Día de la madre, maternidad, hijos, mamá
actualidad | Opinión | Columna

Siempre quise ser mamá a los 35, pero me adelanté 15 años

Quedé embarazada a los 20, cuando no tenía ni un interés en convertirme en mamá. Quería tragarme el mundo en experiencias y aprendizajes y pensé en un momento que eso sería imposible. Pero me equivoqué rotundamente, porque ser mamá me dio todo eso y mucho más.

Por Macarena Fernández | 2015-05-08 | 17:02
Tags | Día de la madre, maternidad, hijos, mamá
Relacionadas

*Esta columna fue publicada originalmente en 2015.

Siempre quise ser mamá vieja. Ojalá después de los 35. Poder sacar mi carrera, viajar por el mundo, estudiar más, vivir sola, publicar un libro. Me pensé así desde los 15 años y me proyecté siempre en esa directriz. Conocerme a la perfección antes de pensar en siquiera involucrarme con alguien más. Por lo demás, nunca fui muy fan de las guaguas. Siempre me sentí torpe e indefensa frente a estos seres de ojos enormes que te miran como si entendieran todo.

Pero la vida me hizo ser mamá a los 21. Época en la que me sentía dueña del mundo: me iba muy bien en la universidad, tenía un pololo estable al que adoraba, me hacía mis lucas con trabajos esporádicos, buenos amigos, mejor familia, llena de planes, proyectos y sueños por los que me desvelaba pensando. Y sin quererlo ni planearlo, un día de verano de esos de dos meses sin hacer nada, y después de una tarde de cervezas, piscina, libros y mucho Hawaian Tropic; supe a los 20 años que iba a ser mamá. Segundo año de universidad.

Pánico. Felicidad. Llanto. Pánico. Emoción. Nervios. Esperanza. Pánico. Y llanto y más llanto, de ese que no conoces la razón, porque es una mezcla de sentimientos que no logras descifrar.

Y sin procesarlo, viví mi embarazo como si nada. Yendo a clases como todos hasta el último día. Sin sentir jamás asco, ni antojos, ni sueño, ni nada. Bloqueándolo quizás en mi mente por miedo. La única diferencia notoria era que mis compañeros iban a emborracharse a los paseos de generación a la playa, mientras yo veía asomarse mi panza quizás demasiado lento, mientras recortaba ecografías y escuchaba audios del corazón de la guagua para asegurarme de que era cierto. Y me sentía Irritable y ermitaña a más no poder, y las lágrimas me caían solas viendo incluso un capítulo de FamilyGuy.

Por más que quisiera sentirme mamá, mi mente se apartaba de eso, volviéndose cada vez más infantil, más insegura, más inestable, alejándome de toda construcción de personalidad que creía venir formándome hace años, dejándome en un universo desconocido en el que me sentía flotando sin apego ni respuestas y llena de miedos.

Y así pasé los últimos meses de embarazo sin grandes anécdotas. Rodeada de gente por ser la novedad, pero escapando apenas podía de las preguntas de cortesía que me llovían. Siempre preferí aquellas más morbosas. Pasé incontables noches de largo mirando escenas de parto gringas sin anestesia en Youtube, y paralelamente escribiendo reportajes para mis exámenes, porque no logré nunca sentirme cómoda en un carrete sin poder fumar ni tomar, fingiendo considerar cuerdas las conversaciones verborréicas y sin sentido de las que siempre fui parte, por lo que por un buen tiempo decidí alejarme de todo eso.

Y nació mi Juana y renací yo también

Hasta ese 13 de septiembre del 2008, que nuevamente sin entender nada, me desperté con dolores extraños y aguanté hasta las lágrimas antes de entender que mi hija quería nacer. La verdad es que lo entendía, pero quería ignorarlo y seguir siendo niña por unos segundos más, porque presentía que nunca más en mi vida volvería a verme ni a sentirme como un ser independiente. Me quería despedir de mi infancia y adolescencia, completamente ansiosa por entrar en la adultez.

Y llegué a la clínica. Y la dilatación ya era evidente, por lo que no tardé ni una hora en convencerme de que me estaba convirtiendo en mamá y rápidamente pasé a serlo.

Sin un mínimo de dolor, el doctor me pasó a mi guagua de inmediato: un punto redondo, de uñas largas, delgadas y transparentes, con ojos chinos y celestes, cachetes redondos, pelo claro y piel transparente. 49 cms y 3 kilos 200. La cosa más frágil y hermosa que he visto en mi vida. Y me enamoré profundamente. Sé que no a todas les pasa esto, y temía e intuía que a mi tampoco me iba a pasar, pero tuve suerte. En dos segundos me volví experta en motricidad fina, y me transformé de una persona arisca y distante, en alguien instintivamente de piel.

