venezuela, crisis, economía, negocios, papel higiénico, confort.

Derecho a réplica - "Por qué Venezuela no tiene papel higiénico"

Matías Godoy Mercado realizó una serie de aclaraciones y observaciones sobre la columna del editor de nuestro medio, Marco Canepa, respecto a la crisis económica venezolana. Creemos que merece leerse.

Por Matias Godoy | En: Políticas para todos | 2014-03-12 | 14:56
Tags | venezuela, crisis, economía, negocios, papel higiénico, confort.
Nota del editor: La presente columna de Matías Godoy Mercado fue publicada originalmente en el blog "Políticas para todos" bajo el título "Consideraciones sobre la crisis del confort en Venezuela" y ofrece una serie de aclaraciones valiosas sobre el artículo "Por qué Venezuela no tiene papel higiénico" aparecido en este medio semanas atrás.

Durante los últimos días en las redes sociales se ha viralizado una columna de Marco Canepa titulada ¿Por qué Venezuela no tiene papel higiénico?. Si usted no la ha leído, se sugiere leerla para entender completamente el resto de esta columna. En dicha columna, el autor realiza una explicación cronológica de lo que, para él, han sido las causas principales de esta situación de desabastecimiento, enumerando paso a paso la génesis de esta problemática y dando razones, basadas en postulados de economía básica, que pudiesen contribuir a comprender esta situación. En estricto rigor, su columna muestra síntomas de objetividad política y un profundo foco en la argumentación de tipo teórico-económica

No obstante esta columna posiblemente peca al carecer de profundidad a la hora de hablar del importante rol del Estado en la generación de oportunidades, y quizás pueda ser interpretado como una columna donde se plantean ciertos absolutos no aptos. Veamos.

2 caminos: Blanco o Negro

El autor parte identificando dos caminos hacia la vía de un país desarrollado, con menos pobreza y menos desigualdad. Al primero de los caminos lo llama “el camino tradicional”. Este paso tradicional consiste en fomentar los elementos de cualquier economía: el empleo, la inversión, el mercado laboral, el emprendimiento y políticas sociales focalizadas en la entrega de educación y la capacitación, dando como resultado una mejora de los salarios reales. No puedo estar más de acuerdo en que esta vía es un camino largo, probablemente responsable y fructífero. En el fondo es sugerir que se llene el vaso de a poco y no de golpe, para evitar un rebalse. Bien.

Luego de esto el autor plantea el segundo camino, un camino que llama “el camino fácil”. Aquí comienzan algunas interpretaciones, que por cierto, probablemente se escapan de la intención del autor, pero que merecen ser profundizadas. El camino fácil consiste en la entrega reiterada y desproporcionada de transferencias directas a los ciudadanos, es decir: bonos, subsidios, beneficios sociales en general, lo que podríamos traducir como “entrega directa de dinero”. Al respecto el autor enumera una cronología de una muerte anunciada, resumida de la siguiente manera:

  1. Entrega de bonos, subsidios y beneficios sociales. Esto conllevaría alza en los impuestos e inclusive impresión desproporcionada de dinero. (Nota del Editor: En el artículo original se menciona que dicha entrega era "por sobre los ingresos fiscales")
  2. Inflación, como consecuencia del alza de impuestos y la impresión de dinero extra.
  3. Fijación de precios, para palear la inflación.
  4. Desabastecimiento, alza de costos y futuro desempleo, como consecuencia de la fijación de precios.
  5. Racionamiento y mercado negro.
  6. Expropiaciones. El Estado se haría cargo de las empresas, producto de la inflación, y esto, junto con la baja en el valor bursátil de las empresas, induciría a una fuga de capitales.
  7. Fijación del tipo de cambio para palear, en parte, la fuga de capitales.
  8. Endeudamiento fiscal.
  9. Crisis.

El Estado en tiempos de crisis: EEUU 2008

A mi juicio, noto que el autor, en ningún momento, da pie a que la cronología puede detenerse en alguno de los pasos, sino que más bien, como regla general, indirectamente plantea que si se comienza con la entrega de bonos, subsidios y beneficios sociales a destajo, se terminará en una crisis. Esta es una primera observación que me parece pertinente profundizar. Esto plantea un absoluto. Existe una amplia literatura que defiende y justifica la entrega de bonos, subsidios y beneficios sociales, bajo determinados contextos. 

