Mobike, Bikesantiago, servicio, bicicletas, transporte, bici, santiago
Imagen: César Mejías

ACTUALIZADO - La revancha de Bikesantiago: ¿tiene lo necesario para destronar a Mobike? (Parte 1)

El primer servicio de bicicletas públicas de Santiago se vio obligado a una renovación total para mantenerse vigente ante la arremetida de la empresa china Mobike. ¿Será suficiente? Pusimos a prueba el nuevo servicio para descubrirlo.

Por Marco Canepa @mcanepa | 2019-03-26 | 07:30
Tags | Mobike, Bikesantiago, servicio, bicicletas, transporte, bici, santiago
Aunque por ahora ambos servicios cuentan con buena disponibilidad de bicicletas, lo que debería declarar como un empate, existe una enorme diferencia en cuanto a la densidad de cobertura que Mobike ofrece con respecto a Bikesantiago.
Relacionadas

ATENCIÓN: Hemos actualizado el contenido de este artículo para reflejar los cambios que ha tenido el servicio de Bikesantiago desde su publicación original en marzo de 2019.

En octubre de 2018, escribí un artículo titulado “Mobike vs. Bikesantiago, ¿quién gana la guerra de las bicicletas públicas?”, en el que comparé extensivamente ambos servicios, desde el diseño y mantención de las bicicletas, pasando por su cobertura geográfica, hasta su estructura de tarifas y servicios de posventa, ejercicio que dio como categórico ganador a Mobike en casi todas las categorías, excepto cobertura geográfica.

Sin embargo, ya en ese entonces Bikesantiago como lo conocíamos vivía sus últimos días, ya que la brasileña Tembici acababa de adquirir el 100% de la compañía para renovar por completo el servicio, cosa que finalmente ocurrió el 1 de febrero de 2019, cuando se puso en marcha la primera etapa de su nuevo servicio, con 80 remozadas estaciones con sus respectivas bicicletas, en cuatro comunas de la capital: Vitacura, Providencia, Santiago Centro y un pequeño sector de Independencia, a las que se han seguido sumando otras en meses posteriores (el objetivo es llegar a un total de 3.500 bicicletas y 350 estaciones en más de 14 comunas, al nada despreciable costo de 12 millones de dólares, según la empresa).

Por su parte, Mobike, que suma ya 300.000 clientes y más de 2 millones de viajes en su primer año de vida, tampoco se ha dormido en los laureles, incorporando nuevos modelos de bicicletas y, desde el 4 de marzo, ampliando su servicio a parte de la comuna de Santiago.

Así pues, llegó la hora de poner a prueba el nuevo y mejorado Bikesantiago y ver si tiene lo necesario para destronar a su competencia. ¡Combatientes, a sus esquinas!

Inscripción

En mi revisión anterior, Mobike ganaba cómodamente esta categoría con un sistema de inscripción 100% digital, la que se realiza en su totalidad a través de su app para iOS y Android, con cargo a tarjeta de crédito. Todo el proceso es bastante expedito y se completa en solo un par de minutos, siendo su única debilidad la falta de información específica sobre las condiciones del servicio previo a su contratación.

Si bien hay un documento de “términos y condiciones” que uno puede leer antes de completar el registro, el mapa de cobertura del servicio no se señala en ninguna parte y tampoco hay modo de contratar los planes trimestrales y anuales desde el principio; de hecho, su existencia ni siquiera se menciona, pues inicialmente solo se te ofrece la suscripción mensual y la alternativa de prepago (las otras alternativas solo aparecen si cortas el plan mensual en los últimos días previos a su renovación. Bastante poco intuitivo). Aunque existe una web específica para Chile (www.mobike.com/cl), esta solo contiene información genérica, sin mención a precios o áreas de servicio, e incluso su blog no se actualiza hace seis meses.

Una vez contratado el servicio, puedes acercarte inmediatamente a una bicicleta, apuntar la cámara al código QR del volante o del candado trasero, esperar que se abra, y ponerte a pedalear.

