educación, padres, niños, paternidad, disciplina

Guía para padres: Dime cómo mandas y te diré como serán

Niños mandones, irritables, impacientes, acomplejados, tímidos... todos tienen algo en común: padres que no están ejerciendo correctamente su autoridad. Este artículo busca dar algunas luces de cómo construir una relación sana con ellos.

Por Ignacia y Javiera Larrain | 2013-05-16 | 15:10
Tags | educación, padres, niños, paternidad, disciplina

“Los niños de hoy no son como los de antes”. “La juventud no respeta nada ni a nadie”. “Los niños de hoy no hacen caso en nada”. “Los niños no cuidan las cosas, todo es desechable”. “Estos jóvenes no valoran lo que tienen”.  Frases como estas suelen provenir de la boca de los adultos quejándose respecto al comportamiento irreverente de la nueva generación de niños y jóvenes. Y más allá de que pueda haber algo cierto, hay que hacer un mea culpa respecto a qué responsabilidad tenemos nosotros sobre estas conductas y actitudes, cuál es el rol que cada uno juega, porque después de todo, nuestros niños no son más que el reflejo de lo que como padres les transmitimos. Y ese modelo de comportamiento al final se replica en nuestra sociedad. No podemos olvidar que el núcleo de la sociedad es la familia.

Pero, ¿qué nos ha llevado a esta situación? El hecho de que como padres y sociedad hemos perdido el correcto sentido de la autoridad. Nos pasamos de una relación completamente autoritaria a una relación horizontal, donde el niño ha perdido la imagen de una autoridad sana. 

Durante la etapa de formación, el ser humano tiene la necesidad vital y psicológica de una figura que esté por sobre él, que lo guíe y lo proteja. La ausencia de ésta le hace quedar a la deriva sin un mundo que lo contenga.

Por lo tanto, es fundamental el tipo de autoridad que ejercemos respecto a nuestros hijos, porque eso les dará seguridad en sí mismos y les ayudará a internalizar las normas de convivencia social. Por eso es necesario preguntarse ¿qué tipo de autoridad estoy ejerciendo?

Tres estilos de autoridad

Sofía, Jorge y Ana tienen 10 años. Sus mamás trabajan por igual, pero al llegar a la casa después de un largo día de trabajo, cada una se relaciona con su hijo de manera distinta. 

La mamá de Sofía se preocupa de que ella haya hecho las tareas, que coma, se bañe, se lave los dientes y se acueste. Si ella se pone a alegar o no quiere cumplir lo ordenado, la madre recurre inmediatamente al castigo, dejándola sin televisión o sin convidar amigos por el resto de la semana. 

La mamá de Jorge se preocupa de que coma, se bañe, etc. y cuando lo manda a acostar, éste le dice que no tiene ganas y que quiere jugar un rato más. Ella, antes de que venga la pataleta y para no dar una batalla, lo deja seguir viendo TV hasta que ésta lo hace dormir.

La mamá de Ana, la abraza y le pregunta cómo estuvo su día. Pasan un rato juntas, se ríen y cuando se acerca la hora de dormir, le advierte que en pocos minutos deberá ir a acostarse. Cuando llega la hora de dormir, ella no quiere, pero su mamá se mantiene firme, la acompaña a la cama, leen un cuento y le apaga la luz.

En el primer caso el modelo de autoridad se basa en el autoritarismo, donde la relación gira en torno al  cumplimiento de las normas, donde los padres imponen todo lo que se debe hacer y no se dan instancias para disfrutar junto al niño. Esto produce un distanciamiento afectivo entre padre e hijo, lo que genera rabia en el menor y, en el largo plazo, puede llevar a que él se revele ante todo lo impuesto o viva reprimido, incapaz de decidir por sí mismo.

En el segundo caso, el modelo de autoridad se basa en el permisivismo, donde no hay límites sino que las ganas del niño son el parámetro de las decisiones. El menor queda vulnerable ante la falta de protección, lo que le genera ansiedad y le impide aprender a postergar sus deseos. A la larga se convierte en una persona que se guía por las ganas, que le cuestan las estructuras, la rutina, el sacrificio, sin tolerancia a la frustración y pierde la capacidad de ser dueño de sí mismo y decidir lo que es mejor pensando en un bien mayor y no en el momento. 

