Desconocidos, sociabilizar, conversación, amistad
Imagen: Gojko Franulic
actualidad | Opinión | Columna

Meter conversa: ¿Por qué no nos gusta hablar con extraños?

Interactuamos todo el día con personas que no conocemos a través de las redes sociales, pero cada vez miramos menos a los ojos y evitamos conocer y conversar con personas que vemos a diario. Miguel Ortiz nos invita a “hacernos cargo de la red social más importante: nuestras propias vidas”.

Por Miguel Ortiz A. @ortizmiguel | 2015-05-13 | 10:32
Tags | Desconocidos, sociabilizar, conversación, amistad

¿Te lo perdiste? Regularmente republicamos contenidos vigentes que pueden resultarte interesantes.

Matías, lector de El Definido, nos propuso el tema: “Hablar con desconocidos”. Según él –y vaya que tiene razón- si no habláramos con extraños nunca haríamos amigos. Sin embargo, quizás por lo tranquilos que estamos en nuestra zona de confort, son pocas las ocasiones en que nos atrevemos a entablar una conversación con alguien nuevo y abrir así la posibilidad de que nuestro círculo social se enriquezca.

Desde chico, y por razones de seguridad, se nos enseñó que no debemos hablar con extraños… ¿habremos quedado traumados? Porque hoy a muchos les parece espeluznante que, sin razón aparente, alguien les hable en la cola del supermercado, o en el Metro.

Lo curioso, en todo caso, es que esto sucede sólo en la vida real, porque en el mundo digital hablamos casi exclusivamente con personas a quienes nunca hemos visto. Piensen en Twitter, por ejemplo: ¿a cuántos “siguen” sin siquiera saber su verdadero nombre?

Es algo que, como raza humana, hemos ido perdiendo con el paso de las generaciones. Mi abuela –podría apostar que las suyas también- era experta en conversar con todo el mundo, un don que heredó mi madre (y que yo también recibí, aunque ya más diluido). Por eso me puse manos a la obra y llevé a cabo un experimento social. ¿En qué consiste? Simple: conocer más a aquellas personas con las que me relaciono con cierta frecuencia, y lograr que pasen de ser extraños… a conocidos.

Mi primera “víctima” fue don Pablo, el conserje de mi edificio. Me di cuenta de que en los 5 años que llevo viviendo aquí, sólo sabía de él su nombre. Entonces bajé a buscar la correspondencia (elegante manera de llamar a las cuentas) y le metí conversa. Resulta que don Pablo tiene apellido, 55 años de edad y 5 hijos. Es viudo y vive en Maipú. Su hijo mayor, igual que yo, es periodista y está buscando trabajo. Además de conserje, don Carlos es “maestro chasquilla” –como él mismo se definió-, y mañana vendrá en sus horas libres a arreglarme un enchufe que tengo malo hace ya meses. Hablamos de los morosos de la comunidad, pelamos a la presidenta de la junta de vecinos y nos despedimos con un cariñoso apretón de manos. Quedé contento, y supongo que él también.

Segundo “desconocido”: la dueña de la panadería del barrio. Bastó piropearle su nuevo corte de pelo para que se desatara, de manera natural, una conversación muy entretenida. Le terminé contando de mi trabajo y mi familia. Anita María me regaló un frasco de aceitunas del valle de Azapa –venía llegando de ver a su mamá, que vive en Arica-, y me pidió ayuda para contactarse con alguien de la municipalidad por un permiso que quiere tramitar. Le dije que le averiguaría el nombre de la persona indicada y, una vez más, me fui feliz.

Lo que estoy contando puede sonar muy básico, una norma mínima de educación o cortesía. Y de hecho lo es. Pero si lo escribo es porque hoy, lamentablemente, este tipo de interacciones se da cada vez menos. Avanzamos por el mundo como si fuéramos solos, como si todo el resto estuviera a nuestra disposición… y con los que “lamentablemente” hay que interactuar cuando necesitamos algo.

¿Son sanas este tipo de relaciones?, ¿nos gusta esta manera de crear comunidad? Estoy seguro de que hay días en que miramos más las pantallas de nuestros celulares que los ojos de otras personas. La mía es una invitación a levantar la vista, a conocernos, hablarnos, meternos conversa, hacernos cargo de la red social más importante de todas: nuestras propias vidas, donde las influencias son reales y positivas, no virtuales. Deberíamos profesionalizar, como lo hace un comunity manager, nuestro vínculo con los demás. Nada malo puede surgir de eso.