En definitiva, salvo por la falta de información, el proceso de ponerse en marcha con Mobike es tan sencillo como hacerse cliente de Uber, Cornershop o cualquier otro de estos servicios centrados en apps.


Mobike (izq) funciona mediante una aplicación de celular y un código QR en cada bicicleta. Bikesantiago (der) requiere ingresar un código provisto por la app o insertar una tarjeta en sus estaciones

Bikesantiago, por su parte, vivió una renovación completa. Si antiguamente todo el proceso era presencial y engorroso, con firma de contrato, fotocopias y entrega de una tarjeta física de por medio, hoy en día todo se puede hacer en un santiamén a través del sitio web Bikesantiago.cl o de su nueva app, “Bike Itaú” disponible para iOS y Android (aquellos que tienen instalada la app antigua “Mi Bikesantiago” deben desinstalarla, pues está obsoleta).

Al igual que en el caso de Mobike, su app tampoco hace el mejor trabajo a la hora de entregar información útil sobre las condiciones del servicio a sus clientes, pero por fortuna toda la información de tarifas, reglas y área de operación, se encuentra claramente explicitada en la web, donde también puedes elegir desde el principio el plan que prefieres. Incluso, si no quieres usar la app para desbloquear las bicicletas, puedes solicitar una tarjeta de usuario, a un costo de $3.000, la que se enviará a tu casa. Si bien por ahora el modo de pago está restringido a tarjeta de crédito, la web indica que en algún momento del futuro se activará también la opción de pago con cargo a cuenta corriente o cuenta vista, lo que es una buena noticia para quienes no tienen acceso a crédito. (Se eliminó de la web toda mención a otros medios de pago).

Cabe destacar que, dados los graves problemas de gestión de su antecesora, para dar inicio a su nuevo servicio Bikesantiago hizo “borrón y cuenta nueva” con sus usuarios, por lo que incluso si ya estabas inscrito en el servicio antiguo, o tenías alguna deuda pendiente o saldo a favor en tu cuenta, deberás registrarte nuevamente y partir desde cero. Si tenías dinero a favor en tu cuenta, supuestamente te enviarán un código promocional para acceder a un plan gratuito, aunque he oído algunas críticas sobre códigos que no funcionan. Por mi parte, recibí un código para activar un mes gratis que funcionó sin problemas, pero cuando traté de activar el servicio pagado, la app insistía en pedirme la tarjeta de crédito una y otra vez sin realizar nunca la transacción; finalmente tuve que pedir que me activaran el servicio por Twitter; pero me activaron el plan mensual en lugar del anual y ahora debo esperar a la fecha de renovación para hacer el cambio. Lejos de lo ideal.

Una vez contratado el servicio, debes acercarte a una estación o “dock” e ingresar tu tarjeta o pedir un código de desbloqueo de seis dígitos a través de la app y luego ingresarlo en el teclado contiguo a la bicicleta para que la libere.

Veredicto: Originalmente había concedido este punto a Bikesantiago, por contar con mayor información a la hora de contratar el servicio, pero sus problemas con el sistema de pago me hicieron cambiar de opinión. Creo que ambos servicios tienen temas que mejorar en este punto, así que... Ganador: empate.

Cobros, precios y tiempo de uso

Como mencioné anteriormente, Mobike tiene dos modelos de uso: prepago y suscripción.

En el caso del prepago, puedes cargar $3.000, $10.000, $15.000 o $20.000 a tu cuenta, a los que se descontarán $399 por cada uso de sus bicicletas por tramos de 20 minutos. Este plan no expira, por lo que mientras tengas saldo, puedes usar el servicio, sin importar cuánto tiempo haya pasado desde que hiciste la carga de dinero.

