¡Comparte esta información con quienes rindan la PSU este 2017!
7.8K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 10.000
educacion, superior, colegio, psu, prueba, seleccion, universitaria, tips, consejos, relajacion, estudio
Imagen: César Mejías

Guía práctica para la PSU: consejos de estudio y de relajación y lo que sí o sí deberías saber

Aún estás a tiempo para estudiar, enterarte de cosas nuevas sobre la versión 2016 de esta prueba y de aprender a desestresarte. Ven y échale un vistazo a este manual que te ayudará a sobrevivir de aquí al 28 de noviembre.

Por Rodolfo Westhoff @rwesthoff | 2016-11-21 | 07:00
Tags | educacion, superior, colegio, psu, prueba, seleccion, universitaria, tips, consejos, relajacion, estudio

Se acerca el momento. Chan, chan, chan. El 27 y 28 de noviembre son los días en los que se rendirá la Prueba de Selección Universitaria (PSU) y si te toca darla, lo más probable es que esta fecha no te sea para nada indiferente. 

Por lo mismo, en El Definido elaboramos una guía práctica para que te enteres de todo lo que deberías saber al respecto, además de aprender uno que otro consejo que te ayudará a estudiar mejor (en los pocos días que quedan) e incluso a relajarte. Ojo, pestaña y ceja, que lo que se viene es útil.

Cosas prácticas

Recuerda que es importante acudir al Reconocimiento de Salas del 26 de noviembre (puedes encontrar tu local de rendición en este link). Ahí podrás despejar todas tus dudas que queden pendientes. 

El día de la PSU no olvides llevar tu tarjeta de identificación impresa y tu carnet, además de dos lápices N°2, tu goma y un destacador (si es que te es útil). Está prohibido el ingreso de celulares, reproductores MP3, cámaras fotográficas, mochilas, bolsos o carteras. Al llegar al local, busca tu nombre en las listas y luego dirígete a tu sala.

Para cualquier otra consulta puedes contactarte con la Mesa de ayuda DEMRE en el teléfono 2 2978 38 06.

Lifehacks del estudio

Como nuestra misión también es ayudarte, si eres uno de los que están comiéndose las uñas estudiando para la PSU, aquí te presentamos una serie de consejos que podrían ayudar a que tu estudio sea más bueno, bonito y… ¿barato?

Por ejemplo, en una oportunidad les contamos sobre algunos beneficios comprobados científicamente para estudiar mejor. Si no se acuerdan, aquí hay un repaso de los que te podrían servir en estas circunstancias:

Parte por lo difícil: en tus repasos no evites lo que cuesta, debes generar instancias para practicar aún más lo que te complica. Además, le estarás haciendo el quite a nuestro instinto natural de dejar para más tarde lo que no queremos ver (nunca).

Efecto de memoria espaciada: estudiar en tramos separados y de menor intensidad, es más efectivo que pasarse horas y horas frente a un libro. Es decir, que es mejor hacer 20 minutos de estudio intenso, seguidos por 10 minutos de recreo enfocado en actividades físicas.

Hazle el quite a la curva del olvido: inmediatamente después de estudiar o de salir de una clase, solemos olvidar las cosas. Para prevenirlo, repasa durante 10 minutos la materia que aprendiste 24 horas antes.

Estudia a lo hipster: no es para nada raro ver a alguien estudiando desde un tablet o un computador, pero en realidad no es la mejor opción. La lectura desde un medio análogo (libros) es 6,2% más rápida que en pantallas digitales.

Ponte a prueba: hacerte preguntas a ti mismo después de haber estudiado, es una de las formas más efectivas de lograr una mayor retención. Por ejemplo, una vez leída una página, revisar mentalmente las cosas que se retuvieron.

Prefiere ejercitar en vez de releer: muchas veces simplemente le pegamos una “repasada” a la materia cuando queremos que se nos quede pegada en la cabeza. Pero a veces puede ser una pérdida de tiempo. Lo mejor que puedes hacer es revivir la información a través de esquemas o ejercicios.

