constructividad, consejos, críticas

Verdades de destrucción masiva

¿Existe una verdad única o sólo percepciones? ¿Por qué y para qué criticamos? ¿Cómo hacerlo de manera que provoque los cambios que queremos?

Por Alfredo Rodríguez @AlfreoRodriguez | 2013-07-17 | 09:06
Tags | constructividad, consejos, críticas

Desde pequeños nos han enseñado que en la vida hay que decir la verdad. Aunque duela. En la teoría suena simple y bonito, pero en la práctica es muy fácil ofender a alguien, meterse en una pelea e incluso perder un amigo. 

Es que cuando tu señora o polola te pregunta “¿Cómo me veo con este vestido?”, el responder “Te ves gorda” rara vez es una posibilidad, aunque así se vea. Entonces, a la hora de los quiubos ¿qué se hace? ¿se miente descaradamente? ¿u optamos por maquillar, suavizar u ocultar la verdad para hacerla más digerible?

¿Es tan verdad?

Recuerdo una vez que fui con mi señora donde una nutricionista. La mujer nos hizo un estudio muy completo que incluía el saborear un pedazo de papel especial. Después de probarlo nos preguntó: “De 1 a 10 ¿qué tan amargo lo sentiste?”. Yo respondí 1, pero mi señora casi vomitó. Yo no podía creerlo. Resultó que incluso algo tan “objetivo” como el sabor de un material, también depende de la persona que lo está probando.

Desde ese día no dejo de preguntarme si es tan válido esgrimir que las cosas “son objetivamente así” sólo porque yo o un grupo las ve, escucha, prueba o entiende de esa forma. Tampoco es que yo ahora relativice todo lo que se opina, pero, desde ese día, tengo en cuenta lo mucho que puede influir nuestra percepción a la hora de entender la realidad. Porque una “verdad”, por más universal que nos parezca, siempre será “nuestra verdad”. Entonces ¿qué sentido tiene decir nuestra opinión?

¿Para qué decir algo?

El hombre se comunica para generar cambios, tanto en él como en su entorno. Si entendemos la comunicación desde esta perspectiva, la pregunta de fondo es qué cambio queremos generar al expresar nuestra opinión. 

Es común encontrarnos en la calle, en la TV y más aún en las redes sociales, con los terroristas de la verdad: agentes preocupados de pregonar sus certezas sin importar a quién ofenden, qué peleas generan o por encima de quién tengan que pasar, siempre defendiendo su agresiva forma de comunicación con frases como “la verdad duele” o “lo siento, pero es verdad”. Muchas veces me sorprendo a mí mismo cayendo en esa actitud soberbia en la que me dedico a desparramar verdades sin preocuparme de a quién afecte. Y cuando analizo el por qué caigo en esas actitudes me doy cuenta que, aunque me siento movido por un supuesto ideal de justicia, al final no es más que una forma de desahogo personal o un intento de vanagloriarme a través de mi opinión. Es por esto que, si lo que realmente queremos es aportar con nuestra perspectiva, no basta con lanzarla al público como si se tratara de una bomba de racimo. También tenemos que preocuparnos de la manera en la que la transmitimos.


Qué, cómo, cuándo, dónde y quién.

¿Queremos aportar con nuestra opinión? Entonces preocupémonos de la forma en la que la comunicamos, teniendo como objetivo maximizar el aporte. Para esto, es importante que antes de abrir la boca (o posar nuestros dedos sobre el teclado) nos hagamos las siguientes preguntas:

¿Qué vamos a decir? Porque uno no anda por la vida diciendo todo lo que piensa, sobretodo cuando no se nos ha preguntado nuestra opinión. ¿Qué sentido tiene decirle “eres feo” a alguien que consideramos feo? ¿Conseguimos algo constructivo diciéndolo? Es importante entonces, en primer lugar, saber qué vamos a comunicar, dependiendo de qué queremos lograr.

