selección, fútbol, Copa América, Chile, Argentina, Copa, triunfos, éxitos, derrotas, equipos, trabajo, psicología, actitud, valor, confianza

Copa América: Chile no ganó por el talento

Todos los países tienen talentosas estrellas en el fútbol europeo. Todos tienen buenos entrenadores. Todos tienen hambre de ganar. Lo que explica el triunfo de Chile es otra cosa. Y va más allá del fútbol.

Por Rodrigo Figueroa Reyes @Rodrigohernan | 2015-07-06 | 16:29
Tags | selección, fútbol, Copa América, Chile, Argentina, Copa, triunfos, éxitos, derrotas, equipos, trabajo, psicología, actitud, valor, confianza

El año 1955, es decir, hace sesenta años atrás, se vivió uno de los peores momentos de la larga y amarga historia de frustraciones para los hinchas chilenos. Aquella vez, al igual que el sábado último, Chile definía el título de la Copa América ante Argentina, aquel fantasma inmortal del fútbol chileno, en un encuentro definitorio en el que un empate le daba la gloria a los nuestros. Como todos saben perfectamente bien, aquello no ocurrió, Chile perdió y a partir de entonces argentinos y uruguayos desquitan sus frustraciones al amparo de las nuestras… eso, hasta el sábado.

El sábado los muchachos de la selección, la mejor de la historia para muchos, espantaron varios de nuestros fantasmas más obstinados: primero ganaron la Copa América, lo hicieron ganando una final ante el peor de todos los enemigos, la Argentina de Messi, y lo hicieron a través de la tanda de penales, la misma que jamás antes había visto a Chile como ganador. Sí, porque si la historia de Chile carecía de títulos, por el contrario, tenía de sobra penales tirados al vacío, allá donde fue el de Higuaín, o penales que daban en el palo o en la guatita del arquero, como decía el sapito. Los uruguayos y argentinos se reían de nosotros por nuestra falta de títulos, y esto fue así muy posiblemente porque siempre les llamó la atención que Chile no ganara. De otra forma, por qué les podía interesar tanto nuestra falta de títulos. Si de falta de logros deportivos se trata, existen muchas otras selecciones del continente contra las cuales desquitarse, pero ¿por qué contra nosotros todas las burlas y la sorna, los cánticos esos de que la copa se mira pero no se toca?. Creo que la razón de todo ello es muy simple: los 99 años de falta de títulos futbolísticos fueron una anomalía, una falla de la matriz.

“Tu debilidad no es tu técnica"

Fernando Solabarrieta explicaba en el video motivacional que se hizo viral esta semana el por qué Chile no tenía miedo. Entre otras cosas, recurre a la fuerza de la gente, al ponerse de pie después de la tragedia, la buena cara al desastre, al terremoto, a los incendios y a todos esos 9 de cada 10 desastres naturales que prefieren suelo nacional. Todas esas cosas a las que cantaba furibunda la hinchada argentina en Concepción. ¿Cómo es posible que un país que no cruza los brazos ante la fuerza incontrarrestable de la naturaleza, no pueda ganar un miserable partido final?

Sí, Fernando tenía toda la razón. La falta de títulos en el fútbol era una anomalía, pero no una anomalía circunstancial ni caprichosa. Guardaba relación con la ausencia de las ideas correctas en el deporte rey.

El triunfo del sábado fue el triunfo del trabajo y la convicción en el trabajo colectivo, no del talento. No es primera vez que Chile tiene jugadores de tal capacidad técnica: existieron antes los Caszely, Yañez, Zamorano, Salas, Sierra, Figueroa, Sánchez, Vega, Livingstone, Margas, Moscoso… para qué seguir. Tal vez los de ahora ganan mucho más dinero, pero eso es más bien fruto de la globalización del fútbol que de un mérito propio. Todos los países sudamericanos tienen a sus estrellas en Europa, en eso no hay tantas diferencias, lo que cambió fue que los de rojo empezaron a creer, porque como tan sabiamente le dijo alguna vez Morfeus a Neo cuando éste era aún un chicuelo: “tu debilidad no es tu técnica”. La debilidad de Chile nunca fue su técnica, fueron sus ideas, su mente, sus complejos, su falta de fe en los valores apropiados: en definitiva, sus ideas implícitas como diría Carol Dweck.

