robots, competencia, freak, Japón, heboi, mediocridad, creatividad, ingenio, evento, entrevista
Imagen: César Mejías

¡Que gane el peor! Hebocon, la competencia de robots pencas

"Si un robot de mala calidad luchara contra otro robot de mala calidad ¿Qué pasaría?". Esta es la premisa de Hebocon, un singular evento de robots que celebra la ingenuidad y la incompetencia por sobre la habilidad y el conocimiento.

Por Francisco J. Lastra @efejotaele | 2016-01-08 | 12:41
Tags | robots, competencia, freak, Japón, heboi, mediocridad, creatividad, ingenio, evento, entrevista
Relacionadas

El 19 de julio de 2014, 31 participantes y más de 100 espectadores se reunieron en el centro cultural de Tokio para darle vida al primer Hebocon, un evento de lucha de robots –o más bien, pseudorobots– para quienes no fueron bendecidos con habilidades técnicas (heboi significa en japonés "pobreza técnica" o "de mala calidad").

Las reglas de los combate eran sencillas: dos robots entran al ring, quien termina fuera de éste, una superficie cuadrada de madera, perdía.

El evento arrojó varios robots memorables: uno que se movía mediante tentáculos que eran en realidad vibradores, otro que no era nada más que un cartón con ruedas, y por supuesto Copy Robot, el ganador del "premio al más heboi".

Copy Robot era una grabadora con ruedas posicionado sobre una rampla para tomar impulso.

Tampoco podemos dejar de mencionar a Kametarou, un gran y pesado bloque con ruedas que se llevó el primer premio, a pesar de ser criticado por ser "simplemente grande y pesado". Al ser premiado, su creador dijo sentirse avergonzado por ganar.

El video con los highlights del evento también destaca el caso de una competidora que olvidó el robot en el tren, y decidió tomarse una cerveza y enviar una foto de eso a la organización. "El público aplaudió este acto de suprema incompetencia", relata:

Así es Hebocon, un evento único y divertido de robots que se rompen, ideas a medio terminar y competidores olvidadizos, un lugar donde se entiende que la mediocridad e ingenuidad son partes de un proceso que también pueden y deben ser celebradas.

Ya 20 países han repetido la experiencia que fue concebida por Daiju Ishikawa, con quien hablamos sobre su particular visión de la mediocridad.

El origen de la mediocridad

Daiju Ishikawa lleva 13 años viviendo en Tokio, una ciudad (por no decir país) que difícilmente podría calificarse de mediocre. Allí se desempeña como editor de Daily Portal Z, un sitio de noticias humorísticas con más de 10 mil artículos en japonés y una versión en inglés. Fue en sus oficinas donde surgió la idea de realizar un campeonato en base a una actividad que ya desarrollaban dentro del diario.

"Nuestros periodistas a menudo tratan de fabricar máquinas, herramientas y dispositivos. A veces tienen éxito, a veces no. Luego tienen que escribir un artículo con la experiencia, aunque haya sido un desastre. Es la política de nuestro sitio", dice Ishikawa.

Con el tiempo, el ojo editor de Ishikawa comenzó a detectar algo interesante: las historias de fracaso podían ser tan interesantes como las de éxito. "Comencé a querer ver más trabajos fallidos. Un día me vino la idea de que la mejor forma de reunirlos, sería organizar una competición de robots para gente sin talentos técnicos", agrega.

Surgió como un proyecto personal de Ishikawa. Su idea era reunir a unos 5 o 6 participantes, pero luego de publicar el anuncio en su blog personal, los interesados sumaban cerca de 50. Fue allí donde decidió que esta oda a la mediocridad debía ser más que un interés personal, debía ser un evento abierto para que todos los interesados disfrutaran de una tarde donde la excelencia, un aspecto crucial de la cultura japonesa, se queda en la puerta.

Finalmente 31 participantes, más la chica que olvidó su robot en el tren, inauguraron el primer evento de Hebocon, un guiño a Robocon, la contraparte "seria" que también se realiza en Asia.

El sello heboi

Hebocon es el equivalente a tirarse a una piscina sin saber nadar, pero con consecuencias cómicas y educativas. Los errores y la mediocridad no son probables, son seguras, incluso a nivel de la organización:

Por un error de comunicación, el ring usado en el Hebocon de Osaka en marzo del año pasado tenía dos esquinas cuadradas y dos redondas. El organizador también es heboi.

Lo heboi (de mala calidad, charcha, rasca, penca, etc.) del robot viene de lo heboi de su creador, dice Ishikawa. "Observar a los robots de la Hebocon es como leer literatura confesional. Es por ello que siempre digo que Hebocon no se trata de ingeniería; es literatura".

Este sello heboi del robot, que vendría siendo un reflejo de la inhabilidad de la persona, viene en varios sabores. En algunos casos puede ser su crudeza técnica (como el cartón con ruedas o la grabadora), el uso insólito de objetos (como el robot con tentáculos-vibradores u otro cuya arma era un sobre de sopa en polvo que se agitaba) o simple flojera o ignorancia (juguetes electrónicos con apenas un cambio cosmético).

Quién gana o pierde en las tandas e incluso el campeón son cosas secundarias, dice Ishikawa. El verdadero ganador de Hebocon, de hecho, es "el más heboi",un premio para quien lleva el concepto de la mediocridad, ingenuidad e ignorancia al máximo.

De varios Hebocons que ha organizado Ishikawa, quien se ha mantenido como coordinador global del evento, recuerda un robot en particular que según él, "es el más heboi" desde el punto de vista técnico, estético y funcional, que ha visto en los 50 y tantos eventos que ha coordinado.

