padres, familia, niños, hijos, paternidad, educación

Guía para padres: El que mucho demanda poco ayuda

Muchos problemas de personalidad de los adolescentes derivan de una crianza excesivamente exitista, que ha puesto el foco en los logros del niño en lugar de sus progresos, y a los sueños de los padres por sobre los de los niños.

Por Ignacia y Javiera Larrain | 2013-05-30 | 17:06
Tags | padres, familia, niños, hijos, paternidad, educación

Consumo excesivo de alcohol y drogas, altos índices de depresión adolescente y trastornos alimenticios, son problemas que suelen mantener cada día a más padres agobiados y sin saber cómo enfrentarlos.

Si bien la causa de éstos puede ser muy diversa, siempre existe un factor común: la falta de seguridad en sí mismos que los jóvenes han desarrollado. Es normal que los adolescentes busquen la aprobación de un grupo, pero cuando no confían en sus propias capacidades y no se aceptan tal cual son, las probabilidades de verse envueltos en una de estas problemáticas es alta.

La solución de estos problemas es muy compleja y requiere de un tratamiento muy profundo que va más allá del alcance de este artículo. Sin embargo, hoy como padres de niños pequeños podemos revisar cómo estamos actuando, para evitar en la medida de lo posible, estas dificultades en la adolescencia. Un niño seguro de sí mismo será un adolescente sano. 

Una cuestión de expectativas

La seguridad en sí mismo es la capacidad que tiene una persona para confiar en sus propios recursos y habilidades, reconociendo que éstos le permitirán alcanzar de una manera realista las metas y desafíos que se proponga.

Como padres ayudamos a construir esta seguridad desde diversas aristas, pero en un área en que estamos fallando como sociedad y por ende en nuestro rol educador, es en el exitismo y las expectativas idealizadas que ponemos sobre nuestros hijos.

Todos tenemos una imagen ideal de nosotros mismos que alimentamos y construimos en base a lo que esperamos poder cumplir pero también en base a las expectativas que los demás tienen sobre nosotros. Por otro lado, tenemos una imagen real de nosotros la cual construimos a partir de los logros concretos que constatamos en la vida. En la medida en que estas dos imágenes se acerquen, la persona logra seguridad, confianza y valoración personal. Si la imagen ideal está muy lejos de la que uno percibe como real, la persona desarrolla la sensación de frustración y de no estar a la altura.

¿Qué rol jugamos en esto como padres?

Hoy vivimos en una sociedad exitista y queremos que nuestro hijo sea el mejor alumno, el con más amigos, el más bonito, el que mejor se viste, el mejor compañero, el más deportista, el más artista… en resumidas cuentas, el mejor en todo. Y no nos detenemos a pensar en sus reales capacidades, en su individualidad.

La presión que les hacemos sentir y las expectativas tan idealizadas y fuera de la realidad del niño, “inflan” la imagen ideal de sí mismo provocando un abismo entre éste y su yo real. Así, el menor nunca llega a sentir que cumple con los que se espera de él. La parte más triste es que empieza a sentir que su valor depende de lo que es capaz de lograr y no de lo que él es. Se siente querido por lo que hace y no por ser quien es. Esto le impide construir su propia seguridad.

No se trata de no esperar nada del niño y ser mediocre, ni que no sepamos conducirlo mostrándole objetivos en la vida, eso es parte fundamental de nuestro rol de padres. La clave está en conocerlo bien para saber cuánto y en qué áreas exigirle, sin caer en ninguno de los dos extremos, en las expectativas idealizadas ni en la falta de ellas.

¿Cuándo inflamos la imagen ideal de nuestros hijos?

