empresas, jefes, empleados, personal, relaciones, productividad, oficinas
Imagen: Gojko Franulic

¿Cómo es un buen jefe? Seis actitudes que te transformarán en uno

Un buen jefe se ve en los detalles, y estos seis son los más importantes (¡También aplican para colegas!)

Por Magdalena Cárcamo @manecarcamo | 2015-08-24 | 11:38
Tags | empresas, jefes, empleados, personal, relaciones, productividad, oficinas
"Los jefes arriba del pony ya pasaron de moda. Así es que vayan bajándose rápido del equino y ensúciense las manos sin pudor"
Relacionadas

He tenido varios jefe/as en mi vida y podría decir que la suerte me ha acompañado. De muchos he terminado siendo amiga e incluso algunas de mis jefas hasta me han prestado su tarjeta de crédito para comprar. Eso es amor profundo.

¿Qué diferencia a un buen jefe de uno malo? Bajo mi punto de vista no son los MBA, ni los doctorados, ni lo glamoroso de su Linkedin. Los buenos jefes de los malos jefes se diferencian en puras tonteras. Pero esas tonteras tan importantes que hacen que seas un empleado feliz o uno con instintos asesinos permanentes.

Así es que si tu carrera está ascendiendo más que el dólar y te salen corazones por los ojos cuando ves esa oficina que podría ser tuya, piensa que ser jefe no sólo implica un tono de voz más alto, mayor cantidad de ceros en tu cuenta corriente y una mamá orgullosa. Transformarse en un buen jefe involucra ciertas exigencias que deberías considerar.

Los buenos jefes contestan los mails

Aparte de los bocinazos para avisar que llegaste a una casa, otra actitud que me molesta profundamente es que no me contesten los mails. Y si es un jefe… PEOR. Porque uno se siente tan lúser como el pobre Absalón de Manos al Fuego. Hay veces que la Gertrudis que una lleva dentro se inspira y manda un correo maravilloso con el título: “GRAN PROYECTO 2016”. Horas de desvelo, creatividad nivel Virginia Demaría en el diseño del power point y escoliosis crónica por el rato que pasaste frente al computador craneando tamaña iniciativa. Lo envías, la ansiedad te domina y aprietas F5 cada quince segundos para ver su reacción, sin embargo, NO PASA NADA. 20 días después cuando ya pediste hora al siquiatra por problemas de autoestima, te llega la tan ansiada respuesta y es un gélido: “Ok, gracias”. Armonyl a la vena y con justa razón.

Los buenos jefes, en cambio, responden rápido, aunque sea un preciso “Estoy full ahora, pero veámoslo esta semana”. Y eso es porque saben que su primer y más importante cliente es el interno (qué bonito me sonó eso).

Los buenos jefes son copuchentos

A los buenos jefes les importa si a tus niños los premiaron en el colegio, te da la tarde libre si tienes una pena de amor, se da cuenta cuando te teñiste las canas, te ayuda a buscar el perro que se te perdió y se sabe el nombre de tu compañero de isapre. Todo eso pasa porque es preguntón, interesado, observador y sapo. Ese jefe que parece vivir en Saturno y que se vanagloria de no saber ningún cahuín de la oficina lo está haciendo pésimo. Si no conoce a las personas, sus alegrías y conflictos ¿cómo va a sacar lo mejor de ellas?

Los buenos jefes son sinvergüenzas

No se asusten. Con esto no quiero decir que les gusten las malas prácticas o sean más chantas que ex ejecutivos de La Polar. Con este punto me voy al origen de la palabra y me refiero que NO TIENEN VERGÜENZA y están dispuestos a hacer el trabajo que sea con tal de sacar adelante el desafío propuesto. El buen jefe lava loza si hay que hacerlo, baja cajas de un camión y es capaz de mudar a una guagua con rotavirus si el objetivo lo amerita. Sabe que frente a la presión, el espíritu de equipo es fundamental y que no hay espacio para divos. Los jefes arriba del pony ya pasaron de moda. Así es que vayan bajándose rápido del equino y ensúciense las manos sin pudor.

