#101soluciones, empresas sociales, empresas b, economía social, negocios, empresas, compañías, fundaciones, ONG, universidades, Estado, Gobierno, Minecon
Imagen: Gojko Franulic

¡La plata no es todo! El plan para cambiar el mercado se anota otro éxito

Más de 40 organizaciones sociales entregaron al Ministro de Economía un libro con propuestas para fomentar las Empresas Sociales en Chile. ¿En qué está la Economía Social, qué proponen para el futuro y qué respondió el gobierno? ¡Básicamente, que para allá vamos!

Por Marco Canepa @mcanepa | 2014-12-10 | 17:00
Tags | #101soluciones, empresas sociales, empresas b, economía social, negocios, empresas, compañías, fundaciones, ONG, universidades, Estado, Gobierno, Minecon

¿Cómo sería el mundo si las empresas se pusieran como prioridad el contribuir al bien común y dejaran la generación de utilidades sólo como un medio para lograrlo? ¿Qué pasaría si toda decisión corporativa pasara por preguntas como: ¿esto hace un bien a la sociedad?, ¿podemos hacerlo de una manera más sustentable?, ¿cómo podemos generar más trabajo e igualdad con esta solución?" y otras similares? Podríamos no estar tan lejos de averiguarlo.

Es que ya existe un nuevo tipo de empresas que operan precisamente así. Se llaman "Empresas Sociales" y con sorprendente rapidez han ido ganando espacio en el mercado, en la medida que las nuevas generaciones se van dando cuenta que no se puede vivir sólo por la plata, que es incoherente tener que esperar a las 6 de la tarde para empezar a "ser buena persona", que el modo en que una empresa trata a sus empleados afecta su desempeño, que sus desechos y contaminación son una forma de ineficiencia, que el mejor negocio para una empresa se logra cuando contribuye a mejorar la sociedad en que se inserta y que, inevitablemente, en una sociedad empoderada, vigilante y con mucha información, no se puede actuar en contra del bien común.

Una cosa de emprendedores idealistas, dirán ustedes, una minoría que jamás podría volverse la forma "estandar" de hacer negocios... ¿No? Pues no, resulta que la economía social ya genera en Inglaterra cerca del 10% del PIB, mientras que en Chile tenemos la tasa per cápita más alta en el mundo de empresas certificadas como "Empresa B", superando incluso a Estados Unidos -donde se inventó la certificación- y Canadá, aunque ambos países nos superan en el número total de este tipo de compañías (65 en Chile, contra 123 en Canadá y 785 en EEUU).

Y podrían ser aún más, porque hasta el momento prácticamente no existen incentivos en nuestro país para este tipo de emprendimientos. Ni siquiera existe una figura legal que las reconozca. Aunque eso está por cambiar.

#101Soluciones - La unión que hizo la fuerza

Un libro amarillo con el título "#101 Soluciones" entregó el martes 10 de diciembre al Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Luis Felipe Céspedes, un grupo de más de 40 organizaciones relacionadas con el emprendimiento social: universidades, fundaciones, ONG, medios y empresas sociales trabajaron colaborativamente durante más de ocho meses para levantar un listado de propuestas para mejorar el entorno y oportunidades de este tipo de emprendimientos, y eliminar las barreas que enfrentan día a día para cumplir su misión.

El libro reúne acciones concretas en 8 áreas en que tanto el Estado como los privados podrían avanzar en crear un entorno amistoso para el emprendimiento social, estos son:

  1. Desarrollo de capital humano: Es decir, crear conciencia social y competencias emprendedoras entre estudiantes, emprendedores y trabajadores.
  2. Promoción: Dar mayor visibilidad al emprendimiento social a nivel nacional e internacional. Ayudar a vender sus productos y servicios y generar reconocimiento con ruedas de negocios, esfuerzos de marketing y trabajo coordinado público-privado.
  3. Legislación y regulación: Hoy no existe la figura de "empresa social" en la legislación chilena, por lo que deben constituirse legalmente como lo que no son. Además de darles reconocimiento legal, se recomienda darles un tratamiento tributario especial.
  4. Medición de impacto y certificación: Para preservar la credibilidad de este tipo de empresas, es necesario certificar y cuantificar su impacto, el que se debería comparar públicamente con el de otras empresas, para que los usuarios empiecen a preferir marcas más responsables.
  5. Acceso a financiamiento: Si conseguir capital para empezar o escalar un emprendimiento tradicional ya es difícil, hacerlo con una empresa social lo es aún más. Por eso se proponen estímulos a la banca e inversionistas para que apoyen este tipo de negocios.
  6. Apoyo del sector público: Si el Estado busca el bien común ¿no debería comprar sus servicios a empresas que cumplen precisamente esa función? Se propone que Chilecompra considere el impacto social a la hora de buscar proveedores; que se cree una Subsecretaría de Emprendimiento e Innovación Social y que se creen fondos CORFO específicos para este tipo de emprendimientos.
  7. Conocimiento: Emprender es difícil, por eso se proponen becas de emprendimiento social, franquicias tributarias para capacitaciones en el tema, un think-tank que levante y genere información y hasta una Universidad del Emprendimiento Social.
  8. Redes: Para que los emprendedores no trabajen aislados, se propone que el Estado disponga de espacios de co-work regionales, ruedas de negocios y una buena base de datos de emprendimientos sociales, entre otros.