En el tercer caso, vemos un modelo de sana autoridad, donde por una parte el niño reconoce una figura que está por sobre él, que sabe más, por lo que lo puede proteger y le muestra lo que es mejor para tomar buenas decisiones, y por otra parte, esta figura es cariñosa, afectiva, con quien puede disfrutar y por eso valida su autoridad. A la larga la persona se siente segura de sí misma, es libre en sus elecciones, capaz de guiarse por normas de convivencia y de postergarse a sí mismo en función de otros.

Cómo enmendar el rumbo

A pesar de que en general los modelos no se presentan puros, cada padre tiene una tendencia y es fundamental revisar qué modelo de autoridad estamos ejerciendo sobre nuestros hijos para saber hacia dónde los estamos llevando.

Si la tendencia es más bien al autoritarismo, se sugiere:

  • Crear instancias de interacción positiva, disfrutar con el niño y hacerlo sentir querido por quien es y no por el cumplimiento de las expectativas.
  • Disminuir las normas pero manteniéndose firmes en las que se decidan.
  • Poco a poco, según la edad, ir explicándoles el motivo de las reglas para que no sean "porque sí".

Si la tendencia es al permisivismo, se sugiere:

  • Definir áreas claves en las que es necesario tener orden; crear normas en ellas y mantenerse firmes.
  • Tener claro que será necesario frustrar, en forma medida, a nuestros hijos y eso no les hará daño, sino que será un aprendizaje para la vida. Esto implica tiempo y energía invertidos por un fin mayor.

Si la tendencia es a la sana autoridad, usted va por muy bien camino y debe procurar seguir con mucha firmeza y calidez a lo largo del tiempo, perseverando, sin perder la energía.

En conclusión, si nos hacemos concientes de cómo ejercer la autoridad ante nuestros hijos, sentaremos las bases para construir un sano modelo pedagógico y las acciones concretas para enfrentar las distintas situaciones y etapas, lo que les entregará las herramientas que necesitan para desenvolverse en el mundo de hoy y que de esa manera sean verdaderos aportes para nuestra sociedad.

Como padres, la educación de nuestros hijos es la mejor manera de contribuir positivamente a nuestro entorno. Más que nuestro desarrollo profesional, es el formar hijos sanos para que junto con ellos construyamos un mundo mejor.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Paper Luis | 2013-05-16 | 17:56
2
Soy un Autoritario Querendon.. El castigo va sólo cuando no quiere comer. Cuando hay que acostarlo, hace pataleta y dejamos que se le pase. Luego mi esposa o yo nos acercamos a él y le hacemos entender que es hora de dormir, para que luego se duerma.
Igual nos matamos de la risa jugando los tres.
Ahh... el hijo tiene 2 años 7 meses y 10 días... pero quien los cuenta =)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-05-16 | 17:58
6
Con el tema de la comida, he oído muchas versiones. Varias apuntan a que no hay que obligarlos a comer, pero si no come, no se le debe dar nada más hasta la siguiente comida.

También dicen que hay que introducir el alimento conflictivo en varias preparaciones, para ver si le gusta alguna. Pero si definitivamente no le gusta, tampoco tiene mucho sentido forzárselo. Todos tenemos alimentos que no nos gustan.

Quizás Javiera e Ignacia se refieran al tema más adelante.
responder
denunciar
apoyar
Violeta .S | 2013-05-17 | 10:10
8
Hola con respecto a la comida...un pediatra me dijo una vez...que si no ha probado la comida por lo menos 7 veces no se puede decir que le gusta o no...y lo más importante y creo que nos ha servido es que ellos te vean que comes lo mismo que tu.
Y si salimos a comer y es una condición para las salidas...es que por lo menos prueben algo nuevo...los míos que tiene 3 y 4...comen hasta erizos.!
responder
denunciar
apoyar
Juan Pablo Martinez | 2013-05-17 | 12:48
0
yo también he leído y visto como a niños no les dan nada de comer (un niño de 7 años) si este no quiere y después este llega lloriquiando que tiene hambre y mi amigo le dice. Bueno a la hora de once comerás.