"La creadora (que no era una niña, era una mujer de unos treinta y tantos) dijo que era un perro. O sea, tiene una cara, pero desafortunadamente no encontré otras características de perro", dice Ishikawa:

El "perro" estaba construido en torno a un ábaco sin fuente de poder ni nada que le permitiera moverse. "Un montón de elásticos a los lados eras sus piernas. La creadora dijo que quería hacer ruedas usando elásticos, pero que no lo había logrado", agrega.

Quizá lo más heboi era su "arma": dos clavijas en el "control remoto" del "perro" (que era en realidad un Tuppeware), que le servían de plataforma a la mujer para lanzar los elásticos.

Diríjanse al minuto 3 de este video para deleitarse con el combate donde fue domado este "perro":

Más que solo risas

¿Pero qué exactamente hace que se congreguen cientos de personas para ver experimentos técnicos que usualmente ocultamos en lo más profundo de nuestros cajones o directamente en la basura?

"Digamos que hay un bebé que acaba de cumplir un año y está aprendiendo a caminar. Podrías encontrar sus intentos de caminar adorables. Lo mismo sucede con los robots heboi, hay algo adorable en robots que ni siquiera tienen sus partes funcionando bien, tratando de participar en batallas".

Ishikawa también rescata que, más allá de ser un espectáculo cómico y de "autotortura" como llama él, Hebocon es "también una buena oportunidad para que la gente comience a crear cosas que no saben que pueden hacer por sí mismas".

¿Cuántas personas son capaces de crear un robot? Hay algo aterrador en el desafío de crear algo para lo que no estamos preparados. Hebocon básicamente tira esos miedos por la ventana y dice: mira, aquí somos todos igual de malos para esto, pero lo vamos a intentar de todas formas, así que únete y disfruta del espectáculo.

También existe un componente de aprendizaje que se asemeja a una versión más cruda de juguetes didácticos como LEGO. Se han organizado Hebocons en museos y escuelas especialmente dedicadas a los niños, quienes aprenden los fundamentos de la robótica (y de la frustración) en un ambiente distendido.

Quién sabe, quizá uno de esos niños trabaje sobre su incompetencia (o heboisidad, como dice su creador) para transformarse en un verdadero ingeniero.

Mediocridad internacional

Alemania, Estados Unidos, Colombia, Italia, Canadá e Inglaterra son solo algunos de los países que han replicado Hebocon. Durante 2015 fueron 52 los eventos realizados por todo el mundo, algo que su creador jamás se imaginó cuando lo ideó como proyecto personal.

Ishikawa nos comenta que sus planes para 2016 involucran el primer mundial de Hebocon en agosto.

LOS MANDAMIENTOS DE LA HEBOCON

Recompensa incompetencia técnica con estrategia

Incluso si un robot es heboi, con una estrategia podría derrotar a su oponente. Podría barrer las piernas de su oponente, grabar un sonido o su operador podría gritar los nombres de movidas especiales. Incluso si una estrategia no tiene un efecto real, no hay problema.

No bajes tu guardia hasta que el combate comience

No lo olvides: tu robot es heboi, por lo tanto sus partes caerán fácilmente. Asegúrate de venir con herramientas y piezas de repuesto. También no trates de efectuar tareas de mantención el día previo a la competición. Meterás la pata y tu robot no será capaz de moverse.

Ganador, deberías avergonzarte; perdedor, siéntete orgulloso

La derrota es prueba de heboisidad. Cuando hayas perdido siéntete orgulloso. Sin embargo, perder a propósito es inaceptable. La verdadera incompetencia solo puede ser lograda luchando duro y luego perdiendo.

Todos los fracasos son algo hermoso

Tu robot podría no moverse porque pusiste las baterías al revés. Podrías tratar de arreglar tu robot en medio del combate, pero meter la pata aun más. O incluso podrías perder a tu robot camino al evento. Todos estos fracasos demuestran lo heboi que eres. Tal incompetencia será siempre aclamada en Hebocon.

Alaba la incompetencia de los demás

El lugar estará lleno de robots heboi y sus creadores. Alaba la incompetencia del otro, y respétalo.

Siempre disfruta de la incompetencia

El gran objetivo de Hebocon es que todos puedan lograr una vida donde disfruten de la incompetencia.

¿Te animarías a participar en un evento así? ¿Recuerda algún proyecto heboi que hayas hecho?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Mauricio Melo | 2016-01-08 | 14:55
2
Uff!!, a quien debo matar para organizar algo así acá??, sería genial!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2016-01-11 | 09:30
0
Creo que es llegar y hacerlo no más...
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Lopez B. | Colaborador | 2016-01-08 | 14:56
1
oh, me encantó! siempre hay que intentarlo, y nunca desanimarse! y además, por qué no divertirse en el camino... genial! ^_^
responder
denunciar
apoyar
Renzo Trabucco Stifel | 2016-01-08 | 17:18
1
Hace mucho no me reía tanto como al leer esto.
Gracias, arreglaron mi semana.
responder
denunciar
apoyar
César Molina Castro | 2016-01-08 | 22:29
1
Muy buen articulo para comenzar el trabajo, muy bueno el segundo video.
responder
denunciar
apoyar
Francisco Carrera | 2016-01-10 | 17:34
2
Este concurso calza tanto con el espíritu del definido, que deberían ser ustedes los que lo organizaran en Chile... aun sin saber cuanto pueda costar algo así.

Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Francisco J. Lastra | Colaborador | 2016-01-10 | 18:19
2
Ya lo tenemos en nuestra pizarra de ideas :3
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.