Ideas que no sólo se quedarán en un libro, pues durante la entrega del mismo, Juan Pablo Larenas, Director Ejecutivo de Sistema B y uno de los organizadores de la convocatoria, afirmó que a partir de ahora se inicia un nuevo proceso, en que se trabajará en institucionalizar este trabajo colaborativo y llevar a cabo la agenda de propuestas creada, e influir en los diversos actores sociales, económicos y políticos para que la hagan realidad.

Los primeros pasos en esta dirección ya han sido dados, pues varias de las organizaciones que trabajaron en #101Soluciones participaron del Consejo Consultivo Público-Privado organizado por el Minecon para escuchar sus propuestas, mientras que CoLab y Sistema B fueron invitados a colaborar con el Consejo Nacional de Innovación. Pero no fue todo.

El Estado se pone las pilas

El Ministro Céspedes aprovechó la entrega del libro para hacer algunos anuncios en línea con lo planteado por los emprendedores. Así, anunció un Subsidio Semilla de Asignación Flexible que ya se encuentra incluido en el presupuesto 2015, que otorgará $ 615 millones a 4 incubadoras o aceleradoras de negocio para apoyar a entre 8 a 10 emprendimientos sociales.

Además, el programa Corfo Innova fomentará la participación masiva de ideas de emprendimiento que creen valor para la sociedad, entregando solución a desafíos de interés público focalizados a nivel local, regional o nacional. Actualmente se está desarrollando un piloto de este programa en la región de Aysén, que en una primera etapa será replicado también en las regiones de Antofagasta y Los Lagos, con un presupuesto de $ 515 millones. Por otro lado, el Ministro anunció la creación de espacios públicos de co-work o construcción de redes, que se instalarán en todas las capitales regionales.

Por último, la ley de empresas sociales, aunque aún no existe, ya viene en camino, según anunció el Ministro: “Estamos trabajando en la creación de un marco jurídico para las empresas sociales o empresas B, que promueva la existencia de este tipo de organizaciones. Así vamos a establecer los derechos y obligaciones de estas empresas, otorgándoles la certeza jurídica que requieren para operar".

¿Crees que las Empresas Sociales lleguen a dominar la economía?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Alejandro Alarcón | 2014-12-11 | 00:10
4
Siempre he pensado que debiese existir ese tipo de empresa, un ejemplo y posibilidad sería una Isapre administrada por una empresa social (Fonasa lamentablemente mientras sea administrada por el estado difícilmente mejorará), imaginen con las ganancias que tienen significaría que una isapre con administración privada-social(sin intervención directa del estado..) podría re invertir esas utilidades en mejoramiento de los planes y coberturas... y acceder realmente a una salud de calidad para todos... [Sería un hermoso sueño... lamentablemente soy pesimista en ese aspecto... las demás isapres buscarían la manera de que nunca se pueda generar... ]
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-12-13 | 09:52
1
No lo veo tan lejano ni tan difícil. De hecho, isapre MasVida si bien no es una empresa social y claramente retira ganancias y todo, ya por el solo hecho de ser propiedad de los mismos médicos, tiene una serie de virtudes que, de hecho, les ha permitido ser la única isapre que no ha reajustado sus planes en varios años.

También tu ves las cajas de compensación y esas, que no tienen fines de lucro, reinvierten todo seguridad social de sus socios. El modelo existe.

Yo pienso que, de una forma u otra, todas las empresas van a tender a este modelo. No digo que sin lucro, pero la parte ética va a pasar a ser tan importante como el área de marketing o la financiera. En la era de la información, tener mala fama es fatal.
responder
denunciar
apoyar
César Campos | 2014-12-11 | 15:22
1
¿Donde hay un listado de estas empresas? sería interesante saber cuales son :)
responder
denunciar
apoyar
En sistemab.org

Aquí va el listado de las chilenas: http://www.sistemab.org/espanol/comunidad-empresas-b/busqueda-de-empresa-b/empresas-b-chile
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-12-13 | 09:46
1
Hola César,

No existe un catastro oficial de empresas sociales. La lista que te compartió Cristián es sólo de las empresas certificadas como empresas B.

También existe una asociación gremial que reúne a algunas empresas sociales, llamada ASOGES.
http://www.asoges.cl/

En todo caso, existen miles de empresas sociales que lo son sin saberlo. Simplemente gente que por ética o vocación busca el bien del resto a través de su emprendimiento, pero que piensa en su empresa como una empresa "normal".
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.