¡Que los colegios tomen consciencia!
53.7K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 60.000
educación, colegios, escuelas, tareas, estudios, aprendizaje, Mineduc, estrés, La Tarea es: sin Tarea
Imagen: César Mejías

Las tareas escolares son excesivas y poco efectivas. Chilenos se unen para eliminarlas

Padres se han unido en un movimiento y diputados presentarán un proyecto de ley para acabar con las tareas escolares que, lejos de aportar en el aprendizaje, pueden afectar negativamente el desarrollo de los niños. Este es el panorama, ¿qué harían ustedes?

Por Magdalena Araus @mmaraus | 2016-05-12 | 12:00
Tags | educación, colegios, escuelas, tareas, estudios, aprendizaje, Mineduc, estrés, La Tarea es: sin Tarea
Relacionadas

* La comuna de Las Condes, anunció recientemente que cambiará las tareas escolares por talleres extraprogramáticos. Además, hace un tiempo el Senado aprobó en general proyecto que elimina tareas, luego de que el Mineduc recomendara ponerle límites. Te dejamos aquí un artículo que escribimos hace un tiempo sobre el centro de la discusión.

Mi sobrino tiene 8 años y escuché de sus propia boca decir que estaba estresado. Intenté salvar la situación diciendo que quizás era cansancio, pero que jamás un niño de su edad tendría por qué estresarse por nada, nunca. "No, sí, en serio, a veces me estreso", se defendió. Sintiendo algo de lástima combinada con ternura, y pensando que usaba el término sin saber del verdadero diagnóstico (al igual que la mayoría de los chilenos), le pregunté su razón. Su respuesta: las tareas escolares.

¿Cuántas horas pasan los niños haciendo tareas? ¿Estamos exagerando con la carga? ¿Son una ayuda para el aprendizaje o un impedimento para desarrollar otros aspectos de la persona? ¿Qué rol tienen los padres?

Varios papás y mamás preocupados de ver a sus niños colapsar con tanto trabajo en sus casas, y cansados de pasar el poco tiempo que tienen con ellos haciendo tareas, se unieron en una cruzada para luchar contra ellas y poner el problema a la vista: el movimiento La Tarea: es sin Tareas.

Paralelamente, los diputados Romilio Gutiérrez (UDI) y María José Hoffmann (UDI), ambos integrantes de la Comisión de Educación, presentarán un proyecto de ley para restringir o eliminar las tareas escolares, que tiene como objetivo fortalecer el vínculo de los padres con sus hijos, mientras cuestiona la persistencia de su uso a pesar de haber pasado, hace años, a una Jornada Escolar Completa (JEC).

En el mundo, no hay estudios suficientes que sustenten la utilidad de las tareas para el logro de una mejor calidad del aprendizaje y el mismo Ministerio de Educación no cuenta con evidencia propia de su efectividad, es más, confirma que es una práctica que no está regulada y queda en manos de cada establecimiento.

¿Tiene sentido seguir mandándoles tantas tareas a los niños? ¿Es un tema que hay que regular por ley?

Demasiada carga en Chile

Opción 1: Llegar del colegio, el vaso de leche y a sentarse otra vez a trabajar. Si queda algo de tiempo, jugar.

Opción 2: Llegar del colegio, el vaso de leche, jugar y luego sentarse (enojado) otra vez a estudiar.

Esa es la rutina general de los niños en su período escolar. Según cifras de la OCDE,los escolares en Chile dedican en promedio poco más de cuatro horas semanales para realizar tareas en su casa. No parece demasiado. Está levemente bajo el promedio (5 horas) y es definitivamente moderado en comparación con el extremo de Shangai, donde alcanzan las 14 horas. Además, los promedios esconden los extremos, pues si bien algunos establecimientos procuran que el aprendizaje ocurra en la sala de clases, otros tienen una filosofía exactamente opuesta.

