castigo monumental, reto fuerte. La siguiente vez que rompa algo, no dirá nada porque por hacerlo, se llevo una puteada del porte del titanic. Obviamente tampoco implica que no pase nada y que se le felicite o algo así; pero se puede perfectamente llamar la atención y demostrar que lo que se hizo está mal y tiene consecuencias, y no por ello mermar al niño o llevarlo a que oculte información o la cambie porque la consecuencia será terrible. Como si los adultos que predican siempre con que no se debe mentir no mintieran nunca, cueck.
responder
denunciar
apoyar
Daniel Cifras | 2014-11-13 | 21:20
1
Soy el único que en un momento dado quiso ir y retar a todos estos ficticios padres?????. Me parece muy bien que se comenten errores que tipicamente pasan desapercibidos!!!
responder
denunciar
apoyar
Lorenzo Reyes | 2014-11-14 | 12:07
1
¡Muchas gracias por el artículo! para nuevos padres como yo este tipo de opiniones siempre es valiosa.

Ahora bien, no entiendo el mensaje en el punto 2:
Creo que hay muchas cosas que se omiten, pues el que la mamá la haya castigado y dejado sin TV no significa que no pueda haber enseñado que los errores puedes ser una fuente de aprendizaje. Me parece que la acción que se critica y la que se propone en contraposición no son contradictorias y ambas pudieron muy bien haber pasado al mismo tiempo.
Personalmente me parece que depende mucho primero del tipo de mentira, si la mentira es importante creo que se debe aplicar una medida para que entienda que eso no es aceptable. En mi pequeña familia la sinceridad está dentro de las prioridades de convivencia y el mentir es una ocasión para sentarse y decirle que eso no debiera suceder, es decir, no lo considero como un error.

Me sentí tan identificado con el punto 3 :P, ser un buen alumno en el colegio era pésimo en ese sentido T_T.

Que tengan un gran día! :)
responder
denunciar
apoyar
Ignacio Jofré Oliden | 2014-11-15 | 21:14
2
Respecto a lo del punto 2, y si entiendo correctamente lo que plantes, creo que puede haber un castigo por el error o en este caso la mentira, pero hay que tener cuidado en algo puntual. Si "Lorena" viene y me dice que me había mentido y la castigo, es vital una explicación y una recepción positiva; quizás un "me alegro que hayas confesado tu mentira, pero debes entender que por lo que hiciste tendré que darte un castigo" (dicho de forma cariñosa y afectuosa) siempre poniendo énfasis en que lo que estuvo mal, no fue confesar, sino el mentir. Ya que si castigo a un niño por revelar que me mintió sin una explicación clara de por medio, puede que este (mal) "entienda" que el castigo no es por mentir, sino más bien por confesar la mentira. Lo que en un futuro generara que Lorena piense 2 veces antes de confesar su mentira, más que pensar 2 veces si mentir o no.
Espero sirva para aclararlo un poco más
responder
denunciar
apoyar
Lorenzo Reyes | 2014-11-17 | 07:08
1
Totalmente de acuerdo ;), eso lo pondría en el artículo ;)
responder
denunciar
apoyar
ofelia kiessling perez | 2014-12-08 | 23:46
0
punto 2, para que andar con cosas si todos mentimos, pobre cabra chica, esta confesando con todo lo que significa reconocer que uno erro, lo que yo hago es preguntar porque lo hizo, lo mas probable es que me diga que por miedo o vergüenza a lo que yo responderé, no debes tener miedo a decir la verdad, debes tener miedo a mentir, no debes tener vergüenza de la verdad, sino de la mentira, prefiero que me digas una verdad y que asumas las consecuencias de lo ocurrido a que me digas una mentira, que yo tarde o temprano voy a descubrir, y voy a sentir mucho, porque vas a perder algo muy valioso, la confianza, que es muy difícil de conseguir, pero muy fácil de perder, luego le daría un abrazo, le diría lo mucho que la amo y lo complacida que estoy de tener una hija valiente que dice la verdad.
responder
denunciar
apoyar
ofelia kiessling perez | 2014-12-09 | 00:05
0
Para el punto 3 tengo un ejemplo muy puntual, mi hija y su amiga de toda la vida a los 7 años se metieron a gimnasia artística, marcela era exelente alumna y siempre se sacaba puros 7 era una genio y todos los trabajos le salían espectaculares, francisca mi hija era de 6 o 6,3 no mas y pésima para los trabajos manuales, empezaron en gimnasia juntas y francisca se convirtió en la estrella de la gimnasia y marcela, hacia los ejercicios, pero no sobresalía, hasta a veces se frustraba mucho, pasado el tiempo, mas menos 3 años, francisca destacaba mucho en gim y era reconocida por todos por eso y marcela era muy buena alumna y el perfil del colegio, un día ellas llegaron a la conclusión que no se puede ser el mejor en todo, que ambas tenían sus potencialidades y que lo importante era reconocerlas y no por no ser la mejor marcela dejaría gimnasia y francisca seguiría esforzándose en la escuela para mejorar, hay padres que fuerzan a sus hijos para ser los mejores en todo, y eso es muchas veces imposible, por eso ellos se frustran, porque es casi ilógico ser bueno para todo es mucha presión para un niño.
responder
denunciar
apoyar
Jose Mandujano | 2014-11-16 | 15:38
0
leyendo este articulo... creo que tiene razon, no tuve esos tratos mas niño, mejor no tener hijos y listo, asi evito hacer un futuro joven que le desvalorizan sus acciones, tiene problemas de timidez, etiquetado siempre, nunca he escuchado realmente un felicitaciones almenos en los trabajos que he estado.