bueno, eso suena bien pero después vi al niño arriba de os muebles buscando algo para comer xD. no sirve de mucho eso si no estas pendiente de tus hijos.
responder
denunciar
apoyar
Lorena D. Jara Rodríguez | 2013-05-17 | 15:59
1
Deben considerar que en estricto rigor los niños no saben de sabores cuando se les comienza a dar alimentos, no saben de dulce o salado, o ácido, por lo que desde que se les introduce en el mundo de los alimentos hay que probar con todos, inclusive aquellos que no le gustan a la madre o al padre, porque este hijo o hija no sabe de "no me gusta".
responder
denunciar
apoyar
Todo un tema la comida y es verdad que escuchamos tantas cosas!!! Investigaremos sobre le tema para poder plantear soluciones concretas!
responder
denunciar
apoyar
Loreto Vásquez | 2014-02-12 | 04:42
0
Hola Luis. Te dejo un link a un libro muy interesante y fácil de leer para lidiar con el tema de la comida. Es importante que los niños aprendan a reconocer la saciedad, por eso si no quieren más de algo no hay que obligarlos a seguir comiendo. Claro que no hay yogures después de la cena.
También, cuando un niño no come y esto se traduce en que baja de peso o no crece, casi siempre hay un problema real de por qué no tiene hambre. En estos casos es súper importante consultar, podría ser algo grave.
http://rebeccademes.com/lecturas/mininonomecome.pdf
responder
denunciar
apoyar
A mí y a mis hermanos nos hacían la dieta del perro: si no quiere comer la comida, se guarda para el desayuno. Si no quiere comerlo para el desayuno, se guarda para el almuerzo, y así sucesivamente. Hoy en día comemos sapos y culebras, felices como perdices. :)
responder
denunciar
apoyar
alan zepeda | 2014-04-06 | 05:01
0
Enserio? quien coño castiga a un niño de 2 años ?
responder
denunciar
apoyar
Francisco Castillo | 2014-04-16 | 20:58
0
A los dos años ya tienen un conocimiento de lo que está bien y lo que está mal y tienden a probar a los padres, ver cuanto pueden ceder y cuanto pueden ganar con sus pataletas, lo veo en mis primos y sobrinos. Por lo tanto, ya tener reglas claras y dejar en claro que hay un castigo por desobedecer (este no necesariamente tiene que ser fisico) les deja un precedente para la vida en general. Después de todo, siempre hay reglas y un castigo por desobedecer (leyes del tránsito por ejemplo)
responder
denunciar
apoyar
Ivonne Alexandra | 2014-05-24 | 21:37
3
HOLA! SOY UNA MADRE JOVEN..PERO MI PENSAMIENTO SIEMPRE A SIDO " SI NO PUEDES CON ELLO CONFUNDELOS" ;) Y CLARO QUE ME A RESULTADO A LA PERFECCION... MI HIJA EMILY ODIA TODA LAS VERDURAS VERDES DICE QUE LES DA ASCO SU SABOR CUANDO LE SIRVO UN PLATO CON ELLAS COMIENZA A QUEJARSE Y A LLORAR QUE NO QUIERE Y YO LE DIGO ESTA BIEN..PERO TE TENDRE QUE DAR CON UNA SALSA PARA QUE PUEDAS CRECER SANAMENTE :D ELLA ACEPTA EL TRATO Y LAS MISMAS VERDURITAS QUE NO LE GUSTAN SE LAS MUELO Y LISTO PROBLEMA RESUELTO...LO MEJOR ES CUANDO DICE MMMM MAMITA QUE ESQUISITA LA SALSA JAJAJAJA XD ...PERO NO ESTOY DE ACUERDO CASTIGARLA POR TODO O POR QUE NO QIERE COMER O COSAS ASI...SON NIÑOS POR LO TANTO UNO COMO ADULTO PUEDE CONFUNDIRLOS SIN GOLPES NI MALOS RATOS QUE AFECTAN SU PERSONALIDAD
responder
denunciar
apoyar
marcelo arancibia | 2013-05-16 | 20:04
5
Es un articulo muy positivo, ya q nos da algunas herramientas (tips) de como enfrentar la paternidad. Provenimos de una estructura autoritaria y las consecuencias estan a la vista. Como adultos solo nos resta superar y mejorar nuestras trancas en pos de una mejor generacion.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Alicia Bravo | 2013-05-16 | 20:10
4
Excelente el artículo es necesario conversar y aprender acerca de la autoridad, puesto que niños sanos son adolescentes saludables. Como profesora veo como los jovenes se encuentran en una deriva afectiva y una relatividad valórica absoluta, muchas veces se pueden solucionar grandes problemas con simple abrazo o escuchando a un/a joven.