Lo primero que pensé fue cómo mierda algo tan perfecto pudo nacer de mí, y sentir que por fin podía ponerle cara, cuerpo, movimiento y sombra a esa cosa extraña que se movía en mi guata, con la que nunca pude relacionarme bien. Y aunque sea un cliché, la primera mirada es imborrable: darte cuenta que la primera imagen que ve eres tú. Que esos ojos diminutos y vidriosos, completamente puros, te miran con decisión, afirmándote que eres su mamá y que no existe nadie más importante que tú. Creo que es de las cosas más fuertes que he vivido. 

Le da lo mismo tu edad y tu contexto, te quiere y te necesita por el simple hecho de haberla protegido nueve meses y por haber trabajado a la par, tragándonos juntas el dolor, como si fuésemos un solo ser, para que ella pudiese salir y conocer el mundo, desplegándose de mi hacia una libertad tan suya. Y yo poder vivir el desapego uterino, aceptando que dejamos de ser una y de que de ahora en adelante sólo me enfocaría en respetar y cuidar con dientes y garras su inocencia y su libertad para acompañarla, protegerla y quererla por el resto de mi vida. La sensación y la experiencia de volverse madre es indescriptible. Es la cosa más instintiva y animal que me ha tocado vivir.

Y así supe de inmediato que tenía que cuidarme y valorarme, que de mí dependía el futuro de mi hija. Descubrí que mis actos serían sus lecciones de vida, que mis gustos serían sus referentes, que mis gestos pasarían a ser sus muecas, y que mis palabras se volverían sus insignias. Al menos en su infancia. Y por primera vez sentí aprecio por la responsabilidad, temor inmaculado por la muerte y una necesidad urgente por ser mejor persona.

Los hijos son puras sorpresas

Y con los años noté que a pesar de todo, los hijos vienen con su sello independiente, con sus personalidades marcadas, con sus genes únicos y que no necesariamente comulgan con todos tus ideales. Y ahí sí que me enamoré profundamente de cada una de sus cualidades y de sus defectos, y la cruzada de ser mamá tomó un nuevo impulso, mucho más desafiante, más agotador pero infinitamente más gratificante.

Hoy, a mis casi 29 años soy mamá de dos, y es lejos, pero lejos de lo que me siento más orgullosa. Verlos crecer, interesarse por el mundo, ver su sensibilidad en todas partes, seguir sus ojitos curiosos y asombrarme yo misma de lo que ellos observan. Descubrir sus gustos tan particulares, aprender de cada una de sus infinitas dudas, reconocer sus gestos a la distancia, llorar escondida y a moco tendido cada una de sus penas e inseguridades y desvivirme todos los días por tratar de hacerles la vida más fácil sin ser evidente.

La Juanita y Santiago me han mostrado todo lo que no vi por mis propios ojos, me han hecho sentir todo lo que no sentí en carne propia, me han hecho amar como jamás pensé que podría hacerlo. Me han enseñado que ser mamá es vivir en una sorpresa constante, que se puede revivir la niñez, que las tradiciones familiares van a seguir encantando y que las mamás somos eternas incondicionales. También me han enseñado que la paciencia se agota, que a veces dan ganas de renunciar, pero sinceramente, al final, y sobre todo cuando las cosas en tu vida no andan bien, aprendí que nada ni nadie puede liquidarte al punto de no querer vivir más, porque desde que te conviertes en mamá que dejas de vivir solo por ti misma y comienzas la aventura de la vida en conjunto.

Gracias a ellos hoy me considero mucho más aterrizada, más segura, más independiente. He aprendido a improvisar, a ser transparente, a dejar de cumplir por cumplir, a tener prioridades concretas, a ser selectiva con mis amistades, a ser menos impredecible e impulsiva. Aprendí a jugar, a interpretar roles, a ser curiosa, a disfrutar las cosas simples y los detalles, a ser creativa, generosa y agradecida.

Si bien me hubiese gustado tenerlos unos años después, mi vida con hijos es mil veces mejor que mi vida sin ellos. La Juana y Santi son por lejos lo mejor que he hecho en mi vida, y si bien es cierto que no son míos, que son sólo prestados, yo sí soy total y completamente de ellos.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-08 | 17:29
6
Me emocionó la columna. Yo tampoco era de niños y jamás hubiese creído que adoraría a mi hijo del modo que lo hago. Siento que un hijo es como un amplificador de emociones.
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2015-05-08 | 17:48
13
En mi caso personal, nunca me ha interesado ser mamá y aunque me lo he planteado algunas veces, solo es porque mi pareja sí quiere ser papá.