En el supermercado, ayer, fue Oriana, cajera, la que me sorprendió: “Usted es igual a mi hijo mayor”, me dijo, “tiene los mismos ojos”. Y sacó de su cartera una foto de Arturo, ingeniero, quien acaba de ser padre. “Pero usted no tiene pinta de abuela”, le respondí. Y nos estuvimos riendo, mientras la maquinita de la RedCompra hacía su trabajo.

¿Cómo se llama tu conserje?, ¿sabes el nombre de tu vecino más cercano?, ¿cuándo fue la última vez que le preguntaste a alguien su nombre y te abriste a conocerlo?, ¿te molesta que te metan conversa?, ¿te gusta?, ¿le has preguntado su opinión política al taxista?, ¿te has detenido a desearle buen día a un mendigo? Son ese tipo de detalles los que nos hacen humanos. Metámonos conversa. Nos hace bien.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Antonia Laborde | Periodista | 2015-05-13 | 12:12
13
Me encantó la columna y los resultados de tu experimento Miguelo, felicitaciones. Juntando con la ilustración: Los seres humanos son como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar ;)
responder
denunciar
apoyar
Varo Cerda Silva | 2015-05-13 | 12:27
5
es un gran tema
mi principal problema o barrera al momento de entablar conversaciones es que soy bastante introvertido y las personas siempre piensan que estoy enojado y tratan de terminar rápido, supongo que la cara de poker (por no decir de perro) no ayuda mucho, debe ser una de las razones por la cual nunca me piden el asiento cuando voy solo en la micro xD
responder
denunciar
apoyar
Enrique Ulloa | 2015-05-13 | 16:17
1
A mi me pasa algo similar, pero muchas veces cuando me intentan meter conversa, resulta que es de esas personas que hablan hasta por los codos, lo que en otras palabras significa un extrovertido robándole su energía a un introvertido, y no me gusta mucho que digamos. Pero en carretes me encanta conocer gente, considero que es un ambiente mucho más grato para conocer y ser conocido.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-14 | 11:54
1
Los extremos siempre son malos. Tampoco me siento cómodo con la gente que no es capaz de un minuto de introversión.

La teoría de "FLOW" (fluir) dice que las actividades más estimulantes son aquellas en que la actividad que hacemos está ligeramente por sobre nuestras habilidades actuales, por lo que se transforma en un desafío alcanzable, pero difícil. Lo mismo pasa en las conversaciones: si es demasiado intelectual o demasiado insulsa, nos aburre, pero si está cerca de nuestra capacidad, nos entretiene.
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2015-05-13 | 12:38
7
Sufro una dicotomía en este aspecto. Por un lado me encanta hablar con extraños (es tan interesante siempre) pero soy súper tímida, me da pánico hablar con la gente y no sé qué decir para continuar las conversaciones más allá del buenos días. En todo caso sí conozco al concerje, a la señora del aseo, a la del pan, al señor de la fruta, al guardia y a mis dos vecinos más cercanos.
responder
denunciar
apoyar
Carla Parodi | 2015-05-13 | 14:41
3
También me pasa... De hecho, me hablan primero y yo me pongo un poco colorada de pura timidez xD Aunque hay días en que no quiero hablar, pero son los menos.
En el super tengo a mi cajera favorita, compartimos películas con el dueño de la verdurería, conozco a mis vecinos desde que llegamos, y así siempre pasa en cada lugar en el que he vivido. De hecho, el domingo llamé a mi tía regalona, quien era mi vecina y dueña de un negocio de la cuadra donde siempre iba a comprar y le deseé feli día de la madres.

C:
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-13 | 15:56
6
He aprendido que una buena forma de llevar una conversación, cuando uno no tiene tema, es simplemente preguntar cosas y demostrar interés por las respuestas que te da la persona. No se trata de transformar la cosa en un interrogatorio, eso sí.