En cuanto a la suscripción, esta puede ser mensual, trimestral o anual, y sus tarifas van desde $6.490 mensual, $17.990 trimestral o $49.990 anual (aunque frecuentemente se ofrecen descuentos para los planes de más larga duración. Por ejemplo, mi plan anual costó solo $32.990). Cualquiera de estos planes te da acceso a una cantidad ilimitada de viajes, cada uno de máximo 2 horas.

Como ya dije, las opciones de plan trimestral o anual no se ofrecen inmediatamente, sino recién cuando toca renovar tu plan mensual.


Tarifas Mobike

Bikesantiago, por su parte, apostó por una estructura de precios ligeramente rebajada respecto a la de su antecesor, con planes mensuales ($6.300), semestrales ($30.990) y anuales ($59.990), con la sola novedad: ahora existe también un plan diario de $2.990.

En cuanto al tiempo de uso, está limitado a solo 30 minutos por viaje para los planes diarios, mensual y semestral, y a 60 minutos en el caso de plan anual. Cada minuto adicional de viaje te costará $17 (o $10 en el caso del plan anual) y ya no puedes “renovar” tu viaje con solo estacionar tu bicicleta y volver a sacarla. Ahora debes esperar 15 minutos para volver a sacarla sin que se cuente como parte del mismo viaje.


Tarifas Bikesantiago

Veredicto: Si se trata de uso casual, el plan de prepago de Mobike resulta mucho más conveniente que el plan diario de Bikesantiago, ya que te cobra por cantidad de usos, no por día. Y en cuanto a las suscripciones, si bien los planes mensual y semestral de Bikesantiago son algo más económicos que los de Mobike, la limitación de tiempo a solo 30 minutos por viaje los vuelve poco prácticos para recorridos largos. En cuanto al plan anual, Mobike no solo es más barato, sino que además te permite usar sus bicis el doble de tiempo. Así que, ganador absoluto: Mobike.

Cobertura / Área de servicio

Mobike tiene actualmente cobertura en siete comunas: Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, La Reina, Ñuñoa, Providencia y Santiago Centro, aunque estas últimas vienen con un gran asterisco, ya que hay amplias zonas donde la app te prohíbe estacionar, como el barrio Bellavista, varias zonas alrededor del eje Tobalaba, el sector que rodea a Plaza Italia, el casco histórico de Santiago y cualquier área al poniente de Autopista Central o al sur de Santa Isabel.

Macarena Vial, gerenta de marketing de Mobike, explica a El Definido que las limitaciones zonales en Santiago Centro se decidieron para evitar entorpecer el flujo peatonal y vehicular en una zona que es muy densa, y además a que aún se encuentran en etapa piloto, evaluando el comportamiento de los usuarios y necesidades de reposición de bicicletas.

La empresa ha señalado que tiene intenciones de seguir expandiéndose incluso a otras ciudades como Valdivia, pero no se han indicado plazos para ello. A favor del plan de expansión, está que Chile fue uno de los primeros países en volverse rentables para la empresa fuera de China, así que el sustento económico está.


Área de servicio Mobike en marzo de 2019.

Bikesantiago, por su parte, ya casi completó su proceso de renovación, habiendo activado en solo tres meses sus servicios en 13 comunas de la capital: Santiago, Providencia, Vitacura, Independencia, Estación Central, Lo Prado, Recoleta, San Miguel, San Joaquín, La Florida, Ñuñoa, Maipú y Macul. La única comuna pendiente es Lo Barnechea, pero debería quedar funcionando dentro de este mes. 

Mapa de estaciones de Bikesantiago en Mayo de 2019

Veredicto: En la versión anterior de este artículo tenía a Mobike como ganador de este punto, pero habiéndose cumplido la expansión de Bikesantiago, queda claro que es este último el servicio con la mejor cobertura geográfica. Ganador: Bikesantiago.