Esta columna no solo no cambió mi forma de pensar al respecto, sino que me vuelve a mostrar claramente todo lo que no me gusta de ser mamá.
Después de salir de una tremenda depre y pasarme años y años descubriéndome, conociéndome, haciéndome amiga de mí misma, siento que no necesito de un "otro" que me ayude a maravillarme con la vida, a ver todo con ojos nuevos, a crecer como persona...

Lo que sí creo es que ojalá todos pudiéramos vernos a nosotros mismos como nuestras madres nos ven a nosotros: con orgullo de cada paso que damos, de cada meta alcanzada, de cada miedo superado.

Me alegro por las personas que no han podido conectarse profundamente con ellas mismas y que a través de los hijos han logrado alcanzar más de lo que hubieran imaginado, pero también me alegro de quienes pueden llegar a la "iluminación" consigo mismos sin hijos y por opción propia.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2015-05-08 | 17:53
6
Laura, es totalmente válida tu postura también. En ningún caso quise decir que todos tienen que ser padres, porque no lo pienso. Sólo estaba contando mi experiencia.
Saludos,
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-08 | 17:59
7
Iba a decir lo mismo que Macarena. Que por favor no se entienda esta columna como que tener hijos es la única forma correcta de vivir y ser feliz.

En cuanto a lo de la "iluminación", creo que uno puede tenerlas varias veces en la vida y por todo tipo de experiencias diversas. Uno nunca deja de cambiar. A diferencia de Maca, yo tuve a mi hijo por opción propia y solo cuando ya sentía que estaba listo y satisfecho conmigo mismo y quien había llegado a ser como persona. Y para mi sorpresa, al ser padre aparecieron cosas de mí que ni sospeché que existían. Y lo mismo puede pasar con otras cosas, como recorrer el mundo, entregarte a la caridad, meterte a fondo en una religión, etc. Cada uno ve su camino.

Lo importante de la columna es que los niños no son "truncadores de sueños" ni "cachos que te cagan la vida" que parece ser la visión que se ha empezado a instalar en la sociedad.
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2015-05-08 | 18:34
6
Estoy de acuerdo con Maca y Marco, porque tampoco quise decir que con no tener hijos vas a ser un iluminado y feliz para siempre... todo depende de cada persona.
Con mi comentario solo quise expresar mi punto de vista y cómo me había hecho sentir el artículo al leerlo ;)
responder
denunciar
apoyar
constanza carreño | 2015-05-12 | 22:20
1
Me da pena tu postura, pero en tu caso la entiendo, creo que lamentablemente ni tu te has podido "encontrar" en todos esos años que dices, creo tbm que tu imagen hacia tu persona no es la mejor,necesitas m{as confianza en tí, por otro lado pienso que hay personas que no nacen para ser madres y tu eres una de ellas, que lástima por que te pierdes lo mejor que a una mujer le pudiese pasar en toda la vida, y obvio cuando lo seas entenderás....suerte en tu búsqueda de descubrimiento... lo que es a mí, cada palabra de la nota me hizo sentir muy identificada, era como si estuviera contando mi historia... obviamente, tampoco la nota quiere decir que necesitábamos d otro ser para sentirnos pleno y felices, pero que sin embargo ignorábamos esa posibilidad que otro ser te entrega..sin pedir nada a cambio solo amor y protección....te felicito macarena, me gustó tu experiencia es igual a la mía jajajja.... tbm quedé embarazada a los 20, a los 21 fui mamá, hy mi hijita tiene 3 lindos años y la amo con todo mi ser....! :)
responder
denunciar
apoyar
Patricia Ramirez | 2015-07-30 | 12:19
2
Encuentro que bajo el comentario de "hay personas que no nacen para ser madres" siempre se ha escondido lo que muchas madres quieren creer, "yo soy mejor madre que tu o de lo que tu podrías ser" (se nota en la competencia weona que tienen los padres de pensar que su hijo es el mejor, cuando es obvio que no todos pueden ser los mejores).
Prácticamente todas las mujeres nacen para ser madres, por eso tienen útero, ovarios, y a la hora de los quiubos cuando quedan embarazadas, no les queda otra que hacer lo básico que se puede esperar de ellas, APERRAR. No es un gran logro alimentar y sacar a tu hijo adelante, es lo mínimo que se debe hacer, tenemos otra opción acaso?. Lo hacen los animales y no lo vamos a hacer nosotros, lo hizo una gallina en el campo de mis papas con unos perritos que quedaron huérfanos y no lo vamos a hacer nosotros (y le costó todas las plumas de la cola cuando jugaba con ellos.. jajajajaja).

Si fuera un logro como algunas tratan de hacerlo ver, entonces tendríamos bastantes mas madres que matan a sus hijos, porque no quieren comer, porque lloran, porque no las dejan dormir, porque les arruinaron la figura, pero dudo que el número de asesinatos de hijos sea significativo con respecto al número de niños que nacen cada año en el mundo.