Lo otro es comentar algo banal como el clima, el partido del día anterior o hacer algún cumplido al vestuario o look de la persona.

responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2015-05-13 | 23:32
1
Me pasa que cuando me hablan no tengo problemas, mi problema es cómo llevar la conversación. Voy a seguir los tips.
responder
denunciar
apoyar
Varo Cerda Silva | 2015-05-13 | 00:18
2
mi problema en las conversaciones es cuando me preguntan cosas que yo considero ultra personales, si estoy pololeando por ejemplo o donde vivo, en ese punto sin intención me vuelvo cortante(mi cara debe ser epica en ese momento, porque vari@s los he visto nerviosos) y generalmente la gente se molesta o termina la conversación.
responder
denunciar
apoyar
Katherina Gallardo | 2015-05-14 | 02:04
1
XD Hago lo mismo! Y funciona!
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-05-17 | 00:55
0
sorry, pero me voy a reir, jajaja, por que entiendo esa cara. Son anécdotas simpáticas.
responder
denunciar
apoyar
Darknesshell . | 2015-05-13 | 12:43
4
La verdad, a mi ni me interesa hablar con conocidos.

Con amigos y recomendados se pone más interesante.
responder
denunciar
apoyar
Claudia JD | 2015-05-13 | 13:23
6
Gran tema!!!
El fin de semana conversábamos al respecto, porque siempre nos reimos de que mi mamá hace amigos en todos lados... pero en todos lados!!
La semana pasada se fue a hacer un examen médico y conoció a un matrimonio del sur que venían a ver nacer al nieto y, con la señora, quedaron de buscarse por facebook y de juntarse cuando vinieran de paseo de nuevo.
Cada vez que viaja, conversa con su compañero de asiento del bus/avión, conversa con la gente en el banco, en el super, en la feria, etc. Tiene una capacidad única de socializar, fruto de eso en su juventud fue una exitosa vendedora y actualmente no le falta clientela en su negocio de decoraciones.

De niña me daba verguenza, ahora me doy cuenta de que es una muy buena forma de nutrir el espíritu, sobre todo porque uno se puede llevar lindas sorpresas al conocer a alguien, compartir sus historias y aprender de otras experiencias. 100% recomendable el experimento.

responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-13 | 15:58
3
Una vez hablaba con un escritor que basa sus relatos en las historias que le saca a taxistas y otras personas con las que tiene oportunidad de entablar conversación.

Las historias que narraba eran a veces realmente increíbles.
responder
denunciar
apoyar
Claudia JD | 2015-05-13 | 16:50
2
He pensado más de alguna vez que mis padres, con sus historias, cualquiera los quisiera entrevistar.
Hasta estaría dispuesta a pagarle a alguien que les hiciera una biografía, se podrá hacer algo asi??
responder
denunciar
apoyar
Jacqueline Bruna | 2015-05-13 | 13:27
6
Uno se lleva cantidad de sorpresas cuando entabla conversaciones con extraños... eso si, no se si tengo cara de terapeuta, pero la gente se va en la profunda conmigo...

responder
denunciar
apoyar
Enrique Ulloa | 2015-05-13 | 16:20
6
Todos los hacemos, es que desahogarse con alguien que nunca volverás a ver no tiene precio :D
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Julia Mulet | 2015-05-13 | 13:57
4
Es fantástico! Yo vivo sola en Valpo desde abril y quizás el estar más sola me hizo cambiar y entablar fácilmente conversaciones con extraños. Además la gente aquí tiene una tremenda disposición a conversar y a ayudarte en cualquier cosa.
Así he entablado gratas conversaciones, he conocido a artesanos de otros países que andan viajando por Chile, personas que vienen a buscar oportunidades a este puerto y también a la propia gente de aquí, madres en la cola del supermercado orgullosas de sus hijos, vecinos que me ofrecen sus productos artesanales, huireros que me venden cochayuyo y me dan dado datos buenísimos para descubrir las costas de esta región.

Pensé que era la gente de regiones la simpática, o la gente de puerto, pero lo he aplicado en Santiago y también resulta muy bien. Taxistas filósofos, meseros universitarios con grandes ideas, etc.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2015-05-13 | 14:50
3
Debo reconocer que me cuesta hablar con desconocidos, pero la presencia de "Ese ser inquieto y jugueton de 4,5 años y 1,1 mts" me obliga a entablar conversaciones con gente que no conozco.

Mi esposa es la que conversa: Me cuenta de Flor y su familia, como llegaron desde Perú a poner el negocio, etc. Me cuenta de la señora que vende dulces frente la estación Los Héroes, salida linea 2, de como es ella, que cosas hace. Me cuenta de la gente de la feria, que todos ya la conocen y le regalan frutas para el niño. Me habla del señor del negocio frente al colegio del enano, de la señora de las fotos, etc etc... Ella es la sociable mientras que me trato de colgar de lo que me cuenta.

