elongación, deporte, running, kinesiología, mitos
Imagen: César Mejías

4 mitos derribados sobre los beneficios de la elongación

El kinesiólogo Pablo Neira está seguro que elongar nos hace bien a la salud y se siente fantástico… pero no por las razones que tradicionalmente la gente cree. Hoy te contamos la verdad sobre los beneficios de la elongación, para que la próxima Maratón de Santiago llegues aún mejor a la meta.

Por Pablo Neira Stegmaier | 2018-04-09 | 11:00
Tags | elongación, deporte, running, kinesiología, mitos
Elongar en sí no es malo, pero los beneficios tienen que ver con otros factores, diferentes a los que habitualmente se piensa. Elongar se siente bien, de hecho, ese es uno de los principales puntos por el cual muchos lo hacemos.
Relacionadas

La mayoría de quienes tienen incorporado en su rutina semanal el hacer deporte, lo saben: ¡hay que elongar! Pero, ¿para qué?, ¿por qué es importante? Hay muchos mitos asociados a los beneficios de este vital “ritual” de los deportistas.

Hoy en El Definido queremos hablar sobre la importancia de “estirar los músculos”, especialmente para aquellos que practican un deporte que últimamente se ha puesto de moda, el running (más popularmente conocido como “trote”) ¡Derribemos algunos de los mitos asociados a la elongación!

¡Elongar se siente bien!

¡Qué rico es despertarse en la mañana y estiraaarse! Doblar el cuello una vez que se está mucho rato sentado en el escritorio o pegarse un buen bostezo a media tarde con brazos extendidos. Una elongación bien hecha, ¿se siente bien, verdad? ¿Por qué?

Popularmente, se cree que se debe a varias razones, entre ellas:

- Es un buen calentamiento.

- Funciona como un tratamiento al dolor muscular y rigidez.

- Previene lesiones.

- Mejora la flexibilidad.

Lamentablemente, estas razones no han demostrado ser ciertas del todo, y en muchos casos, no nos sirven para mejorar el rendimiento en el running (o en otro deporte). Vamos a analizar estos puntos brevemente.

“Es un buen calentamiento”

A muchos no les gusta la parte del “calentamiento” antes de hacer deporte, ¡pero es muy necesaria! Lo que no saben, es que no puedes calentar tus músculos estirándolos, sino que hay otras formas. De hecho, la mejor manera de hacer calentamiento es realizar una versión más suave de la actividad que se quiera realizar después (por ejemplo, caminar rápido un par de cuadras antes de ponerse a hacer runnig). Incluso se ha visto que elongar antes de realizar una actividad, puede ser perjudicial.

Un estudio encontró que las rutinas de elongación previas a correr, “redujeron la capacidad de la musculatura de producir fuerza explosiva”, necesaria para realizar la actividad. Aunque esto es temporal, claramente va en la dirección contraria del calentamiento, cuyo objetivo es prepararnos para correr o el ejercicio que vayamos a hacer.

Por lo tanto, es poco recomendable elongar antes de una carrera, o de realizar una actividad de alto esfuerzo, pues al comienzo te sentirás más pesado y lento. Es mejor enfocarte en actividades que te preparen para la carrera, como el estiramiento dinámico realizado en movimiento y no de forma estática que es lo más clásico, buscando la movilidad de las articulaciones más que el estiramiento en sí mismo.

“Funciona como un tratamiento al dolor muscular y rigidez”

“Quedé entero machucao”, “¡me siento como viejito al moverme!”, “el día siguiente al ejercicio se siente todo”. Todas frases que quienes practican deporte alguna vez seguro han dicho, y quizás creyeron que la elongación los ayudaría a sentirse mejor.

Se trata de nuestro querido dolor post ejercicio, conocido por sus siglas en inglés como DOMS o dolor muscular de inicio tardío, que se produce tras realizar una actividad física que sea relativamente intensa para nuestro nivel de actividad, o, sobre todo, tras ejercicios poco conocidos para nuestro cuerpo. Suele aparecer generalmente a las 24 horas de realizado el ejercicio, pero depende de cada persona (por eso el día siguiente de hacer deporte es tan doloroso).

Muchos creen que el estiramiento hará milagros y permitirá que las molestias no aparezcan. Pero esto no es así, ¡no importa cuánto estiremos, si la actividad fue lo suficientemente intensa, estas molestias aparecerán igual! El masaje o el estiramiento pueden tener un efecto de alivio temporal, o, especialmente, de reducción de la sensación de fatiga post ejercicio, pero no harán que este dolor no aparezca.