Por qué este triunfo viene en el momento perfecto 

Desde hace algún tiempo Chile se transformó en la estrella de las sociedades latinoamericanas, por no decir hispano parlantes, inclusive para pesar de muchos de los nuestros. En muchos aspectos, este país cambió de raíz, y por qué no decirlo, cambió para mejor. No puedo explicar la satisfacción que viví hace algunos años cuando vivía en Noruega y asistí a una charla de Finn E. Kydland, premio nobel de economía, quien sin tener relación alguna con nuestro país y en un tema sin relación alguna siquiera a Latinoamérica, gastó más de treinta minutos hablando de Chile y del exitazo en sus políticas institucionales. Esto lo digo no para intentar sostener que no tenemos problemas. Todos los países los tienen: inclusive los noruegos con un per cápita más de tres veces el nuestro los tienen y por montones. Los problemas son parte de la vida, como explicara Epictetus hace ya muchos años. Lo que diferencia a los países exitosos no es la falta de problemas, sino su capacidad de resolverlos. Para resolverlos hay que tener la mentalidad apropiada que es lo que ha estado tambaleando los últimos años en nuestra sociedad.

El sábado Chile ganó, porque por fin se pensó y se actuó apropiadamente. Messi era un rival formidable, temible, el peor de todos los problemas, pero tuvo siempre un ejército completo persiguiéndole,  como observó Marca. Cuando Chile cree y trabaja unido, puede. Así es y ha sido siempre, aunque por momentos lo olvidemos, y aunque últimamente la falta de fe se haya vuelto el deporte favorito de muchos. Que la política tome nota de este triunfo, por favor, porque la Roja mostró el sábado que es más que nunca ¡DE TODOS!

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Daniel Valenzuela | 2015-07-06 | 17:50
7
Muy de acuerdo con la columna, no así con el titulo que para mí debería haber dicho: "Chile no ganó por el talento individual, sino por su trabajo colectivo".
Para la pelotita, el talento es lo más importante, pero no el talento tipo neymar-messi-ronaldo (eso ayuda, y mucho). Los distintos talentos que todos poseemos, deben ser sacados a relucir al máximo y conjugados con los talentos de los demás compañeros de equipo en pos de un objetivo común. Eso solo lo puede hacer un buen entrenador con una meta clara y convicciones firmes.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-07-07 | 15:49
4
Puede ser lo del título, pero... ¿habrías entrado a leerlo? :) Ese es el rollo con los titulares. A veces, un título muy correcto y preciso conspira con que la gente lea el contenido, que es lo valioso.

En cuanto a lo del talento, hay otra columna de este mismo columnista, llamada "por qué Chile nunca ha ganado la Copa América" en la que justamente menciona que el talento no es algo que haya que buscar, sino desarrollar.
responder
denunciar
apoyar
Ivan Arce | 2015-07-17 | 15:57
0
Un buen editor no se dedica a revelar los secretos de la cancha en el intento de bloquear como el negro del desodorante todas las criticas a su empleado escribidor favorito. Usted dediquese a intentar manipular la opinion publica al igual como un feriano ofrece su papita. El extenuante trabajo del desahogo y la pseudodemocratica opinologia autocomplaciente dejenosla a los fervorosos consumidores de publicaciones ciberneticas.
responder
denunciar
apoyar
Claudia JD | 2015-07-06 | 18:11
3
Un triunfo al trabajo duro, al esfuerzo, al rigor!!
Si antes eran pichangueros, el sábado de graduaron de futbolistas.