Un logro sería ser madre y que tus hijos fueran un 7 y además te adoren, ser esposa, ser profesional de excelencia, participar en varios grupos de ayuda, ser altruista sin contarle a nadie, y aún así tener tiempo para leer, para pasear, etc. Una sola vez en la vida me he topado con una persona de estas características, mi cuñada, ella es una Súper Mujer. Eso es un gran logro, el resto de las mujeres, la gran mayoría, no hacemos mucho mas que lo mínimo que se debe hacer.

Con respecto al artículo, hay otras formas de madurar además de tener un hijo, como trabajar mientras estas en el colegio para juntar las lucas que pagaran tu estudio, tal como lo hacen en USA, no esperar que todo te lo de papito. Lamentablemente acá no tenemos todavía las condiciones para que esos 60.000 niños que entran a la U dejen de ser parásitos de los padres y del estado como lo serán ahora (por estado, me refiero a "otros", el resto de chile que paga sus impuestos).

Lo único que importa de todo esto, es que tan en paz estoy conmigo mismo por las decisiones que he tomado en la vida, puedo morir tranquila en cualquier momento?. Soy feliz?. O cuando este en las últimas me voy a arrepentir de no haber vivido mas, de no haber hecho algo, de no haber pedido perdón si la jodí con alguien. Voy a pasar por el síndrome del nido vacío cuando mis hijos se vayan. Me daré cuenta de que además de ser madre, no hice nada mas por lo cual sentirme orgullosa de mi misma? (Si es que necesito hacer algo mas, algunas son completamente felices siendo solo madres y eso es completamente válido, mientras efectivamente sean felices, y no se estén engrupiendo solas y lamentándose por dentro por las cosas que sueñan hacer). Por mis hijos dejé de lado completamente mi matrimonio y ahora estoy sola, puedo vivir tranquila con esto? (esta es la realidad de muchas mujeres ahora, mayores, divorciadas, y sin hijos en la casa).
Ser madres es algo natural, lo que hay que tener en cuenta, es que ya no es obligatorio como antes, ni tampoco necesario a nivel de reproducción, porque la humanidad no esta a punto de extinguirse, somos una plaga, no es mas que una opción que hay que tomar o no. Y una vez que se toma hay que vivir sin arrepentimientos.
Suerte a todas las mujeres en los caminos que tomen, sean felices eso es lo mas importante en esta vida, y dejen vivir al resto también.