Disponibilidad en el área de servicio

Tras seis meses como usuario de Mobike, puedo dar fe de que la disponibilidad de bicicletas en su área de servicio es excelente. Obviamente, dado que las bicis se mueven con sus usuarios, hay ciertos horarios y sectores en que es más difícil encontrar bicicletas que en otros (especialmente hora punta), pero hasta el momento, casi nunca me he quedado a pata. En el peor de los casos he tenido que caminar un par de cuadras para conseguir una. De gran ayuda es la opción de reservar una bicicleta hasta 15 minutos antes de usarla, para evitar que alguien te la gane cuando ya vas camino a tomarla (aunque, en mi opinión, este plazo debería limitarse a cinco minutos para evitar abusos). Eso sí, en los últimos meses he apreciado que está costando cada vez más pillar bici, tal vez porque la expansión a Santiago Centro incorporó muchos nuevos usuarios y la flota aún no se ha ampliado acorde a la demanda. Esperemos que este sea solo un problema transitorio.

Por su parte, todas las estaciones de Bikesantiago que he visto están permanentemente llenas de bicicletas (con la excepción de la estación de Manuel Montt en horas de la tarde), lo que es positivo considerando que antes era casi imposible conseguir una en hora punta. La alta disponibilidad es probablemente un efecto combinado de buena gestión de flota y que aún se ve poca gente usando el servicio, lo que abre la duda de qué pasará cuando aumente su número de usuarios (en todo caso, desde la compañía aseguran a El Definido que el nivel de uso del nuevo servicio está incluso por encima de sus expectativas, y el servicio parece estar aguantando bien su expansión a otras comunas). Un problema poco freucente, pero muy frustrante con las bicicletas de Bikesantiago pasa por las fallas en sus docks o estaciones. Me ha pasado ya en dos ocasiones encontrar una estación llena de bicicletas, pero no poder sacar ninguna (ni yo ni nadie) porque la estación está offline o con algún tipo de falla. 

Veredicto: Originalmente había concedido este punto a Mobike porque su servicio no está limitado a estaciones, pero la creciente dificultad para encontrar sus bicicletas, sumado al aumento de estaciones y parque de bicicletas de Bikesantiago, me ha hecho cambiar de opinión. Con ambos servicios se vive una situación similar: si tienes la suerte de vivir y trabajar en zonas donde tienen buena cobertura, nunca te faltarán bicicletas, pero si estás "fuera de ruta", probablemente tengas que caminar bastante para usar sus servicios. Tanto la flexibilidad de Mobike como la rigidez de Bikesantiago son armas de doble filo: si vives cerca de una estación de Bikesantiago nunca te faltarán bicis, pero si vives lejos nunca tendrás una cerca. Con Mobike dependes de la fortuna, lo que tampoco es ideal. Así que... Ganador: Empate.

¡Lee el veredicto final en la parte 2!

Bueno, con esto llegamos al final de la primera parte de nuestra exhaustiva comparación de servicios. En la segunda parte entraremos de lleno a revisar el diseño, eficacia y comodidad de las nuevas bicicletas, la calidad de su mantención y la utilidad de sus respectivas apps.

Para leerla, simplemente haz clic en el siguiente link:

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Eduardo Salgado | 2019-03-26 | 09:21
0
Gran articulo !!! me viene justo como anillo a dedo porque debo decidir en los próximos días si comprarme una bici económica o contratar alguno de estos dos servicios. Así que quedo a la espera de la parte 2 !!
responder
denunciar
apoyar
JCL | 2019-03-26 | 10:05
1
Eduardo, si tienes la oportunidad de abarcar El punto de inicio y destino completamente en bici (sin intermediar con locomoción), te recomiendo mil veces que te asesores y armes tu bici de acuerdo a tus necesidades. Por el equivalente aprox. de 3 o 4 meses de arriendo, te podrás costear una bici de muy buena calidad, sin que te den dolores de cabeza como las que venden listas.