Felicitaciones a la Selección!!

responder
denunciar
apoyar
Mauricio Antonio Hernandez Quinchel | 2015-07-06 | 22:33
2
Chile siempre fue un equipo, a diferencia de otras selecciones que fueron y dependieron (y dependen) de las estrellas, esto era de esperarse, es cosa de ver la campaña de Sampaoli en U.De Chile, siempre se ha caracterizado por formar un juego colectivo temible, que no dependa de las figuras, lo ultimo que puedo decir es que Chile hace tiempo que pudo haber sido campeón, pero es hoy cuando al fin tenemos esta gloria que podemos decir con orgullo que nos la ganamos como justo ganador.
responder
denunciar
apoyar
Melissa Amaro P. | 2015-07-06 | 23:07
1
Bacán la columna :D
En general, me daba cosa ver los partidos chilenos, porque creo que toda la voluntad y garra dependía de quién hiciera el gol primero. Así que mucha confianza no les tenía. Lo que me sorprendió de este último partido fue que no noté eso. De hecho, más que querer hacer goles, la Roja se preocupó harto de mantener su arco intacto. Y aunque perdieron pases y tiros, había más seguridad que antes. Fue como "si nos hacen un gol, nosotros hacemos otro".
Estoy más feliz que la ch5cha por la Copa, pero no me confío. Ahora lo que importa es mantener la confianza. Lo bueno es que rompimos la "mufa" y ahora las derrotas no serán una "prueba de que somos malos", sino un resultado que puede revertirse.
responder
denunciar
apoyar
Jonathan Heredia Sepulveda | 2015-07-07 | 11:58
1
Eso es verdad, Brasil tiene a Neymar, Argentina a Messi, Chile tiene un equipo... (fue un trabajo a largo plazo). Este es el ejemplo, para muchas personas (me incluyo) que con tiempo, potenciando tus habilidades y trabajo duro puedes lograr tus objetivos....
Gracias Chile!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-07-07 | 15:50
1
Lean esta columna del director de la revista "Marca" de España:

http://www.marca.com/blogs/el-apunte/2015/07/06/del-cero-al-infinito-pasando-por-bielsa.html
responder
denunciar
apoyar
Claudia Godoy | 2015-07-07 | 19:03
0
buena colunma.....es verdad Chile tiene el mejor equipo de futbol que "trabaja en equipo".....pero ademas tiene una hinchada como no hay otra y eso hace al menos un 10% del partido....Viva Chile y los Chilenos!! :-)
responder
denunciar
apoyar
Gabriel Montenegro | 2015-07-08 | 19:26
1
Bueno, no sé qué pensar del triunfo. Es decir, me alegro por ellos, pero no puedo evitar sentir algo de felicidad y optimismo. Y eso me hace sentir mal. ¿Que gloria me da a mí que la selección haya ganado si yo no fui el que estuvo entrenando duro y corriendo durante casi dos horas? No es mérito mío, y sin embargo siento algo orgulloso. No me gusta, pues me parece que enorgullecerte de tu país o de los logros de otras personas que nacieron en el mismo territorio que tú es algo nacionalista, y el nacionalismo sólo ha llevado a cosas como la xenofobia y el holocausto. ¿O quizá no estoy viendo bien el asunto.
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Antonio Hernandez Quinchel | 2015-07-08 | 22:20
2
No te sientes orgulloso por el deporte en si, sino por la buena representación de tu pais, imagínate que el fútbol es como una guerra con otros países cada victoria, aunque no participes como soldado, es un levantamiento a la moral propia de cada habitante de dicho lugar, en sintesis, es el sentimiento de patria, como cuando sales de cuarto medio y te pones a llorar por tu salida, es exactamente lo mismo, saludos.
responder
denunciar
apoyar
Gabriel Montenegro | 2015-09-14 | 19:16
0
Gracias por la respuesta, pero... ¿Porque asimilar un deporte a una guerra? Los jugadores del otro equipo no son "enemigos", son gente que también siente pasión por el mismo deporte. Además, no porque en un enfrentamiento alguien levante una bandera de Chile yo lo voy a seguir o me sentiré identificado. Si Chile hiciera una guerra para convertir al Perú en una colonia yo no me pondré de lado de mi patria. Y cuando salí de cuarto medio lloré por todo lo que había avanzado con mis compañeros, no una competencia con otros. Y además allí fue mi propio esfuerzo y las condiciones más o menos favorables que me tocaron, no porque otro haya echo el trabajo.
responder
denunciar
apoyar
Jonathan Heredia Sepulveda | 2015-10-04 | 02:29
0
Es por que te sientes representados por ellos, quieras o no esos jugadores comparten nuestra cultura y eso genera empatia. Claro esta el fútbol es popular, pero siempre que un chileno hace algo bueno uno se siente bien, tanto en ciencia, deporte, artes, etc
responder
denunciar
apoyar
edwin flores | 2015-07-14 | 18:29
0
Tu columna es buena, en lo relativo a lo futbolístico, pero cuando tocas temas económicos y ejerces sobre ellos juicios de valor, todo se hecha a perder, muy mal, empañando el bien análisis que habías hecho.

