Brasil, Dilma Rousseff, Petrobras, corrupción, movilización ciudadana
Imagen: Gojko Franulic
actualidad | Mundo | Explicación

¿Por qué los brasileros exigen la destitución de su Presidenta?

Más del 60% de los brasileros rechaza el gobierno de Dilma Rousseff y lo hacen abiertamente, ya que millones de personas se están tomando las calles para protestar en contra de la Presidenta. ¿Las razones del descontento? Te las explicamos aquí.

Por Macarena Fernández | 2015-03-23 | 07:00
Tags | Brasil, Dilma Rousseff, Petrobras, corrupción, movilización ciudadana

Esta última semana la situación en Brasil ha aumentado de forma considerable. El ex presidente Fernando Cardoso pidió expresamente a Dilma Roussef que renunciara o admitiera sus errores. El domingo los opositores al gobierno salieron una vez más a las calles, congregando una marcha de casi un millón de personas en 169 ciudades, quienes exigían la renuncia de la presidenta. A la fecha la mandataria ha alcanzado más del 71% de desaprobación en las encuestas, convirtiéndose así en el/la gobernante peor evaluado/a en la historia de la encuesta Datafolha. Sólo la apoya el 8% de la población. 

¿Podrá seguir gobernando o su renuncia o destitución es incuestionable?. Aquí te contamos las causas y razones del descontento.


La popularidad de la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se derrumbó a 13% tras las masivas protestas contra su gobierno, con el fin de solicitar la salida de la mandataria del país. Una caída de 10 puntos en la aprobación de su gestión y un rechazo a su gobierno de 62% es lo que perciben la última encuesta Datafolha del domingo pasado, cuando el segundo mandato de Rousseff aún no alcanza los tres meses.

Según la encuesta, el descenso en la aprobación a Rousseff se deterioró en todos los segmentos sociales e incluso cayó en zonas donde el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) es más fuerte.

"Esto se debe al choque de realidad ocurrido después de las elecciones. Durante el período electoral todos los partidos vendieron sueños, especialmente el PT, con mayor tiempo de propaganda. Pasada la elección, la decepción de los que no votaron por Dilma se unió al sentimiento de traición de los que votaron y vieron las promesas de campaña contradichas por las medidas de ajuste económico, con un fuerte impacto social", dijo Mauro Pauilino, director deneral de Datafolha sobre la caída en la popularidad de Dilma Rousseff en una entrevista en La Tercera.

Pero, ¿por qué tanto descontento?

De Lula a Dilma: dos extremos en aprobación ciudadana

Cuesta creer que la aprobación hacia el gobierno de turno de un país puede variar tanto de un segundo para otro. No olvidemos que el ex presidente Lula da Silva (también del PT, como Rousseff), tras ser candidato durante tres periodos consecutivos, sin éxito; finalmente salió electo el año 2003 con más de un 61% de los votos, salió nuevamente reelecto en 2007 y finalmente dejó su mandato el año 2010 con una aprobación histórica de 87%, convirtiéndose en el Presidente más popular en la historia de Brasil.

El país adoraba a este presidente carismático y no sólo aprobaba a su persona, sino que además, más del 80% calificó su desempeño como “excelente”, según índices del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE).

Las razones para apoyarlo se traducían en los números de su gobierno, ya que logró estabilizar la economía brasileña, creciendo a un ritmo promedio de 4,1% anual. Además logró pagar toda la deuda del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y redujo la tasa de desempleo de un 10,5% a un 5,7%, un mínimo histórico. Por otro lado, consiguió que cerca de 29 millones de personas lograran salir de la pobreza y con ello, la clase media pasó a ser el 51% de la población. Y así, otros logros en materia internacional, económica y social, en los que salió victorioso con números azules en prácticamente todas las áreas.

Y ese es el Brasil que traspasó en enero de 2011 a su compañera de partido, ex ministra de Minas y Energía y ex jefa del gabinete ministerial durante su gobierno; la economista Dilma Rousseff, quien obtuvo un 56,05% del total de los votos en segunda vuelta, convirtiéndose en la primera presidenta mujer del país, comunicando que el principal objetivo de su gestión sería terminar con la pobreza extrema.