Por ejemplo, para la crisis subprime desatada en la banca de Estados Unidos, una de las políticas que más pedían los banqueros y políticos era que el gobierno norteamericano, a través de la Reserva Federal, refinanciara a los bancos, a partir de una entrega directa de dinero hacía sus bóvedas. De lo contrario, sostenían, el sistema entraría en un colapso. Muchos han tildado esta situación, que finalmente se produjo, como la “nacionalización de bancos” más grande de la historia, donde el Estado traspasó recursos directos a los bancos para salvar una economía al borde del colapso. Solo con este antecedente de la historia moderna es prudente sugerir que la entrega directa de recursos a veces se justifica, dado el contexto. Así, no pareciese ser adecuado condenar esto en todas las circunstancias.

Más o menos Estado: Contrastes

Una segunda observación es que no existe consenso práctico de que más o menos entregas directas de recursos a los ciudadanos sea la vía eficiente y eficaz hacia la lucha contra la pobreza y un país con igualdad de oportunidades. Está el caso de Argentina, donde una base tributaria que grava los ingresos de las empresas y la entrega de múltiples beneficios sociales en materia de salud, educación y otros, tiene a la economía con importantes síntomas de crisis: inflación, deuda, desabastecimiento, desempleo, mercado negro. No obstante existen países europeos, como Suecia, Finlandia o el caso americano de Canadá, donde la recaudación fiscal a altas tasas pareciese garantizar la calidad y el acceso a servicios básicos fundamentales para el desarrollo de la sociedad. Esta comparativa, sujeta a criticas, pone en entredicho otro de posible absoluto que, de forma más sutil, pareciese plantear el autor al inicio: una perjudicial mayor recaudación tributaria. En lo que yo sí admito consenso, es que un sostenido gasto fiscal, mayor a la recaudación fiscal, trae consigo un endeudamiento perverso que afectará la posición económica-financiera del país en algún minuto. No obstante, no se puede acuñar que una alta tasa de impuestos frene automáticamente la economía. Lo importante es focalizar esa recaudación tributaria, para que no sea regresiva, es decir, que paguen más los que pueden pagar más, para no afectar el bolsillo de las personas que con un sueldo de mercado subsisten a diario (amplia clase media). En este sentido se sugiere prudencia a la hora de fijar impuestos, pero no confundir la prudencia con la ausencia, algo en lo que concuerdo también con el autor.

Venezuela: Algo más que economía

Es así como llego a una tercera parte y final: la reflexión. No se puede atribuir el desabastecimiento de papel higiénico en Venezuela exclusivamente a las decisiones económicas del gobierno. No se puede satanizar la entrega de subsidios y bonos, aunque estas incluso puedan ser desproporcionadas y perdurables. La coyuntura económica mundial y particular así a veces lo exigen. Chile se tuvo que reconstruir de un terremoto y se tuvo que endeudar. Chile entrega una pensión a las dueñas de casa que realizan una labor en la economía no contabilizada en el PIB y eso es una entrega de recursos directa que no ha generado grandes problemas en la economía. Estados Unidos re-financió la banca y quizás evitó un colapso del sistema bancario, inmobiliario, de servicios y productivo a nivel mundial. No se puede caer en absolutos económicos para justificar la crisis de un país. 

De todas formas encuentro coherencia, lógica y una buena cátedra de economía básica en la columna de Marco, que nos ayuda a entender las posibles consecuencias de un extremismo ideológico-económico. Sin embargo me quedo con algunas de las palabras finales del autor como lo más importante de su escrito: “No es Estado o Mercado, ambos caminos no son necesariamente incompatibles. Por el contrario, parecen necesitarse mutuamente.” Concuerdo que la búsqueda de un país con menos pobreza y una mayor igualdad de oportunidades se logre con el tiempo, salvaguardando el crecimiento económico, el emprendimiento, la creación de empleo, la iniciativa privada. Sin embargo, el presente plantea desafíos impostergables que deben ser abordados hoy, aunque con suma cautela.