Te dejo a continuación una columna acerca de la mentira que es Chile en términos económicos y te propongo separar las aguas, para no perder la objetividad, saludos.

http://www.ukprogressive.co.uk/chiles-plantation-economy/article33413.html
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-07-20 | 12:17
2
Hay que distinguir entre creación de ingresos y distribución de ingresos. Chile ha sido un alumno mateo en lo primero, no en lo segundo.
responder
denunciar
apoyar
fernando urra | 2015-07-15 | 01:29
1
Algo muy positivo está ocurriendo y permite que nuestra mirada no sea contemplativa. Muy por el contrario te moviliza hasta las lágrimas. La Copa América permitió ese reencuentro generacional. Ésta copa es para nuestros niños que crecen con la ambición de saber que todo se puede...
responder
denunciar
apoyar
Ivan Arce | 2015-07-17 | 08:30
1
Interesante argumento parcialmente plausible, aunque para valorarlo completamente habria que ver que pasa en las siguientes generaciones. No se si la mejor, pero claramente una de las mejores selecciones, la primera que nos hizo llorar, y aunque esa alineacion de estrellas, esa suma de grandes talentos x si sola no habia bastado hasta ahora, es dificil saber que podrian haber llegado a lograr sulantay, bielsa o sampaoli sin ese bendito talento de jugadores. Un articulo leible hasta sus penultimos parrafos y luego la repetida vedette neoliberal de "los jaguares"... Next
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-07-20 | 12:16
0
Claro, todo análisis en un enfoque de la realidad, no su totalidad. En un juego en que el estado físico, mental, azar, esquema táctico, motivación y miles de otros factores juegan un rol importante, es imposible dar con razones únicas para un logro o fracaso.
responder
denunciar
apoyar
jorge aguilera | 2015-07-19 | 17:06
0
Rodrigo Figueroa Reyes me gustaría conocer de tus "talentos" ya que atribuyes a estadísticas y situaciones exógenas el ganar unos partidos de fútbol.. veo que jamás haz jugado fútbol que tu "talento" está "copuchar" de los logros ajenos.... este Chile al que tu mencionas se formó con muchachos que no escucharon a los "opinólogos" como tú y otros con más renombre ellos escucharon a sus sueños (años antes ya decían que serían campeones del mundo) no le temieron a nada, no cambiaron, y se mantuvieron fieles a sus su pasión, les importa un carajo jugar en una cancha de tierra (aún lo hacen) que antes 90 mil personas... son esos chilenos que no están en las encuestas son de barrios marginales donde un problema lo soluciona un "combo " en el ho... sin psicólogos sin traumas .. Ganaron,, lo hicieron con su talento natural.. No los minimices ni los relaciones con fracasos ni triunfos morales no le contagies con tu verborrea barata .. Son guerreros y nos dieron una alegría entre tanto chanta ladrón ... déjalos que descansen para que si Dios quiere podamos reír y celebrar de nuevo..
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-07-20 | 12:07
0
Jorge, qué extraño tu comentario. Lo haces como si esta columna hubiese sido una crítica a los jugadores, cuando es un reconocimiento al trabajo duro, esfuerzo, constancia y profesionalismo de esos muchachos. Parece que te quedaste con el título nomás.

Y yendo a tu argumento: ¿crees que todos los otros jugadores del mundo (los latinos, al menos), y los jugadores chilenos de antes, no tienen historias similares? La gran mayoría jugó en el barro y peleó con todo el corazón. Pero los talentos hay que pulirlos y ese fue el gran aporte de esta generación: el trabajo duro, sistemático y serio.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.