Minimalista, estilo de vida, cosas, materiales, consumismo, recomendaciones
Imagen: Gojko Franulic

Esto es lo que pasa cuando te desprendes de todo lo que no usas

Estos dos norteamericanos tuvieron muchas cosas. Ganaban buenos sueldos y hacían lo que la mayoría... consumían. Sin embargo, su sensación de vacío los llevo al estilo minimalista. Acá te contamos qué les pasó.

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2014-07-03 | 08:00
Tags | Minimalista, estilo de vida, cosas, materiales, consumismo, recomendaciones

*Esta nota fue originalmente publicada el 2014.

El 2010, Joshua Fields y Ryan Nicodemus invitaron a sus amigos a una fiesta. Había pizza y trago, además de un montón de cajas. Era una "Packing party", donde a lo largo de la noche los citados tenían que ir guardando en cajas todo lo que encontraban en la casa. Hasta el cepillo de dientes. Terminada la velada, los convocantes estaban listos para comenzar su nuevo estilo de vida: Minimalista. Pero ojo, literal. 

Joshua trabajó durante tres décadas por el sueño americano, hasta que en un mismo mes, perdió a su madre y se acabó su matrimonio, por lo que decidió hacer un cambio. Su amigo de la infancia, Ryan, era un hombre de negocios que había alcanzado un gran puesto de trabajo a los 30 años y se sentía desilusionado por enfrentarse a que el éxito no era lo mismo que felicidad. También quería un cambio. Y vino la fiesta.

Estando todas sus pertenencias guardadas en cajas,  fueron desempacando los objetos solo en la medida que los iban necesitando. Pasado un mes, el 80% de los objetos seguían guardados y la casa era un entorno sereno y limpio. 

Joshua dio una entrevista al sitio Yorokobu, donde contó, cuatro años después de su decisión, cómo había sido este cambio:

- Comenzaste tirando un objeto cada día durante un mes, ¿sigues manteniendo esa rutina? 

"Ya no, pero esa decisión fue una parte importantísima del comienzo, que me permitió obtener el impulso necesario para continuar. Tardé ocho meses en deshacerme del 90% de mis posesiones materiales. Ahora, como minimalista, todo lo que mantengo me sirve para algo o me trae alegría. Me centro principalmente en las cinco áreas más importantes de la vida: salud, relaciones, pasión, crecimiento personal y ayuda a los demás".

- ¿Qué objetos no has podido dejar atrás?

"Hay posesiones que dan valor a mi vida: mi auto, mi ropa, mi cama, mi mesa de la cocina y mis toallas. Pero son solo cosas, todas reemplazables, y podría vivir sin ellas".

- Imaginemos por un momento que todo el mundo quisiera lidiar con el problema real y se convirtiera en minimalista, ¿qué ocurriría?

"En términos evolutivos, no fue hasta hace muy poco tiempo cuando empezamos a acumular cosas materiales, tratando nuestros deseos como necesidades, fabricando objetos nuevos, más grandes, más ostentosos. Tal enfermedad mental se convirtió en aceptable en muchas culturas y, ya no es que aceptemos esa acumulación masiva en nuestras vidas, sino que la esperamos, intentando alcanzar así la felicidad. Como dijo George Carlin, es como pegarse sandwiches al cuerpo con cinta aislante en un esfuerzo por satisfacer el hambre.

Todo el mundo podría ser un minimalista y el mundo seguiría funcionando. Hace cien años, todos eran minimalistas por defecto. La gente no vivía de un modo simple, simplemente vivía. Desde entonces, hemos evolucionado tecnológica, médica e incluso intelectualmente, pero se podría argumentar que podemos evolucionar más rápido siendo minimalistas: eliminando el desorden y centrándonos en lo relevante. Muchas cosas a las que estamos acostumbrados, como centros comerciales o vallas publicitarias, serían menos frecuentes. Pero eso no es necesariamente algo negativo".