A diferencia del carisma espontáneo y de la cercanía que transmitía Lula da Silva a la gente; la nueva presidenta se hizo conocida como “la dama de hierro de Brasil”. Su personalidad es fuerte y dicen que fue construida en su época universitaria cuando ingresó en organizaciones clandestinas para combatir a la dictadura militar que duró más de 20 años. En 1970 Rousseff fue detenida y se convirtió por tres años en prisionera política, donde fue torturada.

Su fama de dura fue ironizada por ella misma en un discurso en el 2009 cuando dijo “Soy una mujer dura cercada de hombres blandos”.

La bomba de tiempo de Dilma

Si bien el mundo venía presenciando la crisis europea y estadounidense iniciada en 2008, en Brasil aún no se notaban las consecuencias, por lo que Dilma recibió un país aparentemente tranquilo, agradecido, esperanzado y estable. Pero la crisis no tardó en hacerse notar, y mientras que el PIB había crecido 7,5% en 2010, la tasa de crecimiento en los dos años siguientes bajó a 2,7% en 2011 y a 0,9% en 2012, mientras que el real –la moneda carioca– se devaluó en un 12%.

Es difícil dar con el hecho puntual que comenzó a provocar el descontento de los brasileros, pero las primeras manifestaciones en contra del gobierno de Rousseff fueron por parte de grupos feministas y de derechos humanos, ya que, a diferencia de Lula, Dilma retrocedió en materias de aborto y homosexualidad. Por ejemplo, vetó la distribución del “Kit contra la homofobia”, campaña del Ministerio de Educación del gobierno de Lula para combatir la homofobia en los colegios.

Luego viene un episodio clave que termina por dejar en evidencia la insatisfacción entre los brasileros, cuando por primera vez en más de 20 años, miles de brasileros salieron a marchar a las calles de forma masiva. ¿La razón?, el alza en los pasajes de transporte público en junio del 2013, cuyos pasajes subieron en veinte centavos de real (46 pesos chilenos, tomando en cuenta el tipo de cambio de la fecha).

Rápidamente las manifestaciones comenzaron en Sao Paulo. Más de 100.000 personas salieron con carteles a protestar a las calles. Al día siguiente, las marchas se extendieron a más de 100 ciudades colindantes como Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte, Porto Alegre, Salvador, Belén, Vitoria y Curitiba, entre otras grandes capitales regionales, sumando en total a más de 1 millón de manifestantes.

Pero no sólo alegaban por la alza en los pasajes. El descontento incluía muchas otras deudas, como la corrupción, la salud, la desigualdad y la educación. Así lo manifestaron con carteles las miles de personas que participaron de la marcha.

“La movilización tiene que continuar porque no es solo por el precio del billete, es por la corrupción, por la salud, la educación”, dijo a EFE Carolina Maranhão, una estudiante de biología de 20 años presente en la manifestación.

Las autoridades se resistieron durante días a ceder ante la presión de las protestas para bajar el valor del transporte, argumentando que tendrían que recortar inversiones y gasto social en otras áreas, como salud y educación, cuya mejora los manifestantes también reclamaban. Finalmente Sao Paulo y Río de Janeiro, las dos mayores ciudades de Brasil, cedieron y bajaron las tarifas.

Es difícil no encontrar similitudes entre este fenómeno y lo vivido en nuestro propio país durante las protestas estudiantiles bajo el gobierno de Sebastián Piñera. Si bien, a diferencia de Dilma, este contó con sólidas cifras económicas para respaldar su mandato, las protestas desnudaron un profundo malestar social subterráneo que iba más allá del tema específico de la calidad de la educación. Lo que se manifestó con fuerza, fue un profundo cuestionamiento del modelo de desarrollo del país y la forma en que se distribuía la riqueza entre la población, especialmente desde una creciente clase media que asume todos los costos de su nueva realidad (automóvil, casa propia, educación superior) pero sin los beneficios fiscales a que estaba acostumbrada, recurriendo a la deuda como estilo de vida y con la constante amenaza de recaer en la pobreza.

Rechazo al Mundial de Fútbol

Como lo mencionamos en una nota anterior sobre “el malestar de los brasileros por el Mundial”; la sensación de malestar que se siente en la sociedad brasileña se intensificó con los preparativos del Mundial mismo, pero según los especialistas, esto reflejaba una inquietud más profunda, "fundamental por la dirección del país a medida que la inactividad económica ha persistido en medio de olas de protestas contra el gobierno, que reflejan las demandas de mejores servicios de parte de la creciente clase media", señaló Simón Romero, columnista delNew York Timesy experto en temas latinoamericanos.