Sin embargo, otro estudio en Chile develó que en educación media un 41% de los adolescentes destina más de dos horas a realizar tareas escolares en sus casas y otro 32,5% le dedica entre una y dos horas al día. Mientras que en educación básica, un 26% destina más de dos horas y un 42% entre una y dos horas, tiempo que confirmó también una de nuestras periodistas, Macarena Fernández, en su experiencia personal como madre. ¿Por qué les mandan tantas tareas a los niños?

Las asignaturas son múltiples y cada profesor tiene su derecho a mandar un pequeño (o gran) ejercicio, lo que, al sumarse una docena de cursos, puede generar un exceso de trabajo. Además, desde la implantación de la Jornada Escolar Completa (JEC), que tenía como objetivo aumentar las horas en el recinto escolar para mejorar la calidad del aprendizaje, las tareas en vez de disminuir, aumentaron, sumiendo a los niños y jóvenes en trabajos extraescolares luego de haber estado hasta 8 horas cronológicas en el colegio.

Si queremos mirar ejemplos internacionales, el tema es de controversia mundial y el valor que se les atribuía a las tareas ha disminuido. En Finlandia, que tiene uno de los mejores sistemas educativos del mundo, casi no hay tareas. En Estados Unidos, numerosas escuelas y condados han reducido e incluso suprimido las tareas estos últimos dos años, señalan en La Tercera. El 2012 el presidente de Francia estableció la erradicación completa de las tareas extraescolares como parte de la reforma educativa, propuesta que fue replicada en Colombia.En España, los ciudadanos han puesto el tema sobre la palestra con una campaña apoyada por más de 200 mil personas.

Mucha creencia, poca evidencia

¿Ayuda realmente el trabajo "extra" a aprender mejor? Se cree comúnmente que mientras más duro trabajamos, mejor rendimos. Hace un tiempo analizamos que esto no era así y, como explicamos recientemente, el mismo Mineduc declaró que no existe evidencia de que las tareas ayuden a obtener un mejor aprendizaje. Y la OCDE también lo dice: el número promedio de horas que los estudiantes destinan a realizar tareas puede influir en ciertos casos, pero no está directamente relacionado con el rendimiento.

Mientras que los niños se sientan en sus casas frente a sus cuadernos, con poco entusiasmo e incrementando su rechazo al aprendizaje por obligación, Chile aún se encuentra entre los 20 países con peor desempeño (ranking OCDE), que no alcanzan el nivel mínimo que la organización considera exigible a cualquier adolescente de 15 años en este siglo.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que las tareas escolares  tienden a alimentar la segregación social en los colegios, ya que en el hogar, las condiciones de los alumnos pueden ser muy desiguales. Aquellos que cuentan con un lugar para hacer los deberes tranquilamente y la ayuda de un adulto si es necesaria, no tienen ningún problema. ¿Pero, qué hay de aquellos que tienen otras situaciones? La obligación de cuidar de un hermano chico, la ausencia prolongada de su apoderado o un escaso capital cultural en la familia pueden ser situaciones que afecten el desempeño de los niños en la tarea, e incluso su prosecución.

Los análisis del leve o nulo impacto de las tareas sobre el rendimiento en el ámbito internacional es amplio, siendo The Case Against Homework (El Caso en Contra de las Tareas) uno de los ejemplos más conocidos que demuestra que tienen un efecto negativo en el desarrollo de los niños.

Vinka Jackson, psicóloga que encabeza el movimiento de padres La Tarea es: sin Tareas, el cual ya cuenta con más de 18 mil adeptos en Facebook, comenta que la evidencia internacional y chilena, en colegios públicos y privados, demuestra que se pueden obtener excelentes rendimientos, incluso los más altos "sin renunciar al cuidado de la niñez, a la emoción en el proceso de aprender, de descubrir talentos y desarrollar habilidades; y de fortalecer también la autodisciplina y responsabilidad (que son mucho más que “hábitos” a crear por mera repetición y sobrecarga de deberes)".