Para 2014, Joshua y Ryan vivían en una cabaña en Montana y continuaban con el blog que comenzaron al inicio de su aventura. Ahí describen lo que les pasa, dan consejos, se tratan temas como la sencillez, vida sana, el manejo del miedo, etc. con los más de 100.000 lectores mensuales. "Hablamos de cómo no porque tú puedas permitirte el lujo de comprar o pagar algo, significa que tengas que tenerlo", dice Ryan. 

Ambos minimalistas reconocen que su estilo no puede funcionar para todo el mundo y que es extremo para padres de familia o quienes tienen grandes responsabilidades, pero ellos escribieron un libro-manual, Everything That Remains, donde hay distintas recomendaciones según lo que se busque. El hilo conductor es la sencillez y no vivir para las cosas.

Uno de los consejos para cambiar nuestros hábitos consumistas es preguntarse una serie de cosas antes de comprar algo: ¿Realmente necesito esto? Si he vivido sin esto hasta ahora, ¿puedo seguir haciéndolo? El objeto que estoy a punto de comprar ¿es duradero, o dejará de funcionar pronto? Los objetos que tengo en mis cajones, y en mi escritorio ¿son necesarios? ¿o simplemente están almacenados sin motivo?

Sólo dedicándole unos minutos a esta reflexión se puede obtener un espacio más limpio y ahorrar plata al mismo tiempo. Mientras menos objetos se tenga, menos hay que ordenar y más tiempo hay para lo esencial. El desorden o el exceso de cosas afecta a nuestras vidas sin que nos demos cuenta. Genera estrés el estilo de vida consumista, ya que constantemente "necesitamos" más cosas y nos frustramos por no poder tenerlas. Los minimalistas describen despojarse de lo material como una sensación de libertad. 

¿Crees que somos una sociedad muy consumista? ¿Haces algo para frenarlo?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-07-03 | 09:56
4
En un momento en que en mi pequeño departamento no cabe un alfiler más entre nuestas cosas y las del bebé, esta idea me hace mucho sentido.

Es un experimento bien interesante, de verdad que casi todo lo que uno tiene está ahí ocupando espacio nomás.
responder
denunciar
apoyar
Victor Hammersley | 2014-07-03 | 10:30
3
Hay muchas cosas que uno compra para darse el "gusto" de usarlas o tenerla. Las usa una vez y luego quedan por ahi arrumbadas.

Para esos casos, más vale la pena arrendar algo para darse el gusto de usarlo. El costo de acumular "cosas" no se ve de inmediato y pega más tarde.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2014-07-03 | 10:36
6
UUhh.. acabo de cachar que con mi flakita somos minimalistas.
Tenemos hartas cosas igual, pero no se... no se ve un depto atiborrado.
Creo que es mas por ella, pq si se compra algo y es por reemplazo, ella bota o regala lo anterior. (Ollas, ropas, etc.. TODO)
Es super buena politica no acumular cosas, ya que te sienes mas liviano en el momento de querer irse o emprender otras cosas =)
Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2014-07-03 | 11:16
8
Con mi pololo somos minimalistas a la fuerza xD
cuando uno decide vivir en pareja y no hay mucho dinero, solo se puede tener lo justo y necesario, y saben? es mejor asi :D
responder
denunciar
apoyar
marta alarcon | 2014-08-15 | 12:46
4
Eres muy razonable Arlene,he visto en persona el fracaso de matrimonios amigos (jovenes) que sean destruido en parte por esta situación .las mujeres le exigen a sus parejas le tengan de todo en los nuevos hogares y las lleve a comer en cuanta oportunidad se presenta .Difiere mucho a nuestra experincia con mis amigas todas 50 tonas,de asiento teníamos cajas de tomates una cama la cocina y si tenias mesa eras tan feliz,no nombro el lavaplatos adentro de la casa era otro nivel jajajajaja a lavar en la llave del patio.Y si fuimos de a poco que costo costo pero lo valoramos mas.

responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2014-08-15 | 14:47
2
Ya sé que es bien raro, pero me pasa lo contrario, peleo porque quiere comprar cosas. Sospecho que mi novio se siente mejor 'proveedor' cuando compra cosas, pero a mi me carga.

