barrio bellavista, chicha, cocina, gastronomía, huachaca, perú, santiago, sarita colonia
Imagen: César Mejías

Ayer comí en Sarita Colonia: trilogía de platos que unen las culturas huachaca y chicha

Comer en este restaurante del barrio Bellavista, es un viaje a las culturas populares más típicas de Perú y Chile: la chicha y la huachaca, respectivamente. ¿Cómo se hacen presentes ambas identidades en las preparaciones? Raúl La Torre nos cuenta a través de una trilogía de platos.

Por Raul La Torre | 2019-02-11 | 11:58
Tags | barrio bellavista, chicha, cocina, gastronomía, huachaca, perú, santiago, sarita colonia

El galán popular y decimonónico Martín Rivas cruzaba el Mapocho para encontrar en el bullicio y desorden del barrio La Chimba, esa cuota de alegría y mistura que le era esquiva por la altanera Leonor. Si hoy tuviera que volver a cruzar el río para darle un aire nuevo a su estadía santiaguina, se encontraría con una Chimba cambiada, menos huachaca y más santiaguina quizá, pero entre sus calles encontraría una “animita” peruana, fruto de los días que vivimos, donde habita una fiel representante de la cultura popular peruana, la “famosilla” y siempre beata, Sarita Colonia.

Para seguir este cuento inventado —en mi cabeza loca-, Martín entró a esa casita intrigante con dirección Loreto 40 y nunca más salió. Fue así como se olvidó de la Leonor y convivió para siempre con la provinciana peruana, Sarita Colonia, dando origen a la feliz unión de la cultura huachaca y la cultura popular peruana llamada chicha.

Sarita Colonia, el restaurant travesti, es eso: una mistura genial que propone un cambio de paradigma a quien se le antoje un plato peruano. Y la verdad, genera un deslumbramiento a esta especie de santuario vuelto restaurant, que además despierta mucho los sentidos y la imaginación.

Solo al entrar uno empieza a vivir la mística del lugar, pero al abrir la carta, este genial concepto hace que sus platos te vayan contando historias. No es chiste, en verdad. Quizás hasta podrían hacer algún cuento novedoso con los platos pedidos en la visita. Al menos así lo hice yo.

La variada propuesta de carta del Sarita Colonia tiene esta mistura genial entre lo huachaca y lo chicha, lo que lo hace ser un restaurant que no se puede quedar fuera de nuestra lista de lugares por visitar. A continuación, les dejo mi trilogía sugerente.

Cuento 1: pesca del día en salsa parihuela

El viejo y el mar del litoral central de nuestro país, tuvieron un día de suerte y la pesca llegó donde Sarita. Este plato es ideal para probar una ingeniosa manera de comer un pescado asado, con mucho de sabor peruano debido a la mezcla de ajíes con los que está hecha esta tradicional salsa de parihuela. Estos ajíes, el amarillo y el panca, se unen a un fondo de pescados y mariscos, y un fermentado de maíz, una bebida llamada chicha de jora, que no es más que la misma bebida tomada por los incas. Algo así como su cerveza, podríamos decir. Y como el ajo y el pescado tienen una necesidad de ir juntos a donde los lleven servidos, aquí el puré de papas amarillas tiene un confitado de estos. Imperdible de verano.

Cuento 2: Wendy en Tailandia 2.0

Apto para celiacos y no para cardiacos, dije alguna vez. Esta opción es como el rally Dakar en Sudamérica, pero venido desde Ecuador y con meta en Loreto 40. Un viaje que trae los famosísimos camarones del Ecuador, salteados y bañados en una salsa de quínoa con base de curry, yogurt natural, semillas de cilantro y leche de coco. O sea, un todo en uno, pero en el que cada ingrediente no pierde su autenticidad al probarlos. Es para comerlo lentamente y descubrir cada uno de los ingredientes. Lo recomiendo 100%.

Cuento 3: pallares granados

Y fue así como Sarita le hizo unos granados y Martín no supo más quien fue Leonor. Si Martín Rivas es más chileno que los porotos granados, la Sarita se los hizo con pallares y así perdió la cabeza y la nacionalidad.

Los pallares, conocidos en Europa como Lima beans, son un tipo de legumbre o poroto bastante usado en la gastronomía peruana. Pero como de misturas se trata, este plato fusión tiene como fondo la tradicional preparación chilena, para atreverse a probar una divertida variación de una comida de toda la vida, y acompañada con ensalada chilena y zapallos confitados. Este plato tiene la genialidad de la frase, de un tal Mies van der Rohe, que decía: “less is more”, o “menos es más”, en castellano.

“Vayan y verán, como al ver cómo ven, verán lo que vieron y comieron”, dijo la Sarita al despedirse de mí.

Con estos tres platos que espero les hayan hecho agua la boca, o me queda más que decir: ¡vayan, porque es realmente un imperdible de Santiago! De hecho, es imposible no hacer una reseña así.

¿Conoces el Sarita Colonia? ¿Cuál es tu plato recomendado?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Alan Ortiz | 2019-02-12 | 10:13
0
*Quinua. Decir "quinoa" es como escribir "vallan"
responder
denunciar
apoyar
Raul La Torre | 2019-02-12 | 18:10
2
Se puede escribir de ambas formas y también pronunciar de diferente manera. Saludos
responder
denunciar
apoyar
Francisco Adivinación | 2019-02-15 | 02:30
0
Bien escrito. Pero nunca dijiste cuál es la cultura huachaca. sencillamente asumiste que era algo sabido.
responder
denunciar
apoyar
Francisco Adivinación | 2019-02-15 | 04:44
0
Las publicaciones en general son demasiado largas. falta síntesis.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.