Insiste que el aporte de las tareas al proceso del aprendizaje es mínimo en relación a los costos que tiene, pasando a llevar el descanso, el tiempo de juego y de compartir en familia.

"Las jornadas escolares hoy son de seis u ocho horas, casi equivalentes a una jornada laboral adulta, con la diferencia de que a nosotros nadie nos obliga a llevar trabajo a la casa y mostrar resultados al día siguiente. Dudo mucho que alguien aceptaría una rutina así, pero los niños no tienen alternativa”, explica Vinka.

Además, cuando la carga de tareas es excesiva, incluso pueden afectar la salud de los niños, aumentando el estrés y generando de problemas físicos y psicológicos, indica un informe de la OMS (2014).

El costo de las tareas

La lucha de los padres en contra del exceso de tareas también contempla que el tiempo que tienen para estar con ellos se ve interrumpido por la necesidad de sentarse a trabajar. Considerando un horario laboral estándar, la llegada de la oficina es a las 7 pm (si tienen suerte), por lo que el tiempo para estar con los hijos antes de que duerman es breve.

"¿Por qué la única hora que tenemos disponible para jugar, regalonear o leer algo entretenido tenemos que usarla en reforzar el trabajo del colegio? No lo entiendo y me rebelo ante eso”, manifiesta Paulina Fernández, abogada tributarista y madre de tres niños, que también lidera el movimiento anti-tareas en Chile.

Por cierto, unido al valor de compartir en familia, está la importancia del espacio recreativo. Jaime Retamal, Doctor en Educación y académico de la Universidad de Santiago,advierte que "la mente escolarizada necesita tener espacios de recreación y si los estudiantes están mucho tiempo en las escuelas, necesitan ocupar su mente y su energía en otro tipo de cosas que no sean las tareas".

Y es que  el juego y la recreación son otro tipo de aprendizaje necesario, que fomenta la búsqueda de otros intereses y la construcción de identidad. Además, forma parte del concepto de educación integral que hoy tanto se defiende. Jackson advierte que los niños chilenos juegan 6 mil horas menos de lo recomendado en sus primeros 7 años de vida (deberían ser 15 mil) y esto se debe a la combinación del aumento de la JEC con la cantidad de tareas.

Por otro lado, la pérdida de la creatividad infantil ha sido asociada a las tareas escolares por Susan Hallam, luego de un estudio de 75 años en el Reino Unido, donde descubrió que estas sólo hacen una diferencia de un 4% en el rendimiento de los alumnos, mientras que el mayor impacto negativo se observó en pérdida de la capacidad inventiva y talentos de niños y jóvenes.

Casos como el de la red de colegios españoles que eliminaron asignaturas, exámenes y tareas, pueden ser un buen ejemplo para sostener que el desarrollo de la creatividad aporta de mucho mejor manera al aprendizaje, logrando una verdadera motivación de los alumnos.

Entonces, ¿hay que eliminar las tareas por completo?

Los argumentos que sostienen que las tareas son prescindibles son potentes, pero desde la otra vereda, quienes las defienden, contemplan sus beneficios como hábito de trabajo que ayudan a fortalecer otros valores necesarios para la vida.

Varios de los colegios ubicados en los primeros lugares del ranking PSU pertenecen a la organización SEDUC. Emilia Valdés, su directora de formación y estudios, explicó a la Tercera que "las tareas que se envían a la casa son un ejercicio para aprender, y permiten que los niños fomenten la responsabilidad, adquieran el valor del trabajo bien hecho, formen hábitos de estudio y potencien su creatividad”, añadiendo que es algo diario y que prioriza reforzar lo aprendido en clases.

La importancia del desarrollo de la autonomía y el trabajo planificado también es algo que hay que tener en cuenta en el aprendizaje de los niños y aunque se aplique en el colegio, trasladarlo a otro espacio lo hace más desafiante. Es cierto que cuando esos niños sean jóvenes y adultos, tendrán que estudiar por su cuenta y será importante para su vida que tengan desarrollado el hábito de hacerlo.