Pd: he comentado por todos lados, pero como que el reportaje tocó un tema clave en mi vida de pareja.
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2014-08-18 | 16:01
2
A mi me importa bien poco el tema material, no tenemos comedor ni microondas, pero no lo necesitamos!, comemos en el sillon, y tenemos un sillon cama como "mesa" , al final lo que hace un hogar en la gente que vive en ella, no las cosas que hay dentro :D
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Ange Brik | 2014-07-03 | 11:27
16
cdo mi hno se fue de la casa, decidi mudarme a su habitacion que era mas grande, ya que tenia mi pieza llena de cosas. Mi mama le decia el mercado persa. La cosa es que como a los 3 meses, que fue cuando efectivamente me mude, me habia dado cuenta que tenia mil millones de cosas y que si tenia que cambiarme a 1mt de distancia era demasiado, justo por ahi lei que las cosas que una persona necesita realmente en la vida no deben llenar mas de una maleta. Por lo que tome una caja de unos 40 x 40 y en ella meti lo que realmente necesitaba guardar para la posteridad, aquellas fotos, monitos, el recuerdo. Corte el mueble de los libros y deje solo los libros de verdad, tenia hasta cuadernos del colegio guardados!!!!
Con la ropa similar.
Hoy si bien mi pieza es desordenada, tengo mi cama, velador y libros.
Con todo esto, siempre me pregunto si realente necesito algo, y la verdad es que muy pocas veces es necesario. Gastamos una cantidad de dinero en tirarlo a la basura, nos molestamos pq el de al lado tiene un sistema de sonido bluetooth. Yo tengo unos parlantes de pc de 3 lucas del mall chino y son una maravilla!!! Hay veces que pienso que con el tiempo me estoy poniendo tacaña... pero despues pienso en que en realidad no necesito grandes cosas, soy feliz pq tengo amigas maravillosas y tengo una tv q me regalaron donde coneecto netflix de mi compu viejo y regalado y soy feliz.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2014-07-03 | 11:38
1
Excelente Ange!! Tomaste la decisión, te felicito
responder
denunciar
apoyar
Carlos Rudolph | 2014-07-03 | 16:31
10
Trabajas para comprar la casa, luego sigues trabajando para llenarla de cosas... Después llenas la casa de rejas, protecciones, alarmas y no quieres salir de la casa por miedo a que te roben las cosas...
responder
denunciar
apoyar
Bárbara Arce López | 2014-07-03 | 20:33
10
El año pasado nos cambiamos de casa desde el sur hacia Santiago, todo un proceso. En medio de ese proceso nos dimos cuenta de todo lo que teníamos, mi papá y mi hermana viajaron antes, y con mi mamá decidimos hacer una "venta de garaje" que más que garaje era venta en casa, la gente entraba, se paseaba y nos pedía algo.

En una semana (y unos días más para prepararnos) nos deshicimos de cerca de un setenta porciento de las cosas que teníamos (cuatro personas).

Al principio redujimos las cosas para que el flete no saliera tanto... Luego nos dimos cuenta que no necesitábamos tantas cosas y los vecinos recibieron felices tantas cosas a tan poco precio, una vecina incluso trajo a su hija y su pareja que estaban recién armando su casa :) Muchos vecinos supieron y fueron llegando de a poco a ver nuestra casa a reservar qué querrían comprar. Desde cortinas, congelador, libros de cocina, muebles, televisión, sillas y muchos muchos muchos platos hasta la ropa que estaba en buen estado, vendimos o regalamos una enorme parte de lo que mis papás (y nosotras) habíamos acumulado en los 22 años que estuvieron allá.

