plásticos, océano, medioambiente, europa
Imagen: César Mejías

Un respiro para nuestros océanos: la UE prohíbe algunos plásticos de un solo uso para el 2021

Actualmente hay más de 150 millones de toneladas de plástico en el mar, lo que equivale más o menos a una manada de 25 millones de elefantes africanos. Es tiempo de frenarlo y la Unión Europea ya está desplastificando el camino hacia un mundo más limpio.

Por Romina Diaz | 2018-10-29 | 17:15
Tags | plásticos, océano, medioambiente, europa
“Corremos el riesgo de asfixiar nuestros océanos con plástico, lo cual causará repercusiones en nuestra cadena alimenticia y en la salud humana. [...] Está en el aire, en nuestros océanos, en nuestros alimentos y también en nuestros cuerpos”, (vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans).
Relacionadas

Aunque a veces es cansador escuchar sobre las toneladas de plástico que deambulan en el mar, al parecer hoy es más necesario que nunca dejar de hacer oídos sordos. Así lo demuestran los 28 estados de la Unión Europea (UE), que el miércoles pasado tomaron la medida que busca eliminar los plásticos desechables de nuestro océano, o mejor dicho, que la cantidad de plástico no siga aumentando.

Asfixia oceánica

Corremos el riesgo de asfixiar nuestros océanos con plástico, lo cual causará repercusiones en nuestra cadena alimenticia y en la salud humana [...] Está en el aire, en nuestros océanos, en nuestros alimentos y también en nuestros cuerpos”, dijo Frans Timmermans, el vicepresidente de la Comisión Europea (los responsables de proponer legislaciones para los países miembros).

Es por esto que el pasado 28 de mayo propusieron medidas para prohibir el uso de algunos productos desechables como platos, cubiertos, palos de globos, cotonitos y, en general, los plásticos de un solo uso.

El miércoles 24 de octubre esta propuesta se convirtió en una realidad, por lo que a partir del 2021 estos objetos tendrán que desaparecer del mercado. Definitivamente esta medida generará impacto, porque actualmente esos plásticos, junto con los artículos de pesca abandonados, perdidos y eliminados, constituyen el 70% de todos los artículos de la basura marina.



Fuente: Comisión UE

El fin de los plásticos de un solo uso

La propuesta busca abordar las causas del problema. Es decir, quieren observar cómo las empresas y los consumidores están produciendo, distribuyendo y utilizando estos plásticos. Además de entender cómo y dónde se botan para encontrar la razón de por qué terminan en playas y mares. Pero además se implementarán medidas concretas que reduzcan no solo la cantidad de plástico que llega al mar, sino que también la cantidad de plástico que se está produciendo. ¿Cómo?

Primero restringiendo algunos productos que sí tienen otras alternativas más sustentables, como los platos plásticos, cubiertos, palos de globos, cotonitos, entre otros. Algunas maneras de hacer esto es haciendo que los productos alternativos estén disponibles para la venta y/o asegurándose de que los plásticos de un solo uso no se entreguen gratis, sino que haya que comprarlos. Por lo que, si alguien se compra un café, por ejemplo, y no tiene un vaso reutilizable, tendría que comprar su vaso de plástico, lo que es un incentivo a que nos acostumbremos a usar productos reutilizables y terminemos con la cultura de solo utilizar productos desechables.

También se busca incentivar a los productores para que desarrollen alternativas menos contaminantes. Y al mismo tiempo, los países pertenecientes a la UE deberán recolectar y reciclar el 90% de las botellas plásticas de un solo uso para el 2025.

Otra medida busca informar a la ciudadanía de manera de facilitar el proceso de reciclaje de los productos que no puedan evitar consumir. En algunos de estos, habrá etiquetas claras que muestren la manera correcta de eliminar los desechos, que informen también sobre el impacto ambiental negativo de dicho producto y qué tanto plástico ocupa. Por ejemplo, en el caso de las toallitas sanitarias femeninas, las toallitas húmedas o los globos, por ahora.

Otros productos, como los filtros de cigarrillos que contienen plástico, se deberán reducir en un 50% para el 2025 y en un 80% para el 2030.

¿Contamina una colilla de cigarro?

Una colilla puede contaminar entre 500 y 1.000 litros de agua, y en la calle se puede demorar 12 años en desintegrarse. Lo que es impresionante considerando las 4,5 mil millones de colillas que se botan cada año en el planeta.

“Vamos a prohibir los plásticos que tienen un solo uso”, dijo Frans Timmermans al New York Times, y “seremos pioneros en una carrera global hacia la meta (de limpiar los océanos del mundo”.

Según las estimaciones de la Comisión Europea, si se aplican estas medidas, para 2030 la basura se reducirá en un cuarto en las playas de la UE. Además, se evitará la emisión de 3,4 millones de toneladas de CO2 y daños ambientales que, en caso contrario, costarían 22 mil millones de euros (más de 17 billones de pesos chilenos). Imagínense si todos lo aplicáramos…

Hasta lo más profundo del mar

¿Y por qué se hizo necesario tomar estas medidas? Se estima que entre 4,8 y 12,7 toneladas de plástico, terminan en el mar cada año. En su mayoría, botellas de plástico, filtros de cigarro, cotonitos, envoltorios de comida, toallitas, tampones, bolsas plásticas, cubiertos de plástico, vasos, globos y contenedores de comida. Productos que no solo quedaron varados en las orillas de las playas, sino que las investigaciones han demostrado que muchos se encuentran incluso a 6.000 metros bajo del mar, y han alcanzado la trinchera oceánica más profunda del mundo.

El consumo anual solo de la UE, es sorprendente. Cada año utilizan 46 billones de botellas plásticas, 16 billones de vasos de café, 580 billones de filtros de cigarrillos, 2,5 billones de envases de comida para llevar y 36,4 billones de pajitas. Solo con las que entregan en los restaurantes de comida rápida en la UE, en un año se podría llegar a la luna y regresar diez veces.

Estos productos no solo están causando graves problemas medioambientales, sino que también a nuestra salud. Debido a que se descomponen muy lento y se acumulan en el mar y playas en todo el mundo. Tortugas, focas, ballenas, aves, peces y mariscos, confunden su alimento con los plásticos que hay en el mar, por lo que finalmente llegan a nuestros alimentos (y eventualmente a nuestros cuerpos).

“Si bien los plásticos son un material conveniente, adaptable, útil y económicamente valioso, necesitan ser mejor utilizados, reutilizados y reciclados. [...] el impacto económico de los plásticos abarca no solo la pérdida de valor económico en el material, sino también los costos de limpieza y las pérdidas para el turismo, la pesca y el transporte marítimo”, explican en la comisión europea.

Ya comenzamos el camino de desplastificar

¿Y realmente necesitamos algo que hace tanto daño? Al menos no siempre fue así. Nuestros abuelos no tenían bolsas plásticas, ni pajitas, ni botellas que solo usaban una vez y luego botaban. Por lo que, si nuestros abuelos no lo necesitaban, ¿por qué nosotros sí?

En Chile se han tomado medidas que buscan reducir la cantidad de plásticos de un solo uso. Por ejemplo a través de #ChaoBolsasPlásticas, la ley que prohíbe la entrega de bolsas de comercio en todo el país. Un gran avance, pero ¿por qué no ir más allá y comenzar a llevar nuestros cubiertos en vez de utilizar los de plástico, o ahorrarnos las pajitas de plástico y cambiarlas por unas de cartón? ¿Necesitamos que algo sea ilegal para dejar de hacerlo? Entre todos definitivamente podemos desplastificar el camino hacia un mundo más limpio.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.