Imagen: Marco Villar

La revancha de Bikesantiago: ¿tiene lo necesario para destronar a Mobike? (Parte 2)

Continuamos nuestra comparación de los dos principales servicios de bicicletas públicas de Santiago. ¿Cuál será el veredicto final?

Por Marco Canepa @mcanepa | 2019-03-27 | 07:00
En pocas palabras: las Bikesantiago son espectaculares. Lo primero que me llamó la atención al tener una en mis manos, fue lo liviana que se siente.
Relacionadas

En la primera parte de este artículo, revisamos los precios, sistema de inscripción, cobertura y disponibilidad de los dos principales servicios de bicicletas públicas de Santiago. Ahora toca bajar a terreno y evaluar las dos cosas más importantes para los usuarios: las bicicletas mismas y la app que las controla. ¡Vamos allá!

Bicicletas – Diseño, comodidad y seguridad

Ya cubrí en detalle las bicicletas de Mobike en el artículo que escribí en octubre; pero resumiendo, se trata de bicicletas pesadas pero resistentes, pensadas para el maltrato diario, con buenos frenos y campanillas potentes, además de contar con luces, pintura reflectante, ruedas macizas antipinchazos y un canastillo de baja profundidad. En la parte trasera llevan un mecanismo de cierre que se activa mediante un código QR que se lee con la app del servicio, pero que se debe cerrar manualmente al finalizar el viaje.

Actualmente existen cuatro modelos:


Modelos iniciales: resistentes, bajas, lentas.


Los dos modelos básicos, que fueron con los que se inauguró el servicio, son las bicis más “carne de perro” de diseño crudo, pesadas, lentas, sin cambios (utilizan cardán en lugar de cadena) y con sillines demasiado bajos que las vuelven incómodas y cansadoras. En general, solo son recomendables para tramos cortos. Mi impresión es que la mayoría de los usuarios del servicio han aprendido a evitarlas en la medida de lo posible. Entiendo que Mobike no quiera retirarlas de servicio, cosa que tendría un costo enorme, pero bien podrían reemplazar sus sillines por unos con tubos más largos para hacerlas algo menos incómodas.


La “chirimoya alegre”, liviana, cómoda, lenta.


El tercer modelo, recién incorporado cuando escribí mi columna anterior, es hasta el día de hoy mi favorito. Cariñosamente le digo la “Chirimoya alegre” porque a diferencia del resto, sus colores son blanco y naranja en lugar de plateado y naranja. En su favor está que el asiento se puede subir hasta una altura decente, con un sistema de palanca muy sencillo de usar y que es la más liviana de las cuatro, lo que hace los viajes largos más llevaderos. Su único problema es que no cuenta con cambios, por lo que es bastante lenta (aunque no tanto como las antiguas), lo que no importa mucho cuando vas de subida, pero sí se nota bastante en los tramos de bajada, donde pedaleas como desesperado mientras todo el mundo te adelanta.


“Goliat”, grande, pesada, rápida.

La última adición a la flota de Mobike, que entró en servicio a fines del 2018, busca resolver todos los problemas de sus antecesoras: se trata de una bicicleta más grande, con cadena y cambio de tres velocidades, que permite alcanzar mayor velocidad que sus pares. La altura de su sillín se regula automáticamente con solo tirar de una palanca, y a diferencia de las otras bicicletas de la flota, el asiento es bastante alto, tal vez demasiado, porque incluso en su configuración más baja quedas a considerable distancia del suelo, por lo que las personas de poca estatura pueden tener dificultades usándola. Muchos consideran este modelo el mejor de toda la flotapero en su contra está que es extremadamente pesada, lo que conspira contra la velocidad de pedaleo.

Por su parte, Bikesantiago llevó adelante una renovación total de su parque de bicicletas. Como recordarán de mi columna de octubre, las primeras eran grandes y pesadas, propensas a las fallas y con muy malos frenos, pero en su favor estaba el ser "rápidas" (comparadas con Mobike), cómodas y con un muy amplio canastillo. ¿Qué tal las nuevas?