Sobre ese impulso consumista, lo vi mucho en ese momento, iban y venían llenos de lo que nos compraban, toda clase de chucherías, muchas veces cosas que ibamos a botar porque no creímos que alguien mas las querría.
En hartos casos, compraban muchas cosas pequeñas y baratas, pero caramba que sumaban. Una buena parte del valor del flete quedo cubierta vendiendo nuestras cosas. Curioso, porque despues de eso solo llenamos un cuarto del camión jaja.

Se dio la (terrible) casualidad que tuvimos un problema de chinches justo después de venderlo todo y perdimos dos camas, unos colchones y muchas noches de sueño.

Menos mal hicimos esa reducción, acá en Santiago las cosas no se dieron tan bien y ahora mis papás y mi hermana viven en una "casita" en la casa de mi abuela, en el fondo es una sola habitación con un baño e instalación para cocina. Con biombos consiguieron darle privacidad a mi hermana chica, y el resto de las cajas que nos quedaban (y aún hoy, más de un año después, aún quedan un par sin desembalar) camufladas con las paredes de modo que no molesten.

Ante la posibilidad de un cambio, como fue este cambio de casa, nos resultó increíblemente fácil de deshacernos de tanto que teníamos acumulado, tal vez por la presión del tiempo o porque nos preguntaban por tantas cosas y les respondíamos "¿En serio quiere eso?" y si lo querían, se los ofrecíamos. Creo que solo queríamos partir.

Es un alivio mental tremendo dejar ir lo acumulado.

He pensado bastante esto de vivir al mínimo ahora que vivo como universitaria, en que aún no tengo amigos con auto (jaja) y si me quiero cambiar tengo que buscar un flete ($$$) y los lugares en los que vivo no siempre tengo la opción de quedarme en el verano, por lo que siempre está presente el que de aquí a que acabe el año ¡tendré que empacarlo todo y ver donde lo meto!

...
Termino de escribir esto y ya se que haré con mi semana de vacaciones. Reduciré y ordenaré.
Pero con calma.

¡Gracias Antonia! Tu artículo me dio ánimos de ordenar mi mundo.
responder
denunciar
apoyar
Bárbara Arce López | 2014-07-03 | 20:34
2
No hay caso, me salen demasiado largos los comentarios. ¡Tengo que contar historias mas cortas!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-07-04 | 10:20
9
Está bien, Bárbara, no le tenemos miedo a leer =)
responder
denunciar
apoyar
cristian guajardo | 2014-07-03 | 21:27
2
muchas veces veo mi pieza y me pregunto si el desorden podría disminuir si me decidiera a botar o regalar todo lo que no uso? este articulo me lleva reconsirear una ordenada extrema a mi pieza
responder
denunciar
apoyar
camila paz duarte | 2014-07-04 | 00:42
1
Yo en mi vida me he cambiado de casa la no despreciable suma de 14 veces. En todos mis cambios he tenido que botar, vender y regalar muchas cosas y aunque siempre trato de tener pocas cosas para tener mas espacio y ordenar menos me doy cuenta que es muy difícil no acumular ! el problema mas grande de todo esto, es que a veces le tomamos mucho amor a las cosas, pensamos que sin ellas la vida será mas difícil o pensamos el trabajo que nos costo obtener este bien, pero como dijo el maestro yoda "El temor de perder algo nos lleva al egoísmo" (O algo así jaja)
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Enrique Ulloa | 2014-07-04 | 00:45
8
Si les interesa el tema, les recomiendo encarecidamente que lean el blog vivirconmenos.com

El minimalismo no significa desprenderse de todo, sino cambiar la forma en como te relacionas con los objetos.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
noemi rojas | 2014-07-04 | 12:26
3
Muy buen artículo!!
Justo hoy tengo que comenzar a guardar mis cosas para desocupar mi cabaña de universitaria. Todos los días pensaba como disminuir al máximo mis cosas, pero me daba miedo botar algunas. El articulo me motivó a quedarme sólo con lo indispensable :D
responder
denunciar
apoyar
María José Salazar | 2014-07-05 | 11:59
1
Me pasa que me cuesta un poco deshacerme de algunas cosas que me traen recuerdos. Tengo mi pieza llena de libros, películas y mi colección de muñecas, las agendas que de niña usaba como diario y chiches que me han regalado personas queridas o que ya no están... Pero en general no compro por comprar, y una vez al año hago un aseo profundo y lo que no he usado/ya no me sirve/ya no me queda lo regalo a los traperos de emaus.
responder
denunciar
apoyar
Matias Infante | 2014-07-07 | 11:28
1
Muy buen artículo querida Tuni!

