felicidad, países, sociedad, mundo, viajes, satisfacción, vida

"Seré feliz cuando todo sea perfecto" - Insatisfacción en países top

En Chile tenemos muchas razones para admirar la calidad de vida de algunos países desarrollados, por eso sorprende escuchar algunas de las quejas de sus habitantes ¿Hasta dónde debemos exigir un mundo perfecto para ser felices?

Por Bruno Carrillo | 2013-09-30 | 15:22
Tags | felicidad, países, sociedad, mundo, viajes, satisfacción, vida

Que los ricos ganan mucho, que los pobres reclaman demasiado, que los encapuchados cometen delitos, que los delincuentes de camisa y corbata quedan impunes; no importa de qué sector político o socio-económico provenga uno, pareciera ser que nadie está satisfecho con el mundo a su alrededor. Por lo que nace la pregunta: ¿Seremos felices algún día y qué podemos hacer para lograrlo en esta vida?

Hay muchas ocasiones en que el clima político y socioeconómico en nuestro país da la sensación de ser agobiante. La vida se ha encarecido, los sueldos parecen siempre quedarse cortos, la desigualdad entre ricos y pobres se resiste a disminuir, la delincuencia no da su brazo a torcer, las calles están cada vez más congestionadas, etcétera. 

¿Estás conforme con la situación actual de Chile? Es la pregunta del millón. Viendo la cantidad de movimientos sociales, promesas políticas y escuchando a la gente a nuestro alrededor, es probable que la respuesta sea no, o no del todo. Y eso es perfectamente razonable. (Si respondiste sí, me encantaría leer el porqué en los comentarios más abajo.) Estoy seguro que si te has preguntado qué se puede o qué tiene que cambiar en Chile, hay un buen número de cosas en esa lista. Pero ¿depende nuestra propia felicidad del cumplimiento o no de estos cambios? 

La insatisfacción no es necesariamente algo negativo. De hecho, en dosis controladas, es todo lo contrario: nos lleva a diario a buscar nuevos límites y a intentar mejorar nuestra situación de vida y, a veces, la de los demás. Tener una fuerte opinión respecto de lo que falta por mejorar o cambiar en el país es la base para que, efectivamente, pueda haber cambios tarde o temprano. El tema es cómo expresamos y vivimos esas diferencias.

Cristián Mackenna, director de este diario, publicó una columna invitándonos a cambiar la forma en que conversamos sobre nuestras distintas posturas –sin importar nuestra inclinación política– para poder ponernos de acuerdo más fácilmente. 

Lo que me gustaría contribuir a su propuesta es que no basemos nuestra felicidad y la de los que nos rodean en que se logren estos cambios. Siempre va a haber algo que se pueda mejorar y está muy bien que trabajemos por mejorarlo, pero si lo ponemos como condición para ser felices, nunca vamos a serlo. Nunca está de más valorar lo que tenemos, tanto a nivel personal como de país y, teniendo eso en mente, luchar en pos de lograr cambios o mejoras. 

Insatisfacción en países "Top".

No importa si estás en Chile, Noruega o Burundi, pareciera que la gente siempre encuentra qué cosas debieran mejorar o cambiar en sus respectivos países de origen. Australia es, según algunas encuestas, el país más feliz del mundo. El sueldo mínimo es un poco más de $7.500 pesos la hora o alrededor de 1.200.000 pesos mensuales, si se trabaja a tiempo completo. La gente es amigable, el país es relativamente seguro en comparación a otras naciones del primer mundo y los niveles de desempleo son bastante bajos (5.8% según las últimas mediciones).

En muchos aspectos, Australia podría considerarse como un verdadero edén en el mundo actual. Sin embargo, las voces que están en desacuerdo dentro del país abundan. Que los estándares de educación son bajos en colegios públicos en comparación con los privados (¿te suena familiar?), que los inmigrantes se van a llevar los empleos de australianos, que los impuestos están cada vez más altos, que no hay continuidad política y la lista sigue y sigue. 

Otro caso muy interesante es Japón: el tercer país más rico del mundo que, aunque lleva décadas en los brazos de una recesión, tiene una economía que sigue siendo firme, rankea tercero en los países con clase media más rica (después de Australia y Luxemburgo, según un informe por Credit Suisse) y es el país con los habitantes más longevos del mundo. 

A pesar de que la población no es de protestar abiertamente, se escuchan claras voces reclamando sobre la poca estabilidad política (ha habido seis primeros ministros en los últimos siete años), las largas y duras horas de trabajo e, increíblemente, sobre la seguridad en la sociedad. A pesar de ser uno de los países más seguros del mundo (se te puede quedar la billetera con miles de dólares en el tren y te la devuelven o no la tocan), la percepción de seguridad es incluso más baja que la que hay en Estados Unidos, un país con una tasa de criminalidad varias veces más elevada. 