Así que, si vas a ponerte a entrenar una actividad que nunca antes has hecho, ándate con cuidado y parte con una actividad suave. Y, obviamente, apróntate a sentirte “machucao”, porque nada lo va a evitar.

“Previene lesiones”

¡Evitemos lesiones cuidándonos adecuadamente! Y no creyendo que sólo con elongar, estas se disiparán.

Diferentes estudios nos muestran que el estiramiento no tiene efectos en reducir la aparición de lesiones. Muchos creen (erradamente) que las elongaciones aumentan la flexibilidad y nos ayudan a calentar, sin embargo, en el running y en otros deportes por mucho que estiremos, no vamos a prevenir lesionarnos. Incluso si somos muy agresivos con nuestros estiramientos, podemos producir alguna molestia, que es justo lo que queremos evitar.

Por lo tanto, si queremos prevenir lesiones, debemos preocuparnos de otros factores, como evaluar la cantidad de entrenamiento a la que nos estamos sometiendo, pues mucha carga de puede lesionarnos, y muy poca puede no producir las adaptaciones que buscamos. También es importante revisar nuestro historial de lesiones y manejarlas de forma adecuada, asegurándonos una cuota correcta de descanso (en base a la carga de entrenamiento). Por último, una buena rutina de calentamiento trae grandes beneficios, especialmente en el largo plazo.

“Mejora la flexibilidad”

Algunos sueñan con ser tan flexibles como muñecas de trapo o ponerse las piernas detrás de la cabeza, cual bailarina de ballet. ¿Para qué?

Ser más flexible puede ser útil cuando existe una limitación del rango de movimiento de alguna articulación. Sin embargo, cuando existen rangos normales, ser más flexibles no traerá mayores beneficios, incluso, aumentar la flexibilidad demasiado en el running u otros deportes, puede jugar en contra.

Estudios han demostrado que aquellos corredores que son más flexibles, pueden ser menos eficientes. Aquellos menos flexibles tienen un mayor almacenamiento de energía elástica en sus músculos, es decir, pueden hacer más con menos.

Muchas veces tenemos la idea equivocada de que mientras más flexibles, seremos mejores, pero la verdad es que solo necesitamos los rangos de movimientos necesarios para el deporte que practicamos. Si hay rango suficiente de cadera, rodilla y tobillo, no es necesario para el running aumentarlos al máximo, por ejemplo. Quizás sólo sea necesario trabajar aspectos como la fuerza o el control en esos rangos de movimiento.

Entonces, ¿elongar es malo?

Para nada, elongar en sí no es malo, pero los beneficios tienen que ver con otros factores, diferentes a los que habitualmente se piensa. Elongar se siente bien, de hecho, ese es uno de los principales puntos por el cual muchos lo hacemos.

También puede ser útil en pausas laborales, pues ayuda a relajar la zona elongada mientras nos permite cambiar de posición, lo que trae beneficios para el cuerpo. Además, colabora a aliviar nuestro sistema nervioso en particular, que se encuentra permanentemente sometido a estímulos que lo activan, como el café, el ejercicio o la luz artificial.

Por otra parte, en rutinas como el yoga y algunas prácticas como el qi gong, el beneficio viene asociado a la intención del ejercicio, como la conciencia corporal, por nombrar algunos. Sólo hacer por hacer, aunque trae beneficios, no tiene el mismo efecto que ponerle conciencia. Eso es lo que, por ejemplo, diferencia al yoga de los simples estiramientos.

Como sugerencia en general, te recomiendo realizar la práctica de elongación después de tu rutina de entrenamiento o de running, como una ayuda para relajar la musculatura que se trabajó, pero evitando forzar al máximo las articulaciones, pues esto tampoco ayudará. Lo ideal es buscar un punto de un estiramiento suave y controlado, no exigiendo demasiado a los tejidos que estamos estirando.

Espero que este artículo te ayude a entender cómo aprovechar mejor los estiramientos, y a ordenar tus entrenamientos de la mejor manera J

¿Elongas? ¿Cuándo y para qué?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Javiera Velasquez | 2018-04-16 | 17:59
0
Siempre me estiro, pero por gusto xD
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.