política, elecciones, futuro, consenso, Guillier, Piñera, Chile
Imagen: Imagen Pixabay, intervenida por César Mejías

Estas son las dos cosas que mueven a los chilenos, según los resultados de (todas) las elecciones presidenciales

En esta columna de opinión, se plantea que una visión de un futuro mejor y la capacidad de lograr consensos (a pesar de lo poco sexy que parece ser esto último), son los factores comunes que, cuando van de la mano, definen cualquier elección presidencial. Descubre aquí por qué.

Por Cristián Mackenna @cmackennar | 2017-12-18 | 13:31
Tags | política, elecciones, futuro, consenso, Guillier, Piñera, Chile
Relacionadas

Lo más probable es que a ti, que estás leyendo este artículo, al igual que a mí que lo escribí, nos muevan mucho más que dos cosas y que, por lo tanto, parezca algo caricaturesco y reduccionista el título del artículo.

Pero lo cierto es que somos todos tan diferentes, que las candidaturas políticas, si quieren ser exitosas, tienen que colgarse de algún factor común que siendo creíble, nos una.

Si, por el contrario, trataran de satisfacernos a todos con sus discursos, caerían en un mar de inconsistencias. Pues al final, cada persona tiene su propia ideología y basta una conversación de sobremesa para darse cuenta que, incluso con personas con las que uno vota similar, se piensa a veces, de manera completamente distinta.

Pero como hay tantas aristas que a uno lo mueven o le importan, uno escoge finalmente la que más le importa y termina votando por la candidatura menos mala (o más cercana a ese tema sensible a uno).

Entonces, si tuviéramos que agrupar pocas cosas que unan a un gran grupo de gente y que tienen potencial de ser creíbles si una candidatura las toma, ¿cuáles serían?

Si uno mira esta elección, algunos analistas esbozan que el miedo podría ser un factor relevante:

Cosa con la que estoy en completo desacuerdo, porque decir que “la derecha se movilizó” equivaldría a decir que la derecha es una fuerza capaz de sacar un 54% de los votos, cosa que la historia de Chile derrumba rápidamente.

Y si bien es cierto que el miedo puede movilizar a la barra brava o al voto duro de un sector, ese voto duro no es más del 5% para cada lado (esos extremistas que comparan a Guillier con Maduro por un lado o a Piñera con Pinochet por el otro…).

Además, si de verdad queremos pensar en una campaña que apelara al miedo como su eje de unión, hay que remontarse a la campaña del “Sí”, una campaña que nos pintaba un Chile terrorífico en caso que ganara el “No”:

Y en cambio, la campaña del “No”, no hace falta que la tengamos que recordar, ya que es tan memorable que quedó grabada en el inconsciente colectivo de todos los chilenos: “Chile, la alegría ya viene (vamos a decir que No Oh Oh)”.

Es decir, una campaña que apelaba con fuerza a un futuro mejor, pero no cualquier futuro mejor (porque quien va a ser tan gil como para no prometer eso…), sino que a un futuro mejor construido entre todos y en base al consenso (y no a un futuro construido en contra de alguien).

En efecto, a ese eje de futuro se unieron más de 10 partidos, entre ellos tanto el Partido Socialista como la Democracia Cristiana, partidos a los cuales los separaban cosas fuertísimas como el acuerdo del 22 de agosto de 1973 de la Cámara de Diputados. Ese que lideró la democracia cristiana y que declaraba al gobierno socialista de Allende como infractor de la constitución y opositor a la democracia, entre otras fuertes acusaciones.

Acusaciones y diferencias que supieron superar a tal nivel, en pos del consenso que los chilenos parecemos premiar, que pusieron como candidato al ícono de los consensos, a Patricio Aylwin, alguien que instauró frases como “en la medida de lo posible” y que empujado por el éxito de la campaña de su sector en el plebiscito, obviamente optó por centrarse en el eje de un futuro mejor con su lema “Gana la gente”, pero llevando el consenso a un nivel muy superior, apelando a una unión y respeto total incluso para los adversarios, atreviéndose incluso a dar vuelta las pifias de su propia barra brava cuando tenía que defender la unión y los consensos:

Y como durante el gobierno de Aylwin se creció con fuerza, la pobreza se redujo también con fuerza, el acceso a la educación y a las oportunidades mejoraron; y todo fue relativamente mejor para el país más allá del miedo al que apelaron algunos.