Los pocos noruegos que he conocido se han quejado de lo caro que es Noruega, de la cantidad de inmigrantes que están llegando e incluso del clima inclementemente frío. Cabe recalcar que es un país que lidera los ránkings de desarrollo, igualdad y prosperidad. 

¿Qué sacamos de todo esto? Si bien hay algunos factores externos que pueden influir, da la impresión de que la percepción de bienestar es relativa y, por lo tanto, el ser feliz depende más bien de nosotros y cómo percibimos nuestra propia vida, que de los hechos que ocurren a nuestro alrededor. 

Me gustaría reiterar que el estar insatisfecho con cualquier situación no es algo necesariamente negativo, sino lo contrario: he leído muchos comentarios constructivos de lectores de El Definido que dan una excelente mirada sobre no solo las cosas que faltan por mejorar en nuestro país, sino que más encima cómo se podrían mejorar. A fin de cuentas, lo que ulteriormente buscamos es mejorar nuestra propia calidad de vida y la de quienes nos rodean y me gusta creer que podemos hacerlo sin un gusto amargo constante en la boca.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Paper Luis | 2013-09-30 | 16:08
4
La felicidad es una sensación que da la seguridad interna.
Mientras la gente no se sienta segura, siempre va a estar descontenta. (Es como cuando regalas cosas y la gente se queja de el porque no lo tienes en otro color)
responder
denunciar
apoyar
Daniel Infante | 2013-10-01 | 07:58
3
No creo que la seguridad tenga que ver con la felicidad, es más, si de alguna manera, alguien lograra garantizarte tener salud y dinero para todos, la infelicidad aun rondaría por la esquina cuando esas "seguridades" lleguen.

No tengo la respuesta en todo caso... Pero creo que la felicidad tiene más que ver con otras cosas, como las que se nombran en el artículo del trabajo o en otros comentarios de esta conversación.
responder
denunciar
apoyar
Yo creo que Paper Luis se refería a la seguridad dentro de uno mismo. Se puede tener un montón de regalías y seguridades afuera (salud, dinero, etcétera), pero si se es inseguro por dentro es bastante difícil lograr ser feliz de manera equilibrada y sostenible. Si basamos la felicidad en cosas externas (dinero, trabajo, pareja, éxito), la felicidad solo va a durar lo que duren esas cosas (que por lo general dependen de factores ajenos a uno). Si se basa dentro de uno mismo, solo podemos ganar.

Esta es mi opinión solamente, y no creo que haya una sola respuesta correcta para este tema. No en vano al poner "felicidad" en Amazon tienes como 35 mil resultados de libros, y solo en inglés! Es un tema que siempre nos ha fascinado como seres humanos.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-10-01 | 10:00
4
Exacto.
Bruno dio en el clavo.
La felicidad es un estado interno del ser humano, entonces no se puede basar en cosas externas.
responder
denunciar
apoyar
Efraín Quilen | 2013-10-01 | 15:45
3
Y tampoco en cosas internas... es decir, ¿que más poco confiable que los sentimientos, sensaciones y percepciones de uno?

Es una cosa más profunda, que entra en el plano de lo espiritual y del propósito.
responder
denunciar
apoyar
Patricia Cornejo | 2013-10-01 | 20:14
3
Los sentimientos y sensaciones son lo más confiable que tenemos, puesto que los sentimos en nuestro cuerpo y este no se equivoca. La falla suele ocurrir cuando no se validan las emociones en pro de que los otros nos acepten, de esto surge la depresión endógena, la infelicidad, entre otros.

responder
denunciar
apoyar
Serafín Ezequiel Papagno Leal | 2013-10-02 | 10:34
4
Te faltó la característica INTERNA. La seguridad debe ser interna. Ninguna seguridad ofrecida desde fuera de ti sirve realmente. Seguridad en nuestra capacidad de elegir lo mejor para nosotros mismos y seguridad de poder hacer lo necesario para lograrlo. Autoestima y poder diferenciar lo esencial de lo superfluo o de lo que te quieran vender desde afuera. Esto te permite ser más feliz.
responder
denunciar
apoyar
Vivir agradecido es una muy buena técnica para ser feliz. En efecto, cada vez que uno agradece algo sinceramente, te conectas con el presente valorando lo que sea que hayas agradecido.

¡Pruébenlo!
responder
denunciar
apoyar
Excelente, gracias por el aporte, Cristián! Lo vamos a poner a prueba.
responder
denunciar
apoyar
Patricia Cornejo | 2013-10-01 | 20:16
2
¡Que cierto es esto!