Identifica las distracciones: reconoce las cosas que suelen distraer y aléjalas de tu vida mientras estudies. Después de todo, la procrastinación es algo que nos afecta a todos en mayor o menor medida y depende de nuestra voluntad el poder hacerle caso a esa vocecita o no.

¡Ojo con cómo duermes!

Ahora, no todo es partirse el lomo estudiando. De hecho, hay un consejo que podría no incomodarte del todo. ¿En qué consiste? Bueno, básicamente en dormir. La lógica detrás de un estudio publicado en la revista de psiquiatría Psychological Science, es que al dormir estás ayudando a tu cerebro a retener más información.

En ese sentido, lo que los investigadores sugieren es dividir tus sesiones de estudio y que te tomes una que otra siestecilla entre medio. Esto, ya que el sueño es muy útil para consolidar la información que has ido adquiriendo recientemente. Además, cuando duermes antes de estudiar por segunda vez (si es que vas a volver a ponerte a estudiar después de una sesión de estudio), le estás dando a tu organismo la posibilidad de consolidar tu memoria dos veces: una vez en tu siesta y otra en tu noche de sueño. Si quieres saber más detalles sobre esto, entra aquí.

Relax, don’t do it

Es fundamental que este último tiempo estés tranquilo y puedas rendir la PSU con confianza. Si ya sientes que se te está cayendo el pelo de los nervios y no lo puedes controlar, también tenemos algunos consejos para relajarte. Estos vienen de Francisco Covarrubias, psicólogo clínico PUC, Jefe de Desarrollo e Innovación Educativa en la consultora educacional Focus e instructor de Mindfulness. ¿Qué nos dijo?

Estírate: lo que puede ayudar mucho es hacer estiramientos y elongación como si fueses a entrenar para una carrera. La razón detrás es que con el estrés solemos contracturarnos y al elongar, nuestro cuerpo se revitaliza y previene mayores tensiones.

“Inhala, exhala”: un ejercicio práctico e incluso divertido es controlar tu respiración. Para esto, primero hay que inhalar contando hasta uno, mantener un segundo y exhalar en un segundo y luego ir aumentándolo en 2,3,4 y 5 segundos. Hay que repetir eso tres veces e inmediatamente ayuda a bajar la ansiedad, ignorar los estímulos externos y concentrarse en el ensayo o en lo que sea de su interés.

Para en medio de la PSU: si los nervios te siguen carcomiendo incluso ahí sentado, rindiendo la prueba esa, no dudes en tomarte un descanso entre medio. “Si me concentro en mi dedo chico o en cómo son los ruidos internos o externos, se logra bajar automáticamente la ansiedad. Y esto hay que complementarlo siempre con la respiración que es el ancla para evitar el estrés. En general cuando nos ponemos ansiosos, nos obsesionamos con una cosa y empezamos a respirar mal. Contar respiraciones o concentrarse en los dedos de los pies, permite abrir espacios en el cerebro y salir del caldo de cabeza”, explica Francisco.

De todos modos, siempre es importante tener en cuenta que una prueba no define tu futuro. Haz lo mejor que puedas y estudia con responsabilidad, pero si no te va como quieres este año, siempre hay más oportunidades. Además existen muchos otros caminos que te pueden llevar al éxito, como (también) te contamos en otra oportunidad en un artículo.

Por otro lado, la vocación debe ser lo que guíe tu decisión sobre una carrera, pero también es bueno que conozcas la empleabilidad que tiene la que elegirás y el ingreso promedio que se recibe al trabajar en esa área, para que tu elección sea lo más informada posible. Encuentra todos los datos en www.mifuturo.cl.

Ya está habilitado un simulador de postulación para el proceso de Admisión 2018. En este podrás practicar desde antes cómo se hace para postular a la entidad de educación superior que quieres, para que no sea todo una sorpresa en el momento definitivo. Puedes llegar a través de este link.

¿Cómo te estás preparando para la prueba?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.