¿Cómo lo vamos a decir? No se trata de ablandar el discurso, se trata de entender que la forma en que se dicen las cosas cambian drásticamente su impacto. Ser demasiado blando con alguien que está actuando con soberbia puede hacer que el mensaje le resbale, mientras que ser demasiado duro y ofensivo con alguien que ni siquiera conocemos puede generar rechazo al mensaje que quieres entregarle.

¿Cuándo y dónde lo vamos a decir? ¿Sacar los trapitos sucios en medio de una reunión familiar o salir solos a tomarse un café? ¿Comentar públicamente por twitter o mandar un correo privado? El medio y el momento en el que se entrega una opinión habla mucho de tu intención (constructiva o destructiva) a la hora de expresarte. Ser atinado y oportuno es clave a la hora de generar el impacto que se quiere. 

¿Quién debería decirlo? Aunque nos cueste aceptarlo, muchas veces no somos la mejor persona para decir algo, porque el emisor de cierta información juega un papel clave a la hora de interpretarlo. A veces, para comentarle algo conflictivo a los suegros, es mejor recurrir a la señora: Ella sabe mucho mejor cómo hablar con sus papás y en caso de que se genere un conflicto, ella tendrá muchas más herramientas para solucionarlo. Otras veces en cambio, es mejor hacerlo uno mismo, porque la cercanía de la señora con sus papás le puede quitar autoridad. Lo importante es entender que el impacto del mensaje siempre cambia dependiendo de quién lo transmite.

Denuncia o aporte.

A fin de cuentas, la clave para no ser innecesariamente ofensivo o conflictivo a la hora de expresar nuestra opinión, es tener claridad respecto a qué queremos conseguir al expresar nuestro punto de vista. Para mantenernos constructivos es importante actuar de forma clara, sencilla y empática. Esto no quita que podamos ser duros, directos y sinceros, pero velando no sólo por la emisión de nuestro discurso, sino también por su recepción. 

Porque así como una idea mal expresada puede ser una verdadera bomba atómica que sólo producen dolor y conflicto, una idea bien expresada puede ser una semilla que genere unión, permita abrir nuestras mentes y a corto o largo plazo, dar sabrosos frutos. Lo importante no es el mensaje, es lo que consigues al transmitirlo.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Rodrigo Arriagada | 2013-07-17 | 10:06
5
Es simple, la verdad es relativa, según el punto de vista. Como todas las cosas.
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 10:58
4
Que raro, yo pensaba que la relatividad de la verdad era algo 100% objetivo... jajaja...
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-07-17 | 10:09
15
Degraciadamente, la mayoría de las veces las discusiones derivan en una guerra de egos y se trata de "ganar el argumento" o, peor aún, "dejar callado" al otro, en lugar de convencer y -lo más importante- aceptar que también puede ser uno el convencido.

Efectivamente, tratar de meterle una idea a la fuerza en la cabeza al otro es la peor forma de intentar convencerlo de algo. Cuanto más sienta una persona que le imponen una idea, menos dispuesto estará a aceptarla. Por eso , lo más estratégico es proponerla como una opción, ojalá partiendo de decir algo como "yo pienso que" o "a mí me pasa que", así es menos impuesta.

Otra sugerencia es contar una historia. Las historias son muy buenas porque ilustran un problema desde una perspectiva y -si se eligen bien- hacen que el oyente se haga su propia idea, entonces, para cuando explicas tu punto, el ya está de acuerdo, porque el arribó a la misma conclusión por su cuenta.

Por último, y muy importante, criticar es la peor forma de provocar cambios, porque suele poner a la gente a la defensiva y hacerla obstinarse en su posición. Al igual que cuando se entrena a cualquier animal, si uno quiere lograr un cambio, premiar las actitudes positivas es mucho más eficiente que castigar las negativas. Un sincero agradecimiento y un halago inflan el ego y hacen que la persona sea más propensa a hacer la cosa de nuevo.
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 11:06
3
Otra técnica es regalar chocolates. Con chocolates puedes cambiar el mundo. xDDD
responder
denunciar
apoyar
JJ Miranda | 2013-07-17 | 10:21
1
Me recordó a los tres filtros de Sócrates, una práctica que intento llevar todos los días. Ahora intentaré agregarle el Qué? cómo? cuándo? dónde? y quién?
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 11:07
0
¿Que filtros? ¡Cuenta, cuenta!
responder
denunciar
apoyar
JJ Miranda | 2013-07-17 | 11:38
10
Cuenta la historia que en una ocasión a Sócrates lo visitó un amigo para contarle un chisme que a su vez le contaron sobre otro amigo mutuo. Sócrates lo interrumpió y le preguntó a su amigo si él había aplicado la prueba de los tres filtros a quien le narró el la historia:
-Los tres filtros? no sé que es eso
-Entiendo, entonces permíteme aplicártelo a ti. Lo que vas a contar de nuestro amigo… es verdadero?
-No lo sé
-Bien... lo que vas a contar de nuestro amigo, es bueno?
-Definitivamente no
-Lo que me vas a contar de nuestro amigo, me es útil?
-No… no creo que te sea útil
-Entonces... si lo que me vas contar de nuestro amigo no es verdadero, ni es bueno y tampoco me es útil…, para qué me lo vas a contar?

Con esas tres sencillas preguntas Sócrates demostró que:
* la Verdad será superior a la mentira,
* la Bondad será mejor que la maldad, y
* la Utilidad estará sobre la inutilidad de las cosas o eventos del diario vivir.

A grosso modo es como lo recuerdo
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 11:51
0
Buenazos los filtros! Los aplicaré!
responder
denunciar
apoyar
C. M0R31R4 | 2013-07-17 | 15:35
8
Jajaja... esa historia es muy buena, pero yo me sabía un chiste sobre esa historia.

Después de que Sócrates le dice a su amigo: -Entonces... si lo que me vas contar de nuestro amigo no es verdadero, ni es bueno y tampoco me es útil…, para qué me lo vas a contar?


Moraleja: Si le vienen con un cuento escúchelo igual, porque Sócrates nunca supo que su señora lo cagaba.
responder
denunciar
apoyar
JJ Miranda | 2013-07-17 | 18:05
0
Cuenta la historia que en una ocasión a Sócrates lo visitó un amigo para contarle un chisme que a su vez le contaron sobre otro amigo mutuo. Sócrates lo interrumpió y le preguntó a su amigo si él había aplicado la prueba de los tres filtros a quien le narró el la historia:
-Los tres filtros? no sé que es eso
-Entiendo, entonces permíteme aplicártelo a ti. Lo que vas a contar de nuestro amigo… es verdadero?
-No lo sé
-Bien... lo que vas a contar de nuestro amigo, es bueno?
-Definitivamente no
-Lo que me vas a contar de nuestro amigo, me es útil?
-No… no creo que te sea útil
-Entonces... si lo que me vas contar de nuestro amigo no es verdadero, ni es bueno y tampoco me es útil…, para qué me lo vas a contar?

Con esas tres sencillas preguntas Sócrates demostró que:
* la Verdad será superior a la mentira,
* la Bondad será mejor que la maldad, y
* la Utilidad estará sobre la inutilidad de las cosas o eventos del diario vivir.

A grosso modo es como lo recuerdo
responder
denunciar
apoyar
Pamela González | 2013-07-22 | 15:30
1