Eso sí, el agradecimiento debe venir "desde adentro"; sentir esa satisfacción de algo y decir "gracias" (ya sea en voz alta o en silencio).
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Efraín Quilen | 2013-09-30 | 17:16
10
La felicidad es un tema bien escurridizo... sobre todo porque la plenitud es algo que muchas veces se siente como esos juguetes de las guaguas: en nuestro corazón hay algo que anhela sentirse pleno, y tratamos de llenarlo con triangulitos, circulitos y cuadraditos que no calzan con ese espacio vacío que tenemos. La felicidad y la alegría profunda son algo más simple de lo que parece - quizá por eso es complejo. Como bien dicen acá, no depende del mundo exterior, y tampoco de nosotros mismos, al menos no de nuestros logros, éxitos y proyectos. Tiene mucho que ver con una actitud agradecida como motor, y nuestra conducta como consecuencia de esa actitud. Ser profundamente feliz no significa no ponerse triste, o no molestarse ante la injusticia, o no reclamar. Significa saber que más allá de eso, hay algo que te llena, que te mueve y que te inspira desde lo profundo, y la plena conciencia de que a pesar de todo, todo al final va a salir bien.
responder
denunciar
apoyar
"Ser profundamente feliz no significa no ponerse triste, o no molestarse ante la injusticia, o no reclamar."

No podría estar más de acuerdo, Efraín. Muy buena la analogía de los juguetes de guagua, nunca lo había visto desde ese punto de vista, y en verdad es así!
responder
denunciar
apoyar
Alvar Fañez | 2013-10-01 | 15:45
1
Si bien, cabe mencionar que los japoneses en su posición de seguridad y de economía, no son muy felices.

Son gente que se suicidaría por fallar en un proyecto o perder su empleo, no son genios pero son disciplinados y su honor les importa mucho, por lo que tienden a deprimirse con facilidad, es por esto que están en el lugar 43.

La felicidad depende bastante de que las dificultades puedan ser afrontadas como un desafío y no como una dificultad en sí
, ademas de ser libre del peso que implica la sociedad en sí, porque muchas veces no hacemos lo que queremos porque ahí están nuestros vecinos y compañeros que nos verían raros.
responder
denunciar
apoyar
Absolutamente. Mi punto es que a pesar de que la economía y seguridad en sí mismas son mucho mejores que un montón de otros países, los habitantes no son muy felices. Las características de los japoneses que describes son muy ciertas; de hecho, muchas personas se sienten prisioneras de la sociedad por exacerbar esas mismas características (honor, aversión al fracaso). Cada vez que conozco a alguien de esa cultura me alegro que la nuestra nos permita un poco más el hacer las cosas que queramos (hasta cierto punto, claro, pero mucho más que muchas culturas orientales).
responder
denunciar
apoyar
Cristian Gómez | 2013-10-02 | 17:12
1
Yo diria que la felicidad es algo de idiosincracia...en Chile somos felices en las fiestas patrias o cuando juega la seleccion pero en general somos payasos tristes y esto lo comprobe al salir a Colombia y Brasil, donde hay un sentido de alegría que trasciende el quehacer diario puedes tener problemas , muuuuuchos problemas pero nunca veras a nadie miserable (emocionalmente) por el hecho de ser pobre o no tener plata a diferencia de nuestro país que se "americanizo" ellos conservan mucho el "compadre" siento que Chile cada vez más es un estado de la union americana con el estilo de vida alcanzado...me gustan lo negocios de barrio y no soy muy fan de los malls que pasaron ha ser el paseo de fin de semana de muchos...eso es triste, seria alegre que la gente se tomara los espacios públicos y que las calles tuvieran vida hasta tarde cosa que no acontece por miedo "a la delincuencia" o lo que dice la tele , tener plata y vivir trabajando no es sinonimo de felicidad y lo digo porque he tenido la experiencia de hacerlo, pero un chistecito ahora? que dicen?
responder
denunciar
apoyar
Hay muchos chilenos que han emigrado a Brasil precisamente por lo amigable y afable del pueblo brasilero en comparación al nuestro, y había escuchado que la vida en Colombia era parecida también (aunque todavía no he tenido la suerte de ir a visitar ese país).

La imagen que yo tengo de Chile es que eso que dices está pasando en las grandes ciudades. Cuando hay menos habitantes, hay más probabilidades de que haya más vida afable (aunque está el dicho "pueblo chico, infierno grande"). En términos del estilo de vida, creo que Latinoamérica, en una u otra medida, está bastante americanizada. Consumismo, préstamos, materialismo, televisión, corporaciones... Quizás se note más en algunos países que en otros, pero desde la Guerra Fría que nuestro continente ha estado bajo un constante bombardeo de cultura americana (lo cual no es necesariamente negativo).

Estoy muy de acuerdo contigo en lo de que tener plata y vivir trabajando no es sinónimo de felicidad. Eso sí, en el tipo de sociedad en que vivimos hay que trabajar para ganar dinero y poder sobrevivir, por lo que hay que buscar alguna forma de poder hacer eso y ser felices al mismo tiempo. En todo caso, parafraseando a Karl Marx, "El trabajo realiza al hombre". Confucio también dijo "encuentra un trabajo que te guste, y no trabajarás ni un día de tu vida".
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.