Alguna vez leí una biografía de un ex millonario de Silicon Valley que había vendido todo y hoy vivía igual que estos amigos. No puedo acordarme de cómo se llamaba, ni dónde lo leí, pero sería interesante hacer el follow up de cómo está este tipo actualmente.

Los leo!
responder
denunciar
apoyar
Darinka Lopez | 2014-07-08 | 18:18
1
creo que nuestra sociedad es muy consumista, las familias de hoy en su mayoría compran cosas muchas veces innecesarias, incluyendo a la mía, sobre todo mi madre que muchas veces no puede estar si no compra algo.
muy interesante el artículo. Saludos
responder
denunciar
apoyar
den l | 2014-07-10 | 09:08
3
creo que solo si vives en una carpa con un saco de dormir, con lo mínimo, eres minimalista. Me explico: ¿dónde duermes? en una cama. ¿dónde cocinas? en una cocina/horno/microondas. ¿dónde comes? en una mesa. ¿donde lavas? en una lavadora. Etc etc..
La cama, la lavadora, la mesa, la cocina, todas esas cosas son tus cosas (aunque las estés arrendando)
Eso de guardar todas tus pertenencias en una maleta es súper engañador. Por eso creo que eso de ser minimalista no es tan así.
(a menos, como dije, vivas en una carpa y duermas en un saco de dormir)
responder
denunciar
apoyar
Felipe Jiménez Torres | 2014-08-15 | 12:38
0
Apoyo tu moción, pero si realmente ves eso de lo "indispensable", puedes fijarte que la lavadora la puedes cambiar por una fuente, cuando duermes en la cama puedes optar por dormir en el suelo como los Japoneses o Chinos, la cocina típica con horno puedes cambiarla por una cocinilla, e incluso la mesa puedes cambiarla hasta por una mesa de centro o comer como en los campings, si bien son cosas materiales y éstas pueden ser reemplazadas, se dejan por comodidad, la cual muchos aceptan.

Las cosas que se guardan en una maleta son cosas más personales, como el cepillo, algún cuaderno (o tu notebook o netbook en caso de que tengas tus apuntes ahí) [éste es un ejemplo más rebuscado], un poco de ropa, etc.

A fin de cuentas, se puede reemplazar todo, pero hay cosas que igual las dejaríamos por comodidad.
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2014-08-15 | 14:30
0
No sé, cuando me fui a vivir con mi pololo y mi hija, no teníamos nada, nada. Partimos con una cocinilla, una olla y un sartén, unos platos y dos camas de una plaza con su respectiva ropa de cama, un notebook y una maleta de ropa cada uno.
Nuestra primera adquisición fue una lavadora que se hacía evidentemente necesaria. Pero después de eso, todo ha sido de más. No ha habido ni una cosa que al comprarla realmente sintiera que la necesitaba. Y vivíamos relativamente bien, no como ermitaños ni nada, sólo que con lo mínimo para funcionar bien como estudiantes que éramos.
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2014-08-15 | 14:34
1
A lo que iba es que cre que ser minimalista no es sacrificarse y vivir como en campamento, sino con lo necesario para vivir una vida normal en sociedad, que en el fondo igual es súper poco.
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Mandiola | 2014-07-21 | 23:54
1
Finalmente, vivimos en un sistema que nos mantiene engañados. El consumismo hace que tengamos la "necesidad" de gastar nuestro dinero en cosas que realmente no necesitamos, independientemente del sueldo que ganes, mes a mes esas falsas necesidades irán creciendo, y en algún momento tu dinero no te alcanzará y comenzarás a darle más alimento al sistema, adquiriendo créditos. Todo eso es la base del sistema económico actual. Por lo mismo, menciono a los judíos, quienes realmente saben como funciona este sistema, y tienen la tradición de ser "tacaños", sin embargo, ellos lo único que hacen es utilizar el sistema a su favor, jamás endeudándose, no gastando más de lo que tienen y ahorrando e invirtiendo el dinero en vez de gastarlo en bienes materiales de dudosa necesidad y sin mayor rentabilidad a futuro.
responder
denunciar
apoyar
Paula Nunez | 2014-07-22 | 00:36
3
Les comparto mi experiencia porsi le da tips prácticos a alguien. Me he cambiado de casa muchas veces (incluso al otro lado del mundo), pero eso no me ha llevado a la reducción per se.