No pasa el tercer filtro, saber que su señora lo engaña SÍ ES útil :P
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Murga | 2013-07-24 | 02:29
0
Pero esos tres filtros eran desde el punto de vista del amigo de Sócrates. ¿Y si eran útil par Sócrates pero no para quien contaba el cuento? ¿Ah?¿O si Sócrates lo consideraba bueno, pero su amigo no? Porque no todos calificamos de bueno, verdadero o útil las mismas cosas.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Victor Hammersley | 2013-07-17 | 10:41
7
Aqui es donde aparece el término Asertivo, un poco manoseado ya. Que en el fondo tiene que ver con decir las cosas en el momento y oportunidad preciso, con el estado de ánimo adecuado para entregar un mensajey también para recibirlo. No se puede dar consejos en caliente.
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 11:09
3
Totalmente. No hay nada peor que escribir un mail enojado...
responder
denunciar
apoyar
JJ Miranda | 2013-07-17 | 11:41
5
"No prometas nada cuando estés feliz y no respondas cartas cuando estés molesto"
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 11:51
0
Sastamente!
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Martínez | 2013-07-17 | 10:49
1
Excelente columna.
Quisiera aportar con un video hecho por Remis Ramos en donde se habla acerca de la "argumentación" que creo que complementa muy bien el artículo.

http://www.youtube.com/watch?v=yYIIo4aSZbo&feature=share&list=UUwpaAuJ_aHgWaLBQlOiugAg
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Martínez | 2013-07-17 | 10:50
3
Perdón, el link es el siguiente: http://youtu.be/yYIIo4aSZbo
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-07-17 | 11:09
2
Buena! Voy a echarle una mirada!
responder
denunciar
apoyar
Eduardo López | 2013-07-20 | 18:00
1
Sobre lo de las percepciones,existe una conversación en uno de los mejores libros jamás escritos, el Restaurante al fin del mundo (segundo libro de la trilogía de cinco libros que conforman la guía de autoestopista intergaláctico, de Douglas Adam) entre Zarniwoop y el sujeto que rige al universo:

"Zarniwoop sacó algunas notas del bolsillo. Bueno - dijo -, usted rige el Universo, ¿no?
-¿Cómo puedo saberlo? (dijo el hombre). Zarniwoop tachó una nota en el papel.
-¿Cuánto tiempo lleva haciéndolo?
-Ah - contestó el hombre -, es una pregunta sobre el pasado, ¿verdad?
Zarniwoop lo miró perplejo. Eso no era exactamente lo que él esperaba.
-Sí - repuso.
-¿Cómo puedo saber - manifestó el hombre - que el pasado no es una ficción inventada para explicar la discrepancia entre mis sensaciones físicas inmediatas y mi estado de ánimo?"
...
"- ¿Y le piden que tome decisiones por ellos? - prosiguió Zarniwoop -. ¿Acerca de la vida de la gente, de los mundos, de economía, de guerras, de todo lo que pasa ahí fuera, en el Universo?
- ¿Ahí fuera? - dijo el hombre -. ¿Ahí fuera, dónde?
- ¡Ahí fuera! - exclamó Zarniwoop, señalando a la puerta.
- ¿Cómo puedes saber si hay algo ahí fuera? (dijo cortésmente el hombre) La puerta está cerrada"
...
"- ¡Pero usted sabe que ahí fuera hay todo un Universo! - gritó Zarniwoop -. ¡No puede eludir sus responsabilidades diciendo que no existen!
El soberano del Universo reflexionó durante largo rato mientras Zarniwoop temblaba de ira.
- Estás muy seguro de tus hechos (dijo al fin el habitante de la cabaña) Yo no podría confiar en el razonamiento de un hombre que da por sentada la existencia del Universo.
Zarniwoop siguió temblando, pero guardó silencio.
- Yo sólo tomo decisiones respecto a mi universo (prosiguió el hombre en voz baja). Mi universo son mis ojos y mis oídos. Todo lo demás son rumores. "

responder
denunciar
apoyar
Eduardo López | 2013-07-20 | 18:01
0
Ah, y sobre otra cosa. Recuerdo que hay un dicho, que una imagen vale más que mil palabras.
Lo considero algo erróneo, puesto una imagen carece de lo más importante, el contexto, y sin el contexto una imagen no tiene más valor que el anecdótico.
responder
denunciar
apoyar
Rubén Lema | 2014-12-12 | 16:17
0
wooow...Tengo ese libro en mis esenciales para leer, creo que subirá en el ranking...
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.