Los buenos jefes hacen el trencito

No seamos tan literales. Capaz que usted es jefe y odia bailar el trencito en los matrimonios. De hecho yo también. El tema es que a los buenos jefes los conocemos fuera de la oficina. Va a los happy hours, lleva el hielo en los malones, conoce las tallas internas (no todas obvio, porque varias lo deben aludir a él o ella) y el equipo no se inhibe cuando llega a un carrete. Nadie empieza a hablar en castellano antiguo, ni deja de comentar el último capítulo de Maldita Moda. En resumen, el buen jefe permite que sus empleados no tengan que andar vendiendo la pomá las 24 horas.

Los buenos jefes retan con discreción y defienden con escándalo

Una virtud intransable de un buen jefe es que sea un amante de la verdad. Que ese jefe que tanto respetas, te diga que tu presentación fue más fome bailar con el hermano en un matrimonio se debe agradecer infinitamente. El tema es cómo y cuándo te lo dice. El buen jefe es atinado, no te humilla frente a tus compañeros y es enemigo acérrimo de retar con el famoso CC en los mails (con copia a toda la compañía) Por otra parte, cuando ve que su equipo está siendo cuestionado de manera injusta, hasta Fernando Villegas parece dulce al lado de él y cuando el condoro es real, pone la cara estoico por su gente y asume con heroísmo y elegancia.

Los buenos jefes te corrigen el CV

El buen jefe no es celópata, ni posesivo con la movilidad laboral. Es tan generoso y bien intencionado, que es capaz de ayudarte a buscar pega cuando sabe que no puedes crecer más en el trabajo actual y se alegra genuinamente cuando te llegó una oferta que a todas luces es mejor. Te organiza la despedida con dedicación y sabe que gran parte de que hoy seas reconocido en el mercado se debe a su capacidad para sacar lo mejor de cada uno de sus subalternos. Por lo tanto, un triunfo tuyo aunque implique abandonarlo, él lo siente como propio y lo celebra de corazón.

¿Qué más caracteriza a un buen jefe?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-08-24 | 12:39
9
Y uno muy importante: empodera a sus empleados, les deja tomar decisiones y manejar sus horarios.
responder
denunciar
apoyar
Ptx ... | 2015-08-25 | 14:51
2
Eso depende de la maduración del equipo de trabajo y de las competencias técnicas del equipo,
es raro que el artículo trate a los equipos de trabajo como si fueran todos iguales,
a veces solo se componen de jóvenes padawanes que deben ser liderados por un jefe más presencial, a veces el equipo se compone de seniors con experiencias, que no les vas a explicar la rueda, donde si les puedes dejar manejarse solos, lo mismo con las competencias, según ello se les puede dejar tomar más decisiones.
responder
denunciar
apoyar
Loreto Vásquez | 2015-08-26 | 10:15
0
si PTX, yo soy jefe. Tengo 60 personas a mi cargo, de ellos algunos funcionan solos, realmente no hay que decirles nada, es más ellos me presionan a mi!, las amo inmensamente por su espectacular autosuficiencia, además de ser buenas personas....., pero...PEEEERO....hay otros que hay que andar con el látigo detrás. Hay de todo...como es tu jefe contigo es también cómo eres tú como trabajador.
responder
denunciar
apoyar
Max Muñoz | 2015-08-24 | 12:52
4
Jefe te ganaste un Jumbito.... jajajaj /*espina mode on :P*/. Ahora en serio, muchas veces los buenos jefes se ven demonizados por las paupérrimas opciones que entrega la compañía.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2015-08-24 | 12:54
2
Un buen jefe:
- Se da el tiempo de enseñar algunas cosas.
- Deja que sus empleados tomen decisiones, felicitando si estuvo correcta y ayudando a corregir el cagazo si fue mala.
- Confía en sus empleados, pero tampoco es tarado y cree todos los cuentos. (Vamos, a nadie se le muere la abuela 4 veces al año)
- No vende al equipo delante de su jefe... menos lo culpa de lo ocurrido
- Orienta en la vida laboral... y es seco, hasta en la personal
- No teme al pelear las decisiones con sus empleados (cuando ya discutir es poco), pero no lo toma como afrenta personal.

He tenido en mi vida laboral 3 jefas y un jefe, siendo el peor este último, porque no cumplía NINGUNA de las características que se mencionan en el artículo.

Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-08-24 | 13:26
1
¿Qué? ¿¡No se le muere la abuela 4 veces!? >_< ¡¡DEMONIOS!!
responder
denunciar
apoyar
Claudio Flores | 2015-08-24 | 13:22
5
Lamentablemente los jefes en Chile están lejos de ser así. Aunque estos últimos años se han visto más comúnmente.
Creo que un jefe jamás debe dejar de ser empatico, en cada uno de los puntos mencionados se deja entre ver en mayor o menor medida la empatia.
A tus punto agregaría:
- Sabe que hay vida antes y después del trabajo, el tiempo fuera de este es oro para todos.
- Entiende que la gente tiene distintas creencias, gustos, estilos de vida, formas de ser; que si mientras no perjudiquen sus funciones, son absolutamente respetables.
- Las personas con las que trabaja son... Personas, se enferman, no siempre van a sentirse bien, tienen problemas más allá de un archivo o correo, etc.
- No sea pelotudo, muchos nos cambiamos de pega no porque esta sea mala, si no porque el jefe lo es.
responder
denunciar
apoyar
Marcello Romo | 2015-08-24 | 13:43
3
Magdalena, me gusta tu forma de decir las cosas, es entretenido, achilenado... aunque no siempre entiendo las alusiones a programas de TV???.
Dices cosas ciertas y con gran "ChispeZa"... !!!
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Cárcamo | Colaboradora | 2015-08-24 | 14:10
3
jajajaj gracias Marcello! Consumo mucha TV y por eso hay veces que no se me entiende ni jota!
saludos!!
responder
denunciar
apoyar
Jorge Fuentes | 2015-08-24 | 14:07
4
Tengo la grata experiencia de liderar un equipo desde unos 4 años (+ -) y como era mi "primera vez" al principio me aterraba y tenía un montón de dudas sobre como manejar algunos temas y situaciones, finalmente es una pega doble: hacer tu trabajo y mantener unido al equipo y motivado; y debo reconocer que he aprendido un montón de mis anteriores jefaturas (buenas y malas) y he ido descubriendo que el tema de la cercanía es clave, eso te permite que todo el resto sea fluido: transmitir conocimiento, apoyar en las decisiones, motivar en los momentos complicados, darles libertad para decidir y manejar sus tiempos y que no abusen de la confianza.

Como recomendación: mantenerse sincero, no creerse el cuento y siempre estar abierto a aprender, sobre todo de tus colaboradores, leer harto sobre temas como motivación, liderazgo, etc., ir a "todos" los cursos que tu empresa haga al respecto o a los que puedas asistir por tu cuenta, en fin, hay que tomarlo como un ámbito más de tu formación profesional y no confiar en que te las vas a poder por tu cuenta.

Gracias por tu artículo Magdalena.

Jorge.

responder
denunciar
apoyar
Magdalena Cárcamo | Colaboradora | 2015-08-24 | 14:09
0
Gracias a ti! Muy buenos consejos Jorge :)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-08-25 | 09:50
2
Lo más importante que he aprendido aquí, es que uno tiene que escuchar antes de hablar.
responder
denunciar
apoyar
Isidora Varela | 2015-08-24 | 14:47
5
Otra cosa que caracteriza a un buen jefe: que SIEMPRE pague a tiempo o que tenga una muy buena razón para su tardanza. No se imaginan la cantidad de veces que me han exigido pega y no me han pagado ni 1 por ella. Y qué lata irse en mala por exigir lo correcto :/
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Cárcamo | Colaboradora | 2015-08-24 | 14:48
3
Osea MÍNIMOOOOO
responder
denunciar
apoyar
Rafael Fribla Castro | 2015-08-24 | 14:47
4
Dos puntos más:

No creer que son dueños de la verdad y aceptar ideas y/o comentarios de todos: Muchas veces he visto (y me ha tocado) que se han propuesto ideas o mejorar algún tema y la respuesta es no sin justificación (o derechamente ignorar la idea o mejora). Lo único que se logra con esto es que nadie quiera aportar nada y desmotivar a todo el equipo.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-08-24 | 15:12
1
a mi ex jefe todos lo odiaban, pq como eramos los que teniamos las lucas, obvio que sentian odio parido...... pero para mi siempre fue un buen jefe. Yo manejaba mis horarios, tenia hasta tele en mi oficina y cuando no tuve con quien dejar a mi perro, partio conmigo a la oficina a trabajar. Aprendi mucho mucho y siempre me dejo poder hacer mi pega. Otra cosa, siempre me "obligo" a aprender como se hacian las cosas (ahora me peino con el SII), creo que si bien era poco empatico para las criticas y su forma de tratar a los demas, conmigo nunca fue asi. En general me han tocado buenos jefes (menos una que era bipolar(de verdad, terapia, medicada)), me han dado libre cuando me vieron mal, me felicitaron cuando lo merecia, y bueno, lo de la jefa loca lo dejamso para otro capitulo pq era como vivir en la dimension desconocida.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-08-25 | 09:52
0
Por ahí asomó otro tip: NO SEA BARRERO. El jefe debe tratar a todo su equipo como tal. Mostrar favoritismo es la mejor manera de ganarse el odio de todos.
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-08-25 | 12:06
0
jajaja si!!! lo bueno es que por mi manera de ser nunca sufri el desprecio de otras personas, solo de la espinita de la oficina que al ver que ella no lograba encajar con la jefatura me pegaba sus miradas de indiferencia con truenos y relampagos.
responder
denunciar
apoyar
Damián | 2015-08-24 | 15:29
2
Más allá de todo lo planteado, el buen jefe es aquel que te respeta, y te considera como persona. El que si cometiste algún error primero pregunta como estás y así comprender aquellos aspectos que pueden estar afectando tu desempeño. El que te agradece y te reconoce aquellos pequeños detalles que a desde afuera se toman como "obvios". Que tiene claridad que hay aspectos más importantes que el trabajo como la salud y la familia. El que con humildad está dispuesto a recibir sugerencias, opiniones y observaciones de parte de sus colaboradores, pudiendo hacerlas parte de sí en pos del bienestar de todos
responder
denunciar
apoyar
Paloma Gonzalez | 2015-08-24 | 22:17
1
Excelente columna magdalena. Un jefe con habilidades blandas es lo que se valora hoy!!!
responder
denunciar
apoyar
Catalina Miralles | 2015-08-25 | 08:39
4
Puedo decir con el mayor orgullo del mundo, que mi padre es uno de los mejores jefes del mundo!!
Cada frase que leía me recordaba a él, cuando iba de visita a su trabajo, recuerdo ver siempre en su oficina una caja con una carita feliz colgada en la pared, abajo, miles de carteles de memes pegados para subir el ánimo, y el joven que no tenía ventana cerca, tenia en cambio un bello dibujo de un paisaje, tras una ventana. Siempre que subía las escaleras los escuchaba reír tirando tallas sobre todos, y como tenían un balcón al lado de su oficina, tenían hasta una mesa de ping pong para pasar los ratos libres! Y mi padre, siempre animando a todos en sus trabajos, asumiendo los errores, ayudando a corregirlos, aconsejando a todos con sabiduría, tanta era la confianza de su equipo, que aún hoy los que ahora trabajan en otras empresas lo llaman para salir a carretear o juntarse a hablar y hasta pdir consejos!

He de decir que solo aproveché esta columna para poder presumir al mejor jefe y padre del mundo jajaja.. Ojalá todos siguieran un ejemplo similar!
responder
denunciar
apoyar
alejandro millan | 2015-08-25 | 12:43
0
como jefe respeto y valoro, escucho y aplico las iniciciativas reconociendo los derechos de autor o autora. me preocupan legitimamente las vidas de las personas en la amplia gama de alegrias y penas, con todo el intermedio que pueda haber.

y como regla general no comparto con la gente de la oficina mas allá del horario laboral, fuera de ahí aparecen amigas y amigos, pololas y familia. Creo que los trabajadores y trabajadoras necesitan espacios íntimos para pelar, desahogarse o echar la talla. Sigo a Humberto Maturana cuando declara "Las relaciones laborales por su propia construcción jerárquica no son relaciones sociales"
responder
denunciar
apoyar
Chris L. | 2015-08-25 | 13:00
2
En mi experiencia pasada como jefe, la verdad es que sufrí bastante dentro del puesto (estaba en una posición con mucha exposicion - soporte de aplicaciones en TI), por diversas razones tales como inmadurez de mi parte (tenía 27 años y estaba haciendo mis primeras armas en el mundo laboral como Ingeniero en Computacion, a pesar de que llevaba mucho tiempo realizando otras labores administrativas), la "diversidad" de personas que componian el área (nos juntaron a varios que haciamos lo mismo y me dejaron a mi como jefe - por tener el título) lo que al principio generó muchos roces y me costo mucho ganarme el respeto de mis compañeros. Estaba lleno de inseguridades y las criticas hacia la el equipo (y mi gestion) arreciaban desde todas partes de la empresa (que eramos flojos, siempre entregabamos los proyectos tarde, que no entendiamos, etc. etc. etc.), así que tuve que dejar mis sentimientos de lado y trabajar en los temas que nos separaban como equipo, por lo que programabamos al menos una salida al año (sobretodo para el 18), les hacia un pequeño presente de mi parte (sin estar obligado a hacerlo), nos reuniamos cada semana y procuraba saber en que estaban ellos en su vida personal, solo para acercarme y vencer la muralla que habia entre ellos y yo. Asumí la defensa del equipo frente a las criticas de afuera y trataba de lavar la ropa sucia dentro del área.

