Para que este misterio sea revelado a todos, ¡comparte!
46.2K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 50.000
arqueología, ciudades, historia
Imagen: Rodrigo Avilés

4 ciudades perdidas que han sido recientemente descubiertas

La tecnología ha hecho que la arqueología avance, y hoy podemos ver y descubrir lo que entes estaba vedado a nuestros ojos. Tres de estas cuatro ciudades son la evidencia de ello… la cuarta es producto de la confianza de un hombre en su intuición.

Por María Jesús Martínez-Conde | 2018-02-26 | 17:19
Tags | arqueología, ciudades, historia
Relacionadas

*Esta nota fue publicada originalmente en 2018.

Nada fascina más a la gente que las ciudades perdidas. Hay algo en ellas que nos atrae como las moscas a la miel; como si pudiésemos encontrar en sus muros derrumbados o en sus herramientas abandonadas a medio camino, algunas respuestas sobre el misterio de la vida.

En 2018, dos magníficas ciudades perdidas fueron descubiertas en Latinoamérica gracias a los avances de la tecnología, una en México y otra en Guatemala. Como nos encanta develar misterios y sabemos que no son las únicas que han salido a la luz en el último tiempo, en El Definido buscamos aquellas que más han despertado la curiosidad de todos.

La megalópolis maya que se tragó la selva

El año pasado fue revelado uno de los descubrimientos arqueológicos más grandes en torno a la cultura maya: un conjunto urbano de más de 60 mil casas, palacios y hasta carreteras elevadas que la selva se había devorado. ¿Cómo pudieron los arqueólogos detectarlo entonces?

Gracias a una tecnología de punta llamada LiDAR (Light Detection and Ranging), que permite calcular la distancia entre un emisor láser y un objeto distante. Así, tal como los murciélagos emiten sonidos e interpretan su eco para saber cómo es su entorno en la noche, LiDAR ha permitido escanear la selva guatemalteca y así distinguir una imagen tridimensional coincidente con ruinas mayas (y no solo aquí, también en Honduras se hizo recientemente un alucinante descubrimiento de otra ciudad perdida usando LiDAR).

La zona que mapearon se encuentra dentro de la Reserva de la Biósfera Maya en la región de Petén, en Guatemala, y el hallazgo poco a poco destierra la idea de que en Centroamérica existieron ciudades dispersas y poco pobladas. Al contrario, sugiere que hace unos 1.200 años, la civilización de esta zona era comparable a la antigua Grecia o China.

Mapeo de la ciudad. National Geographic.

"Hemos tenido la presunción occidental de que las civilizaciones complejas no pueden florecer en los trópicos, pues allí es donde las civilizaciones van a morir", señaló Marcello Canuto, arqueólogo de la Universidad de Tulane y explorador de National Geographic. "Pero con la nueva evidencia basada en LiDAR en Centroamérica y Angkor Wat (Camboya), debemos considerar que las sociedades complejas pueden haberse formado en los trópicos y desde allí avanzar hacia afuera".

¿Cómo era esta ciudad? Existían carreteras elevadas que conectaban los distintos centros urbanos con canteras de las que se abastecían, para así permitir el paso de las personas incluso en temporada de lluvias y sobre pantanos.

También contaban con complejos sistemas de irrigación en terrazas para alimentar a la gran masa de trabajadores que construyeron la urbe, además de canales, diques y embalses. La urbe tenía muros de defensa y fortalezas para protegerse de los enemigos. Y esta sólo era una diminuta porción de la extensa civilización maya que cubría Centroamérica, la que tenía una superficie que correspondía al doble de la Inglaterra medieval y alojaba, aproximadamente, a 10 o 15 millones de personas.

A causa de la densidad de la vegetación del área, las excavaciones son complejas; basta con imaginar que, pese a décadas recorriendo estos bosques, nunca un experto se había topado con las ruinas. Es por eso que esta tecnología es tan relevante para los profesionales del futuro.

Angamuco, el “Manhattan mexicano”

El segundo gran descubrimiento arqueológico del año pasado en América Latina, sucedió en México y se debió también al uso de LiDAR. Si bien la cultura azteca ha sido por años la más estudiada y popularmente conocida del país, resulta que este hallazgo devela que sus más acérrimos enemigos, los purépechas, contaban con la ciudad mexicana más grande conocida durante el período (posiblemente mayor que Tenochtitlán, la capital azteca).

Hace unos diez años que los arqueólogos e historiadores mexicanos sabían que al oeste del país existía un mundo inexplorado, perteneciente a la cultura purépecha. