tokyo, Japón, metro, trenes, gente, viajes, transportes, mundo, Asia, peak
Imagen: Metro de Tokyo. Cortesía de Bitboy

Un chileno en el metro de Tokyo

Cuando el metro de Santiago llegó a niveles históricos de densidad de pasajeros el año 2012, se le comparó con el de Tokio, reconocido por sus multitudes apiñadas dentro de vagones. Pero ¿qué tanto más apretado se puede estar en el metro? El Definido fue a Tokio a buscar una respuesta.

Por Bruno Carrillo | 2013-08-20 | 11:42
Tags | tokyo, Japón, metro, trenes, gente, viajes, transportes, mundo, Asia, peak

Lunes 19 de agosto, 8:25 am, estación Ueno en Tokio, Japón. Una parte de los 8.7 millones de personas que a diario utilizan los trenes y metro, están agolpadas en dos de los andenes de la estación, esperando el próximo tren como tigre al acecho. Apretado entre tres oficinistas y dos escolares, podría perfectamente estar en estación Baquedano o Los Héroes. 

Hay una primera diferencia, eso sí. Como medida para hacer más eficiente el abordaje, en el suelo hay líneas pintadas indicando dónde se abren las puertas. Apurados o no, todos más o menos respetan la fila con forma de embudo para entrar. (Y las puertas siempre se abren exactamente ahí.)

Llega el tren, que ya va relativamente lleno de gente. Se abren las puertas y los pocos pasajeros que se bajan tienen una fracción de segundo para hacerse paso entre la multitud que comienza el asedio al vagón. No necesito caminar: me arrastran dentro. La sensación es un poco demasiado similar. 

"Tenga cuidado, por favor", "permanezcan detrás de la línea amarilla", "ánimo", anuncian los funcionarios de la estación. Ocasionalmente, empujan una que otra extremidad, bolso o mochila que no ha logrado entrar al tren cuando se están cerrando las puertas. 

Ahora bien, los japoneses son probablemente de las personas más educadas y respetuosas del mundo, pero a la hora de subirse al metro en la mañana o tarde, no toman prisioneros. No sé cómo los dos metros de gente frente mío entran al vagón, luego mi "sección" y a continuación los de atrás. Mientras la ola humana me arrastra hacia el centro del vagón, veo cómo sigue entrando gente. Cuando ya no pueden empujar de frente, ponen la espalda contra la muchedumbre y empujan hacia atrás hasta que entran. Surge la segunda y gran diferencia con el metro de Santiago: poca resistencia. 

Hay un punto en los pobres carros azules de nuestro metro capitalino donde no entra más gente, no porque no quepa -muchas veces queda una pizca de espacio por aquí o por allá-, sino que porque llega un punto donde la masa de gente se hace impenetrable y no se mueve más. Lo sé; me ha tocado estar prensado contra la puerta innumerables veces (una vez con un borrachín de ojos desorbitados haciéndome arcadas a 30 centímetros de la cara, y yo sin poder levantar los brazos. El minuto y medio más largo de mi vida), y es parte de la sobrevivencia urbana el resistir lo más posible a los temerarios nuevos pasajeros que intentan adosarse a la muralla humana con forma de puerta. 

En Tokio, fuera de personas luchando desesperadamente por respirar o por sacarse un codo ajeno de la oreja, hay poca resistencia comparativamente. Todos saben que tienen que llegar al trabajo y, más que una lucha contra los elementos, hay un sudoroso ambiente de aceptación (o más bien resignación). 

Mapa de la red de 23 líneas de tren manejadas por la estatal JR en Tokyo. Existen otras 55 líneas operadas por otras empresas. Imagen de Dushan Hanuska.

Llegando a la siguiente estación, un par de personas comienzan a gemir permiso con voz apretada y a nadar por este caldo de brazos, piernas, torsos torcidos y maletines hacia la puerta. Afuera, una nueva masa de gente está hombro a hombro lista para comenzar el ataque. Se abren las puertas. Tres personas son paridas desde el interior. Comienza el embate. Entran algo así como diez personas. Se cierran las puertas. 

El aire acondicionado dentro del carro apenas se siente y a la gran mayoría le corre la gota. Hay gente con toallas al cuello para que no se les moje más la ropa de trabajo. Toda la muchedumbre se mueve con el vaivén del carro, como en cancha en un recital de música. Una estación, otra más y llegamos al destino. El tren entero se vacía en cuestión de segundos. 