Tengo claro que hace falta hablar mas con extraños, pero cuando estás 9 horas en el trabajo, lo único que quieres hacer es hablar con los tuyos y saber de como fue su día, si jugaron, pintaron, etc..

Aunque hay excepciones: Hace 1 año mas menos, a la fe, nos juntamos 3 perfectos desconocidos, que sólo nos seguimos por Twitter. Ahora se que tengo 2 amigos mas en mi reducida lista.

Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Lopez B. | Colaborador | 2015-05-13 | 16:05
4
Viví unos años en el sur (Concepción y Puerto Montt), y me di cuenta que por esos lugares, todos conversan con todos... quiero decir, mucha más gente conversa con extraños, y nadie queda en shock... pero mientras más al norte, la cosa parece ser menos y menos... pero qué bueno que haya interés en promover esa linda costumbre de conversar! uno se entera de tantas cosas, es muy entretenido y además ayuda al alma :)
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2015-05-13 | 23:28
2
Siiiii! Soy del sur (aunque Conce es centro según yo) y las vacaciones siempre las paso en el sur (The REAL Sur) y definitivamente la gente te habla en los negocios, en las filas, etc, sobre todo cuando se dan cuenta de que eres de otro lado.
Este año vacacioné en el norte (centro para santiaguinos) y no me conversó ni un desconocido y eso que llevaba el letrero de turista y huasa estampado en la frente !Y quería que la gente me conversara! La única excepción fue una guardia del metro en stgo. que ante mi evidente confusión con la tarjeta bip y su funcionamiento y claros signos de claustrofobia se acercó a ayudarme. No podía entender cómo viniendo 'de lugares tan bonitos' me iba a encerrar al metro. Considerando que me sentía fatal, le encontré toda la razón. xd
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Lopez B. | Colaborador | 2015-05-13 | 23:41
4
yo soy provinciano a morir, y el metro me inquieta, sigo sin entender el gusto por meterse como sardinas en lata... pero cada cual con sus intereses y gustos... toda la razón, Conce es más bien centro (aunque a una amiga penquista le sacaba pica que le dijera que vivia en la zona central), Puerto Montt ya es sureño sí... de todas maneras, para confundir un poco más las cosas, vivo en Antofagasta, y Santiago es el sur... de hecho, el sur empieza desde La Serena más o menos, e incluso desde Vallenar para algunos :O

Pero volviendo al tema tras este pequeño desvarío... mmmhh... es agradable que la gente te converse, es entretenido, y es más cálido y humano. Es fome que no te hablen, da hasta un poco de lata... para que decirte en la zona norte (the REAL norte), son todos muy "reservados"... aunque la continua inmigración de sureños va cambiando de a poco el carácter del nortino... (yo soy nacido y criado en Antofagasta, pero salí a recorrer el mundo a los 17... así que soy más bien un bicho raro...)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-14 | 11:58
3
Si todos habláramos más con extraños quizás pensaríamos más en el otro en nuestro actuar diario: antes de empujar, pisotear, tocar la bocina, insultar, etc.

Alvaro: a nadie le gusta eso de andar como sardinas, es que no queda otra.
responder
denunciar
apoyar
Sergio Ortiz | 2015-05-14 | 12:35
3
Algo parecido iba a decir. Soy del sur, he vivido en varios lugares del sur y he vivido en zonas cercanas a sectores rurales. La gente en general es muy dada a conversar con cualquiera; desde el saludo (obligado) hasta esperar juntos que llegue el bus o que lo atiendan a uno. A veces uno tiene ganas de hablar, otras no, pero a veces unos minutos son suficientes y todos felices. Enriquece mucho como persona el saludar, conversar, desear un buen día, preguntar a qué hora termina el turno, lamentarse si le falta mucho para salir y es tarde, hacia dónde va o de dónde viene, etc.
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Lopez B. | Colaborador | 2015-05-15 | 02:39
0
puchas Marco, lo siento mucho... sono tan.. tan triste eso de que no queda otra :(