Las nuevas Bikesantiago de Tembici: livianas, cómodas, rápidas... ¿pero durables?

En pocas palabras: son espectaculares. Lo primero que me llamó la atención al tener una en mis manos, fue lo liviana que se siente en comparación con las Mobike, pese a su grueso marco. Además, la altura del sillín se puede regular para cualquier estatura, con un tubo cuyo recorrido alcanza fácilmente los 40 centímetros. Otra sorpresa fue el canastillo que, aunque a la distancia aparentaba ser completamente inutilizable, es de hecho mucho más práctico que la estructura rígida de las Mobike, ya que cuenta con un par de gruesos elásticos regulables que permiten “abrazar” tus posesiones y asegurarlas contra saltos y golpes. Su sistema de cambios de tres velocidades las pone a la par con el modelo más avanzado de Mobike, pero gracias a su cuerpo liviano, resulta mucho más agradable pedalear en el cambio más rápido.

El mismo recorrido que sentía pesadísimo en las Mobike, en Bikesantiago lo hago sin esfuerzo. Por su parte, la potencia de frenado resulta ideal y gracias a sus neumáticos gruesos y rellenos de aire, el viaje se siente mucho más suave que en las de su competencia. La cadena y ruedas están bien protegidas con un amplio cubrecadenas y tapabarros, y cuentan con luces LED traseras y delanteras.

Por el lado negativo, puedo mencionar la posición del sillín, cuya inclinación hacia adelante me pareció un poco incómoda (no es regulable), y el sistema de ajuste de altura del sillín, cuyo broche puede ser bastante duro y difícil de abrir o, por el contrario, soltarse con facilidad y provocar que incluso cerrado se baje el asiento (mismo problema que aquejaba a las bicis del servicio anterior). Para agregar sal a la herida, el tubo tiene una línea vertical al centro para alinear el sillín a la bici, pero la famosa línea no está correctamente alineada, así que debes dejarla ligeramente a la izquierda del centro para que tu sillín quede realmente centrado, una tontera, pero activa todos mis TOC. Otro problema es la minúscula campanilla que es completamente inútil para llamar la atención de peatones y automovilistas distraídos (aquí un video demostrativo).

Pero fuera de estos detalles, moverse en una Bikesantiago es un verdadero placer.

Veredicto: Para mi sorpresa, Bikesantiago se queda fácilmente con esta categoría, al menos mientras sus bicicletas sigan funcionando como corresponde y Mobike no sume un nuevo modelo más “light”. Ganador: Bikesantiago.

Bicicletas – Mantención

Cuando escribí mi columna de octubre, las bicicletas de Mobike eran demasiado nuevas como para dar un veredicto sobre la calidad del mantenimiento que estaban recibiendo. Ahora, con un año de uso, puedo decir que, aunque han perdido su lustre inicial, la mayoría de las Mobike siguen funcionando de manera impecable. Aunque puedan tener daños menores y ruiditos molestos, muy rara vez me he encontrado con alguna que sea totalmente inutilizable (cuando ha ocurrido, habitualmente se trata de una falla reciente o un acto de vandalismo). Las fallas son la excepción y no la regla.

Lo anterior, en parte, gracias al sólido diseño de las bicicletas, a sus ruedas antipinchazos y al excelente sistema de reporte de daños que incorpora la app, que permite avisar de cualquier defecto, quedando la bicicleta bloqueada en espera de reparación.

En cuanto a Bikesantiago, las bicicletas están demasiado nuevas como para hacer una evaluación categórica, pero pese a su poco tiempo de uso, ya es posible ver algunas de las fallas que plagaban a sus antecesoras: en dos ocasiones seguidas me tocaron bicis cuyas gomas (grip) del volante se habían soltado y giraban sin control, y ya me he topado con frenos cortados, cambios rotos o que no pasan, y sillines que son casi imposibles de bajar o subir (por fortuna no me ha tocado ver ruedas pinchadas, que era una plaga en el servicio anterior). En todo caso, estos siguen siendo casos excepcionales, aunque más frecuentes de lo esperable a estas alturas del partido.