Les dejo un par artículo interesante:
https://www.psychologytoday.com/blog/complete-without-kids/201103/fact-or-fiction-childfree-couples-are-happier-couples-kids
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2015-05-08 | 18:14
27
Voy a hacer un comentario super impopular. No me tapen en epítetos y adjetivos poco amables por favor. Lo comento aquí porque creo que existe la altura de miras suficiente.
¡Me cargan este tipo de comentarios!
Es que refuerzan estereotipos tan dañinos para las madres y mujeres en general y son tan, tan comunes.
Puede ser válido para algunas (muy probablemente para la persona que lo escribió) Pero no siempre es todo así.
De partida, aunque se escucha mucho, no todas las madres 'se enamoran al segundo en que ven a sus hijos'. A veces es un proceso, acostumbrarse a que existe, a la relación, conocerlo, etc. Y esas mujeres se sienten como monstruos por no amar instántaneamente y más que a la vida misma a ese mini ser. No todas tenemos (y en este punto me incluyo) ese 'misterioso instinto maternal' que te hace saber naturalmente que hacer y como amar y cuando va a golpearse la cabeza el hijo. Algunas aprendemos de a poco y a golpes.
Segundo, la maternidad no esperada no siempre es una bendición, no todas las mujeres esperan con ansias a que nazca el bebé. Muchas veces viene acompañado de tanta angustia y ansiedad (desde problemas sociales, personales, temas con el propio embarazo y la maternidad hasta económicos) que no es un proceso disfrutable.
Tercero, esa visión de que 'ahora la vida brilla porque soy madre' y 'me di cuenta que lo más importante en mi vida son los hijos' le pesa mucho a las mujeres que no quieren ser madres (tipico comentario de 'cuando seas madre te vas a dar cuenta de que era lo más importante' o 'entonces qué vas a hacer con tu vida') o a las mujeres que quieren compaginar su maternidad con sus proyectos personales y no poner la crianza por encima de todo. La sociedad presiona mucho a las mujeres para dejar su propia vida de lado para dedicarse a criar a los hijos ¡Y muchas mujeres creen que es lo normal! Porque todas las amigas-madres, familia, etc les dicen que los hijos tienen que ser lo único que importe en su vida y que deben estar felices más encima de dejar todo de lado, porque los hijos las harán mucho más felices. ¡Mentira! Depende de los objetivos de cada mujer y punto. Y la mayoría miente. La mamá cansadísima después de hacer las tareas de la casa, el almuerzo para el dia siguiente, dormir a intervalos de 2 hrs y media o estudiar con el hijo toda la tarde, no se siente 'feliz y radiante de que todo su esfuerzo valga la pena por la sonrisa del hijo'. La mamá que se quedó sola, que tuvo que dejar de estudiar, que tiene que trabajar por un sueldo mísero y dedicar cada minuto de su vida para ganar plata para el hijo, atender las necesidades del hijo, tragarse sola cuanto contratiempo haya, dejar al hijo solo por trabajar, que el hijo se meta a drogas o se saque puros unos y más encima fingir que todo vale la pena por que si no es considerada un ser horrible no se siente realizada. Y no es necesario tampoco estar en tales extremos, la felicidad, satisfacción y sentirse realizadas no depende de ser madre o no, sino de tu plan de vida, aspiraciones y objetivos.
Tampoco todas las mujeres ven su guata crecer con alegría. Es súper fuerte el proceso de que su propio cuerpo cambie de manera tan drástica y en algunos aspectos de manera irreversible. Es una cosa para la que la mujer debe estar preparada y muchas veces (sobre todo si el embarazo no es deseado) no lo están.
La maternidad a veces acarrea también depresión, soledad, aumento de los problemas sociales, personales y de todo tipo. Creo que es muy poca gente la que tiene problemas personales que se arreglen mágicamente con el poder y la felicidad de ser madre. Al revés, suelen agravarse.
Hay mil puntos más, pero en serio, sí, uno ama a los hijos y obvio que si tu proyecto de vida va por ahí, es satisfactorio. Tiene mil cosas buenas, pero mucho de la maternidad son esfuerzos sin recompensa, desilusiones, cansancio, problemas personales y sociales, soledad y otros tantos. Y es válido. Pero estereotipos como éste impiden que eso se hable y hacen que las madres que no están tan bien reciban el apoyo y ayuda que necesitan, ya sea porque se invalidan sus problemas o porque ellas mismas los esconden por vergüenza. Lo mismo vale para quienes no tienen en su plan de vida ser madres.
Y sí, si no son esperados si te cagan la vida como se dice. Puede que al final resulte para mejor, o no, Pero la vida cambia 360 ○ y no siempre es un buen cambio. Si siguen con sus proyectos, cuestan 100 veces más. Muchas veces implican dejarlos de lado. O bajar la situación social o económica. O cambiar el modo de vida, las rutinas, aficiones. En el fondo la maternidad implica muuuucha dedicación que no siempre es bienvenida ni apreciada.
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2015-05-08 | 18:19
5
Me pasé un poco con el largo parece :)
Y lo otro, el comentario va no solo por la columna, que se entiende que es una experiencia personal, sino por muchas cosas que se van escuchando en el día a día o en la tele u otros lugares.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2015-05-08 | 18:21
11
Totalmente de acuerdo contigo Angela, es más mi embarazo no fue nada de maravilloso, como menciono en la columna. Y jamás me "dejé estar". Terminé mi carrera a la fecha, sin postnatales. Trabajo jornada completa desde que egresé y crío a mis hijos sola, porque me separé. Obviamente no todo es color de rosas, lo tengo clarísimo. Sólo quise hacer un homenaje a la maternidad por el día de la madre, mostrando cómo me cambió la vida, cuando me moría de miedo de ser mamá. Sigo con muchos proyectos personales, incluso más que antes, pero sí mis niños son mi prioridad, y no me avergüenzo de decirlo.

Saludos,
responder
denunciar
apoyar
Patricia Ramirez | 2015-07-29 | 20:57
2
Tu comentario me recuerda la típica pregunta de las mujeres que ya son madres a las otras parejas de amigos "y ustedes, cuanto tendrán hijos?". Luego me contaron que una de las chicas que decía eso, lloraba a moco tendido, diciendo que ya no podía mas con sus dos hijos. cuec.
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-05-08 | 22:35
3
me pasa idem, leer estos tipos de reflexiones, articulos, columnas, solo reafirman mi decision de no ser mama. Me cargaria que la razon de mi ser sea por agentes externos, osea, yo creo que tener un hijo debe ser bacan pero... de ahi a decir que con eso logre comprender, no me basta nada, soy plena, esto y esto otro.... no va conmigo.
Es terrible la posicion de nosotras, somos mujeres egoistas, malas personas, una vez me dijeron que el rol de la mujer era ser madre y que yo iba en contra de la naturaleza.... cuando leo estas cosas, pienso de la que me he salvado aun... es muy dificil explicar en unas lineas la verdad...
Igual bacan que quieran ser mamas y les guste, pero no santifiquen algo que no lo es, jajaja super en buena.
responder
denunciar
apoyar
Damián | 2015-05-08 | 23:09
4
Me siento muy reflejado con tu columna... Antes de ser padre, no me imaginaba ni por si acaso una vida con hijos, ahora que lo soy no puedo imaginar mi vida sin mi enano...
responder
denunciar
apoyar
Gabriela González | 2015-05-09 | 00:17
2
Primero, agradecer a ElDefinido el mostrar las "Buenas Noticias", y a Macarena por alegrarme y emocionarme con su historia.

