ivanka, trump, donald, casa, blanca, politica, estados, unidos

Ivanka Trump: la “primera hija” más poderosa del mundo

Acompaña a su papá a casi todas partes, se le atribuye cierta responsabilidad en una serie de decisiones que ha tomado Donald Trump e incluso se pensó que reemplazaría a Melania (la primera dama) en sus funciones. ¿Qué tanto poder tiene en la Casa Blanca?

Por Rodolfo Westhoff @rwesthoff | 2017-04-11 | 07:00
Tags | ivanka, trump, donald, casa, blanca, politica, estados, unidos

Fue elegida dentro de la lista de los Jóvenes Líderes Globales del Foro Económico Mundial en 2015, fue vice presidenta ejecutiva del área de Desarrollo de la Organización Trump, es fundadora de una línea de joyas y otra de ropa, es la mano derecha del presidente de Estados Unidos y mide un metro ochenta. En otras palabras, Ivanka Trump (35) es una mujer con mucho poder.

Además de todo eso, hace menos de dos semanas fue nombrada como asesora presidencial. O sea, de su papá. Eso significa que oficialmente tiene un lugar en la Casa Blanca, hecho clave después de todos los comentarios que giraron en torno a cómo se definiría su participación en la casa presidencial.

Porque si se acuerdan, durante mucho tiempo se estuvo hablando que quizás ella reemplazaría a Melania Trump (la esposa de Donald) en su rol de primera dama. Principalmente, porque Melania no es la mujer más carismática del mundo, se ve evidentemente incómoda en las presentaciones públicas, porque el bochorno del plagio del discurso de Michelle Obama la mantuvo alejada de las apariciones en público, y porque declaró que no se irá a vivir a la Casa Blanca hasta que su hijo (el único que tiene con Trump) termine el año escolar.

Así que se podría decir que el puesto de primera dama está parcialmente vacante en la práctica, pero que de todas formas, no será ocupado por Ivanka (porque Melania ya tiene su foto oficial y aclaró que trabajará como primera dama). Sin embargo, ha logrado posicionarse como una figura que ejerce un gran poder sobre el magnate estadounidense y por eso, en El Definido desmenuzaremos cómo ha sido y cómo podría ser su participación en uno de los gobiernos que más han dado de qué hablar en el último tiempo.

La “primera hija”

Se dice que Ivanka tiene un montón de cosas en común con Donald. Por ejemplo, que ambos estudiaron en la Escuela de Negocios de Wharton, en la Universidad de Pennsylvania. También, los dos han mostrado un gran interés por el mundo de la moda: Ivanka fue modelo y, como ya dijimos, posee empresas en el mundo de la joyería y de la ropa, mientras que su papá fue el dueño -durante un tiempo- del certamen de belleza Miss Universo. Y como se puede desprender de todo eso, a los dos les gusta mucho hacer negocios. De verdad.

Pero su relación va más allá de esa similitud, porque también parecen complementar sus habilidades políticas tanto a nivel nacional como internacional. Por eso ya hemos visto varias imágenes de Ivanka en reuniones del magnate con líderes del mundo, como el primer ministro de Japón, Shinzo Abe; la Canciller de Alemania, Angela Merkel; y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Y eso ha hecho pensar que Donald no ve a Ivanka solo como una hija, sino que como a alguien de confianza con quien puede discutir temas de gran importancia para el gobierno. Sobre todo, porque no es común que un presidente asista a esas reuniones oficiales con un familiar que no posee un cargo en la administración (estas citas con autoridades extranjeras fueron antes de que la nombraran asesora).

La influencia de Ivanka

Otra de las cosas que se comentan, es que Ivanka sería una de las personas más liberales o progresistas dentro del círculo cercano del magnate. Lo que es fundamental a la hora de ver cómo se desarrollará la política del presidente estadounidense en materia de, por ejemplo, diversidad sexual y derechos LGBT.

De hecho, se le atribuye a Ivanka el haber detenido a su padre en la intención de emitir una orden que, según interpretaciones, habría echado abajo lo que logró Obama en esta materia. Esta habría permitido de alguna forma, la discriminación por orientación sexual o identidad de género, bajo la premisa de la libertad de expresión y de religión.

El borrador para dicha orden estuvo listo para ser enviado, pero al final la Casa Blanca lanzó un comunicado en el que, básicamente, se dijo que el presidente estaba a favor de proteger a todos los estadounidenses de cualquier tipo de discriminación. Tras esto, Ivanka se ganó un jumbito, ya que le atribuyeron a ella el haber influido en su padre para tomar esa decisión final.

La “Pepe Grillo” de Trump

Así, la figura de Ivanka también parece ser la encargada de hacer ver a Donald Trump como alguien más cercano y comprometido con las minorías o los grupos más vulnerables. Prueba de ello es que la hija del magnate se ha mostrado a favor y ha propuesto legislar sobre una licencia de maternidad pagada de seis semanas para las mujeres que tengan un hijo mientras estén trabajando (en Estados Unidos no existe una ley de este tipo y todo lo que se haga en esta materia corresponde a acuerdos entre empleados y empleadores). De concretarse dicha idea, está claro que una parte de los créditos se irían para Ivanka.

Eso sí, al parecer no toda su participación en las decisiones de la Casa Blanca están orientadas a hacer ver a Trump como alguien más cercano. O al menos eso podemos pensar ahora, en medio de las sospechas que apuntan a Ivanka como un personaje clave en el reciente bombardeo de Estados Unidos a una base militar siria en Homs.

Según un informe diplomático enviado a Theresa May, primera ministra del Reino Unido, la hija del magnate de curiosa cabellera habría insistido a su padre para que el ejército estadounidense atacara a las fuerzas militares sirias a propósito de la acusación del uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al-Ásad. Aunque esto aún no ha sido confirmado ni por ella ni por el gobierno.

La carga de ser Ivanka

Con todo, también se ha transformado en un foco de las críticas que pesan sobre la administración Trump. Al ser una figura tan importante dentro de la maquinaria política y como los estadounidenses entienden que sus opiniones son escuchadas en la Casa Blanca (algo de lo que ella se ha encargado de hacer saber), muchas de las acciones del presidente descadenan críticas que apuntan hacia Ivanka.

Un ejemplo de eso es lo que ocurrió hace poco, a comienzos de abril, cuando un grupo de activistas LGBT protestó afuera de la casa de la hija del presidente. ¿La razón? Enviar un mensaje para dejar claro que dicha comunidad importa, al igual que todas las minorías del país.

Pero no todas las protestas son ruidosas y con pancartas, e Ivanka lo sabe, porque alrededor de siete empresas han decidido dejar de vender sus productos. Las justificaciones son variadas y van desde que las ventas eran bajas hasta que se debió a un reajuste normal del negocio. Aunque muchos quedaron con la sensación de que fue una reacción política/marketera.

De todos modos, nos guste Ivanka Trump o no (o su padre), es un hecho el que se transformó en una de las mujeres con más poder dentro de la Casa Blanca. Y de más está decir que es probablemente una de las “hijas” más poderosas del mundo.

¿Cómo crees que influye Ivanka en su papá? ¿Positiva o negativamente?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Jorge Alvarado | 2017-04-11 | 08:46
5
Qué bueno que mide sólo 1 metro 80 centímetros. 10 centímetros más y su poder sería incontrarrestable.
responder
denunciar
apoyar
Jajaja, buena conclusión!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.