Según un estudio de Pew Research Center, sólo el 34% de los brasileños creía que el torneo de fútbol sería una ayuda para la economía, que iba por su cuarto año consecutivo de crecimiento lento. Y mientras muchos aún expresaban su apoyo a un equipo de fútbol que ha sido desde siempre la pasión y orgullo del país, otros muchos estaban molestos por que se pusiera al deporte por sobre otras prioridades. Un ejemplo son los profesores. Una de las mayores consignas que se vieron durante las protestas eran por ejemplo: "Un educador vale más que Neymar".

Además, la población –que siempre ha sido fanática del fútbol– se sintió en parte rechazada por este Mundial, ya que si bien eran “dueños de casa”, el alto costo de las entradas estaba fuera del alcance de la mayoría del país.

A esto se suma el descontento por las obras de movilidad urbana, ya que como mencionó Ciper en un artículo, se privilegiaron a los accesos viales para automóviles (viaductos, extensión de avenidas) y la ruta aeropuertos-hoteles-estadios, que no son necesariamente prioritarios para la movilidad urbana en la vida cotidiana de esas ciudades. Para empeorar el panorama, miles de brasileros se vieron desplazados de sus hogares por desalojos y demoliciones, sin negociación previa.

El escándalo de Petrobras

Al descontento que dejó el Mundial, se suma finalmente la gota que rebalsó el vaso: la mayor empresa de Brasil, motivo de orgullo nacional, pasó a ser protagonista de una red de corrupción que involucra a importantes autoridades y empresarios del país.

El caso se refiere al alza ilegal de precios en obras y contratos de Petrobras, con el fin de alimentar una red de corrupción para el pago de coimas a políticos y partidos, según las investigaciones. Dilma quedó nuevamente entre la espada y la pared, ya que el conflicto radicaría en que los dueños de Petrobras habrían financiado de manera ilegal al Partido de los Trabajadores (PT), en que milita la gobernante.

La red de corrupción, según cifras que entregó el diario El Clarín, movió entre 2006 y 2014 unos 4 mil millones de dólares en sobrefacturación de obras y contratos de Petrobras.

El hombre clave del escándalo es Paulo Roberto Costa, un ex director de la empresa –quien actualmente cumple prisión domiciliaria– que con el fin de reducir su pena, ha entregado numerosos testimonios, destapando rápidamente la olla de este conflicto.

La causa tiene bajo la lupa a dos gobernadores, 22 diputados y 13 senadores, entre ellos el ex presidente Fernando Collor de Melo (1990-1992), quien renunció en 1992 en medio de denuncias de corrupción y masivas manifestaciones.

Se trata de un asunto delicado para Rousseff, que como ministra del ex presidente Lula da Silva encabezó el consejo de administración de Petrobras entre 2003 y 2010, años en que según Costa operó el esquema de sobornos. A pesar de esto, la presidenta negó que tuviera conocimiento de las irregularidades denunciadas y se comprometió a investigarlas y castigarlas.

Y así, a pesar de todo, Dilma Rousseff fue reelecta a fines de 2014 en segunda vuelta con el 51% de los votos, asumiendo recién en enero pasado su segundo mandato, con un Congreso que perdió mucha representación del PT. El escándalo de Petrobras recién se estaba destapando, pero hoy, a menos de tres meses de iniciado su segundo período, las manifestaciones ya no cesan y por todas partes la población brasilera exige su destitución.

El analista internacional Pablo Jofré afirmó que parte importante de las personas que están en la calle corresponde a población que ha logrado un ascenso social con avances en el plano económico y educacional, que tiene mejores expectativas de vida gracias a los veinte años de gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), lo cual según Jofré se explicaría por elementos de comunicación, políticos e ideológicos, en donde el PT no ha dado la batalla, agregando que existe un sector opositor fuerte a Dilma Rousseff y al Partido de los Trabajadores, ligado a los grupos fácticos de la sociedad brasileña.

Creo que estas manifestaciones son expresiones de un descontento de la población brasileña, no solo ante la figura de Dilma Rousseff y el partido de gobierno, sino de un descontento más generalizado frente a lo ocurrido con el caso de corrupción enPetrobras, que muestra involucramiento de los distintos partidos políticos en esta investigación que se hace por corrupción y manejo de dinero”, indicó Paz Milet, docente del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile.