Sin embargo cuando vi que tenia cajas almacenadas que no habían sido abiertas desde hace un par de mudanzas he hecho un esfuerzo por deshacerme de cosas. Digo "me"porque mi marido no es cachurero en absoluto y ademas tenemos las cosas de mis 2 niños.

Pero para mi era muy fuerte el "y si lo necesitamos alguna vez", "y si me vuelve a quedar bueno?", "como lo vamos a botar", etc. Porque ademas hay cosas con valor material (de compra, no necesariamente de reventa), entonces como vas a botar lo q te costo $XX lucas?

La motivación, sobretodo financiera, fue asignarle valor al espacio. Las cosas que se van dejan espacio para las cosas que ahora necesito y no tengo espacio o deja mas espacio para apreciar las cosas que si uso (ropa) o mas espacio para que los niños jueguen o simplemente genera menos desorden. El costo de almacenamiento a veces lo despreciamos, pero mi madre por ejemplo arrendo una bodega para guardar cosas.

Lo que no se usa (por un año para darle tiempo a las temporadas) y no se necesita con certeza en el futuro (guardamos todo lo de guagua entre el primer y el segundo hijo) sigue este camino:

1) se presta o regala a amigos (cuna, coche, electrodomesticos, camas, etc)
2) se vende por ebay (mercadolibre, etc) si el precio de venta esperado es al menos 5 lucas, precios baratos porque el objetivo es deshacerse de las cosas, no hacerse rico
3) si esta en estado razonable se dona a instituciones de beneficiencia
4) se bota...si, se bota...a la basura

Mi batalla actual son los juguetes. Tratamos de aplicar la politica "uno entra, uno sale", e incluimos a mi hijo mayor en selección de juguetes y asignación de espacios, a sus 5 años el tiene claro que las cosas que ya no usamos ni necesitamos se las pasamos a quien si las necesita (prestamos, regalo o venta).

Buena Caza (de cachureos)
responder
denunciar
apoyar
Alvar Fañez | 2014-07-23 | 01:38
1
Me parece interesante el concepto, aunque no sé por qué no es aplicable en mi vida. Como desarrollador independiente... accidentalmente realizo distintas tareas que requieren distintos equipos, pero bueno, al final mi centro de trabajo está en mi casa.

Muchas veces sí, intento ser tan minimalista como es posible, pero por alguna razón parece complicarse con el hecho de que tengo que realizar diversas tareas, basadas en lo espontaneo y no en lo rutinario. Eso sí, evito comprar cosas que no esté seguro de que necesitaré pronto. Hay muchas herramientas más que podría comprar, pero, si no tengo el tiempo para manejarlas, mejor ni las compro, solo me voy a frustar de tener algo ahí que no puedo usar (además de que el dinero que gaste, ya no lo tendré disponible para cuando realmente lo pueda necesitar).

Pero bueno, eso es solo mi caso, aunque es probable que también le pase a otras personas. La mejor forma de no tener cosas acumuladas, es asegurarte que realmente las vas a dar el uso apropiado a dichos objetos. En cuanto a los objetos que se dejan de usar, lo preferible es prestárselo a un conocido o alguien de confianza que los necesite, de cualquier forma, los objetos se desgastan incluso cuando no están usados, y quizás incluso con ayuda de aquellos a quienes los prestes podrás reemplazarlo por uno mejor cuando se rompa, que estaría tanto a disposición tuya o de quien se lo hayas prestado cuando lo necesites.