Como madre me gustaría que pudiera guiarnos a los padres que tenemos mas de un hijo o aquellos que vivimos con niños con TDAH, porque siento que la mayoría de los artículos que he leído son de "como sobrevivir a..." y no es justo ni como niño ni padres.
responder
denunciar
apoyar
Tienes toda la razón... los niños con Déficit Atencional cualquiera sea su particularidad, son niños maravillosos que tienen un potencial infinito y el cómo lo manejamos hace una gran diferencia para sus vidas. Lo primero es no "etiquetarlos" sino simplemente quererlos como son... otro gran tema para tratar!
responder
denunciar
apoyar
Pablo Merino | 2014-02-12 | 00:54
1
no me gusta el cuento ese del TDH el tema es casi siempre un problema mas de los padres y profesores que de los mismos niños.
he visto niños salir disparados como si los tuvieran amarrados ¿sera que falta actividad fisica? ¿sera que falta plantear los temas de una manera mas interesante? ¿sera que lo que enseñas no le interesa a los niños por que no le ven ningún sentido practico?
responder
denunciar
apoyar
C. M0R31R4 | 2013-05-17 | 11:46
2
Mi hijo mayor (6 años) está en una edad en la que lo cuestiona todo y muchas veces me he visto en la necesidad de recurrir a mi autoritarismo para que haga lo que le digo, pero me he dado cuenta de que reacciona mucho mejor cuando le explico por qué debe hacerlo y darle un tiempo para que asimile las palabras que le estoy diciendo.
No es facil. Muchas veces uno quiere las cosas ya, ahora mismo, pero el niño no siempre reacciona con esa velocidad porque no tiene ganas, no le interesa, no le ve la importancia que uno le ve o por cualquier otro motivo.
Es importante darles tiempo y darles una respuesta acorde a su edad cuando preguntan algo.

Por ejemplo, el tema de la comida... es un cacho. Pero hay que ingenierselas para que la hora de almuerzo no se transforme en una batalla. Varias veces a quedado la embarrada, el llorando, mi señora y yo enojados, y todos comiendo mirando el plato, pero con el tiempo uno va aprendiendo a cómo llegar para que tu hijo haga lo que le dices.
responder
denunciar
apoyar
Juan Pablo Martinez | 2013-05-17 | 12:49
0
Yo soy como el caso numero dos. sufro de ansiedad y no puedo estructurarme en un horario. Hasta lo detesto.
responder
denunciar
apoyar
Juan Pablo, nunca es tarde para partir... tal vez de adultos nos cueste más pero es muy posible, cosa de proponérselo!!! Lee el artículo de esta semana, tal vez te de algunas luces.
responder
denunciar
apoyar
Claudia Cáceres | 2013-05-17 | 13:35
2
Excelente artículo...es verdad que el tema de la comida es un cacho; yo ya pasé por eso (mi hija tiene 16 y mi hijo 12) y a veces era una verdadera guerra, sobre todo con mi hijo, que según la nutricionista no era mañoso, sino "selectivo"...en el fondo era lo mismo. Después cuando crecen, ellos mismos van probando cosas y definiendo sus gustos. Ahora que son adolescentes, me veo en la necesidad de llenar el refrigerador, porque parece que junto con entrar en la edad del pavo, se les desarrolla la lombriz solitaria que los ataca 24/7!!! Así que ánimo a los padres de niños pequeños!
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Bárbara Arce López | 2013-05-17 | 20:35
4
¡Excelente artículo! Destaco mucho el que hayan aconsejado a los padres caminos a seguir :)

(Todavía faltan años para que quiera tener hijos propios, digo, como para andar opinando por acá...)