La “primavera latinoamericana”

"Lo que ocurre en Brasil está despertando un sentimiento latinoamericano de reclamos por la equidad social, la lucha contra la pobreza y mayores espacios de participación política, y puede extenderse al resto del continente a través de las redes sociales", dijo a EFE el analista colombiano Juan Alberto Pineda, profesor universitario de comercio internacional y derecho constitucional.

"Creo que se está incubando una 'primavera latinoamericana' con origen en el país más extenso y rico de la región, y que se precia de haber rescatado de la pobreza a millones de personas en los últimos años", añadió Pineda.

Por su parte, el experto y consultor internacional colombiano sobre asuntos de desarrollo. Fernando Giraldo señaló, que América Latina "marcha hacia una situación muy compleja, debido a que la gente empieza a decir 'basta ya' ante las malas políticas públicas, la corrupción, la desigualdad social y la concentración de la riqueza". Agregando que "estamos en los albores de un 'efecto dominó' y del caso de indignación colectiva parecido al registrado en países de la Unión Europea (UE) y el Mundo Árabe”.

La pregunta es ¿tomará el descontento un cause democrático que de pie a una renovada y virtuosa relación entre política, dinero y sociedad, o concluirá, como tantas veces antes, en el ascenso de liderazgos populistas o totalitarios que terminen por destruir todo lo construido durante las últimas décadas? Y, ¿qué pasará el próximo año cuando el país se vuelva a convertir en anfitrión de uno de los eventos más importantes del mundo, como lo son los Juegos Olímpicos de 2016?

¿Qué crees que pasará en Brasil? ¿Sientes que se vive una “primavera latinoamericana"?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Luis Rodríguez | 2015-03-23 | 08:37
0
¿"decepciín"?
¿"se unió al sentimiento de traición de los que votaron por Dilma se unió al sentimiento de traición de los que votaron"?

O esa cita esta terriblemente mal redactada, o hubo problemas al copiar y pegar el texto. Y no es el unico problema que tiene el articulo.
No estorbaría que alguien lo leyera antes de publicarlo.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2015-03-23 | 09:29
2
Luis, mil disculpas. Fue error al traspasar el texto de word al interno. Lo arreglaremos de inmediato. Gracias por avisar :)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-03-23 | 10:48
16
Luis,

Gracias por avisar el error.

Aunque siempre revisamos los artículos varias veces (primero el autor, luego el editor, luego el autor nuevamente y finalmente el resto del equipo al leerlo online), seguiremos buscando la manera de evitar que se nos pasen errores de este tipo. Aunque tratándose de humanos, el error es imposible de eliminar por completo.

En todo caso, siento que uno podría haber avisado del problema sin el sarcasmo. Especialmente viniendo de alguien que se registró hace ya más de un año y conoce el esfuerzo que hacemos por entregar contenido de calidad y mantener buena onda.

Mantener El Definido como un espacio constructivo es tarea de todos.
responder
denunciar
apoyar
Mile Mile | 2015-03-23 | 14:20
10
Lejos, pero por lejos, algo satisfactorio de leer este medio de comunicación, es leer los "aportes" en los comentarios que se pueden escribir libremente y con la correspondiente altura de mira. Por favor estimado no lo eches a perder. Y si lo que busca es la polémica barata, como escribió alguien por ahí, en EMOL le van a hacer fiesta a su comentario.

Sobre el tema, muy instructivo, gracias. No me había detenido a leer nada sobre los problemas de Brasil. Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Luis Rodríguez | 2015-03-23 | 18:10
3
Mil disculpas si suena a sarcasmo, me es un poco dificil evitarlo a través de un medio como el internet. Lo que menos quiero es sonar a que pongo pretextos, pero para alguien que tiene Asperger's es un poco dificil articular lo que se quiere decir y evitar problemas como ese.

Estoy bien consciente del trabajo increible que hacen, por algo vuelvo dia con dia a leer los articulos de El Definido.

