13 Reasons Why, Netflix, series, adolescentes, suicidio, bullying, acoso, misterio, drama
Imagen: 13 Reason Why

13 Reasons Why y las razones que la vuelven una serie única en su tipo

En menos de un mes, esta serie de Netflix arrasó. La cruda historia de una adolescente que se suicida y deja grabadas las razones que la llevaron a hacerlo no solo atrapa al espectador, lo hace cuestionarse sobre un tema actual del que todos somos responsables.

Por Cinestro | 2017-04-20 | 17:00
Tags | 13 Reasons Why, Netflix, series, adolescentes, suicidio, bullying, acoso, misterio, drama
Relacionadas

El pasado 24 de marzo se estrenó en Netflix una de las series mas descarnadas que ha liberado el streaming en el último tiempo; 13 Reasons Why o las trece razones que Hannah Baker dejó grabadas en cintas de cassette antes de cometer suicidio, razones que se van dilucidando capítulo a capítulo y que en tres semanas ya se convirtió en un fenómeno adulto-adolescente.

La serie está basada en la novela de Jay Asher del mismo nombre publicada el 2007 (época en que las redes sociales y el cyber bullying no tenían tanta importancia como ahora). Entonces, ¿por qué esta adaptación es tan llamativa?, ¿qué la hace diferente a los otros títulos del género?, ¿por qué todos hablan de ella?

La vimos, la analizamos y le damos replay ¡Ahora, ya!

No, no es como otras

Hay series entretenidas, hay series alucinantes, y hay series que te dejan pensando. De todas, creo que las mejores son las últimas, porque cuando la historia es capaz de traspasar la barrera de la ficción, cuando los diálogos tocan la fibra, es cuando en definitiva estamos frente a una buena obra.

No, tampoco es una historia como las de John Green (Bajo la Misma Estrella, Ciudades de Papel). 13 Reasons Why es una historia más adulta que adolescente, porque quizás muestra ese conocido dicho de "tocar fondo", no con un romance teenager o situaciones clichés de verano. La historia de Hannah Baker, (la chica suicida interpretada por Katherine Langford) es mucho más que lamentos gratuitos de una mentalidad inmadura, es un mensaje duro sobre las consecuencias, y una oportunidad de hacer lo correcto antes de que sea demasiado tarde.

Las grabaciones cuentan detalles privados de la vida de Hannah; sus amigos, sus miedos, sus alegrías, sus amores, y sobre todo sus pesadillas. Esas mismas experiencias que provocan su muerte van desde una simple broma adolescente, hasta violentos escenarios que terminan por destruir su cuerpo, mente y alma. Bien dice ella: "¿Cómo se puede vivir después de eso?".

El éxito inesperado del año

El éxito de la serie no viene simplemente por la factura, si no que además por la buena calidad interpretativa de los actores. La mayoría ronda los 20 años y sus papeles son una verdadera gama de personalidades (que por supuesto son el puñal que termina por matar a la protagonista), estilos de vida, crianza y secretos que se van esclareciendo a medida que las cintas se van reproduciendo en los oídos de Clay (el otro protagonista interpretado por Dylan Minettem), el héroe no-tan-héroe que da el sentido a esta historia y que nos lleva por este pasadizo oscuro al que nadie quiere entrar.

Hay un tema exquisito con la fotografía y la dirección de arte que tiene que ver con los paralelos entre los recuerdos de Clay y el presente. Uno de esos detalles es que la temperatura de colores aumenta cuando viajamos al pasado (cuando Hannah aun estaba viva), y baja considerablemente cuando volvemos a la realidad de Clay. De esa forma, los cambios bruscos son los que nos indican que "ciertas decisiones" del pasado repercuten en el presente de los protagonistas como un efecto mariposa.

A propósito, la serie se complementa con buena música. La banda sonora suena con Joy Division, un par de covers de The Cure, y bandas promesas como Woodkid y Lord Huron.

El 31 de marzo la serie alcanzó 3,5 millones de tweets, y hoy en día existen cientos de páginas fans que reparten la palabra de Hannah Baker.

En Brasil, la serie aumentó en 100% las llamadas al Centro de Valoración de Vida, organización de apoyo emocional y prevención del suicidio. ¿Por qué digo esto? Porque todas estas cosas –evidentemente– son un síntoma provocado por la serie, mil veces más potente que una campaña de gobierno, y mucho más masivo que cualquier libro de auto ayuda. 13 Reasons Why es la fórmula que quizás hacía falta para educar a nuestros jóvenes (que viejo sonó eso jaja) sobre el peso de las palabras, y sobre las consecuencias de estas.