La idea de esta columna es invitar a reflexionar sobre el importante rol que juega el Estado en materia de redistribución de los ingresos y generación de oportunidades igualitarias. Algunos gobiernos de turno lo harán mejor que otros y viceversa, pero el Estado es un buen redistribuidor de riqueza y el único por natura que lo hace a gran escala. Así también es importante desmentir que una crisis gubernamental y económica se deban exclusivamente al manejo pro Estado de la economía de un país. Es probable que la intención del autor jamás haya sido plantear esto último, y esta interpretación sea propia de alguno de mis delirios, o de la interpretación de personas a través de las redes sociales. No obstante me pareció prudente acotar estas observaciones, sin ánimos de desmentir la columna de Marco, sino que muy por el contrario, profundizar una clara e ilustrativa columna acerca del peligro de tomar decisiones económicas extremas y altamente ideologizadas, como muestra de la irresponsabilidad de algunas autoridades políticas y las posibles graves consecuencias. Sin embargo me gustaría dejar una ventana abierta señalando: Hugo Chavez asumió la presidencia de Venezuela el año 1999, ¿por qué se les acabó el papel higiénico ahora?. Parece ser que hay aspectos adicionales que se alejan de lo económico y que podrían restar un poco de responsabilidad al equipo económico de Venezuela, como la creciente violación a las libertades constitucionales y los derechos humanos, que pesan y no poco en este desabastecimiento y que se atribuyen derechamente al Jefe de Estado y el oficialismo. Eso si que merece una condena absoluta.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Red Professor | 2014-03-12 | 16:11
1
Dos comentarios, derivados de lo mismo: hay aquí una discusión sobre lo que el Estado puede hacer, pero no hay referencia a las razones para hacerlo. Ejemplo: Teniendo claro que el Estado puede aumentar su recaudación de impuestos, ¿por qué debería hacerlo? ¿Basta con notar que existe riqueza en el país para que el Estado quiera "cobrar su parte"? Más importante, ¿para qué?
Otro ejemplo: "El Estado es un buen redistribuidor de riqueza". La idea se plantea en la forma de un axioma, vale decir, una idea que no admite ya argumentación en contrario que sea razonable. Asumiéndola entonces, ¿por qué el Estado tendría que redistribuir la riqueza del país? ¿En qué punto? ¿Cuál sería su objetivo?
El artículo es largo, pero creo que omite centrarse en aquello que es más importante.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-03-12 | 16:11
11
Efectivamente, no fue mi intención señalar que no se puedan subir impuestos o que eso sea necesariamente dañino (si bien tiene un impacto, el beneficio puede ser mayor que el daño).

Tampoco busqué insinuar que no se deban entregar ayudas directas, siempre que sea con responsabilidad y conscientes que también generan incentivos negativos (por ejemplo, en EE.UU. los subsidios a los vehículos norteamericanos llevaron a que las automotrices perdieran el foco en ser rentables y ajustarse a las necesidades de sus usuarios, hasta perder competitividad y luego terminar en la quiebra).

La única afirmación que no comparto, es que no se pueda atribuir la escasez de productos básicos al manejo económico del gobierno venezolano. Ahí creo que SÍ es totalmente responsabilidad de ellos. Ninguna conspiración o boicot puede ser tan transversal y bien ejecutada, como para provocar semejante carencia, sobretodo cuando el Estado está metido en las empresas obligándolas a vender, bajo pena de cárcel.

E incluso si efectivamente existe un boicot, paro o protesta, ocurre justamente porque el Estado mismo ha llevado a los empresarios a una situación tan insostenible e injusta, que buscan derrocarlo.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Isa Ibáñez | 2014-03-12 | 16:24
11
Me encanta que este medio de oportunidades para tener respuestas como esta, respetuosas e informadas, sin caer en descalificaciones ni en el insulto fácil, para tratar de desacreditar (falazmente) al otro. Felicito a Matías por saber dar su opinión de una manera tan madura y clara, demuestra que el nivel de discusión en nuestro país está avanzando. Saludos!
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Marciana Extraterrestre | 2014-03-12 | 16:27
10
A mi parecer la de Marco es una excelente columna, como todos, tendrá sus sesgos, y sus propias percepciones e interpretaciones, por eso debemos siempre ejercitar el pensamiento crítico.
También se agradecen las observaciones razonables de Matías que están expuestas desde la mejor de las posiciones: la que no destruye y plantea el debate.
A ambos se les agradece su trabajo.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Paper Luis | 2014-03-12 | 17:09
9
Mas que las posiciones de ambos artículos, creo que se debe destacar algo que solo he visto en "El Definido": El derecho a réplica, donde se puede pensar diferente sin caer en las grosería ni en la minimización del otro.