¿El veredicto? 

Fuera de lo obvio (distinta infraestructura, personas y cultura), entre Santiago y Tokio no pareciera haber demasiada diferencia en cuanto a lo apretado que se está adentro del metro o en la estación. El hecho de que no haya tanta resistencia por parte de los pasajeros de dentro puede que permita que entre un poco más de gente, pero lo que personalmente he visto en ambos lugares no difiere mucho en términos prácticos. 

Mapa de las 13 líneas de metro de Tokyo, operadas por dos compañías distintas. Imagen: Wikipedia

Algunos datos curiosos del sistema de metro y tren de Tokio: 

- La tasa de suicidio en Japón es de las más altas del mundo civilizado y un porcentaje importante ocurre en el sistema de trenes. Tanto así que, a modo de desincentivar esto, hace algunos años se le comenzó a cobrar a las familias de los suicidas los costos de limpieza y las pérdidas incurridas por el retraso del sistema. Si bien algunas de las compañías privadas a cargo del sistema de transporte no revelan montos, hay otras que dicen que es de aproximadamente 6 millones de pesos. 

- Al igual que en Brasil, Irán, Egipto y otros países más, hay carros exclusivos para mujeres. Cuando se reinstauraron en los primeros años del 2000, varias agrupaciones de hombres reclamaron al gobierno esta medida. 

-El tema de las tocaciones en espacios reducidos es tanto o más candente que en nuestro país. Tanto así que es un fetiche establecido: hay clubes para adultos donde hay piezas que simulan un vagón de metro, diseñado para emular situaciones donde el "cliente" desea llevar a cabo el acoso. Asimismo, hay clubes de "tocadores", donde comparten anécdotas y técnicas. 

-Después de las 6 de la tarde, es muy común el ver a hombres de negocios (salarymen, como se les conoce localmente) completamente intoxicados por ingesta de alcohol. Si tienes uno durmiendo al lado y se apoya en tu hombro (pasa a menudo), es un acuerdo tácito el permitirle que siga durmiendo en tu hombro. 

-Como en muchos otros países, los trenes y metros tienen aire acondicionado en verano, pero lo realmente notable son los asientos calefaccionados en invierno. 

Si bien el tener que estar incómodamente apretado en un vagón todas las mañanas puede ser un calvario para unos, es una excelente manera de "curarse de espanto" o aumentar la tolerancia para situaciones incómodas que son difíciles de evitar. Hay muchos extranjeros que se chocan con la cantidad de gente en el metro en Tokio, pero a muchos chilenos, la experiencia les resulta casi normal.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-08-20 | 12:03
3
Bruno, confírmame estos datos que he oído por ahí:

- Cada compañía tiene su propio sistema de cobro y no son interoperables.
- Uno paga por el largo del viaje, no una tarifa fija, como acá (¿tienes un valor referencial?).
- Existen personas cuyo trabajo exclusivo es empujar a la gente dentro de los vagones.
- Es mal visto hablar por celular dentro del metro. Y sonarse.

