Iniciativas como esta merecen apoyo
3.4K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 5.000
discapacidad, no videntes, ceguera, ciegos, música, educación, orquesta, instrumentos, Escuela Santa Lucía
Imagen: César Mejías

No se mira, pero se toca: La escuela que forma músicos no videntes

Nació hace 90 años como el primer proyecto socio-educativo para ciegos en Chile. Hoy rehabilita, estimula, y enseña a niños y jóvenes no videntes a través de la música. No existe pasillo de esta escuela en donde no se escuchen melodías y actualmente se prepara con todas las ganas para tocar en diciembre en el GAM.

Por Eduardo Vilasau | 2015-10-14 | 07:00
Tags | discapacidad, no videntes, ceguera, ciegos, música, educación, orquesta, instrumentos, Escuela Santa Lucía
Relacionadas

En el gimnasio de la Escuela Santa María se oyen a lo lejos distintos instrumentos. Al entrar, en una parte está Krishna (11) esbozando un ritmo celta con la batería. En otro, está Bernabé Catalán (12) –uno de los grandes talentos de la escuela– ensayando con dedicación unos villancicos con su clarinete. El profesor Óscar Yáñez (47), especialista en instrumentos de bronce, lo observa, trompeta en mano, y con su instrumento va guiando al pequeño Bernabé para que no se desvíe de la partitura.

El Profesor Yáñez cuenta que lo que más le sorprende desde que trabaja con niños que presentan ceguera son sus excelentes capacidades auditivas, sin embargo “a pesar de que tienen un oído bastante agudo –explica–, en el caso del ‘Berna’ es difícil porque para enseñarles a tocar instrumentos de bronce tienes que insertarte en su mundo. Tienen que captar la vibración y posición de los labios para que el aire salga correctamente desde la boquilla”. Aunque aclara “lo principal es que no pierdan la motivación, eso, en el caso de ellos, tiene un doble mérito”.

Alejandro Caro (47) es Director y Coordinador de la Orquesta de la escuela desde 2009. Él también oye atento los acordes navideños del pequeño Bernabé. Pide que le tome fotos. Luego desiste. Piensa, toma un respiro y luego comenta orgulloso: “Quiere llegar al Conservatorio de la Universidad de Chile, ese es su sueño”.

Afuera del gimnasio, Luciano Ramenzzoni (28) interpreta música celta con el contrabajo, instrumento que como mínimo le saca medio metro de altura. Y mientras combina coordinadamente el sonido de su contrabajo con los violines de otros cuatro jóvenes, cuenta que lleva seis años como invitado de la orquesta.

Todos se preparan con mucho ánimo para las galas de fin de año “Sonidos de luz” y “Concierto de Navidad” que se exhibirán el 1 y el 22 de diciembre respectivamente en el GAM.

La música como base del aprendizaje

La Escuela Santa Lucía está ubicada en el paradero 19 de Gran Avenida, comuna de La Cisterna. Funciona desde hace 90 años, siendo la primera entidad educacional en Chile en atender las necesidades de niños, jóvenes y adultos con baja y nula visión.

Actualmente funciona de forma gratuita, gracias a que el 35% de sus fondos provienen del Ministerio de Educación, y el otro 65% de la red de amigos de la escuela.

En cuanto a su plan educativo, éste se divide entre niños (sala cuna, pre kínder, kínder y educación básica) y adultos. Pero es desde que son recién nacidos cuando la música entre en sus vidas.

Es un elemento terapéutico, pero no para que se tranquilicen, sino que para desarrollar todos sus sentidos y aptitudes sociales. Pero, hay que buscarlos, porque no es innato en los niños. Entonces, todos los días los músicos tocan violín, guitarra y les cantan. Ya en pre básico los chicos tocan algún tipo percusión y tienen un sentido del violín impresionante”, cuenta Eliana Medina, Jefa de UTP de la escuela.

Es así como hace diez años nació la Orquesta Santa Lucía, la cual realiza constantes giras. De hecho, en los últimos seis años han realizado más de 200 conciertos. En julio de este año tocaron para la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), y acaban de recibir una invitación para tocar en la semana de la inclusión en el Instituto AIEP.

Cristopher Cabello tiene 19 años. Es un chico tímido, pero con una sonrisa que proyecta tranquilidad. Entró en cuarto básico a la Escuela Santa Lucía, y cuenta que su problema radica en que tiene sólo un 5% de visión en su ojo izquierdo.

En la escuela le enseñaron a tocar violín, con lo cual pudo ser parte de la Orquesta. Con ella tocó hace muy poco en la SOFOFA (Sociedad de Fomento Fabril), y también estuvo el año pasado cuando tocaron en la Embajada de Inglaterra para la visita del Príncipe Harry a Chile. “No pudimos saludarlo, pero él estaba muy cerca, en primera fila”, recuerda.

“Los discriminados no están acá, están en los municipales”

Los pasillos de la Escuela Santa Lucía son amplios. La respuesta es evidente: a los chicos, como a cualquier otro grupo de niños, les encanta jugar y divertirse, pero no es tan solo eso, sino que también porque el bastón es su principal herramienta para moverse, por lo cual los espacios deben responder a esa necesidad.

Sin embargo, son tan amplios como coloridos. Los pasillos y las salas dan un ambiente bastante alegre y colorido, eso, a pesar de que muchos de los niños no lo pueden ver.

Cada sala de la escuela guarda un rincón con distintos sueños o sonidos.

De pronto se escucha una guitarra en el segundo piso. Allí está Alejandro Zambrano (26) colocando las cuerdas de su guitarra, para luego afinar la de Erwin Hermosilla (35), profesor no vidente de informática que lo acompaña y que quiere aprender canciones de Soda Stereo. “Hay que salvar en la fogata de la ‘playita’”, lanza entre risas Erwin.

“Acá hago clases a alumnos, profesores (indica a Erwin), funcionarios, y cualquiera puede venir, sea como nosotros (me indica) o no videntes”, cuenta Alejandro.

Para él, desde que llegó hace dos años, lo más importante fue el desafío que supuso enseñar a niños y jóvenes no videntes. “Enseñas y te enseñan. Además, ha sido entretenido porque he ido aprendiendo con ellos, en el camino”, dice.

En uno de los tantos pasillos reaparece, quien es, literalmente, el Director de la Orquesta, el Profesor Caro. Él va de un lado para otro. Nada puede quedar al azar. Se nota esa cordialidad que él, y la mayoría de los profesores, tienen entre ellos y con los alumnos.

Cuenta que este 10 y 11 de octubre expondrá una charla en la Universidad de Santiago a raíz de sus siete años de experiencia como Director de la Orquesta Santa Lucía. La idea es dar a conocer el proyecto y explicar las bondades de la música como elemento pedagógico integrador no sólo para los muchachos ciegos, sino que también para todos los niños y jóvenes del país.

“Yo siento que los verdaderos discriminados son los niños de los colegios municipales o subvencionados –reflexiona con una leve molestia–. Allá no hay recursos para trabajar al nivel como lo hacemos acá”.

Por eso, y por mucho más, la Escuela Santa Lucía es y será el pequeño paraíso musical para los ciegos en nuestro país.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.