emociones, sociedad, salud

¿Hay emociones malas?

El mito dice que sí, pero lo importante es entender que quien define lo bueno o malo de una emoción es uno mismo

Por Alvaro Fuenzalida @anfuenza | 2013-04-10 | 18:26
Tags | emociones, sociedad, salud
"Hay que dejar que las emociones aparezcan, sin buscar explicaciones ni clasificaciones, sino vivirlas"
Relacionadas

Es habitual escuchar que existen emociones buena y malas. Lo cierto es que esto es un gran mito que se basa en confundir la emoción misma con la explicación que nos damos o los juicios que tenemos sobre ellas, que no es lo mismo, pues varían de persona en persona y de sociedad en sociedad. 

Las emociones son una predisposición a la acción y están relacionadas con lo que nos motiva o mueve. Cuando queremos hacer algo, son nuestras emociones las que nos activan a ello y por lo tanto condicionan nuestros resultados. Por ejemplo, en un estado de rabia, es posible que gritar o golpear algo esté más a la mano que cuando sentimos ternura, durante la cual lo que surge es el cariño y la amabilidad. 

Esto nos demuestra que cuando vivimos un estado emocional ciertas acciones están más a la mano que otras; es más, incluso hay acciones que desaparecen por completo de nuestro repertorio: nadie se pondría hacer bromas en un velorio y con miedo no nos resulta natural tener una conversación relajada y tranquila, lo que frente a un entrevistador puede ser crucial. 

Si las emociones sólo nos mueven a hacer cosas... ¿Por qué consideramos que existen unas buenas y otras malas?

Esto se ha dado por un acuerdo implícito dentro de nuestra sociedad, un consenso, que ha atribuido una valoración positiva o negativa a las diversas emociones. Cuando vivimos la felicidad es habitual reír, que es bienvenida y sana. La felicidad no nos incomoda, nos hace sentir bien y, por lo tanto, nos la explicamos como buena. Nunca se ha visto que a alguien sonriente y de buen humor, la gente se le acerque a preguntar qué le pasa.

¿Qué pasa en el caso de una emoción que nos la explicamos de forma consensuada como negativa? Exactamente lo contrario. En la emoción de la pena es natural que surja el llanto, el cual nos incomoda y se nos hace difícil de manejar (tanto en nosotros como en un tercero) y por lo tanto, le atribuimos socialmente una carga negativa: Que es señal de debilidad y que hace mal, especialmente en el caso del hombre.

Seguramente le ha pasado: Frente a una persona que llora sacamos rápidamente un pañuelo, le decimos que va pasar, que no se preocupe, que no es para tanto, pero en el fondo le estamos pidiendo a gritos que ¡por favor pare de llorar!. 

¿Qué podemos hacer al respecto? 

Lo primero es aceptar que las emociones se presentan por algo que nos está pasando y hay dejar que aparezcan, sin buscar explicaciones ni clasificaciones, sino vivirlas. Las emociones, por suerte, no son racionales y por lo mismo es difícil encontrarles una explicación, eso es una pérdida de tiempo, en un comienzo. 

Lo segundo es dejar las explicaciones “tipo” y ver qué nos pasa a nosotros mismos con la emoción que se nos presenta. Lo peor para vivir tus emociones es que alguien te diga qué es lo que tienes que hacer con ellas, los consejos son generalmente fatales, pues esa persona interpretará la emoción desde su propia experiencia y no la tuya. 

Por último es indispensable darle la oportunidad a cada emoción, sin susto, para aprender de ellas. Darnos esta oportunidad es vital ya que nada grave va a pasar, la emoción no está para hacerte daño, sino por el contrario, para avisarnos de algo que está pasando y que debemos atender. Las emociones son y se presentan porque a cada uno de nosotros nos quieren decir algo de forma individual

Al desarrollar esta forma de aceptación de la emociones surgirá un nuevo mundo de aprendizaje asociado a la posibilidades que en el pasado nos cerramos. Si hace años que no sientes pena, deja que aparezca, seguro que tiene mucho que decirte. Por otra parte, si llevas mucho tiempo siendo grave y serio, ríe hoy un poco, algo vas a aprender.

No seamos tan duros con nosotros y dejemos que esas emociones que no nos visitan hace tiempo nos muestren lo que tienen para nosotros. Sólo podemos ganar.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
gif Comentario destacado por El Definido
Karin Torres | 2013-04-11 | 17:53
7
Leer este artículo me produjo una emoción de alegría :)
responder
denunciar
apoyar
Yari Lagues | 2013-04-11 | 22:35
3
Personalmente nunca había pensado en eso de "confundir la emoción misma con la explicación que nos damos o los juicios que tenemos sobre ellas", es algo realmente interesante y que creo no ser la única que desconocía eso, porque al decir verdad pocos son quienes piensan el sentido o razón de alguna emoción.

Aunque creo que después de esto me cuestionaré "las emociones" o el cómo me siento frente a determinadas situaciones, que místico esto xD

Saludos
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
JuanJo Lechuga | 2013-04-11 | 23:28
7
Respecto a lo aquí mencionado, creo que en muchas ocasiones se habla ( erróneamente a mi parecer) del "manejo de las emociones". ¿Por qué creo que esto es erróneo? Tal como Alvaro bien señala, las emociones no pueden tener una connotación positiva o negativo, ya que "simplemente son"; son parte de nosotros como seres únicos e individuales... no se pueden replicar en nadie más y surgen de la forma más espontánea.

En lo que sí estoy de acuerdo es en el correcto manejo de las consecuencias y manifestaciones de nuestras emociones. Por ejemplo, es natural que ante ciertos estímulos podamos sentir enojo; y mejor es que podamos expresarlo, ya que es sano y hace ver a los demás que algo nos desagrada. Distinto es si lo manifestáramos destruyendo algo o siendo violentos con la persona que nos provocó esa emoción. Creo que no hay que negar la existencia de la emoción, ni menos ocultarla al público. Solo manifestarla correctamente, para que sea percibida y aceptada como tal.

PD: Sólo a modo anecdótico, en mi pega los clientes esperan siempre que uno sea un "profesional muy serio"; y lamentablemente a veces eso me llega, y me pongo la "máscara" de serio y grave, y a veces hasta pareciera ser que los problemas de mis clientes son también los míos... cuando en verdad me gustaría sacarme la corbata, reirme un rato y decirle "¿sabe qué? ud. tiene un problema, pero no es taaaaaan grave!". Para recordarme que no soy ni la mitad de lo serio que aparento ser, uso calcetines chillones, rayados y de muchos colores (happy socks)... realmente ayudan a reirse un poco de uno mismo y de las profesiones "seriotas".
responder
denunciar
apoyar
Gillda Gutiérrez G. | 2013-04-12 | 13:30
2
Creo que parte de entender nuestras emociones, es ser sincero con uno mismo.
responder
denunciar
apoyar
Gilda; lo que dices es la base. Muchas veces miramos hacia afuera para encontrar respuestas, que alguien nos diga que hacer o como resolver lo que te está pasando, pero la verdad es que nadie sabe más de nosotros que nosotros mismos. Los problemas o conflictos nacen y están en uno, lo bueno es que las respuestas y soluciones también.... gracias por tu aporte y el de Juan José, Yari y Karin
responder
denunciar
apoyar
Si ciertos tipos de emociones causan daño al cuerpo, ¿se podría decir que son malas? Y, si le hacen daño al cuerpo, ¿no sería mejor intentar lidiar con ellas y encontrar una manera de controlarlas o mantenerlas al margen, más que darles rienda suelta y vivirlas una y otra vez? (Por ejemplo, contar hasta diez y respirar hondo cada vez que alguien toca la bocina, en vez de ponerse a espumar por la boca y a gritar mientras se mueve los brazos como un mico.)