responder
denunciar
apoyar
- Sí, pero no. O sea, las máquinas para pagar son levemente distintas y las tarifas pueden variar ligeramente, pero por poco: la competencia es muy reñida. Por lo mismo que todas las compañías de trenes y metro den un excelente servicio dentro de todo. Respecto al pago, hay dos tarjetas tipo bip que sirven para todas las líneas en la ciudad (a eso te referías?).
-Exacto, es por tramo. Te quedo debiendo el valor referencial.
-Eso lo había escuchado varias veces cuando estuve viviendo en la ciudad, pero no importa cuán tupido fuera el gentío, no logré ver a ninguno. Hay vídeos en youtube, pero parece que tienen algunos años. Esta vez hablé directamente con funcionarios de dos compañías (una de metro y una de tren) y dijeron que si bien lo solían hacer en el pasado, estos días se limitaban a embutir extremidades que no dejaran que se cerraran las puertas, o pedazos de bolsos, maletines o carteras que estuvieran asomando.
-Es pésimamente visto lo del celular en el metro, y de hecho hay letreros por todos lados pidiendo que no se usen. Si no me equivoco, tomar líquidos no se prohíbe, pero si te estás devorando algo te miran todos con cara de poto. Lo de sonarse no se considera como algo glamoroso, pero no llega a ser tan condenado socialmente.
responder
denunciar
apoyar
Como valor referencial, dependiendo del tipo de metro, tren o línea te puede salir entre 650 (entre dos estaciones vecinas ) o casi 4000 entre estaciones terminales. Estos números pueden variar bastante eso sí: hay descuentos si se hacen ciertos tipos de transbordos y viceversa. Hay veces que un tremendo trayecto en tren bala de 70 mil pesos te puede salir 10 mil si tomas el tren local, aunque se demora horas de horas al parar en todas las estaciones. Es un tanto complejo y casi mágico, y a menudo es tema de conversación entre jóvenes.
responder
denunciar
apoyar
(Los primeros dos valores están en pesos chilenos.)
responder
denunciar
apoyar
Davo Tramon | 2013-08-20 | 12:22
1
Sólo un detalle, la población de Tokio es de 13 millones de habitantes... la de Santiago 6 millones. Eso te habla del pésimo diseño del transporte público que aun con la mitad de la población de Tokio y con una densidad por habitante muchisimo menor (6016 hab/km² vs 429,99 hab/km²) tengamos problemas equivalentes.
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2013-08-20 | 12:31
7
Yo encuentro que pese a todo el Metro está muy bien evaluado. Los tiempos de recorrido son muy buenos y además allá hay muchísimas líneas de metro operadas por diferentes empresas (como indica el artículo) y acá solo tenemos 4 líneas y otras en proceso. He ahí la diferencia de densidad.
responder
denunciar
apoyar
José Peralta | 2013-08-20 | 20:55
1
Eso más que nada habla mal del sistema de transporte en superficie, es decir, el transantiago, ya que si recordamos, desde que este fue implementado la cantidad de pasajeros que ocupan el metro ha ido aumentando significativamente cada año.
responder
denunciar
apoyar
Creo que el metro de Santiago es un caso de éxito a nivel mundial como empresa de transportes que se logra autofinanciar, aunque los horarios punta definitivamente han tenido mella en su imagen desde la implementación del Transantiago. Por lo mismo que, según entiendo, ambas compañías estén trabajando juntas para buscar soluciones.

Dicho esto, estoy absolutamente de acuerdo con que el sistema global de transportes se podría mejorar.
responder
denunciar
apoyar
Enrique Ulloa | 2013-08-21 | 12:39
3
Eso de la autofinanciación también tiene doble filo, ya que líneas a ciertos sectores podrían no ser rentables al ser analizadas de un punto de vista netamente comercial.

Otra cosa que me gustaría de Metro, es que se pudieran comprar abonos diarios, por dos días, semanales, mensuales y anuales.

Por ejemplo:

* Tarjeta Bip con viajes ilimitados por un fin de semana: $4.000 (conviene al usar el metro más de 6 veces).

* Tarjeta Bip con viajes ilimitados por un mes: $22.000 (se ahorra al cargar la bip para todo el mes, y se obtienen viajes ilimitados)

Así se descongestionan las cajas para cargar la tarjeta, se ahorra, etc.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Davo Tramon | 2013-08-21 | 16:50
3
No digo que el Metro de Santiago esté mal evaluado, he tenido la suerte de conocer el metro de Turquía, el de Ciudad de México y el de París y entre estos dos últimos, me quedo con el de Santiago. Aun así, todos sufren de congestión brutal en horas puntas, pero lo que quiero hacer notar (y sin animos de negatividad) es que a pesar de que Santiago tiene una densidad de población muchisimo menor a las de las ciudades mencionadas, estamos saturados a un nivel de ciudad con + de 10 millones de habitantes.
Quizas la instauración de carros de metro de 2 pisos como los del Metro de París ayudarían a la congestión que se sufre en Baquedano, Los Heroes o Tobalaba y sus respectivas líneas.
O de frentón mejorar el TranSantiago... y ahi si que me puse optimista :)
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Silvia Guzmán | 2013-08-20 | 12:52
7
y para rendir tributo al concepto de positivismo del Definido, no nos quejemos tanto... tal vez podríamos aprovechar de sugerir a la autoridad de nuestro metro que utilice los espacios publicitarios que dispone para intensificar una bonita campaña de buenos modales, más amabilidad y empatía, que nos ayuden a tomar conciencia que a nuestro alrededor suceden muchas cosas, así nos daríamos cuenta que estamos tapando la pasada, que hay un anciano de pie, en fin muchos detalles mas...
responder
denunciar
apoyar
Excelente idea, Silvia, algo similar estuvo haciendo el metro en París (http://www.eldefinido.cl/actualidad/mundo/617/Las_campanas_que_intentan_acabar_con_la_legendaria_rudeza_de_los_parisinos/). Una vez que tenga internet un poco más estable (ando de viaje), voy a buscar el medio para hacerle llegar esas ideas a Metro y ver qué dicen.
responder
denunciar
apoyar
Catalina Olavarría | 2013-08-20 | 13:32
2
Yo pensaba que había estado en el metro de Tokyo a la hora punta, eso si tipo 6pm en Abril, pero al parecer no era la hora más critica, según leo en tu articulo.
Cuando me subi había espacio suficiente como para no estar en contacto directo con nadie y en ese momento pensé que en Chile estabamos peor.
Incluso vi los famosos carros solo para mujeres, pero no me subi ya que iba con mi marido :P

