infancia, educación, crianza, exigencia, stress, Asia, oriente
Imagen: Gojko Franulic

"Debes ser el mejor. En todo." Los padres-tigre en Asia

Nada de salidas a alojar, pololeos o tener notas bajo 6,5. Olvídate de elegir tus propias actividades extraprogramáticas y más te vale que aprendas a tocar un instrumento clásico. Bienvenido a la opresiva vida de niños en países de Asia y la adicción de sus padres al éxito.

Por Bruno Carrillo | 2013-10-21 | 14:56
Tags | infancia, educación, crianza, exigencia, stress, Asia, oriente

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. ¡Naturalmente! Una buena educación, buenos amigos, una buena carrera y una buena vida. Esto, de una forma u otra, es transversal a distintas culturas, con pequeñas variaciones en estas ambiciones. Sin embargo, probablemente el estilo de crianza que más contrasta con el de nosotros es el oriental y su afición al éxito. 

La pequeña Ema tenía cuatro años cuando entró a mi clase de español en Hong Kong, China. Tenía un arco de violín en la mano. Terminada la hora de clase, empacó sus cosas y su madre la pasó a buscar para llevarla a clases de francés. Después me vine a enterar de que no sólo podía hablar fluidamente en tres idiomas (cantonés, mandarín e inglés), sino que además estaba estudiando otros tres y aprendiendo rápidamente. Además, tenía lecciones de violín varias veces por semana y horas de práctica musical extra en la casa, según me contaba su orgullosa madre. 

¿Lo más chocante? No era un caso aislado. Otro par de hermanas en la clase tenían chelo, clases particulares de matemáticas y ciencias; había chicos con piano, francés, fútbol y oratoria. Resulta que ejemplos así abundan en las clases media y alta de China, Hong Kong, Corea del Sur y Japón, todas sociedades donde el éxito es una de las herramientas de medición más usadas (para bien o para mal). 

Las "mamás tigre"

Amy Chua, una hija de inmigrantes chinos en Estados Unidos, causó polémica al publicar un artículo sobre la crianza oriental en el Wall Street Journal en el año 2011. Titulado "Por qué las mamás chinas son superiores" explicaba la razón detrás del que los hijos de orientales fuesen tan exitosos y tan sobresalientes en el plano académico y laboral. La fórmula: una educación puramente autoritativa, donde hay un régimen claro, establecido y relativamente consistente respecto de lo que se espera de los hijos: ser el mejor en prácticamente todo. Amy Chua se ganó el apodo de "Mamá Tigre" y acuñó el estereotipo de la madre oriental.

Cuenta Chua en dicho artículo que sus hijas tenían prohibido salidas a alojar a la casa de amigos, ver televisión o jugar videojuegos, participar en una obra de teatro, elegir sus propias actividades extra curriculares y tocar algún instrumento que no fuera el violín o el piano. Si bien su ejemplo es un tanto extremo, contiene características de lo que muchas culturas asiáticas consideran ser una buena crianza para los hijos.

Las hermanas Ignacia y Javiera Larraín, columnistas de El Definido, ya habían advertido respecto a los riesgos que trae el sobre-exigir a los hijos, pero esto es pan de cada día en países de Asia. A través de herramientas como la culpa, castigos y muy moderados y austeros cumplidos en situaciones excepcionales, los padres "tigre" hacen todo lo que se necesite para que sus hijos triunfen en lo que sea. En el caso de Amy Chua, esto significaba pasar horas vigilando a su hija practicar el violín y tratarla de "basura" cuando quiera que le faltase el respeto. (No es de extrañarse que haya desatado tanta polémica el artículo.)

¿Y qué tal los resultados?