En el caso de querer utilizar las tareas con este fin, sería bueno considerar la organización por parte del colegio para que los trabajos se distribuyan bien por ramo y que signifiquen solo un momento de trabajo. Una profesora que defiende su aplicación en La Tercera, y prefiere no identificarse asegura: "Son buenas cuando están pensadas con un fin determinado y no deberían durar más de 15 o 20 minutos bajo ningún punto de vista".

Retamal tampoco rechaza por completo que se envíen deberes escolares para la casa, pero insiste en que deben reenfocarse: "no todas las tareas son una carga y una obligación de corte externo. Hay tareas que son motivantes, ayudan a generar procesos más creativos, de innovación, son desafíos, entretenidas, simpáticas, y esas son absolutamente recomendables". El experto propone otras alternativas como lecturas, el uso de nuevas tecnologías o visitas a museos.

* Mientras se debate el tema, se buscan alternativas y los niños siguen con tareas, acá dejamos unos buenos consejos para que los padres ayuden a sus hijos, sin colapsar en el intento.

¿Qué opinas de las tareas escolares? ¿Crees que deben eliminarse?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Macarena Fernández | Colaboradora | 2016-05-12 | 11:43
5
Absolutamente, es absurdo que niños que pasan más de 8 horas sentados en un escritorio, deban llegar a sus casas por otra hora o más a realizar aquello que los profesores no supieron terminar a tiempo. Hay una sobrecarga de tareas, trabajos y estudio que finalmente recae también en los padres cuando los niños son chicos. Debilita relaciones, tiempo de juego y creatividad, regaloneo, actividades extra programáticas, etc, y sólo produce un estrés en los niños y en los papás, y una fobia a lo académico.
responder
denunciar
apoyar
Jorge Alvarado | 2016-05-12 | 15:00
3
"Realizar aquello que los profesores no supieron realizar"

Aquí está el gran problema de la educación chilena. Comonsintodo fuere tarea del profesor, y no del alumno. Es el alumno el que va a educarse.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2016-05-12 | 12:06
6
Estaría un poco mas de acuerdo... pero yo no pescaba las tareas del colegio. (Muy pocas veces me vi haciendo un trabajo o cosas así) Y me iba bien el colegio sólo con prestar atención.
El resultado fue horroroso: en la universidad di bote y me costó mucho poder crear hábitos de estudio a esa edad.

Tiene que haber un equilibrio entre generar el hábito y dejar tiempo para la vida normal.
responder
denunciar
apoyar
Tei L | 2016-05-12 | 12:24
4
ya, pero paremos de compararnos con finlandia. nada de chile, respecto a su comunidad escolar (los padres y apoderados están incluidos en esta), se parece a la situación de ese país. hasta la formación docente está orientada de forma distinta, seleccionando solo a la gente con mejor rendimiento escolar para entrar a las carreras de pedagogía. la percepción del estudio es otra, el enfoque es otro. aquí todavía estamos pegados sacando notas y puntajes que lucir como medallas (de ahí los excesos de tarea) y los padres tampoco ponen de su parte en la casa. alguien que está estudiando DEBE contar con un espacio donde estudiar, y si no tiene se le debería proporcionar, claramente dependiendo de la situación de la familia. insisto en que es posible vivir en una "pobla" y llegar a la educación superior igual. el estímulo no debe ir en las notas, sino en el conocimiento, en aprender. según me he dado cuenta, muchos padres no comprenden esto, y solo se centran en que el niño o la niña haga su tarea y punto, no colaboran aportando con una reflexión del porqué es importante que se realice ese trabajo adicional, no logran inculcar la suficiente disciplina para que la hora de estudio y de hacer tarea ocurra sin berrinches o malos ratos. yo entiendo que ser padre es difícil y agotador, que nadie te enseña a serlo y que a veces la responsabilidad te aplasta un poco, te sobrepasa, pero todos somos responsables de cómo se percibe la tarea. incluso asignar la lectura de libros termina siendo fuente de problemas, todo esto gracias a que la tarea es percibida de esta forma tan terrible.