Entonces, obviamente que el discurso del miedo al que apeló la derecha quedó en ridículo y los hechos le dieron la razón a la Concertación. Por lo que luego de haber quedado tan desacreditada la derecha y tan acreditada la Concertación, después de Aylwin, cualquier discurso de continuidad era ganador y aunque hubieran puesto al menos carismático de sus integrantes, habrían ganado igualmente de taquito. Así que no me voy a detener mucho en el éxito de la elección de Frei, sino que me paso a preguntar:

¿Cuándo fue que la Concertación estuvo a punto de perder por primera vez?

Eso sucedió cuando justamente se combinaron dos cosas, primero, cuando se plantearon dudas sobre la capacidad de la concertación para seguir entregándonos un futuro mejor (se había frenado el crecimiento en el gobierno de Frei y el desempleo había aumentado), por lo que el discurso del “cambio” de Lavín se ganaba el espacio del futuro mejor (pero quedaban dudas de su capacidad de unir a la mayoría o de lograr consensos).

Y además, la candidatura de la concertación buscaba alejarse (en primera vuelta al menos) un poco de los consensos, apuntando un poco más hacia la izquierda en su discurso, factores que casi lo hacen perder contra Lavín y que obligaron a Ricardo Lagos a anunciar su discurso de que “había escuchado al pueblo” para la segunda vuelta; dando un giro hacia el centro que cultivó con coherencia durante todo su gobierno y que permitió que fácilmente ganara luego Michelle Bachelet la primera vez.

Pues, al igual como le tocó a Frei cuando sucedió a Aylwin, fue la fácil ganadora de una elección donde le tocaba ser la continuadora de un periodo de bonanza (un futuro mejor), construido en base a consensos amplios, pero con la gracia adicional de tener un tremendo carisma, cercanía y confianza de la población hacia ella.

Y entonces, ¿cuándo perdió finalmente la Concertación?

Cuando la derecha logró apropiarse de los dos atributos que van de la mano para ganar. Por un lado, la confianza de un futuro mejor; ya que era segunda vez que se llegaba a una elección con una economía más débil, por lo que Piñera simplemente repitió el discurso y lemas del cambio que casi le funcionan a Lavín. Y por otro, sumó además la fuerza de ser un candidato que había votado por el “No” y que tenía mayores cercanías con el centro, por lo que pudo de manera creíble, apropiarse de una idea de consenso que incluso trató de imprimir en su primer gabinete cuando nombró a un militante demócrata cristiano dentro de sus ministros.

Ahora bien, que en la práctica durante su primer gobierno no le haya resultado desarrollar grandes consensos y que finalmente su mayor aliado en el gobierno haya terminado siendo la UDI... eso es harina de otro costal. Y tiene justamente que ver con los factores que facilitaron el segundo triunfo de Michelle Bachelet, donde ya habiéndose despejado las dudas de que el país volvía a crecer con fuerza (el atributo de un futuro mejor se daba por descontado para cualquiera), fue ella quien mejor podía ganarse el atributo de ser la mejor para lograr los consensos con una Concertación que ahora era más grande aún y que se transformaba en la Nueva Mayoría.

Así que se repetía la historia para ganar, se prometía un futuro mejor en base a grandes consensos, es decir, en favor de todos y no en contra de alguien.

Pero esa promesa de futuro mejor en favor de todos, se fue rompiendo cuando irrumpieron conceptos como la retroexcavadora o la idea de bajar de los patines a cierto tipo de estudiantes, todas frases desafortunadas que van en contra de los consensos que creo que elección tras elección, los chilenos parecen elegir.