Lo que si recomiendo es que, ya que mencionas que se hacen varias revisiones del texto, se haga al menos una ya despues de haberlo pasado a lo que sería el articulo, no hacerlas todas antes de traspasarlo.
responder
denunciar
apoyar
Cristian Bernal | 2015-03-24 | 23:19
0
Pleito pleito pleito!!!
responder
denunciar
apoyar
Sofia Cuevas | 2015-11-08 | 11:40
1
"Relajen la vena", depende del que lea el comentario su interpretacion, a mi no me parece agresivo.
Por cierto hay un error que me quema los ojos al leerlo y que es muy pero muy comun en la mayoria de los medios de comunicación de Chile. Al hablar del Real ($R) escriben moneda "carioca", ese termino se usa solo para referirse a los de Rio de Janeiro por lo que seria lo mismo que para hablar de peso Chileno ($CLP) dijeran la moneda Santiaguina o Ariqueña o que se yo.

Creo que lo dije bien, si suena pesada mi aclaración porfavor leerlo despues del almuerzo. (sin mala onda)
responder
denunciar
apoyar
Jose Ignacio Zarate | 2015-03-23 | 08:58
2
Bueno el articulo, pero vi unas pequeñas faltas de ortografia, y la repeticion de oraciones que me marearon por un segundo... Paso el dato para corregir digo yo.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2015-03-23 | 09:31
0
Gracias José Ignacio! Lo vamos a corregir.
Saludos'
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Figueroa G. | 2015-03-23 | 09:57
0
Me huele a Copy paste......
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2015-03-23 | 10:08
5
Gonzalo, hice una investigación larga al respecto. Te aseguro que no hay copy paste. Lo único que está textual son las citas que menciono lógicamente que vienen con su enlace directo de la nota que lo saqué.
Saludos
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-03-23 | 10:41
11
Gonzalo,

Uno puede entender críticas fundamentadas, pero cuando se hace una acusación al voleo y sin ninguna prueba, como editor no puedo guardar silencio.

Macarena trabajó dos días en ese artículo y es evidente, con solo leer el artículo, que consultó a muchas fuentes y realizó un trabajo de investigación.

Hemos trabajado harto para hacer un medio de calidad y más aún para mantener los comentarios constructivos. Te pido que la próxima vez que quieras criticar algo, te des al menos la molestia de verificar que sea cierto. De lo contrario, sólo te estás sentando en el trabajo de alguien que ha hecho su mejor esfuerzo por darte información útil y bien construida.

Ojalá seamos más cuidadosos en el uso de este espacio, si no lo queremos convertir en lo que se ha transformado la sección de comentarios de otros medios.
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Figueroa G. | 2015-03-23 | 18:35
1
Gracias por intentar restaurar mi poca fé en la humanidad.
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2015-03-24 | 10:37
1
es super facil saber si es asi o no, toma una linea o mas, copiala, pegala en google y dale a buscar, saldrás altiro de tu duda.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2015-03-23 | 10:51
6
Esto Fue Copy Paste... Matemos a los editores... Vamos comentaristas de EMOL, tenemos una nueva víctima!!!

Nah...

Ahora de veritas:

Creo que el movimiento de Brasil es sólo un síntoma del fenómeno de masas a nivel mundial, que los "descontentos" se manifiestan ya no sólo tras un texto o una carta al director, sino que con hechos, con marchas, etc.

Recuerdo ahora la funa en la catedral al Obispo Barros, por ser (¿Supuesto?) encubridor de Karadima. Desde que yo tengo memoria, jamás vi tal rechazo a un obispo católico, dónde se le pide que renuncie.

Asumo que en Chile de a poco nos vamos a ir empoderando mas de los temas país. Ya tenemos Penta, el hijo de la presidenta, ahora SQM (Ojo con Ponce Lereu, ya amenazó a Piñera cuando fue presidente por el caso cascadas) Y son casos en los cuales debemos ser participes, ya que son casos de "moral dudosa" a lo menos.

Espero que los movimientos sociales se transformen en movimientos políticos y en realidad se pueda sacar a los corruptos de siempre, ya que al parecer, existen en todos los países.

Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-03-23 | 11:01
5
Así es, parece ser un fenómeno global.

Eso sí, debe manejarse con cuidado. Es cosa de ver cómo la "primavera árabe" que en un principio se tomó como una liberación del pueblo ante sus opresores, terminó en baños de sangre, guerras civiles y nuevas dictaduras.

En Europa, el "que se vayan los de siempre" ha significado el ascenso de grupos extremos de ultra derecha y ultra izquierda al poder, varios de ellos con soluciones simplistas y peligrosas para los problemas.