sí apoyo la regularización de la cantidad de tarea asignada, pero pido un poco de reflexión. quizás el problema no sean solamente las horas de trabajo de los niños.
responder
denunciar
apoyar
Victor Hammersley | 2016-05-12 | 12:29
6
Se suponía que la famosa Jornada Escolar Completa era para eso mismo, no dar tareas. Y en las horas extra de esa JEC era para hacer estas actividades. En mi humilde opinión, nadie entendío de que se trataba esto y empujaron más materia en las horas extra de la jornada escolar.
responder
denunciar
apoyar
Francisco Castro Felicori | 2016-05-12 | 12:39
11
Los políticos no entendiendo nada.
Si hay evidencia de la efectividad de las tareas. La neurociencia ha logrado determinar que cuandos se está aprendiendo se generan nuevas cadenas neuronales, que pasan por un proceso transito entre algo voluble a algo estable. Para que la cadena neuronal se vuelva permanente (aprendizaje significativo) la persona debe ejercitar aquello nuevo que se ha descubierto, de lo contrario, tal como pasa cuando escuchamos una información poco relevante, la cadena se "desarma" y por consiguiente el conocimiento "desaparece".

Dicho ésto. lo que deberíamos hacer es TERMINAR CON LA JORNADA ESCOLAR COMPLETA. a modo de que nuestros escolares pasen MENOS HORAS DE CLASES, a la vez que tengan MAS TIEMPO PARA EJERCITAR FUERA DEL CONTEXTO DE AULA, (aproximadamente unas 5 horas semanales = una hora diaria). Esto da tiempo adecuado para que el alumno DESCANSE y JUEGUE junto con sus actividades académicas.

Por otro lado, ¿nadie ha pensado el mal que generan los preuniversitarios en la vida de un estudiante de 4°, 3° y hasta 2° medio?... Ya no conformes con asistir a un colegio con JEC, (que manda tareas a la casa), los padres matriculan a sus hijos en estas instituciones que los entrenan para responder una prueba estandarizada... ¿luego somos los docentes escolares los responsables del stress de los alumnos?
Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2016-05-12 | 13:10
2
Buen punto Francisco, muy de acuerdo con lo que dices. No lo había mirado de esa forma, quizás el problema es ese, el de la jornada completa.

Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Araus | Colaboradora | 2016-05-12 | 13:27
3
De acuerdo también! Es una buena vía para acabar con la sobrecarga de trabajo de los niños. En todo caso, la evidencia que cito en el artículo es amplia y está fundamentada con estudios internacionales diversos... Quizás el problema es el modo en que están enfocadas las tareas. Gracias por tu aporte!
responder
denunciar
apoyar
Jorge Alvarado | 2016-05-12 | 15:05
7
Estimado, desde la persoectiva puramente educacional tiene toda la razón. Lamentablemente, la perspectiva social dicta otra cosa.

La jornada escolar completa se hizo para Robarle los niños a la calle, y que los papitos, ambos, pudieran tener trabajos remunerados dispiniendo de un tiempo sin preocuoarse donde diantres o con quien se van a quedar los niños.