Los resultados son evidentes. Pequeños genios matemáticos, músicos e infalibles empleados para los cuales no existe la palabra "fracaso". Pueden ver dos ejemplos en los siguientes videos:

En cuanto al ámbito académico, es tan estereotípico que los asiáticos sean los mateos, cerebrines y aplicados que hay incontables "memes" al respecto. Este es netamente un estereotipo, eso sí: no quiere decir que todas las personas de origen oriental o provenientes de los países mencionados anteriormente sean así.

Sin embargo, todo conlleva un costo. Distintos psicólogos del mundo occidental concuerdan que los niños criados en estas condiciones, aunque puedan parecer felices y satisfechos, pueden crecer con grandes carencias emocionales y sociales. Y se ve en la realidad: muy frecuentemente jóvenes y adultos educados por padres "tigre", a pesar de ser los mejores en su área de trabajo o estudio, caen en depresiones, ataques de ansiedad u otros tipos de cuadros sicológicos. Ni hablar de cuando cometen errores o si llegan a ser despedidos: el fracaso de cualquier índole es tan culturalmente execrable que puede llevar al afectado incluso a suicidarse.

Personalmente he conocido a jóvenes coreanos, chinos y japoneses increíblemente capaces en frente de un computador o que hacen magia con ecuaciones matemáticas del largo de mi brazo, pero a la hora de relacionarse con sus pares o con el sexo opuesto se topan con muchísimas dificultades y desafíos. Tal como hay casos donde los individuos se declaran felices, también abundan donde me han confesado que la presión que sienten de parte de sus padres e iguales es insufrible y asfixiante. 

No es de extrañarse Japón y Corea del Sur tengandos de las tasas de suicidio más altas del mundo. En el caso de Corea del Sur, el suicidio es la principal causa de muerte en personas bajo 40 años y a menudo está ligada al ámbito académico y la presión social que existe para ser exitoso.

¿Qué método de crianza es mejor, occidental u oriental?

En vista de que ambos son capaces de producir individuos inteligentes y exitosos, y que al mismo tiempo están estrechamente ligados e influenciados por culturas distintas, es difícil decir si uno es mejor que el otro. He escuchado a padres occidentales deseando que sus hijos fueran tan exitosos o inteligentes como niños orientales y he hablado con jóvenes orientales que lo habrían dado todo por tener una crianza occidental, más "libre" y "feliz". 

Personalmente, encuentro que ambas maneras de criar hijos podrían compartir notas y complementarse; desde mi sesgado punto de vista me da la impresión de que
a nuestra sociedad no le vendría nada de mal un poco más de disciplina infantil (ojo, solo un poco) y a los padres asiáticos tampoco les vendría mal permitirles a sus hijos el vivir un poco más la bendición de la niñez sin tanta presión. 

Curiosamente, pareciera haber un consenso en aumento, tanto en occidente como en oriente, en cuanto a que el mejor método para criar a los hijos sería el francés, con un número creciente de libros que están ganando fama y un lugar en las repisas de madres en países de todo el mundo. No en vano los niños franceses son menos diagnosticados con déficit atencional que sus pares americanos, como se vio en un artículo pasado. Por otro lado, dentro del aula de clases, es el método educativo finlandés el que suele ser citado como uno de los más efectivos, dado que se basa en la motivación y el autoaprendizaje. 

En comparación con el método de "padre tigre" ¿Qué puntos encuentras a favor de cómo fuiste criado o cómo estás criando a tus hijos?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Tomás Osorio | 2013-10-21 | 15:28
1
Muy buen artículo , es bueno saber cúan lejos llegan los asiáticos por ser más exitosos que sus pares. En cuanto a mi educación creo que fue buena porque siempre me dejaron hacer las actividades que quisiera, pero en cuanto a los temas de educación fueron siempre de una sola linea: La de la Old School
responder
denunciar
apoyar
Gracias, Tomás! Creo que tuve una crianza similar, lo cual agradezco enormemente. Hay muchas cosas buenas de la Vieja Escuela!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-10-21 | 15:33
3
La verdad, ya de adulto muchas veces he pensado que hubiese sido genial que mis papás me hubiesen empujado a aprender un instrumento (ahora que partí de viejo, me cuesta mucho), aunque recuerdo nítidamente haberme negado a tomar clases cuando me lo ofrecieron, más que nada porque me daba susto.

