partos, maternidad, parto humanizado, parto integral, embarazo
Imagen: César Mejías

Por más partos respetuosos: el hospital público chileno que da el ejemplo

El hospital de La Florida, Eloísa Díaz, tiene el record de atención de partos naturales (74%) en la atención pública a nivel nacional. El concepto de parto respetado es uno de sus principios fundamentales. Aromaterapia e hidromasaje son algunas de sus estrategias.

Por Macarena Fernández | 2017-05-15 | 07:00
Tags | partos, maternidad, parto humanizado, parto integral, embarazo
Relacionadas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un máximo de 15% de intervenciones quirúrgicas en los partos. Chile está muy lejos de esas cifras, figurando como el segundo país de la OCDE que más practica cesáreas: la mitad de los niños chilenos llegan al mundo de este modo.

Para reivindicar estas cifras, el Ministerio de Salud (Minsal) determinó una cifra máxima de 30% de nacimientos por cesárea para acercarse a la meta ideal del OMS, pero son muy pocos los hospitales y mucho menos las clínicas privadas que cumplen con esto.

Reducir las cesáreas no es imposible, ni para la salud privada ni para la pública. Así lo demuestra el Hospital Eloísa Díaz de La Florida, que alcanzó el record nacional, logrando que del total de alumbramientos atendidos en el año, solo un 25% fuera por cesárea; superando con creces los estándares recomendados por el Minsal.

En los más de dos mil alumbramientos que el hospital atendió durante el 2016, un 74% fueron partos naturales, y esperan que a fin de año el porcentaje aumente a un 77%.

¿Cómo lograron reducir tanto las cesáreas? Con su nuevo sistema de "parto respetado", que se implementa desde el 2016 sin costo adicional en el recinto público, y que busca terminar con la llamada violencia obstétrica tanto en el recinto e impulsar un cambio a nivel país.

Esta lucha es una tendencia mundial que va en alza y que, según especialistas en el tema, "el modificar nuestra manera de recibir a los niños en este mundo, así como el apoyo que damos a las gestantes; determinará el futuro de nuestra civilización. Y esto porque, en esos momentos, se demuestra la capacidad de una sociedad de amar y respetar la vida".

Parto integral, seguro y respetuoso

Para instalar el modelo de atención respetuoso con la mujer durante su trabajo de parto, el matrón Gonzalo Leiva, coordinador de las Salas de Atención Integral del Parto del Eloísa Díaz, ha tenido que sensibilizar a todo el personal, realizando capacitaciones donde hace énfasis en lo significativo que son los pequeños detalles en el trato con la madre, su preparación para el parto y el recibimiento del recién nacido.

Leiva redactó además un protocolo para un parto integral, donde señala que lo principal es respetar lo siguiente:

- Integración del cuerpo y las emociones

- La gestante y su familia tienen un rol activo durante la atención

- Promover un trato personalizado y empático

- Utilizar la tecnología sólo si es necesario y/o la mujer lo solicita de manera informada

“Porque en este tipo de atención hay sutilezas que son súper claves como no romper el clima de intimidad en la sala de parto, cosa que perfectamente puede ocurrir si alguien entra y dice ‘oye, ¿por qué acá está tan oscuro?’”, explica Leiva en este reportaje de la revista Paula.

La OMS agrega otro listado de protocolos, que incluyen:

- Permitir la libertad de movimiento durante el trabajo de parto y parto, y acceder líquidos y alimentos

- No discriminación por religión, ser portador de VIH, migrante, etc.

- Intimidad y privacidad durante el trabajo de parto

- Elección de un acompañante

- Cuidados culturalmente competentes

- Ausencia de abusos físicos, psicológicos, verbales y económicos

- Libertad para decidir la posición del parto

- No desarrollar prácticas de rutina

- Alivio del dolor farmacológico y no farmacológico

- Contacto piel con piel y lactancia precoz

Con la intención de respetar lo anterior, es que el Hospital La Florida instauró el sistema de las Salas de Parto Integral que buscan favorecer el tránsito desde un modelo intervencionista a un modelo personalizado, ubicando a la madre como protagonista.