Segundo, hablar de las dificultades en la maternidad es redundar en algo que todos de una u otra forma experimentamos, es solo observar a nuestras mamás, nuestra vivencia de madre e incluso leer/ver otros reportajes de madres sacrificadas, vuelvo a destacar el mostrar el lado positivo de una maternidad que nace estigmatizada por ser un embarazo juvenil y que en muchos casos se auto-estigmatiza.

Simplemente quiero decir que si bien mucho de los comentarios anteriores puede ser cierto en algunos contextos, y existen personas (hombres y mujeres) que prefieren quedarse con el vaso medio vacio, conllevando, entre otras cosas, que a las madres jóvenes nos cueste tanto que nos consideren para otorgarnos responsabilidades, puesto que creen que al tener un hijo nuestra vida se volvió un fiasco (si no fue planificado nos cagamos la vida no?), que no lograremos terminar una carrera y ni hablar respecto a un postgrado, ascender en el trabajo, etc. Ser mamá o quedar embarazada para algunos empleadores es un cacho y lo único que esperan es que termine el fuero. Para que a mi me consideren para integrarme en proyectos e tenido que demostrar ser doblemente mejor que mis compañer@s. Lo bueno de todo esto, es que sé que muchos han visto en mi, y en otras compañeras madres y padres de universidad, que las madres/papás jóvenes tienen potencialmente mayores niveles de responsabilidad, empatía y compromiso con lo que hacen.
Gracias por la columna.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2015-05-10 | 11:31
0
Gracias a ti Gabriela :)
Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Javiera Macaya | 2015-05-10 | 14:18
3
Me siento totalmente identificada! Tuve a mi hijo a los 18 años y recibí muchos comentarios como "te cagaste la vida", y mi experiencia como mamá ha sido bien alejado a eso, creo que el amor y conexión de madre finalmente supera todo: edad, clase social, querer viajar, etc.
responder
denunciar
apoyar
Pablo Alvarado | 2015-05-11 | 10:07
2
Felicidades Macarena!
Cuando nació mi primer hijo, un tío me dijo "felicidades! ahora sabrás lo que es la responsabilidad real.", cosa que naturalmente me molestó por darme cuenta que el asumía a priori que yo nunca había sido "responsable a sus ojos".

Increíble darse cuenta cuanta razón tenía, y que al final, todas las frases detestables y tradicionales de las familias tienden a ser ciertas.

Y si, naturalmente mi vida tiene un sentido de propósito completamente diferente con el retoño, jeje.
responder
denunciar
apoyar
Carla Parodi | 2015-05-11 | 11:14
4
Si hay algo que me enferma MUCHO es cuando la gente te da su opinión sin tú pedirla. Por ejemplo:
"Te cagaste la vida"

Y me molesta, porque esa persona no sabe por lo que la mujer embarazada está pasando. No sabe si la está pasando mal, si ella deseaba con muchas ganas embarazarse, si aún no sabe qué está pasando con su vida... Dañan y ofenden. En mi caso, me costó un poco asumir el embarazo. Cuando ya estaba muy feliz, viene un compañero de trabajo y al saber mi edad en ese entonces (27) me preguntó que qué pensaban mis papás de mi embarazo. Y yo le dije que estaban fallecidos... Su respuesta fue "¡Con razón!". No se imaginan el odio que le tuve al hombre xD Menos mal ya no trabajo con él jajajaja Pero fue realmente ofensivo, porque con eso me dijo: Ah, como tus papás están muertos, te das el lujo de hacer lo que se te venga en gana y nadie te anda parando los carros. No te enseñaron nada. Eres irresponsable por embarazarte a esta edad; No me lo dijo, pero con la cara que puso y por cómo, me hizo sentir pésimo. Por un momento me hizo dudar nuevamente de mi embarazo, sentir que estaba fallándoles a mis padres.
Menos mal recordé que mis papás eran guaguateros y que la edad que ellos tendrían si estuvieran vivos los harían repetirme cada vez "¿Cuándo me darás un nieto?" jajajajaja

Gente, ubíquese. Mejor pregunte cómo lo lleva y de apoyo. No crucifique. No sabe lo mucho que puede estar pasando esa persona. ;)