Creo que el rol de los padres es exponer a sus hijos a diferentes disciplinas (artes, deportes, ciencias) e incentivarlos a probar suerte en ellas, pero NO a obligarlos a desarrollarlas a la perfección ni forzarlos a seguir si de verdad no les gusta.

Los niños, al igual que los adultos, muchas veces tienen miedo de probar cosas nuevas y ahí uno tiene que ayudarlos, pero no forzarlos hasta transformar esas actividades en un trauma.

Y de todos modos, debe siempre haber espacio para que jueguen y sean niños. Ojalá incluso el método de enseñanza sea en si mismo un juego, no un servicio militar.
responder
denunciar
apoyar
Igual lo que he visto en Asia es que hay niños que, precisamente, lo toman como un juego. Y es difícil decir qué tan militar o estricto se sienten; si bien al comienzo puede haber reticencia de comenzar a hacer algo nuevo, una vez que comienzan a ver los resultados de sus esfuerzos mucha veces lo comienzan a pasar bien y a disfrutar. Hay muchos que cuando jóvenes y adultos agradecen el que sus papás los hubiesen forzado a tomar tal y tal actividad, pues según ellos jamás lo habrían hecho por iniciativa propia.

:S

Concuerdo, en todo caso, con la idea de incentivar más que dictaminar. Igual la niñez se vive un sola vez, y yo agradezco a diario que la mía fue simple, libre y sin grandes presiones.
responder
denunciar
apoyar
Por cierto, respecto a aprender un instrumento nuevo, neuronalmente hablando es natural que sientas que cuesta más, pero al mismo tiempo no hay garantía de que hubiera sido más fácil de chico. Obviamente si hubieras comenzado en ese entonces, a estas alturas tendrías acumuladas muchas más horas de práctica y, por consiguiente, tendrias más habilidad. Pero según los libros y estudios que he leído, una vez que crees los puentes neuronales, lo de la curva de aprendizaje del instrumento debiera ser más rápida. Al mismo tiempo, el aprender a tocar un instrumento es como aprender idiomas: mientras más sepas o conozcas, más fácil es aprender uno nuevo. Ánimo con la práctica! Hay concertistas y compositores de piano que aprendieron a tocar piano después de los 50.
responder
denunciar
apoyar
MAURICIO ARAYA | 2013-10-21 | 15:44
0
Esta eduación tan estricta produce falta de creatividad en los niños, y gran capacidad de frustracción y en algunos casos hasta el suicidi, incluso en niños esto es fuertmente observado en japon
responder
denunciar
apoyar
Estereotípicamente sí, pero en Singapur, por ejemplo, el sistema educacional está desarrollado alrededor de impulsar a creatividad y dar espacio a los niños y jóvenes para que creen e innoven, más que repitan como comúnmente se ve a otros países asiáticos hacer.

Pero de todas formas es muy cierto lo de la presión, frustración y suicidio. Cuando tienes un medio donde solo la excelencia manda, se dan casos así. Probablemente no sería una mala idea darle un nicho y un punto de escape a aquellos que no logran estar al tope de la cadena académica/laboral, aunque al mismo tiempo se piensa que si se da un escape semejante, muchos alumnos van a tomar la "ruta fácil". Según entiendo, al menos.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Garibaldi | 2013-10-21 | 15:46
1
Interesante el artículo. Perder la infancia para tener un video de 4 minutos en youtube me parece un poco triste...