ojalá haya eventualmente una solución a eso...
responder
denunciar
apoyar
Jimy Gallardo | 2015-05-15 | 17:13
2
Alguna vez escuché a un amigo de punta arenas que desde coyaique para arriba, todo es norte.
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-05-18 | 01:04
2
Jajaja eso ya es extremo, del Ecuador hacía el polo #TodosSomosSUR!
responder
denunciar
apoyar
Jimy Gallardo | 2015-06-29 | 17:59
0
Totalmente de acuerdo, pero es cosa de perspectiva supongo.
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-05-13 | 17:14
6
jajaja yo tengo alma de vieja metiche. Conozco a las cajeras mas antiguas del supermercado, mi favorita era Angela, ya que se llamaba igual que yo, pero logro renunciar para buscar un mejor lugar. Tambien a los chicos de empaque, si bien no se sus nombres, se que uno ya se titulo a fines del año pasado y le fue muy bien, otra termina su practica de kinesiologia en un consultorio como en un mes mas y le encanta. La señora de los platos preparados es la mas conocida, por su mano de monja. En la panaderia, la señora gloria es quien la lleva, pero ellas son mas cautas, no te dicen nombres pero te tiran la talla. La casera del almacen, que la salude con un tremendo abrazo el domingo, los amigos del fenix, con sus sobrinos que atienden. Me favorece que vivo en el mismo lugar de toda la vida, conozco a los conserjes, te piden los facsimiles de psu del diario para los sobrinos, nietos, vecinos. Si me tomo un bus,le meto conversa al de al lado, me gusta conversar, cuando estoy muy aburrida me voy al mall y entro a tiendas y me pongo a hablar con los vendedores, haciendo como que estoy preparando un proyecto o cualquier lesera, termino con las viejas en el supermercado intercambiando recetas... jajajaja me encanta conversar y saludar a la gente.
responder
denunciar
apoyar
Claudio Muñoz | 2015-05-13 | 22:16
2
Aunque no soy muy sociable y rara vez converso con extraños... por un pituto que tengo de demostrador de juegos de mesa (por favor no piensen en monopoly y ajedrez, busquen el juego dixit y se harán una idea) he conocido mucha gente, con la que juego, hago contactos y después no juntamos nuevamente a seguir jugando y a ratos cae una cerveza. Conocí médicos, abogados, físicos, estudiantes etc y todos con una historia que contar, realmente lo he pasado bien en esas instancia
responder
denunciar
apoyar
Felipe Lazo | 2015-05-13 | 23:17
12
Me pasó una talla hace unos 11 años, cuando estaba como en cuarto año de universidad. De vuelta, en la mítica 662 cerca de las 16:00, me senté al fondo estando el bus casi vacío. Al poco se subió una mujer de un poco más de 55 años a mi parecer. Se sentó al lado mío y era obvio que quería contarle algo al que fuera. Le dije hola y le pregunté que si todo estaba bien, a lo que me dijo que no tanto, que había nacido el nieto y que no le gustaba el nombre. Lo que siguió:
—¿Y cómo se llama su nieto?
—Cristóbal.
Pensé para mis adentros que era un nombre muy bonito. Personalmente me encanta.
—¿Y qué nombres le gustan a usted?
Se regocijó de la pregunta y dijo con mucho entusiamo:
—¡Bryan, Byron, Brandon!
Me tuve que bajar 10 cuadras antes de mi casa para no reírme frente a la señora.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-14 | 11:59
2
Auch!
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-05-18 | 01:11
0
Jajaja, te pasaste! jajaja!
responder
denunciar
apoyar
Fernando Caballero | 2015-05-14 | 04:29
4
La única vez que he conversado con un extraño ha sido en la micro 210 camino a Puente Alto. Me senté al lado de un tipo, no pasaron ni 5 minutos y ya me había preguntado que si me pasaba algo. Efectivamente estaba muy triste porque recién venía de una pelea con mi polola. Cuento corto, le conté toda mi triste historia al hombre, me aconsejó y nos reímos de la similitud de problemas con nuestras respectivas mujeres. Partí incómodo y tenso, pero el amigo tenía el don para socializar...y también tenía un pack de cervezas que fuimos compartiendo jajajaj
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-05-14 | 15:29
3
jaja me acorde de algo que me paso una vez, en una fiesta, me pelee con mi pinche, y queria irme, pero andaba con una amiga y ella no queria. busque un lugar donde sentarme y vi que habia un cabro con cara de aburricion... le pregunte si me podia sentar al lado y me dijo que si y me dice algo como: eso si, no soy la mejor compañia, acabo de descubrir que la mina a la que le iba a pedir pololeo llego con otro tipo... le pregunto que pq no se va y me dice que no puede pq vivia lejos y compartia taxi con su amigo, le conte lo que me pasaba a mi.... cuento corto fuimos donde nuestros respectivos amigos, los encaletamos en un taxi juntos y los dos nos fuimos juntos en otro, en el camino nos fuimos cagados de la risa por la situacion y bue, nunca mas lo vi ni me acuerdo como se llamaba.... jajajaja
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-05-18 | 01:14
0
Buena historia!
responder
denunciar
apoyar
seba tobar | 2015-05-15 | 12:13
1
Por ahí leí que el éxito en el trabajo es generalmente resultado de tu personalidad y la capacidad de hacer contactos mas de que tus conocimientos técnicos. En mi caso creo que es así por lo menos, aunque no siempre esa regla es aplicable. Lamentablemente no tengo el don, aunque soy amable me cuesta mucho romper el hielo. Hace poco llegó mi opuesto, un tipo Senior pero de mi misma edad, la diferencia de posición (y de sueldo) es que el tiene muchos contactos, habla con todos y no le cuesta comenzar una conversación, todos lo conocen y es candidato seguro en cualquier puesto. si bien yo llevo el ejemplo a un nivel laboral cuando el post tenia un enfoque social no quiero dejar pasar que conocer personas, ademas de ser entrete te abre puertas en todos lados y puedes ayudar a otros.
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-05-18 | 01:15
1
Interesante detalle. Éxito en lo laboral y Social amigo.
responder
denunciar
apoyar
Damián | 2015-05-15 | 00:11
0
A pesar de ser introvertido, por lo general intento entablar una conversación con aquellas personas que por lo general con suerte reciben un saludo (la persona que hace el aseo, la cajera del super, el reponedor, etc).