Son habitaciones en donde se desarrolla el alumbramiento natural y seguro, y donde la madre realiza pre parto, parto, recuperación y atención del recién nacido. Espacios en los que las mujeres pueden elegir diferentes ambientes para dar a luz, acompañándose durante todo el proceso por un cercano y una matrona. Así, una sola persona se hace cargo de la paciente y se les hace la menor cantidad de tactos y procedimientos invasivos posibles.

Dentro de los ambientes a elección figuran servicios como hidromasajes y duchas frías para manejar y controlar los dolores de las contracciones; soportes de ejercicios como balones kinésicos, masajes lumbares y también aromaterapia y música para ayudar a que las madres se relajen.

Además, el hospital se encarga de acomodar el ambiente con temperatura cálida, luz tenue y un ambiente de privacidad y silencio; y se les pregunta a las madres en qué posición quieren dar a luz: acostadas, paradas, de costado, en cuclillas, etc.

Una vez producido el nacimiento, la madre inmediatamente puede permanecer con su hijo por más de dos horas que en su pecho, sin que nadie la moleste.

Experiencias de dos madres pacientes

Susana Espinoza fue la primera paciente en utilizar las Salas de Parto Integral del Hospital La Florida y cuenta que “el ambiente al interior de ellas es cálido, agradable y reconfortante, además nos sentimos apoyados por todo el equipo, sobretodo del Matrón Gonzalo Leiva quien tuvo un compromiso y profesionalismo enorme en uno de los momentos más importantes de nuestras vidas”.

Por su parte, la ilustradora Sol Díaz, quien decidió tener a su hijo en este hospital, señala: “Desde que llegué, la matrona me acompañó todo el tiempo. Puso música, aromaterapia, luces bajas. Me hizo masajes y trató de involucrar a mi pareja. La matrona en un momento me dijo ‘¿cómo quieres tenerlo?’. Me fui dando cuenta en el momento. Pude moverme por toda la sala, como yo quería. Cuando me empezaron a doler mucho las contracciones me ayudó a entrar al jacuzzi para evitar la anestesia y con el agua temperada se me aceleró la dilatación. Ahí empecé a pujar. Salí de la tina, me subí a la cama y, apoyada sobre las rodillas y los codos, nació Rafael. Estuve más de una hora piel con piel. No me desgarré, no sufrí, no me hicieron episiotomía (incisión quirúrgica del perineo que se practica para apurar el parto vaginal). Por decisión mía no me pusieron anestesia. Cuando mi mamá nos fue a ver quedó impresionada. No paraba de decir ‘qué linda la sala’. Fue romper un prejuicio enorme para todos”.

Tipos de violencia obstétrica comunes

Se entiende por violencia obstétrica cualquier acción que patologice los procesos reproductivos naturales y biológicos. Estos se expresan mediante un trato deshumanizado por parte de los profesionales de la salud, relacionadas con todo el procedimiento que conlleva un embarazo.

Abarca desde el período de gestación hasta el posparto, por lo que afecta de manera directa o indirecta, el cuerpo y los procesos reproductivo de las mujeres.

En el ámbito físico, esta violencia se traduce en prácticas invasivas; tales como: el tacto realizado por más de una persona, laepisiotomíade rutina, el uso defórceps, la maniobra de Kristeller, el raspaje deúterosin anestesia, unacesáreasin justificación médica y el suministro de medicación innecesaria.