Aunque ingenuamente podría decir que no hay caminos errados, solo los que sabemos trazar con las herramientas que nos han dado. Cuando los padres crían velan por lo mejor para nosotros, con lo mejor que saben hacer, ¿no?
¿Y qué mejor para honrar a tus propios padres que mejorar lo que ellos mismos hicieron contigo? Demostraría que aprecias lo que hicieron, y que con su ejemplo buscarás un mejor futuro para "los que vienen por delante".

No sé si será la fiebre, o una epifanía la que he tenido al escribir, pero aquí en El Definido siempre consiguen ponerme a pensar, y lo aprecio :)

Hay tantas cosas que se heredan de los padres, así como las formas de enseñar, están los problemas de comunicación, las formas de reír o poner la mesa y tantas cosas más...

Y si cuando adolescente uno se da cuenta de que los papás pueden equivocar, se deberá amar aún más a los padres al comprender que se equivocan e ir más allá de darse cuenta y solo decir "Ay de mi vida" sino que buscando reparar lo fisurado notarmeos que contribuímos a la gran obra de nuestros padres, nosotros mismos.

Pucha que quiero a mis viejos. ¡Ya verán cuando tenga los míos! :D
responder
denunciar
apoyar
Que bonito lo que dices de tus padres... y es cierto, heredamos mucho de de nuestro modelo de paternidad/maternidad de la que nosotros recibimos: fueron nuestro ejemplo. Sin embargo, no estamos determinados por éste ya que, haciéndolo consciente, podemos repetir lo positivo y mejorar los errores. Cada generación tiene el llamado a ser un poco mejor!
responder
denunciar
apoyar
Michelle Elizabeth Hernandez Ambriz | 2016-11-17 | 19:54
0
Barbara, estoy totalmente de acuerdo con lo que acabas de comentar, yo pensaba igual, la diferencia es que ahora ya soy mama(mi miniaturito tiene 10 meses) es increíble tener la oportunidad de mejorar la educación que nuestros padres nos dieron, de poder ponernos en sus zapatos y comprender tantas actitudes que tomaban para con nosotros... sin embargo lo mas importante es caer en cuenta que la formación y los valores que inculquemos a estos pequeños va a ser nuestra huella en este mundo, lo que nos va a hacer trascender. ahora le doy vuelta a la moneda a tu comentario y te respondo que es un honor ser la madre de Santhiago pues me ha enseñado tantas cosas en tan poco tiempo (son tan sabios!!) y te digo hoy a ti, que es un honor para tus padres que los hayas escogido. ellos ya han trascendido teniendo una hija como tu. saludos!
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2013-05-19 | 17:53
3
Chuta, sospecho que soy madre tripolar... dependiendo del momento se me aplican los tres tipos. Creo que voy a poner más atención realmente a como soy.
Me encantan estos artículos para padres. En general uno improvisa, y cualquier ayuda siempre es bien recibida.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Ashniet Caskortish | 2013-05-19 | 20:30
8
¡Excelente artículo!
Les encuentro toda la razón. Yo no tengo hijos, pero me ha tocado varias veces y por largo tiempo cuidar pequeños y es asombroso cómo estos pequeños individuos te pueden cambiar la vida y la forma de pensar.
He encontrado que la mayoría de la gente trata a los niños como ... niños, bueno como ellos creen qué es ser un niño. ¿Cuántas veces han escuchado: pero si es sólo un niño... o, qué vas a saber tú?... o, esta conversación es de mayores... ?
He tenido la grata experiencia de conocer y cuidar a varios pequeños, todos con sus distintas personalidades. Padres quejándose porque no hacen caso en nada, “ellos hacen lo que quieren”, “nunca hacen caso”. Pero a las pocas horas o minutos te das cuenta por qué no hacen caso. Basta con pasar un rato con ellos jugando o conversando (incluso con pequeños que recién comienzan a hablar) para que te escuchen cuando tú das una “orden”: “no vayas allá”, “juguemos acá”, “hagamos otra cosa”...
Mientras más expliques y con mejores aclaraciones, más te escucharán, está claro! Sólo se necesita la paciencia, y ¿cómo no tenerla? =)
Los niños necesitan tanto como nosotros entender las cosas, pero ellos no tienen la misma experiencia que los adultos, claramente, por eso una ayudita les hace sentir mejor y con mayor confianza en los adultos y, más importante, en ellos mismos.