Al igual que Mobike, Bikesantiago también permite reportar fallas, pero esto se hace presionando un botón con dibujo de llave de tuercas en el dock de la bici, pero este no da ninguna señal de haber sido activado, lo que me deja la duda de si siquiera funciona.

Y hablando del dock, otra falla que me he encontrado recientemente tiene que ver con sus paneles para ingresar el código para liberar la bicicleta. En más de una ocasión me he encontrado con botones que no parecen funcionar correctamente, ya sea porque no registran bien que han sido apretados o, al contrario, registran dos “clic” cuando solo los apretaste una vez. Esto, obviamente, es bastante frustrante y lo empeora el hecho de que no haya ninguna pantallita donde ver qué números has ingresado, por lo que siempre estás en la duda de si te equivocaste tú, falló un botón o la bicicleta simplemente está bloqueada por otro motivo.

Veredicto: Por el momento voy a dar el beneficio de la duda a Bikesantiago, que recién está poniendo en marcha sus servicios, y declarar un empate, pero lo dejo en observación. Actualizaré este punto en un par de meses, cuando la película esté más clara. Ganador: empate.

Aplicación

Mobike no ha introducido cambios significativos a su app desde mi última evaluación, y francamente, casi no los necesita. Se trata de una app completísima, que permite localizar bicicletas cercanas (las bicis con cardán aparecen como un punto con un grueso círculo naranja, mientras que las con cadena tienen un círculo blanco con una franja naranja delgada); reservar bicicletas hasta 15 minutos antes de usarlas y hacerlas emitir un sonido para encontrarlas más fácilmente; abrir el candado de la bicicleta mediante código QR (incluso activa la linterna si está oscuro); llevar el tiempo y distancia recorridos en tu viaje; ver el área de operación del servicio; avisar de daños o fallas de bicicletas; ver historial de viajes; calcular calorías consumidas y CO2 ahorrado con tus viajes; y recargar o cambiar tu plan.

Mis únicas quejas tienen que ver con su lentitud para cargar información, el exceso de auto-publicidad, que en algunas ocasiones incluye banners intersticiales que no puedes cerrar por varios segundos (lo que resulta especialmente frustrante cuando te promocionan un plan trimestral siendo que tú ya tienes contratado el plan anual); y que el mapa es bastante lento para cargar las bicicletas cercanas y no siempre funciona. Esta última es tal vez la carencia más frustrante de la app: necesita desesperadamente de un botón “buscar” o “refrescar” para que renueve rápidamente el mapa con las bicicletas disponibles; porque aunque debería hacerlo de manera automática, esto simplemente no ocurre como el 50% de las veces y hay que estar moviendo el iconito de un lado a otro hasta que la app “despierta” y hace la bendita búsqueda.


Algunas de las múltiples funciones de la app de Mobike. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: búsqueda de bicis, reporte de fallos, área de servicio, reserva de bicicleta, registro de viajes con calculadora de distancias, calorías y huella de carbono, y sistema de pago.

Por el lado de Bikesantiago, aunque su nueva app resulta un paso adelante respecto a su antecesora, sigue siendo bastante básica en sus funciones. Consiste principalmente en un mapa de estaciones mejorado (ahora permite ver simultáneamente el número de espacios y bicicletas disponibles en cada dock desde la visión general), un sistema de pago en línea y una herramienta para desbloqueo de las bicicletas.


La app de Bikesantiago: mapa de estaciones, detalle de estación, desbloqueo y modo de pago.