Además, se incluye lo siguiente:

- No atender oportuna y eficazmente las emergencias obstétricas

- Obligar a la mujer a parir en una posición determinada y con las piernas levantadas

- Obstaculizar el apego precoz del niño con su madre, sin causa médica justificada, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente al nacer

- Alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin obtener consentimiento de la madre

- Practicar el parto vía cesárea cuando haya condiciones para el parto natural, sin consentimiento voluntario de la mujer

La violencia obstétrica psicológica se manifiesta en un trato deshumanizado mediante la utilización de un lenguaje inapropiado y grosero,discriminación, humillación, burlas y críticas respecto al estado de la mujer y su hijo; y también la omisión de información sobre la evolución delembarazopor parte de los profesionales de salud.

Para el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, el exceso de cesáreas corresponde a “una mala práctica y significa riesgo para la madre, su hijo, mayores costos y riesgos de infecciones (…). No existen esfuerzos de educación y la conveniencia de una atención obstétrica que tiende a la medicalización. Se pretende programar el momento del parto, se induce con droga y eso lleva más riesgos”.

¿Cuándo es necesaria una cesárea? El Minsal señala que la cesárea se justifica cuando el parto vaginal implica riesgo para la madre o el niño: parto muy prolongado, sufrimiento fetal, presentación podálica del feto o un peso de más de 4,5 kilos, antecedentes de placenta previa, embarazo múltiple, mujer con más de dos cesáreas o riesgo de transmisión de infección materna, entre otras. De lo contrario, es una violencia obstétrica.

¿Qué otro tipo de partos respetuosos que se den en Chile conoces y recomiendas?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Daniela Figueroa | 2017-05-15 | 12:06
0
Fui practicante de obstetricia en dicho preparto y si bien las salas de atención integral del parto (SAIP) son más íntimas y personalizadas lamentablemente se deja de lado el derecho y respeto hacia las gestantes que por presentar algún tipo de complicación o patología no pueden hacer uso de dichas salas. Hablan de parto respetado solo a un porcentaje de mujeres fisiológicas, pero lamentablemente a las gestantes de preparto que no pueden estar en SAIP reciben intervenciones alejadas de dicho respeto al parto (dígase exceso de tactos,romper membranas innecesariamente, realizar administración de oxitocina sin consentimiento de la mujer y a la vez sin necesitarlo, entre otras cosas). Claro está que comparando con unidades de preparto de otros hospitales e incluso clínicas hay harta diferencia, pero el trabajo de parto y parto respetados debería ser más generalizado.
responder
denunciar
apoyar
Patricio Guzman | 2017-05-15 | 13:17
0
Tengo entendido que la mayoria de los hospitales publicos tratan de evitar las cesareas, inclusive cuando ello signifique horas y horas de trabajo de parto.
Ya hemos tenido noticas de casos en que las madres han fallecido por el trabajo de parto por demasiadas horas.
responder
denunciar
apoyar
Antonio Valdes | 2017-05-17 | 07:06
3
Hola Patricio,

Solo para precisar y evitar que siga masificando el "mito hollywodense" de que los partos son rápidos y que apenas se sienten las contracciones hay correr al hospital.... una mujer primeriza (termino referido a mujeres en su primer parto normal), el trabajo de parto en condiciones normales dura entre 14 y 36 horas, con una media de 18 horas... durante ese tiempo, la musculatura del utero y del cuello uterino se modifica y se prepara para el "expulsivo", por eso es tan lento (si haces 10 minutos de pesas no se te van a desarrollar los biceps, necesitas horas de trabajo). Lo que indicas es erróneo, las mujeres que mueren durante un parto, no lo hacen por trabajos de parto excesivamente largos, mueren por otras causas que nada tienen que ver en la duración del trabajo de parto.

Saludos.

responder
denunciar
apoyar
Raúl Parra | 2017-05-24 | 01:11
0
Una pequeña aclaración: La Episiotomía no se realiza para acelerar el parto, sino que es una medida que se aplica para evitar el desgarro de la musculatura perineal, que tiene mucho mayor probabilidad de recuperarse de la incisión realiza en la episiotomía, que de un desgarro.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.