Una espiral de amor y dolor

Algunos no se sintieron conformes con el primer capítulo, y tienen razón porque 13 Reasons Why es una serie que va in crescendo a medida que se van conociendo más detalles del círculo íntimo de Hannah. Por lo mismo, el primer capítulo no cuenta mucho, porque la idea es que uno vaya hilando los acontecimientos cinta a cinta. De esa forma, la percepción es que uno está siendo testigo de una tragedia sin poder hacer nada para impedirlo, sensación amarga a veces y conmovedora en otras, porque Hannah es amor y dolor, es la víctima de lo peor de nosotros.

Hay escenas de hecho, que dan ganas de no mirar. Quizás la violencia es demasiado explícita, pero personalmente creo que es necesario si consideramos que la gracia de esta serie es mostrar las razones que llevaron a una niña de 17 años, –a una semana de salir del high school– a suicidarse, teniendo todo un futuro por delante.

Hannah no se detiene, lucha en trece episodios por dar vuelta al destino, pero pareciera que cada paso que avanza son tres en retroceso, y nadie hace nada. Ahí pega fuerte, ahí es cuando uno como espectador sabe que falla como ser humano, (como ser emocional) al permitir a diario que el vecino, amigo, compañero, esté siendo acosado. Todos conocemos a esa "Hannah Baker" y tal vez no estamos siendo capaces de cuidarla a tiempo.

Créanme que luego del tercer episodio no la van a poder soltar, más o menos como a la mitad de la temporada la historia toma un rumbo mucho más oscuro, y el final es absolutamente desolador. No les voy a tirar un spoiler, pero pienso que esta serie está hecha para ser consumida en una sola temporada y nada más, una segunda sería contar el chiste de nuevo y no tendría sentido ver "más razones" de las necesarias.

Pero la serie no ha estado exenta de controversias. Tal como señalan en La Tercera, citando al estudio “Seis razones por las que me preocupa una serie de televisión”, del Hunter Institute of Mental Health, la exposición a una escena de suicidio tan gráfica como la que muestra la película (no es spoiler, se sabe desde el inicio) podría aumentar el riesgo de cometerlo por personas vulnerables. Estamos hablando particularmente de niños. ¿Conclusión? No es en ningún caso una serie para menores, pero si son adultos, resulta ser una lección de vida.

13 Reasons Why es un ejemplo de hacer una buena serie; directa, responsable, educativa y adictiva. Si no la han visto, es momento de que lo hagan, en una de esas, sus vidas comienzan a cambiar para bien...

Por ahora les dejo la pregunta…

¿Haces algo al respecto, o eres uno más de los que no se meten en los problemas ajenos?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Javiera L | 2017-04-20 | 20:12
2
Mmmeh, yo creo que la serie es buena, pero no es una obra maestra. Falla en algunas cosas, tiene varios clichés adolecentes/gringos, y falla especialmente (en mi opinión) en entregar herramientas emocionales a aquellos que estén en la posición de la protagonista.

Me refiero a que, claro, la mayoría podemos aprender de los personajes que se encuentran alrededor, entendemos que nuestras palabras/acciones pueden hacer más daño del que pensamos, y que a veces pequeños actos ayudan, pero la protagonista en general es pasiva, no enfrenta los problemas directamente cuando se presentan (ojo que hablo de conflictos y problemas menores, del día a día, no del big finale), incluso ve enemigos donde no los hay (como cuando ve a los papás pelear), entonces alguien que está en esa situación, que tiene poca personalidad, que siente al mundo contra él/ella, ve que eso es lo normal, y que es el resto que falló (en la serie siempre dicen "todos le fallamos a ella"). Si bien es cierto que es posible que muchos sean así, no hubiese estado demás entregar el mensaje de que nosotros mismos también podemos ser mejores y más fuertes, y tomar las riendas de nuestra vida aún cuando nos pase lo peor. Educar en ambos sentidos. Por eso creo que a la serie le faltó para ser una genialidad, y (como comentan algunos expertos*), incluso puede llegar a empeorar la situación desde el punto de vista de las víctimas.