Fuera de eso, la información es bastante pobre. Baste decir que una vez que liberas una bicicleta con el código que te da la app, debes manualmente presionar un botón avisándole que el desbloqueo funcionó (no sé para qué); y una vez que te pones en marcha no aparece ninguna información sobre tu viaje; simplemente vuelves al mapa principal. Esto, obviamente, te deja lleno de dudas: ¿cuánto tiempo llevo en uso?, ¿cuánto tiempo de uso me queda?, ¿se cerró el viaje correctamente?, ¿si no aviso que se desbloqueó, qué ocurre? El único feedback que recibirás será un correo en tu casilla de email con un resumen de tu viaje cuando lo hayas finalizado, pero si no se cerró correctamente el viaje al dejar la bici, probablemente solo te enterarás cuando lleves acumuladas varias horas de sobretiempo.

En este punto, Bikesantiago tiene bastante que mejorar aún.

Veredicto: Mobike gana sin contrapeso.

Postventa / Servicio al cliente

Por el momento no me pronunciaré sobre este tema, ya que solo cuento con información anecdótica sobre problemas del nuevo servicio de Bikesantiago (que son completamente normales en una puesta en marcha). Desde Tembici me aseguran que los problemas de su antecesora no se repetirán, y señalan como garantía de esto último su amplia experiencia administrando servicios en 15 ciudades de Brasil y en Buenos Aires.

Por el lado de Mobike, hasta el momento no he tenido incidentes que me hayan hecho poner a prueba su servicio de posventa (lo que, en todo caso, es bueno en sí mismo).

Sí puedo decir que ambos servicios ofrecen cuentas de Twitter muy activas para ir respondiendo en línea las consultas y reclamos de sus usuarios.

Así que los invito a contar sus experiencias en los comentarios para ir completando esta sección.

En definitiva: ¿Con cuál me quedo?

Ya está. El conteo nos deja con dos categorías en manos de Bikesantiago y cuatro en manos de Mobike (más una empatada), pero en cuanto Bikesantiago concluya su expansión territorial, una de las categorías cambiará de manos y nos encontraremos ante un empate entre ambos servicios. Buenas noticias para Tembici, que se vuelve un rival potente y una opción viable de transporte.

¿Con cuál me quedo yo? Personalmente, si solo dependiera de las bicicletas, me quedaría con las de Bikesantiago por su comodidad, pero viendo el servicio como un todo, resulta evidente que Mobike es el ganador en las categorías que más importanEs que el poder tomar una bicicleta en la puerta de tu casa y dejarla en la puerta de tu trabajo, y poder realizar viajes de hasta dos horas a una tarifa súper conveniente, simplemente no tiene comparación con tener que estar saltando entre estaciones, a veces muy a contramano, en tramos de 30 minutos.

Pero sobre gustos no hay nada escrito y lo mejor para los usuarios es que exista variedad. Esperemos ahora que ambas empresas expandan su cobertura a otras comunas y ciudades, porque nuestro medio ambiente realmente lo necesita.

¿Has probado estos servicios? ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Cuál prefieres?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Ramón Farias | 2019-03-27 | 17:16
0
Estoy esperando (y ojalá asi suceda) que Mobike se expanda hasta Maipú para poder utilizar el servicio, ya que el hecho de que Bikesantiago solamente te permite utilizar 1 hora y despues debes esperar 15 minutos para volver a utilizar no me sirve mucho, además con la actualización de las nuevas estaciones de BikeSantiago, actulamente estan llegando solamente a la Estación Central
Muy buen articulo
responder
denunciar
apoyar
Eduardo Salgado | 2019-03-30 | 21:00
0
Muy buen artículo, realmente genial para poder tomar una decisión.

Después de leer ambas partes y tomando en cuenta el uso que le voy a dar, me quedo con Mobike. Creo que algo que Marco comentó es la principal ventaja : puedes hacer un tramo de ida /vuelta en locomoción colectiva y otro en bicicleta, lo que da absoluta libertad para desplazarse.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.