No olvidemos que Chile es un país subdesarrollado.
responder
denunciar
apoyar
Daniel Berlien | 2016-05-12 | 13:20
0
Es complicado regular el total de tareas con tantas asignaturas distintas, aparte de estudiar para pruebas y hacer otros trabajos claramente la carga es pesada(lo viví).
Como se menciona considero importante el valor de crear una rutina de estudio, y en esa línea yo creo que se deberían reducir las horas que se pasa en el establecimiento. He leído bastante del tema y está comprobadísimo que más horas en la escuela (o trabajo no tienen como resultado un mejor rendimiento. También es muy importante tanto fisiológicamente (para el cerebro) como a nivel psicólogico y de creatividad tener tiempo para dejar volar la mente. Las mejores ideas de la historia no fueron concebidas en la oficina durante horas de trabajo, si no en momentos de ocio o distracción. Como niños es importante que tengan esos momentos para poder preguntarse cosas acerca del mundo, y generar las ganas de ellos descubrirlo en vez de que les hagan entrar a la fuerza infinitas cantidades de información.
Por esta razón me gustan mucho las iniciativas que quieren cambiar el sistema de educación por uno más libre, orientados a la reflexión, la creatividad y la crítica; como se está haciendo en España eliminando las asignaturas, y dejar atrás el sistema que nos prepara para ser parte de un sistema económico para dar paso a uno que nos forme como personas críticas, creativas y con conciencia.
responder
denunciar
apoyar
Nora Benitez | 2016-05-12 | 13:28
0
La jornada completa no cumple ni ha cumplido su proposito, los niños pequeños de basica no almuerzan bien debido a esto por tanto no tiene la energia para estar hasta las 4 de la tarde en el colegio con tantas horas de materia, yo creo que los niños deben estar hasta maximo una de la tarde en el colegio almorzxar en sus casas tner tyiempo para hacer un par de tareas ( no cerros de tareas y trabajo) y poder estar con la familia y depaso que las jornadas laborales de los padres sean menos extensas tambien para una mejora calidad de vida familiar
responder
denunciar
apoyar
Jorge Alvarado | 2016-05-12 | 15:10
2
Nuestros hijos pasan horas en el escritorio haciendo tareas, porque la procastinación, sacar la vuelta, la falta de productividad que caracteriza al trabajador chileno se aprende desde pequeñito, "haciendo" como que hacen las tareas.

Cada uno es libre de adscribir al movimiento que quiera, pero antes ee salir a luchar contra las tareas, oregúntele a su hijonque prefiere: prueba coeficiente 2 sumativa o un trabajo para la casa.

Adivine qué van a responder la mayoría de los pergenios.

responder
denunciar
apoyar
Damián | 2016-05-12 | 16:26
2
Creo que hay que diferenciar entre generar hábito de estudio con el hacer tareas.

El hábito de estudio se podría realizar dentro de la misma jornada escolar, realizando espacios de lectura, debates, experimentos, etc. Es decir crear instancias donde al aprendizaje adquirido se vuelva significativo aplicándolo a la vida cotidiana.

Cuando un niño sale alrededor de las 17:00, ya en el trayecto a casa puede demorar 30 min. Llega a las 17:30, come algo y ya son las 18:00. Luego quiere descansar algo ya son las 19:00. Llegan los padres preguntando si hizo las tareas y dice que no. Entonces los padres que vienen recien llegando del trabajo tienen que ayudarlo en sus tareas. Ya para ese entonces son las 20:00, donde el niño tiene que comer. Ya son las 21.00...
responder
denunciar
apoyar
Sebastián Araya | 2016-05-13 | 11:36
3
Yo recuerdo que algunos objetivos de JEC era evitar que los niños cayeran en la delincuencia (alejándolos de las calles) y no llevar tareas a la casa, no se que más. Al parecer en cuanto a lo segundo no muchos lo entendieron o hicieron.

En mi caso, y con mis profesores, recuerdo muy pocas tareas, de hecho veo a mi hija hoy y tiene más tareas de las que yo tenía, veo su cansancio y da lata. Por ejemplo, mi profesor de matemáticas nos hacía 45-60 minutos de clase y luego hacíamos "las tareas" dónde teníamos la oportunidad de consultar dudas, solo en el caso de estar atrasado se llevaba para la casa, pero recuerdo al profesor explicando uno a uno cuando tenían consultas (en un curso de 40 alumnos). En caso de ser "proyectos", investigación o libros era en casa. A mi me iba bien, así que casi nunca me iba con tarea a la casa y para las pruebas solo estudiaba 1 hra antes el día anterior de una prueba y eso mismo fue problema en la universidad, no tenía habito de estudio, con lo que aprendía en clases no era suficiente para interiorizar la materia, me costó y mucho.