Eso si echo un poco de menos las conversaciones de las micros. Hoy en día con los transbordos y el celular-mp3 como que las personas no comparten tanto, a diferencia de hace un par de decadas cuando estaban las micros amarillas con esos recorridos eternos que circulaban por toda la ciudad, ahí o aprovechabas de dormir o conversabas con el de al lado...
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-05-18 | 01:32
1
Después de leer y algunos comentarios, voy a citar un par de historias, que recordé acerca de esta Columna, aprovecho de felicitar a Miguel Ortiz A.

La señora Juanita y La Señora Verito de la Petrobras, cerca de mi casa, yo soy noctámbulo, y casi siempre salgo tarde de mi casa a caminar, la escusa perfecta salir a comprar cigarros, y ahí conocí a estas 2 señoras que son un amor, afortunadamente dejé el cigarro y las veo poco, pero está presente nuestro saludo y nos decimos cuanto nos extrañamos cada vez que paso a comprar.

La Vez que venía de Temuco a Santiago de unos trabajos Voluntarios, esa vez tuve que volver antes y viajé solo. Sentada al lado mío venía una Joven en ese tiempo de mi edad aproximadamente, que se bajaba en Curicó recuerdo, conversamos todo el viaje, creo que rompimos el hielo rápidamente, por que venir acurrucados no era parte de la conversa jajaja! "la Joven que conocí en el Bus".

Otra historia fue, Mi caminata por Viña en un momento de reflexión, era de noche, salí solo, hablé con cuanto desconocido encontré y le pedí que me tomara una foto, el montón de Fotos que me saqué con extraños y esa creencia de su parte que yo no era de este País, que era Alegre y Caribeño, jajaja. Eso me subió el ánimo.

Mi conversa con el Guía Turístico en Perú. Bajando de Machu Pichu. Fue un mal viaje en un par de ciudades del País vecino, pero cambió luego de esta conversación con un extraño, yo quería volver a mi ciudad, olvidar todo, pero después de que él oyó mi historia, me motivó a aprovechar que ya estaba ahí, hoy cuanto ambas historias la Buena y Mala. =).

Tengo un Blog y creo que hoy voy a escribir acerca de lo que recordé.
responder
denunciar
apoyar
Miguel Ortiz A. | Periodista | 2015-05-19 | 19:40
1
Gracias Rodrigo por compartir tu historia! Cuál es tu blog?

Y gracias a todos los que comentaron: es genial cuando las columnas abren conversaciones interesantes.
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-06-22 | 01:15
0
http://kaquma.blogspot.com/ y http://historiasshorys.blogspot.com/ ambos distintos, gracias por leer Miguel Ortiz A.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.