Por eso me gusta este sitio, es pluralidad de verdad, es un "Viva la Diversidad"

Saludos
@Paperluis
responder
denunciar
apoyar
V. B. S. | 2014-03-12 | 18:01
4
Ojo, das el ejemplo de USA, USA NO DIO bonos directos a la gente, salvo la banca, es muy diferente cuando regalas lavadoras y refrigeradores (o bonos en el caso de chile), los bancos son el motor de la economia, son quienes otorgan credito y financian la innovacion y emprendimiento, si la banca se cae, hay menos oportunidades, y menos acceso.
En sudamerica tenemos la costumbre de dar bonos, en vez de dar oportunidades, cuando a una familia le das un bono de 50 lucas, no les das nada...
En el caso de paises con altos niveles de impuestos, estoy totalemente de acuerdo, es un modelo que se ha demostrado valido, pero no puede convivir con otros modelos, en todos esos paises, existe SOLO la salud publica, educacion publica, etc, no existen alternativas privadas... si eliges un camino, tiene que ser al 100%, si lo haces a medias, no resulta
responder
denunciar
apoyar
Marcelo Parra | 2014-03-12 | 18:32
4
Sobre el tema de lo famosos bonos existe un dicho:
Regala a un hombre un pez y podrá comer un día...
Enseñarle a pescar y comerá toda su vida.

Saludos... me encanta este sitio- diario.
responder
denunciar
apoyar
Matias Godoy | 2014-03-12 | 21:55
7
Agradezco todos los comentarios expuestos en esta réplica, quizás de una forma especial a aquellas personas que reconocen el ánimo natural de la columna, que no es más que aportar y profundizar a la gran columna escrita por Marco Canepa, que nos ayuda a comprender, desde el punto de vista económico, una de las crisis que afecta a un país vecino.

Sin duda que la discusión sobre el rol del Estado en materia de redistribución de la riqueza queda abierta. No obstante existe una amplia evidencia empírica que sugiere que el Estado puede llevar a cabo un rol importante en esa búsqueda. Ahora bien, a nivel teórico, la discusión se acota más. Habrá que ver bien que pesa al final del día, si la teoría o la práctica.

Me gustaría finalmente sumarme a aquellas voces que reconocen, aprueban e inclusive aplauden la mirada transversal de este medio, El Definido. Recibí con profunda alegría la petición de publicar a través de esta página mi réplica y no tengo más que palabras de gratitud y reconocimiento a dicha acción, especialmente a Marco, quien además de respetar íntegramente el escrito, muy gentilmente enlazó mi blog personal. Aprovecho de dejarlos invitados a futuras columnas que pueda escribir en mi blog personal "Políticas para Todos" (http://politicasparatodos.wordpress.com) y por supuesto a este medio.

Este tipo de columnas, la de Marco, la mía, nos ayudan a debatir, pero más que eso, a reflexionar sobre problemas vecinos y las lecciones que como chilenos debemos responsablemente concluir para salvaguardar un objetivo importante: la búsqueda de una mejor calidad de vida a través del crecimiento económico con una marca igualdad de oportunidades para Chile, nuestro país.

Muy atento a futuros comentarios. Gracias El Definido.

Saludos
@matiasgodoy
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Oscar Hernández | 2014-03-13 | 11:19
4
Son pocos los foros de opinión que permiten dar a conocer las réplicas y objeciones surgidas de sus artículos más populares, ponerlas a consideración de los lectores y evaluar los alcances de cada frase escrita en ellos.

EL DEFINIDO se ha caracterizado por preservar la linea de la libre opinión, siempre haciendo énfasis en fomentar las noticias positivas, útiles para sus lectores, abrir espacios para la reflexión y donde todos los participantes son conscientes de tener tan solo una parte de la verdad, y no la verdad absoluta como suele pasar muy a menudo en otros espacios informativos.

Por eso me gusta EL DEFINIDO, porque es un espacio dinámico, fresco, honesto con sus alcances, sus principios, pero sobre todo con sus fieles y crecientes lectores.
responder
denunciar
apoyar
Rodri go | 2014-03-18 | 10:28
0
Buenísimo =)
responder
denunciar
apoyar
Claudio Pavez | 2014-03-20 | 15:42
0
Esto es de lo mejor.

Me gusta, me motiva y me informo. Me da rabia, empatizo y rivalizo con ideas y personas (lo siento pero me cuesta no apoyar a Juanelo).

Ojala se le de otra oportunidad a este artículo y lo puedan poner de nuevo en la portada. Concuerdo con todos que el derecho a réplica es la guinda a la torta de este sitio que se ha convertido en mi favorito.

La motivación que dije es para poder proponer una columna que sea publicada. Consideraría un honor estar en un sitio donde se publican noticias, informaciones y buenas ideas, por lo mismo no es fácil estar a su altura.

Saludos y gracias una vez más por El Definido.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.