Tengo entendido que las tareas son buenas, pero no como se están haciendo hoy en día, las tareas generan los hábitos y se interioriza mejor lo aprendido, pero deben ser cortas con el fin de reforzar los conocimientos, siempre con la guía de los padres. Aunque claro, en mi caso, hoy puedo ayudar a mi hija y mi pareja también porque estamos sin empleo, pero cuando estábamos trabajando era llegar a las 7-9 de la noche y ver que habían muchas tareas y bien largas, era una lata para ella.

Por otro lado, CREO que si quieren que los niños estén más tiempo en el colegio, debe ser con otro tipos de actividades educativas, con eso me refiero a los talleres de artes, deportes e incluso ciencia, en dónde puedan interactuar con sus compañeros, aplicar lo que aprenden. En mi colegio se hacía, pero muy poco a mi gusto, un taller a la semana, una academia después de horario, cosas que deberían estar incluidas dentro del horario escolar. Se deberían redistribuir los tiempos por asignatura también.

Lo otro que hay que tomar en cuenta son dónde se hacen las tareas, yo conozco dos casos personales, uno, clase media baja, 2 familias en la casa, no se podía estudiar por que el único lugar habilitado era el living comedor, dónde también esta el televisor principal y todo el ruido que conlleva. imposible. El otro, clase medía-alta, llego, no hay nadie en casa, no hago nada hasta muy tarde, solo está la nana que no me puede ayudar con las tareas.
responder
denunciar
apoyar
Estefanía Santibáñez | 2016-05-17 | 13:51
0
Siento que sí, hay extremos en donde los niños se ven agobiados por tareas, pero creo que en Chile estamos acostumbrados a que se tomen decisiones sin un sustento científico, tal como sale en el artículo "no hay evidencia de que la tarea ayude al rendimiento escolar", ¿pero hay evidencia de la afirmación contraria?, es decir de si influye al rendimiento escolar el echo de que no haya tarea. Y al menos creo que no es suficiente evidencia lo que se observa en otros países, puesto que aquí tenemos un contexto sociocultural completamente diferente.

Quizás sería mejor llegar a un equilibrio y estudiar aun más el tema, realizando las investigaciones necesarias para que se tome una decisión como país.
responder
denunciar
apoyar
Francisco Blunt | 2016-05-19 | 14:12
0
Tengo una hija a punto de cumplir 6 años, cada vez que tenemos que hacer tareas, es un caos. No quiere, esta cansada, me dice que ya hizo tareas en clases, que porque razón tiene que seguir haciendo tareas en la casa. Con mi señora ambos trabajamos y mi hija que sale a las 12:30 todos los días, por lo cual, teníamos que buscar una persona que la cuide. Con esta señora, no hace las tareas, dice que la reta, por ende, tenemos que llegar en la tarde (19:00 app.) a ayudar con sus tareas. Es verdad, tiene toda la tarde para sus actividades y cuando lleguemos es mas fácil para ella hacer sus deberes, pero que pasa con nuestro tiempo? que pasa con nuestro descanso y el "regaloneo" con nuestra hija??. En su colegio le envían 3 tareas diarias. Creo que es mucho para una niña de 6 años. Sin contar con los deberes que tiene cada uno en la casa, el almuerzo, lavar, planchar etc. Es tanto el problema que nos genera esta situación que estamos buscando para este otro año un colegio con jornada completa (para evitar las tareas) y obviamente por un tema de ahorro,pero todo esto a que costo?? el sacrificio de nuestra hija.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.