Y muy linda columna. :)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-12 | 15:35
3
Como que falta un curso obligatorio de "tino al tratar con embarazadas y personas con discapacidad" para toda la ciudadanía XD
responder
denunciar
apoyar
Carla Parodi | 2015-05-13 | 17:04
1
En realidad, falta como un curso obligatorio de "tino para tratar con otra persona". ¿Te imaginas que alguien hable mal de la adopción o de niños adoptados y su interlocutor sea adoptado? O produce un choque y puede que hasta se suicide, o puede crear un asesino en serie jajajajaja Hablando en serio, muchas personas necesitan tomar una pastillita de Ubicatex primero y hablar después.
Apoyo la libertad de expresión, pero siempre que sea con respeto y con conciencia que todo lo que se diga tiene consecuencias. Culpar al otro por la falta propia de delicadeza es muy de pastel xD
responder
denunciar
apoyar
Patricia Ramirez | 2015-07-29 | 21:15
2
También falta un curso de tino para los que ya son padres que se creen con la autoridad de hinchar a las parejas que no tienen hijos. Todos tienen que aprender :D, cada uno es dueño de hacer lo que quiere, al fin y al cabo es su vida.

El mundo sería mucho mejor si la gente supiera respetar las opciones de los otros, y que cada vez que no tengan nada bueno que decir, mejor no diga nada. Pero la humanidad tiene esa necesidad de comunicarse aunque lo único que salga de eso sean comentarios indeseados, tanto para embarazadas como para parejas sin hijos.

responder
denunciar
apoyar
Patricia Ramirez | 2015-07-30 | 09:41
0
También falta un curso de tino para los que ya son padres que se creen con la autoridad de hinchar a las parejas que no tienen hijos. Todos tienen que aprender :D, cada uno es dueño de hacer lo que quiere, al fin y al cabo es su vida.

El mundo sería mucho mejor si la gente supiera respetar las opciones de los otros, y que cada vez que no tengan nada bueno que decir, mejor no diga nada. Pero la humanidad tiene esa necesidad de comunicarse aunque lo único que salga de eso sean comentarios indeseados, tanto para embarazadas como para parejas sin hijos.

responder
denunciar
apoyar
Carla Parodi | 2015-11-12 | 18:22
0
¡SI!

¡Hay parejas que no pueden, o parejas que simplemente no quieren! Típico el "¿Y tú, cuándo?"... Qué terrible que la gente crea que una mujer no es mujer si no es mamá, o que una pareja no será feliz jamás si no tienen hijos o qué se yo. Mal.
Te apoyo 100% jaja
responder
denunciar
apoyar
Francisco Matus | 2015-05-11 | 12:00
2
Hermosa columna, nada más que decir sobre ella.
responder
denunciar
apoyar
Roberto Inostroza Vallejos | 2015-05-11 | 12:47
2
Me gusto mucho tu columna. Saludos
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Nicole Farias | 2015-05-11 | 13:06
7
Todos tenemos opiniones distintas sobre muchos temas: así es la vida, así son las personas.
Sin embargo, considero totalmente innecesario que vengan a una columna de OPINIÓN a sembrar su odio a la maternidad y a los estereotipos. La autora, aun cuando estaría en libertad de escribir de modo imperativo, tratando de implantar su opinión a quienes leen y criticando a quienes difieren (porque, repito, es una columna de opinión, el autor puede escribir prácticamente como guste), NO lo hace. Es SU propia experiencia, y si bien utiliza a ratos un lenguaje que generaliza la situación, no pretende argumentar frente a su postura en desmedro de otras, ni imponer una sola visión. Eso deberían tenerlo claro quienes leen una columna de opinión que relata una experiencia personal. No somos niños de Enseñanza Básica, me imagino.

Es como si alguien escribiese una oda a las papas fritas, algo que claramente es desde un punto de vista personal, intimo. Y aún así escribe generalizando:
"Chisporrotea
en el aceite
hirviendo
la alegría
del mundo:
las papas
fritas
entran
en la sartén
como nevadas
plumas
de cisne(...)"

Gracias a Dios, en tiempos de Neruda no había internet, o no faltarían los críticos diciendo que promueve la obesidad en la población mundial, que si acaso no sabe el colesterol que tiene las papas, y que cómo se le ocurre decir que son la felicidad del mundo si un 30% de la población nunca las has probado.