prefiero mejor no tener hijos y seguir, a pesar de todo.
saludos
responder
denunciar
apoyar
Pamela González | 2014-11-17 | 13:06
0
Hay alguna "guía para tíos"? Mis sobrinos tienen 4 y 2 años respectivamente. Desde que nació el más chico mi suegra y mi cuñada sólo retan al mayor porque se pelea con el chico (el mayor obviamente está celoso) y nadie trata de entender cómo se siente o de ayudarlo a procesar sus sentimientos. Siento que le exigen que se comporte como si tuviera 10 en vez de 4. Además el favoritismo de mi suegra por el más chico (es más regalón y gordito) es descarado.

Sé que no puedo meterme mucho, pero me gustaría ayudar de alguna forma. Yo sé que estas cosas pasan porque mi cuñada y mi suegra se ven sobrepasadas con los niños, pero me siento mal cuando veo la cara de "nadie me comprende" de mi sobrino.
responder
denunciar
apoyar
ofelia kiessling perez | 2014-12-09 | 00:26
1
Que pena que pase eso en tu familia, lo que pasa es que no hay una persona que este encargada de la crianza, que en este caso debiera ser la mamma, la suegra solo debiera apoyar, pero sobrepasadas 2 mujderes con 2 niños, imposible yo criè a mis 3 hijos sola y nunca me vi sobrepasada o mas bien casi nunca, eso pasa cuando no hay reglas claras, y los niños deben aprender a respetarse desde peqeuños, sus espacios, sus cosas y sus afectos.
responder
denunciar
apoyar
Martín Torres | 2014-12-04 | 21:42
0
En mi opinión este artículo es una completa mentira (No es que mi opinión cuente...) Mis padres cometieron estos "errores" reiteradamente conmigo y la verdad es que yo me lo merecía, nunca fui un buen hijo ni un buen ser humano, todo fue culpa mía, soy una basura, una completa basura que no merece seguir viviendo. El punto es que estos supuestos errores no me afectaron de ninguna forma.
responder
denunciar
apoyar
María Vásquez | 2014-12-06 | 13:55
0
Pues a mí el articulo me parece muy cierto, en mí caso mi madre me obligaba a estudiar muchísimo para ser siempre el 1er lugar del curso, no se me permitía llegar a mí casa con notas menores a 6 y cuando esto sucedía me retaban mucho o me castigaban, nunca valoro mis esfuerzos, y nunca me felicito por las buenas notas tampoco, lo cual fue generando un stress en mi, a lo largo del tiempo esto repercutió en mi personalidad, me volví una persona muy tímida y sumisa, siempre esperando cumplir con las expectativas de mi madre y cuando no podía hacerlo me sumergía en una terrible depresión y angustia, mis padres se fueron percatando de ello y decidieron llevarme al psicólogo, el cuál le recalco lo mismo que sale en articulo.
responder
denunciar
apoyar
ofelia kiessling perez | 2014-12-09 | 00:19
0
Eso es muy triste, muchos padres creen que sus hijitos son conejillos de indias,experimentos, cajitas perfectas, son felices cuando escuchan en la reunion de apoderados que su hijo es el mejor alumno, las mejores notas, se sienten orgullosos de ellos mismos, su ego en su grado maximo, y si es el mejor en deporte mejor aun, y si tiene alguna otra habilidad es la conversacion preferida en las reuniones familiares, pero si comete un error en algun momento , se convierte inmediatamente en el indeseado, el que averguenza a sus padres, del que no se debe hablar, el que no merece nuestro amor y respeto, el que nos defrauda, y eso me enferma, cuando es en ese momento cuando mas necesitan de sus padres, porque por algo lo están pasando mal y hay esta nuestro trabajo, apoyarlo y tratar de comprender que le pasa, para mejorar la situación, hay esta el trabajo de los padres.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.