Es molesto cuando vas a cualquier lado y niños empiezan a saltar por todos lados gritando, mientras los papás están comiendo tranquilamente en su mesa. Aquí, claramente, el problema es de los padres, porque por más que intenten decirles con sus “dulces gritos” bájense o dejen de gritar, no se ven resultados... Lamentablemente, estos pequeños no saben de reglas, ni conductas, ni de respetar a los que te rodean.
Creo que algo importante de recalcarle a los adultos, padres o no padres, es que los niños, sí! Son niños! Y como tales, escuchan, entienden, razonan y depende de nosotros el cómo ellos lo hagan. Hagamos las cosas bien o mal, ellos sacarán su aprendizaje de esto. Por eso es importante poner un poquito más de tiempo en nuestros pensamientos, razonamiento y reacciones.
Lamento explayarme tanto, y eso que sólo di algunos comentarios xD
Saludos, y mucho éxito!!
responder
denunciar
apoyar
den l | 2013-05-22 | 14:43
0
Buen artículo.
responder
denunciar
apoyar
Katherine Jordán | 2013-05-24 | 14:23
1
A los hijos hay que criarlos con un poco de hambre y un poco de frío (metaforicamente hablando)
Las duchas de agua fría, son excelentes para las pataletas...
Las cinco razones (o sea la mano abierta) es magnifica para las faltas de respeto...
Antes a los hijos se les educaba de otra manera, puedes ser autoritario sin dejar de ser querendon... lamntablemente hoy en día los papás han dejado de lado su rol paterno/materno para ser más amigos de los hijos y terminan en una relación plana... en dónde ninguno de los dos hijo v/s mamá/papá cumple realmente su rol...
responder
denunciar
apoyar
Loreto Vásquez | 2014-02-12 | 04:55
2
Los malos tratos hacia los niños disminuyen su autoestima y los distancian de los padres, así luego están más vulnerables a incurrir en conductas de riesgo. Ese tipo de disciplina deja una manchita negra en el corazón de un hijo, que no se borra nunca más.
responder
denunciar
apoyar
Pamela Tapia | 2014-03-31 | 12:12
1
Que horror... golpes y duchas frias? Donde vives? En un regimiento??
responder
denunciar
apoyar
Francisco Castillo | 2014-04-16 | 20:53
2
A mi me criaron así. A mis amigos igual, en general, casi todos mis conocidos y ninguno está resentido con sus padres o tiene una autoestima baja, todos logramos salir adelante y hoy en día agradecemos esa crianza, con reglas claras, con castigos cuando era necesario, pero siempre explicando el porqué de esa acción y siempre con amor.
responder
denunciar
apoyar
Lesly Delgado | 2014-06-01 | 00:46
0
¿Duchas con agua fría? ¿Hacerlos pasar hambre? Son tus hijos. Ya ni el regimiento usan esas clases de castigo, y más incorrecto me parece utilizarlo en sus propios hijos.
No es por tratar de ser unos amigos, pero francamente los castigos físicos ya no son necesarios.
Cuando se portan mal basta con quitarles el computador, el internet o el playstation y te aseguro que nunca más lo va a hacer.
Castigar no es necesario, sólo en un caso extremo yo daría un castigo tan fuerte, y no serían tan brutos como esos. Alos más un palmazo en el poto.
responder
denunciar
apoyar
Orietta Dennett | 2013-05-24 | 14:47
4
Gracias Por el árticulo

me identifico con el tercer tipo, pero me cuesta aplicarlo frente a mi familia y amigos. me critican de ser muy blanda y de explicarle todo a mi hija de 3 años. sin embargo vengo de una formación de mis padres super auotitaria, donde la respuesta a todas mis preguntas era "por que si" o "porque yo te lo digo", respuestas que detesté toda la vida y que me propuse no repetir con mi niña, y ahora tengo que contar hasta 10 cuando voy en la 5ta explicación del porqué de algo, pero a la larga funciona, al final entiende que lo que le pido o le digo es por su bien.
no estoy de acuerdo con los castigos físicos, para mi no es una muestra de autoridad, sólo es falta de argumentos y una carente relación con los hijos. y como creo que en esta vida todo se devuelve, no quero llegar a viejita con el rencor de mi hija penandome, sino que quiero tener una relación sana con ella, en donde el dialogo sea la base de nuestro cariño.
responder
denunciar
apoyar
Eirin Stiva | 2014-03-29 | 23:51
1
¡Excelente artículo!