Ahora en serio. En cuánto a éxito, sería interesante ver porcentualmente si el número de "niños genio" hijo de mamás tigre es mayor que los hijos de madres de estilo occidental. Dado que Asia es enorme, uno podría esperar, al menos, tantos niños genios asiáticos como no asiáticos. ¿Alguien tiene por ahí este dato?


responder
denunciar
apoyar
Hasta el momento no he encontrado datos específicos en ningún lado, aunque siempre estoy con el ojo puesto (es un tema que me fascina). En términos de porcentaje pareciera no haber información concluyente respecto de la comparación entre genios por cada lado, probablemente porque es muy difícil determinar el grado de inteligencia general. Si no me equivoco, los asiáticos en general tienen un nivel básico de matemáticas y ciencia mucho más superior que el de la mayoría de los países civilizados occidentales, pero es más bien por cómo están diseñados los currículos básicos en países como China, Japón y Corea del Sur. Al mismo tiempo, la creatividad es menor, y la presión y tiempo pasado en el colegio mucho mayor.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Garibaldi | 2013-10-22 | 10:13
2
gracias!
responder
denunciar
apoyar
José Arcángel Salazar Delgado | 2013-10-22 | 03:35
2
En lo personal opino que debe haber un balance de las dos cosas. Si elegimos una actividad, hay que ser disciplinado y riguroso. Pero también debe haber tiempo para el descanso, la relajación y la experimentación.

En mi caso, 2 cosas que me ayudaron mucho a desarrollarme, fue haber sido Scout durante 2 años y luego ser artista marcial durante 4 años.

Siendo Scout aprendí a disfrutar de las cosas sencillas de la vida, que en la vida lo importante es saber hacer equipo y ser ingenioso y que siempre debes tratar de dejar las cosas un poco mejor de como las encontraste.

Como artista marcial aprendí que para lograr algo hay que esforzarse y traspasar tus limites, que no siempre se puede ganar pero hay que seguir intentando y que la violencia es siempre una derrota.

Nada de esto es la panacea, pero creo que a mi me ayudó.
responder
denunciar
apoyar
Es súper interesante el poder que tienen las actividades que describes sobre un niño, y me alegro que haya resultado bien en tu caso. Por lo general los Scouts tienden a ser organizaciones bonitas y relativamente seguras en términos de formación. Por el otro lado, las artes marciales, si bien como mencionas pueden ejercer una excelente influencia sobre un niño, joven e incluso adulto, dependen mucho de quién es el maestro o profesor. En Chile hay muchos buenos artistas marciales, pero por ahí y por allá he visto algunos un poco más "ralladines". Pero supongo que es como todo en la vida: hay de lo bueno y de lo no tan bueno. :)

Lo de superar tus propios límites y la violencia como una derrota lo encuentro dos valiosísimos aportes de las artes marciales, muy bien escrito!
responder
denunciar
apoyar
Nerdosauria | 2015-01-11 | 12:24
1
Yo tambien fui scout y pienso llevar a mi hijo para que conozca esa hermosa experiencia. Tambien me gustaría que practicara artes marciales por el tema de la disciplina y el esfuerzo. Mi esposo sueña con hacer robots con bebesaurio y salir a probarlos a la calle. Mi papá quiere llevarlo al futbol y al futbol y al... futbol jajajja. Al final esperaré a que crezca mejor, pues a sus tiernos 6 meses lo unico que quiere es su "pechito" y jugar con mamá y papá jajaja
responder
denunciar
apoyar
Carolina Vega Muñoz | 2013-10-23 | 13:55
2
Personalmente fui criada bajo la sombra del éxito y excelencia. A los 3 años entré a ballet, luego a los 5 orquesta infantil para después seguir con teoría musical y piano, pintura al óleo, natación, artes plásticas, inglés. Todas aquellas impuestas por mis padres(porque esto te crea una obsesión y después te autoimpones otras actividades).
De eso saqué tres conclusiones.
Una, lo positivo, aprender a apreciar cosas que cuando eres chico a veces no te das cuenta, tu mente es más disciplinada (no menos creativa), conoces otros niños, desarrollas otros sentidos, imposible que salgas flojo, tu nana no te deja en la tv.
Dos, lo negativo, estas cansado desde los 4 años en adelante, para el resto de tu vida. Te parece absolutamente imposible hacer sólo una actividad y nada es suficiente. Todo siempre lo querrás hacer mejor y más difícil, y el miedo al fracaso es enorme.
Tres, lo peor, buena suerte en el trabajo, pésima suerte en las relaciones interpersonales. Suene como suene, para mí es más fácil estar aprendiendo chino mandarín, que hacer amigos. Finalmente te conviertes en un trabajólico, obsesivo compulsivo, intolerante ante el fracaso, con grandes capacidades de análisis, observación y apreciación.
Ahora, como madre de una niñita de casi 4 años, también la llevo a talleres (de vez en cuando)para que pueda apreciar las cosas lindas de la vida y la cultura, pero mi preocupación fija está en enseñarle (lo que implica auto enseñarme a mí), a ser emocionalmente inteligente también.
Definitivamente no aprendí a sintetizar...
responder
denunciar
apoyar
Muy interesante tu experiencia, Carolina. Y, considerando que hay artículos completos y libros respecto a este tipo de temas, encuentro que tu síntesis está impecable!