Es muy bueno que se hable de estos temas, la parte emocional está muy subvalorada estos días y, de una u otra manera, prima en nuestras vidas.

Esto es lo que me refiero con impacto negativo en el cuerpo:

http://www.circles.cl/wp-content/uploads/da%C3%B1os-del-enojo_mini.jpg
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Sol Kariky | 2013-04-13 | 21:46
4
siempre me he preguntado porque la tristeza es tan crucificada en esta sociedad, nadie te permite vivir tu pena, cuando la sientes mal por x situacion, toda la gente rapidamente te trata de sacar de aquello de manera rapida, si estas triste en el trabajo te catalogan mal, tienes siempre que estar idealmente alegre, esa es la manera mas adecuada, siempre positivo y saben que? a veces me agota poner cara de tony frente a todo el mundo, a veces siento que tengo derecho a estar triste y que me dejen en paz, nadie respeta tus tiempos de duelo porque todos quieren que sea lo menos posible y no se si es un deseo de bonanza porque tu te recuperes o porque a ellos les desagrada e incomoda verte mal.
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2013-04-25 | 17:36
4
Me parece maravilloso el artículo y más maravillosos aún los comentarios de los lectores y lectoras.
Muchas veces seguimos el designio social que hemos aprendido desde niños y no nos tomamos el tiempo para saber porqué cierta emoción aparece en cierto momento. Como hemos aprendido que hay emociones "malas" o poco deseables, se nos ha inculcado que debemos estar mal y que lo mejor es tomar remedios para ocultar el síntoma, pero no nos damos cuenta que la emoción sigue ahí, solo que reprimida y que tarde o temprano aparecerá de alguna manera... posiblemente como una enfermedad física que manifieste nuestro estado emocional.
En nuestra sociedad se valora en extremo el desarrollo intelectual, pero de deja de lado (e incluso se desprecia) el valor de las emociones y su adecuado desarrollo y expresión.
Qué lindo sería ver educadores (en todos los niveles) que incluyeran la educación emocional en sus parámetros de trabajo. Claro que esto se deriva directamente del conocimiento que tengan ellos mismos de sus emociones y de cómo expresarlas sanamente.
responder
denunciar
apoyar
Katherine Jordán | 2013-06-04 | 15:13
0
Si estoy triste, no lo digo ni lo comento, y pongo carita feliz... por qué... facil, porque así nadie te viene a dar consejos de cómo debes llevar tu pena!!! Despues de la guerra todos son generales!!! Rompiste con tu pareja y viene alguien y te dice qué debes hacer... cadauno debe llevar su propia cruz... solo cuentas con quienes están a tu alrededor, en quienes confias, el resto no tiene por qué enterarse de tus penas... después te andan mirando con cara de lástima... No, olvidenlo, las penas las llevo en el alma... más no en el rostro!!!
responder
denunciar
apoyar
eugenia mondaca | 2013-06-27 | 10:53
0
El único problema de esta forma de vivir las emociones es que el cuerpo se puede enfermar de tanto acumular esa falta de integración...
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
eugenia mondaca | 2013-06-27 | 10:59
1
Las emociones, cuando las sentimos intensamente, las reconocemos y le damos su espacio, pasan, se van, las podemos soltar, agradeciéndoles el aprendizaje que obtuvimos de ellas... Recomiendo el libro "Sabiduría de las emociones" de Norberto Levy, un tremendo libro.
responder
denunciar
apoyar
Joaquin Messer | 2013-06-29 | 14:48
0
Creo q el "manejo de las emociones" no es algo en su totalidad erroneo, debemos entender q estamos sometidos a un marco social, ¿Les parecería bn q un presidente de la república chilena estuviera sometido a sus emociones asta el punto de violentar? mi sinceridad es ser qn quiero ser, mas aun de lo q soy y no quedarme en la mediocridad del día a día.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.