*http://www.latercera.com/noticia/especialistas-salud-mental-advierten-riesgos-ver-13-reasons-why/
https://www.washingtonpost.com/news/arts-and-entertainment/wp/2017/04/14/the-problem-with-how-13-reasons-why-treats-suicide/
http://www.rollingstone.com/tv/features/does-13-reasons-why-glamorize-teen-suicide-w476303
responder
denunciar
apoyar
Andrea Contreras | 2017-04-21 | 08:50
3
Yo creo que la serie no falla...
Si uno lo vez de un punto de vista racional y con tu “yo actual maduro”, pienses que el personaje es débil y que le falta enfrentar sus problema y una serie de cosas lógicas.
creo que la serie trata de reflejar a una adolescente promedio algo insegura y trata de meterse en la mente de ellos, los cuales muchas veces son pura hormonas, algo extremista acerca de los sentimientos , algo paranoicos y que se les acaba el mundo pequeñeces.
De lo que no estoy tan segura es lo distante de cómo se ven los padres y adultos en esta serie y trato de recordar cuando estudiaba e iba en la media de saber cuánto realmente sabían los padres de lo que sucedía en el colegio y realmente es casi nada.
Para mi principalmente es un llamado de atención para los padres para que creen ese vínculo de confianza y no lo pierdan que sepan que ocurren en la vida sus hijos, que conozcan a los amigos y sepan que está sucediendo en la vida de sus hijos, que le desarrollen confianza para hablar abiertamente de sexo, drogas, alcohol. Que lo padres le den la seguridad a sus hijos de que ellos son capaces de afrontar cualquier cosas.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Fuenzalida | 2017-04-21 | 09:36
2
Exacto Andrea.

Creo que el tema principal de la serie es la empatía.

Como nosotros como adultos (Tengo 31 años) se nos olvida como era ser adolescente, el "minimizar" los problemas de los jovenes... "yaaa si es un pololo no mas", "no los pesques, ya te van a dejar de molestar", "y que te importa a ti lo que los demas opinen de ti?".

Cuando teniamos 15/18 años, lo que pensaban los demas de uno era todo para nosotros, siempre lo fué, nunca tuvimos nada mas que eso... ojo ahi!

Lo otro, es darnos cuenta de que cada acción que le hacemos a alguien, tiene una consecuencia... no todas las personas responden igual a las burlas, hay algunos que se rien de si mismos, hay otros que son destruidos por una burla...

Me parece que la serie NO ES EDUCATIVA (no podemos obligar a las series de ficcion a educarnos) pero si nos muestra una realidad desde un punto de vista nuevo... las escenas son crudas pero necesarias...
responder
denunciar
apoyar
Javiera L | 2017-04-21 | 10:55
0
Pero si en la nota todo el rato dice que la serie es educativa. Además, hay que ser responsable también, cuando uno crea cierto contenido, en los efectos secundarios que este puede tener. Sin entrar en detalles, creo que puedo decir que la forma en que se muestra el suicidio en esta serie tocó una parte muy oscura dentro de mi. Si eso me pasó a mi, que soy una weona adulta ya, imagino como podría afectar a otros que estén peor. Definitivamente, no es para que la vean personas con problemas emocionales, y mucho menos si han sufrido algún tipo de aviso, pq lo explícito de las imágenes fácilmente pueden desencadenar recuerdos dolorosos...
responder
denunciar
apoyar
Daniel Cifras | 2017-04-20 | 21:06
0
Debo decir que vi la serie y necesite terminarla muy rapido, me alegre y llore por momentos. Creo que lo más importante para mi fue pensar nuevamente en la gran diferencia que hay entre las personas y en lo diferente que puede llegar a ser el actuar propio, ya que recuerdo que en muchos momentos dije: él o ella debio hacer... y creo que en eso radica lo que es importante, ademas de dar espacio a hablar de un tema del que solo se tiende conversar luego del suceso (algo que igualmente se discute en la serie). Puede que no sea perfecta, creo que nada puede serlo, pero si fue una serie muy bien realizada para mi. Gracias por la reseña El Definido.
responder
denunciar
apoyar
Juan Pablo Vera | 2017-04-21 | 09:26
3
Creo que más que criticar si la serie es buena o mala (para mi es buena), debemos reflexionar en que muchas personas viven hoy este tipo de situaciones y no tienen por qué ser fuertes. Pecamos de individualistas en esta sociedad que nos invita cada día a pensar que el "yo" es más importante en primer, segundo y tercer lugar, olvidando que nuestros actos, por pequeños que sean, repercuten en quienes nos rodean.
responder
denunciar
apoyar
Feña Cartes | 2017-04-22 | 00:25
0
La vi de una... Para mi el valor maximo de esta serie, es "que te hace hablar del tema", desde que la vi la he recomendado y comentado con amigos (todos treintones como yo) y ha servido para abrir debate al respecto... Y como dijo alguien mas arriba en los comentarios, para hablar sobre empatia y sobre como la estamos practicando finalmente... Buena o mala o mas menos, me parece que la serie cumple en "provocar", y eso es un buen comienzo. Se agradece el review!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.