En resumen, como padres debemos tener altas expectativas respecto a lo que pueden lograr nuestros hijos para que ellos se sientan estimulados a dar lo mejor de sí mismos, pero éstas deben ir de acuerdo a la realidad de sus capacidades y talentos y no a lo que nosotros queremos que ellos sean. No hacerles sentir la presión de que deben ser los mejores sino mostrarles que deben dar su máximo esfuerzo, valorando el proceso, no solo el resultado, y lo más importante, hacerlos sentir queridos por quienes son y no por lo que logran. De esta manera los ayudaremos a ser seguros de sí mismos, lo que será siempre una herramienta fundamental para todos los desafíos que enfrenten en la vida.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
gif Comentario destacado por El Definido
Paper Luis | 2013-05-31 | 09:38
8
Leo este articulo y se me levanta el ánimo.
Pensaba que estábamos mal en la educación que le damos al retoño (2,5 años), ya que "no hace las cosas que un niño de su edad hace".
Por mi esposa (que ella siempre me dice, cada niño tiene su ritmo) le hemos tratado de dar la mejor educación en el sentido emocional: que el no manda en la casa, que tiene derechos y deberes (puede dejar la escoba en el depto,siempre y cuando ordene después), que tiene que hacer las cosas por si mismo, crearle confianza en si mismo y, sobre todo, quererlo mucho (llenarlo de amor nunca está de más)
Conocimientos va a poder adquirir durante toda la vida. Inteligencia emocional es en estos momentos cuando la podemos educar.
Saludos y Gracias
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-05-31 | 10:04
7
Uf, totalmente de acuerdo. Creo que el mayor déficit educativo de nuestro país está no tanto en la enseñanza de "contenidos", sino en la educación emocional.
responder
denunciar
apoyar
Pedro Iniesta | 2013-05-31 | 12:27
1
Excelente artículo! La verdad es que lo que dicen es den gran ayuda no solo para las parejas que tienen o están pensando en tener hijos si no tambien para muchos jovenes y adultos que vivieron procesos similares en su infancia. Es bueno entender el porque de nuestra estrictira de personalidad para inentar corregir lo que no nos gusta y potenciar lo que nos agrada. Tratemos de incentivar a nuestros hijos a ser felices, eso es algo que creo que si debemos exigirles!
Me gustan mucho sus artículos...sigan así.
Saludos
responder
denunciar
apoyar
Sebastián Muñoz | 2013-05-31 | 20:27
3
Puedo decir que fui criado así. Mi fuerte es la creatividad y soy competitivo por naturaleza y al final me desafié a mi mismo para lograr sacar una carrera informática. Porque es una carrera donde nacen los nuevos inventores del siglo XXI. Gracias padres.
responder
denunciar
apoyar
Mario Ogaz Basso | 2013-06-03 | 11:41
1
Lo leo y veo muchas cosas que me hubiera gustado tener cuando chico, siempre me pusieron la vara alta y la alcancé, el problema son mis hermanos, mis padres esperan lo mismo y les exigen mas de lo que pueden.
responder
denunciar
apoyar
Monserrat Arenas | 2013-06-30 | 08:28
0
Nuestra mayor fuerza como padres la hemos puesto en educar emocionalmente y con mucho amor, a nuestros dos hijos. Es a veces difícil porque fuimos educados con mucha carga exitista.
Luego de leer este artículo tengo más confianza que estamos en el buen camino, es una tarea diaria y constante, ojalá muchos más padres se plantearán los efectos de lo que transmitimos a los niños y la forma que le presentamos el mundo.
Gracias!
responder
denunciar
apoyar
Álvaro Amaya | 2014-06-15 | 02:37
0
A mi me dijieron desde chico: hijo no importa lo que te dediques, tienes que ser el mejor en lo que hagas... Es el peor consejo que se le puede dar a un hijo... cuando no lograba ser el mejor, me frustraba y me sentía fracasado... Lo importante yo creo es dar tu mejor esfuerzo y si no logras lo que esperabas poder estar tranquilo de que hiciste lo que pudiste y que el proceso fue muy útil. Vivimos en una sociedad exitista donde lo único que importa es el resultado final y ser el mejor, en algunos países la principal causa de muerte en adolescentes es el suicidio y creo que lo que más influye es la presión social. Ojalá que esto cambie a futuro y poder vivir en una sociedad más feliz.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.