En ese sentido, si bien reconozco que los discursos más definidos y al extremo de cada sector fueron los que crecieron más y contra todo pronóstico en la primera vuelta de esta última elección; estos tienen la limitación de que están construidos en contra de alguien. Es decir, contra un adversario humano a derrotar, lo que impide los consensos y hacen por lo tanto, poco creíble la búsqueda de un bien común para todos.

Por lo que si bien este tipo de discursos pueden animar con fuerza a las barras bravas (o incluso a esa separación en tercios que hace la historia política de Chile), te quita credibilidad en cuanto a lograr mayorías (o te limita al techo de ese tercio) y es por eso que Guillier termina perdiendo por tanto, porque cuando tuitea cosas como estas:

— Alejandro Guillier (@guillier) 14 de noviembre de 2017

O dice que “le quiere meter la mano en los bolsillos a alguien”, le hace perder mucha credibilidad en su capacidad de lograr consensos, cosa que aunque parezca poco sexy, a los chilenos, en cuanto a atributos presidenciales se refiere, parece gustarnos.

En efecto, muchos analistas decían que Piñera estaba siendo cabeza dura en mantenerse tan apegado a su lema de tiempos mejores y a su discurso de buscar una unión nacional que pareciera no ser compatible con las declaraciones de ciertos aliados suyos más extremos.

Pero así lo hizo y así ganó. Así que ahora sólo falta ver si es capaz de llevar ese discurso a la práctica con humildad, para que por el bien de Chile y de nuestros hijos, tenga un gobierno abierto a todos y sin dominación de ningún extremo.

¿Qué opinas de esta visión? ¿Estás de acuerdo con la importancia de un futuro mejor y los consensos?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Daniel Del Pino | 2017-12-18 | 16:33
0
Para mi las elecciones que se han hecho desde que el voto es opcional son casos raros que no representan realmente la forma de pensar del país. Dudo mucho que la derecha siga ganando con voto obligatorio.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Federico Errázuriz | 2017-12-19 | 12:12
7
Con voto obligatorio, Lagos le gano a Lavin por sólo 180 mil votos en 2da vuelta, y con voto voluntario, Bachelet tuvo aprox. 1 millón de votos más que Matthei. El voto voluntario no beneficia a un sector sobre el otro. Lo que creo que cada vez es más importante es la motivación (o desmotivación) que generan los candidatos en que los votantes se levanten y vayan a votar.

responder
denunciar
apoyar
Christopher Torres | 2017-12-18 | 16:48
2
Tengo que ver todavía la supuesta unidad de Piñera. Justamente por su pasado y su primera presidencia, me cuesta una infinidad creerle su discurso a lo Aylwin, y mucho más si va a tener a un extremista como Kast metiendole ideas a su gobierno. En su primer gobierno su idea de "unidad" significaba no criticarle nada y dejar que hiciera todo como se le pare la r..., si repite eso ahora, está perdido de entrada.
responder
denunciar
apoyar
Claudio Villegas | 2017-12-18 | 19:28
4
Me parece una tesis interesante. Sin embargo, habría que definir con mayor rigor qué es lo que se entiende por consenso, porque así tan al aire puede no ser más que u grupo de hipótesis ad hoc.
responder
denunciar
apoyar
Gracias Claudio, en efecto, en una parte del artículo lo defino como el discurso que promete un futuro mejor en favor de todos y no en contra de alguien (que lo cumpla o no después es otra cosa..., pero un discurso que no tenga ese ingrediente parece, al menos en Chile, destinado a perder).

Lo que no quita que los discursos en contra de alguien específico (grupo o persona) puedan crecer rápida y sorpresivamente por lo extremos (de hecho creo que inicialmente crecen más rápido que los discursos constructivos y propositivos), pero están muy limitados en su capacidad de lograr el 50% + 1
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Federico Errázuriz | 2017-12-19 | 12:16
7
Me parece buena la tesis. Ambos son valores en que en forma individual, es fácil ponerse de acuerdo: que nos vaya mejor, avanzando entre todos.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.