Fueron 3 largo años donde al final presente mi renuncia (mi vida personal se habia ido al carajo y ya no tenia fuerzas para seguir allí), pero cuando me iba, me di cuenta de que todo lo trabajado habia valido la pena: tenia el respeto de mi equipo, a pesar de todas las dificultades habiamos implementado los proyectos de manera exitosa, mis pares - otros jefes - y gerentes apreciaban mi trabajo y me quedé con un sabor de boca de que no había sido tan mala experiencia.

Hoy en dia, si bien no tengo una posicion "oficial" de jefatura, si tengo que coordinar a distintas personas, y mi relacion actual con mi jefe es de respeto mutuo, donde aplico los mismos conceptos que se mencionan en la nota - ser sincero, conocer a la gente con la que trabajas, ser empatico, etc - y ademas le agregaria el saber decir que NO (aca se ve como algo malo), ser franco y directo (no encontraran una version de mi distinta a la que me conocen), el criticar con argumentos y velar por que siempre se pueden hacer mejor las cosas.

Perdon por el papiro, pero la nota me recordo lo que fue esa experiencia, y si hay alguien que le pueda servir, enjoy!!.

A los jefes "nuevos" que estan sufriendo en sus puestos, les puedo decir que siempre se puede!!, sean uds mismos y veran como todo se resolvera mas temprano que tarde.

Un abrazo a todos!
responder
denunciar
apoyar
Gabriel Montenegro | 2015-08-25 | 15:03
0
Con todos estos consejos de convivencia que publican en El Definido me imagino que el trabajo de equipo que tienen ustedes debe ser del paraíso.
responder
denunciar
apoyar
María José Salazar | 2015-08-30 | 09:59
0
Primero, ame la ilustración de la nota!!!
Y segundo, esta nota me viene como anillo al dedo. Llevo un mes ejerciendo una jefatura (mi jefa anterior renunció, y me dejaron a mi mientras deciden a quien oficializar en el cargo) y la verdad no ha sido tan terrible como me imaginaba. Se que me he mandado algunos cóndores memorables, pero, haciendo la raya para la suma, ha sido más positivo que negativo.
Voy a poner en práctica estos consejos, a ver como me va... Y voy a intentar que mi jefa también lea esta nota
responder
denunciar
apoyar
Ma. Anabel Lillo M. | 2015-09-01 | 07:54
0
Perdón!!! Apreté denunciar sin querer... :(
responder
denunciar
apoyar
Javier Ureta | 2015-08-31 | 19:33
0
Muy buena la nota! Eso sí, muchas veces uno como jefe da la oportunidad a sus colaboradores de poner en práctica su proactividad, y dejar que ellos sean quienes propongan nuevas ideas que aporten valor. Sin embargo, hay muchos trabajadores que no tienen esta mentalidad, y lo único que quieren es tener claro lo que tienen que hacer, y cumplir las horas de trabajo indicadas en el contrato. Lamentablemente, en estos casos uno tiene que estar encima y cumpliendo el rol de un jefe vigilante y dictador. Quizás hay jefes que parecen serlo, pero que en el fondo se esfuerzan en mantener en el lugar de trabajo a esa persona, manteniendo la esperanza de que a la larga cambiarán.
responder
denunciar
apoyar
Miguel Vega García | 2015-08-31 | 23:29
0
Creo que hay algo que se les esta quedando afuera a todos, y a mi modo de ver, es muy importante: Un buen jefe tambien debe saber ser, llegado el momento, un buen subalterno.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.