La gran diferencia diría yo, es que en Japón son bastante millones de personas más que aca... por lo que al menos alla se justifica lo apretado del asunto...


responder
denunciar
apoyar
Sí, las tardes son algo copadas pero nunca tanto; esto se debe a que todo el mundo sale de la compañía a distintas horas, y muchos pasan a tomarse un trago para evitar la congestión del metro. En la mañana, por el otro lado, todos tienen que llegar tipo 9 a la oficina, y es terriblemente descortés ser impuntual. Pensando lo mismo que tú, me tocó vivir la sorpresa del tráfico humano mañanero con maletas yendo al aeropuerto... algo bastante "interesante", ja ja.

También me tocó subirme al vagón de mujeres sin querer una mañana, y me tomó como 3 estaciones el darme cuenta la razón por la cual el vagón estaba tan vacío. Eso sí a los extranjeros se la perdonan, pero ay del local fresco que se vaya a subir al vagón.

Considerando los millones que son, yo diría que no está tan colapsado el metro en las mañanas. En algún momento, de hecho, leí que habían hecho campañas para reducir el número de personas; en vez de subir el precio del pasaje, intentaron crear consciencia de otros métodos de transporte y/o llegar más temprano a la oficina.
responder
denunciar
apoyar
eugenia mondaca | 2013-08-21 | 11:22
1
Habrá algún estudio sociológico sobre el comportamiento en el metro de Santiago? Sería muy bueno, creo yo...Lo fome, ya lo sabemos, pero también se observan muchas conductas solidarias.
responder
denunciar
apoyar
Matías Bravo | 2013-08-21 | 20:54
1
Honestamente debo confesar que opongo mucha resistencia al entrar para frenar un poco la avalancha de gente hacia el metro. No solo porque lo encuentro casi animal el comportamiento de la gente (soy de provincia y honestamente no entiendo el comportamiento en general de los santiaguinos a la hora de usar el metro), sino porque además no soy nada de pequeño (1.87m y 101kg) y perfectamente podría literalmente pasarle encima a alguien si es que no me aprovecho de mi porte y fuerza para evitarlo (de haber sido mas pequeño me gustaría que alguien de mis características tuviese la amabilidad de no dejarme como estampilla).
responder
denunciar
apoyar
Natz Wangnet | 2013-08-22 | 02:18
5
JAHJSHAJHSJS Que lindo. Yo soy enana, he quedado varias como estampilla xDDDD
responder
denunciar
apoyar
Muchas veces se pasa a llevar al resto por intentar subirse al vagón, y sí, estoy muy de acuerdo respecto al hecho de que muchas personas se entusiasman demasiado en empujar. Yo también opongo toda la resistencia que puedo, pero al ser un poco más diminuto no me es tan fácil. Ojalá me tocase alguien como tú al lado cuando uso el metro! XD

Esperemos que el metro haga campañas para incrementar la consciencia respecto al respeto hacia el resto, y que los métodos alternativos de transporte comiencen a ser una buena alternativa para el metro también, cosa de reducir el número de gente!
responder
denunciar
apoyar
Monica Duran | 2013-08-24 | 19:06
4
Hay que hacer la salvedad de que las marcas donde uno debe pararse tienen forma de pies. Además donde para el carro de mujeres los pies son rosados y el carro que llega también es color rosa, dentro viene propaganda dirigida obviamente a mujeres. Podrían implementarlo en Santiago :)
responder
denunciar
apoyar
María José Salazar | 2015-01-19 | 20:04
1
Voy a tener que viajar de nuevo pero en invierno para probar lo de los asientos calefaccinados! XD
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.