Yo tengo muchas herramientas, relativamente, pero en serio evito comprar aquello para lo cual no tengo tiempo asegurado o necesidad suficientemente relevante como para usarlo, después de todo, es casi lo mismo el comprar algo que no voy a usar ahora mismo por falta de tiempo, a comprarlo en 3 o 4 meses cuando tenga el tiempo, a excepción de que se pierden oportunidades como el uso de la garantía a tiempo y el desgaste que viene por el tiempo, oh, y claro, la frustración de tenerlo pero no poder usarlo.

Existe la posibilidad de que lo requiera por alguna emergencia inesperada, pero siempre (o bueno, casi siempre) tenemos conocidos o sabemos quien nos puede prestar para suplir la necesidad momentánea. Es muy importante aceptar que todos somos dependientes de los demás, y por lo tanto, tanto podemos pedir como nos pueden pedir objetos que sean requeridos en algún momento, y que tener la confianza para pedir a los demás, nos puede sacar de muchos apuros (y también a los demás).
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2014-08-15 | 14:09
0
Cierto. A mí me pesa mucho al momento de botar algo el pensar que ya que gasté plata en comprarlo, puedo guardarlo hasta que lo necesite. Siento también que podría necesitarlo en cualquier momento, cuando en verdad nunca lo he necesitado.
responder
denunciar
apoyar
Ma.Josefa Myrus | 2014-08-04 | 23:33
0
Miro a mi alrededor y sobran demasiadas cosas: revistas, papeles varios, ropa y otras tantas cosas que sé que no volveré a usar. Debo hacerme el ánimo de limpiar la pieza ya!
responder
denunciar
apoyar
Felipe Jiménez Torres | 2014-08-15 | 12:40
0
Ya que este tema ha llegado varias veces a mí, haré de mi habitación una más minimalista, aunque igual no puedo deshacerme de algunas cosas.
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2014-08-15 | 14:04
1
Creo que soy minimalista por naturaleza. Prefiero las casas lo más vacías posibles, me cargan los adornos, cuadros, etc (a mi novio le encantan) y me cuesta un mundo decidirme a comprar algo nuevo porque siento que no lo necesito (99℅ de las cosas de la casa la ha comprado él).
Un poco paradójicamente me cuesta también mucho botar cosas, siento que es un desperdicio.
Creo que la clave es no vivir en la ilusión de necesitar las cosas que te meten hasta por las orejas en los comerciales, o en querer tener lo que tiene el vecino, la presión social también cuenta mucho, te hacen pensar que si no andas con la cartera combinada con los zapatos a juego con la blusa y el teñido de moda no vas a ser tan exitosa como o el que sí. Lo mismo vale en menor medida para los hombre. Uno debe preguntarse cada vez, ¿Realmente necesito esto? ¿Necesito el minipimer y la picadora si en realidad hago salsas una vez a las 500 y jamás como nada picado? El cuadro caro en la pared? La mesita auxiliar, de centro el montón de sillas decorativas si uso una, etc? El último plan station (sí ese duele).? Una muda de ropa para cada día del mes (o más) o los zapatos para usar una vez? Y así la lista de cosas que pensamos necesitar pero en el fondo no necesitamos. Es increíble la lista y la energía y dinero que gastamos por conseguir cosas inútiles.
responder
denunciar
apoyar
María José Salazar | 2019-01-31 | 19:34
0
Comenté esta nota el 2014. Han pasado 5 años, y me he dado cuenta que compró cada vez menos cosas en general. He aprendido que el "lo quiero" no es lo mismo que el "lo necesito" y el preguntarme ambas cosas al momento de evaluar comprar algo que me llama la atención me ha servido mucho
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.