También debes considerar que tan complejo es tu recorrido o si tienes la facilidad de resguardar tu bici en cada destino.
responder
denunciar
apoyar
JCL | 2019-03-26 | 10:07
1
Por cierto el calculo lo hice en base al promedio de arriendo diario, por 120 o 150 mil es lo que me refería...
responder
denunciar
apoyar
Marcelo Maruri | 2019-03-26 | 12:25
1
Es cierto pero con el servicio de arriendo te olvidas de los costos de mantención y de buscar estacionamiento, así como
de la preocupación de si se la habrán robado o no.
Yo contraté Mobike y regalé mi bici que ya estaba viejita.
Lo que no me gusta del sistema Bike Santiago es que si quieres devolver la bici y no hay docks disponibles tienes que andar buscando otro y pierde la gracia si te tienes que estacionar muy lejos y perder tiempo (asumo que hay algún tipo de prórroga de tiempo sin pago si llego a una estación y está llena?)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2019-03-26 | 17:02
1
La gracia de estos sistemas, es que incluso si te fuiste al trabajo en transporte público, puedes volver en bici, o viceversa. Cuando tienes bici propia, estás obligado a hacer ambos viajes en ella, que fue algo que nunca me funcionó. Por ejemplo, en la mañana tengo que llevar a mi hijo al colegio en bus y luego desde ahí tomar bici al trabajo. Eso es algo que no podía hacer con bici propia.

El costo, si es anual, es de apenas 50 lucas, incluso menos si pillas una promo, y como bien dicen arriba, no te preocupas por que te la roben, se dañe o que no haya dónde estacionar en tu punto de destino.

Para mí, este tipo de servicios son la solución ideal.
responder
denunciar
apoyar
Eduardo Salgado | 2019-03-26 | 17:05
0
Muchas gracias a ambos por los consejos. Mi problema es que de bicis se ... andar. Y hasta ahí llego.

Siempre he usado bicis propias pero la ultima que tuve la regalé cuando me cambié de casa a departamento.

Entonces, revisando el artículo me doy cuenta de que estoy a 4 cuadras del área límite de Mobike. Caminable pero igual es como "meh, que les costaba llegar hasta allá". Con Bikesantiago estoy a casi lo mismo (3 cuadras) de un aparcadero. Si es que no está lleno, claro. Y en el destino tengo estacionamiento para bicicletas.


Creo que esperaré el final del articulo para decidir :P
responder
denunciar
apoyar
Seba Arce | 2019-03-26 | 22:06
0
Para mí, por condiciones del servicio, me quedo con este nuevo BikeSantiago.
1. En Mobike te cobran 10 lucas de GARANTÍA sólo en el primer uso... y si el servicio no me gusta? O si haré un uso ocasional? Ya ahí partimos mal.
2. Mobike parecen bicicletas de juguete y atinaron tarde que, por la geografía de Santiago, las bicis deben tener cambios.
3. La zona de cobertura: yo vivo en el Barrio Yungay, por lo cual, no me sirve que llegue sólo al centro cívico.
En febrero tuve la posibilidad de probar el BikeSantiago 2.0, ya que me regalaron un código promocional (por ser del grupo de usuarios que denunció a la antigua concesionaria ante Sernac por cobros brujos), y el servicio me gustó bastante, aunque no exento de problemas que se arrastraban de la tecnología anterior, como el no cierre de viajes por estaciones fuera de línea. Además, las bicis son bastante livianas, aunque el tipo de canasto no es muy práctico (acá la versión anterior lo supera). Y el servicio postventa es bien eficiente, tanto así que cuando se acabó el mes de prueba, llamaron consultando como había salido todo y si iba a sacar un nuevo plan (lo que haré cuando aumenten la zona de cobertura, actualizando estaciones en La Florida y Macul, mas cercano a mi actual trabajo en Puente Alto).
Dentro de lo negativo es lo de eliminar la opción de viajes de 1 hora en el plan mensual, porque por la cobertura, en media hora no da el atravesar desde Quinta Normal o Plaza Yungay hasta el Costanera Center, y andar cambiando de bici a mitad de ruta no es muy eficiente.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.