Es agradable estar con un niño que sabe comportarse, y es hasta placentero ver cómo los padres se dan la paciencia de hacerle entender, porque a medida que crecen esos niños se tranforman en personas aptas para trabajar en grupo y compartir con otras personas.

Por mi trabajo (vendedora) es normal que vea a muchos niños, y cuando les dices que no le alcanza el dinero para un dulce, te contestan de buena manera y se despiden. Lo desagradable es ver a esos niños que reclaman por un chicle patean las cosas, golpean vitrinas y se van gritando con sus padres ¡qué igual gritan! lo peor es que regresan ¡a comprar el chicle! y los padres le arman escándalo a uno que sólo está trabajando.

Sé que es posible modificar esto si se cambia de actitud a tiempo. Mi mamá aprendió luego de que en la escuela le adivirtieran del comportamiento de mi hermano y ahora, que ya es adulto, se nota el cambio. Ahora queda pobrar suerte con mi sobrina.
responder
denunciar
apoyar
FANNY BRIONES | 2014-04-01 | 17:29
1
Y QUE PASA SI YO SOY DEL PRIMER TIPO Y EL TERCERO? SOY AUTORITARIA LO RECONOZCO PERO TAMBIEN TENEMOS MUCHAS INSTANCIAS PARA JUGAR REGALONEAR AVECES ESTOY OCUPADISIMA PERO IGUAL ME DOY EL TIEMPO Y ME SIENTO JUNTO A ELLA LA ABRAZO OSEA EJERZO CASTIGO SI NO CUMPLE PERO DE IGUAL MANERA REGALONEAMOS
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Carolina Vega Muñoz | 2014-04-02 | 22:14
5
Agradezco el artículo. Mi mente y acciones están siempre enfocadas a la sana autoridad. Lamentablemente hay veces que mi paciencia se acaba y el autoritarismo se apodera de mí! (porque la mamá lo dice; o basta con que lo pida una vez y me hagas caso; o simplemente más que decir o hacer algo, es como la actitud autoritaria). Claramente una se siente la peor madre del mundo cuando pasa y lo importante finalmente es trabajar con una misma para no salir de foco.
Por lo mismo agradezco mucho el artículo, con esto uno reafirma sus propias ideas y es una guía para la autocrítica y el autoreforzamiento.
La "sana autoridad" debe ser el mantra ;)
responder
denunciar
apoyar
Beatriz Eme Te | 2014-04-08 | 13:50
0
cuando intento imprimir o enviarme el artículo por mail (para luego imprimirlo) queda en blanco.... por qué??? :'( waaaaaaaaaaa
responder
denunciar
apoyar
No se, tal vez te conviene copiarlo y pegarlo en un Word y de ahí imprimirlo!
responder
denunciar
apoyar
Edi Aguero | 2015-04-22 | 23:21
0
Excelente articulo, gracias.
responder
denunciar
apoyar
Edi Aguero | 2015-04-23 | 01:03
0
Excelente articulo, gracias.
responder
denunciar
apoyar
Allison Durán | 2016-09-18 | 06:11
0
Mi mamá es del primer tipo, suele ser algo asi:
-ALLISON NO LE ABRISTE AL NIÑO QUE TOMA LA LUZ, AHORA SALDRÁ JUNTO AL OTRO MES
-si le abrí
-¿¡y esta notificación entonces?!- me muestra un papel de la compañía eléctrica
-es de hace como tres meses mamá
-ah... te salvaste
(True story)
Pero como nací llena de paz interior nunca tuvimos problemas... pero mi hermana menor... mi hermana es tan bélica como mi mamá y ahí si tienen dramas :v y solo tiene 7 años la peque
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.