Ojalá logres inculcarle todos los buenos aspectos de tu propia formación a tu hija, y me parece increíblemente valioso el que estés abierta a desarrollar en paralelo con ella los aspectos en los que sientes que necesitas trabajar.

Si bien un niño es una esponjita, los adultos también pueden perfectamente cambiar, aprender y desarrollarse a gusto. Es cómodo decir "no, ya no puedo cambiar o aprender esto porque soy adulto, o estoy viejo/vieja", pero está demostrado científicamente que incluso a edad adulta hay regeneración de neuronas y creación de nuevos puentes neuronales, que es lo que ocurre con el aprendizaje. Lo único que cuesta es vencer un poco la inercia y la falta de costumbre a aprender tantas cosas como cuando éramos niños, pero una vez hecho esto es todo cuesta abajo. Mucho éxito!
responder
denunciar
apoyar
Isaac | 2013-10-24 | 10:45
2
Muy buen articulo, pienso que si bien es cierto, la mayoría creemos que lo mejor es una educación equilibrada, es muy bueno potenciar directamente el área en la que mejor se desarrollan los niños y jóvenes tan sólo por gusto. Creo que "educación oriental" es muy amplio, voy por "educación asiática o china", ya que en parte del oriente, como el mundo hebraico busca potenciar la educación de los hijos desde el hogar, aunque generalmente finalizan su vida en la profesión de sus padres.
responder
denunciar
apoyar
Fernando Burgos | 2013-12-05 | 11:48
1
Buenisimo el articulo, como profesor de violin, he notado que siempre ha sido de esa manera con los niños asiaticos, aca es solamente un hobby, alla es la manera de sobresalir y darle una mejor vida a hijos de adultos, lo unico que no estoy de acuerdo es con el video del niño que toca piano, a ese niño no lo hacen estudiar, el disfruta tocando, hay un documental donde dicen la diferencia entre la crianza de este tipo y los niños que nacen con la necesidad artistica como creo seria este el caso, el niño ejemplo de ese documental, tocaba piano hasta durmiendo
responder
denunciar
apoyar
Nerdosauria | 2015-01-11 | 12:32
1
Como decia mas arriba, me gustaria que bebesaurio fuera a scout, que en mi experiencia fue muy fructifero, y practicara artes marciales, pero mas que eso me gustaria que experimentara en lo que quisiera, desde ballet hasta haciendo robots con su padre. Quiero que se desarrolle naturalmente para lo que lo emocione mas. Eso si, el inglés va incluido en el paquete desde que nacio ajjaja (somos de ver series en su idioma original, por lo que bebé siempre escucha el idioma inglés y japonés)
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.