Se requiere una población activa y vigilante, pero que también valore lo que se ha construido y no lo tire todo por la borda en un afán de venganza.
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Melo | 2015-03-23 | 14:33
3
Espera, espera... significa que no vamos a linchar a nadie?? y que hago con mi negocio de tridentes y antorchas????... es que nadie piensa en los pobres empresarios???, perdón!, emprededores??? XD
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Figueroa G. | 2015-03-23 | 18:44
0
Dije me huele...siempre me guío por la premisa uno falso, tutto falso.
responder
denunciar
apoyar
Arlene Musume | 2015-03-24 | 10:38
2
Trabajas con Juanelo? XD
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Eduardo Cerda Silva | 2015-03-23 | 16:07
4
Macarena muy buen artículo!

Siempre he tenido simpatía con Brasil, tengo familia allá y me ha servido entender desde una mirada externa que es lo que está ocurriendo en ese país, así como meses atrás leí en este mismo medio la situación de Venezuela, me culturizo por lo menos puedo tener una base de opinión frente al desconocimiento local por la realidad de otros paises.

No pude evitar al ir leyendo, pensar en cual será la mirada de un periodista internacional de nuestra realidad sin prejuicios politicos, por lo que decidí consultar en otros medios como describen nuestra realidad, vuelve a ser útil tu articulo para mi.

Y respecto a mi opinión es transmitir lo que converso con mi familia y amigos frente a la situación nacional, en paralelo con esta noticia, en este país han existido muchos escándalos, Johnson's, Colusión de las farmacias, La Polar, MOP-Gate, tráfico de influencias, EFE, podría indagar y recordar aún más, y no somos muy distintos a Brasil, pues este año hay copa América y aunque no hemos ganado nunca en esa liga, seguiremos siendo cegados para olvidar SQM, Penta; Caval, Pascua Lama, Alto Maipo, Caimanes...la lista es larga!

Si bien los movimientos sociales son indispensables y deben tomar un protagonismo, concuerdo con Marco que no debemos echar por borda el marco regulatorio base que hemos construido independiente de las políticas partidistas, dar el ascenso al poder administrativo a quienes son el capital humano puede significar polarizar sectores sin respeto por toda la masa nacional, soluciones tantas como problemas, podemos involucrarnos y mejorar nuestro rubro cada uno en sus demandas, generar una red de apoyo y fiscalización nacional.

Gracias por poner atención.
responder
denunciar
apoyar
Sebastián Guerrero C. | 2015-03-29 | 13:25
2
¡Excelente reportaje Macarena!Me gustó la objetividad de este, especialmente las dudas del final.

Brasil ha sido siempre un país importante en el continente por su extensión y riqueza tanto natural como cultural. Ver como una nación hermana sufre con una crisis económica, mientras unos pocos empañan el trabajo de muchos por corrupción y avaricia.

Todo lo sucedido abre una caja de Pandora frente a la corrupción, la política y lo que los ciudadanos queremos como gobierno. Temo realmente que esto pueda permitir el ascenso de populismos que ya podemos ver en Europa (Podemos-España, Frente Nacional-Francia, Syriza-Grecia). Que prometen curar todos los males de la sociedad mientras construimos nuestro camino de servidumbre ante unos pocos cediendo ilusoriamente nuestra libertad.

Es momento de que la Sociedad Civil despierte y se de cuenta que no solo más Estado o más Mercado solucionan las cosas. Todos unidos y organizados podemos hacer grandes cosas. Que sea un tiempo para ver las cosas con altura de miras y moderación.
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Antonio Hernandez Quinchel | 2015-08-20 | 15:24
0
Hablando sobre el "efecto dominó" que se podría generar de estos acontecimientos en el país brasileño, me parecería correcto siempre en forma pasiva, después de todos el ciudadano común siente los efectos de una sociedad no equitativa, el descontento es evidente, es cosa de preguntarle a una persona al azar, sin embargo como es costumbre en Chile, siempre esperamos que todos hagan el trabajo por nosotros y a lo ultimo entrar en "la lucha", no me soprenderia que latinoamerica en general tuviera masivas marchas y que mi largo e angosto país se uniera como los últimos, después de todo si no reclamamos por el exagerado costo del transantiago ¿que más nos queda?
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.