Podemos criticar todo, tenemos plena libertad de hacerlo. Pero, en temas como éste, donde una liviana columna sin pretensiones dictatoriales surge...¿vale la pena?

responder
denunciar
apoyar
Blanca Alcalde | 2015-05-11 | 18:08
2
Me encantó la columna, realmente preciosa.
responder
denunciar
apoyar
Pia Castillo | 2015-05-12 | 14:48
3
Qué linda columna!
Y súper identificada, yo también fui mamá a los 22 en forma sorpresiva y debo decir que gracias a ese evento todo en mi vida cambio para bien... Se que para todos no es igual, pero leyendo los comentarios de arriba, para mi son comentarios poco objetivos. En lo personal yo pude terminar mi carrera y luego comenzar otra, al principio sola y no tengo ninguna tranca... Tuve la suerte de encontrar al hombre que hoy es mi marido y estoy esperando a mi tercer hijo. Creo que lo mejor que me pudo haber pasado, fue esa sorpresita de ojos color aceituna...
Además nunca he creido mucho esa postura de "no quiero guaguas" si después se compran un perro y lo tratan como hijo y peor, como guagua (he visto a perros de conocidas vestidos completos).
Un abrazo y agradecida de leer a una amante de las sorpresas de la vida!
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Monica Duran | 2015-05-12 | 19:10
6
Eso fue súper objetivo Pía :P

De todas maneras cada persona vive la experiencia según sus circunstancias así que no tiene mucho sentido santificar/demonizar a quienes sacaron adelante sus embarazos no planificados ni santificar/demonizar a quienes no son madres por distintas circunstancias. Respecto a las mascotas, he visto a perros vestidos de niño y a niños vestidos de perro. Si no hace daño a nadie no veo el problema en querer dar amor y cariño a alguien/algo. Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Carla Parodi | 2015-05-13 | 16:58
3
Ese es el punto. Todo el mundo juzga al otro. Demoniza o santifica según sus propias creencias o valores. Y no es su culpa, pero deberíamos todos hacer un esfuerzo mayor por empatizar más y juzgar menos.

Qué lindo sería el mundo si así fuera xD
responder
denunciar
apoyar
Patricia Ramirez | 2015-07-30 | 09:54
1
De hecho se podría hacer un análisis inverso, si es capaz de darle tal cantidad de amor a una mascota como para preocuparse de vestirlo, siguiendo una lógica simplista podríamos decir que como madre va a ser mejor que otra que no esta ni ahí con los animales.. jojojojo.
responder
denunciar
apoyar
Elisa Venegas | 2016-09-02 | 12:06
1
Que latosa... A todos les quedo claro que no quieres ser madre... La raja y genial por ti... Pero deja al resto que si quiere reproducirse en paz... Respeto para ambas posturas
responder
denunciar
apoyar
paloma gonzalez | 2015-05-12 | 22:28
2
Siempre va a existir gente que te va a tirar para abajo, que te va a decir "te cagaste la vida" "que va a decir la gente" "solo las tontas quedan embarazadas". y así un sin fin de cosas que uno en el momento tiene que agachar el moño y bancarselas... pero con el tiempo seras tu la que le tape la boca a todos los que dijeron que no te la ibas a poder, a todos los que no daban un peso por ti. Yo fui mama a los 20 tengo una hermosa hija de 7 meses, yo también Quise ser mamá a los 30 y me adelante 10 años, también quería viajar, recorrer el mundo, estudiar más, sacar postgrado, doctorado, magister y todas esas cosas que suenan tan bonitas e intelectuales para la gran mayoría de las personas. La vida me tenía preparada una de las sorpresas más grandes que le puede pasar a una mujer... Una guagua mi Isidora.
Mis papas me dijeron de todo,parecido a lo que mencione en un principio, pero aquí estoy estudiando entre mamaderas y pañales para poder salir adelante por mi y por ella, terminar la carrera. Mi objetivo es a futuro.. mi mayor objetivo es que cuando ella tenga 20, igual que yo ahora, me diga que esta orgullosa de mi y feliz de que con uñas y dientes luché y sigo luchando por ella hasta el fin.
Muy muy linda la columna
Saludos
responder
denunciar
apoyar
pedro carolito | 2015-05-18 | 01:30
3
No sé, creo que hoy en día se juzga mal por quedar embarazada a eso de los 20 años y yo encuentro que es lo normal, lo que se ha dado comúnmente hasta ahora. O por lo menos he preguntado a mis amigos que son más o menos de mi generación y sí, ellos o sus hermanos nacieron cuando su madre tenía más o menos esa edad. Y ahí me responden "ah, pero esque eran otros tiempos". Meh, yo creo que eso es una de esas cosas que no pueden cambiar tanto.

Pienso que es válida la opinión de que hay que experimentar antes de tener hijos y la comparto, pero un niño es una bendición sean cuales sean las circunstancias. (Bueno en general, pero me apego al contexto del artículo)
responder
denunciar
apoyar
Daniel Oliva Colil | 2015-08-02 | 21:08
2
Que lindo :D
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.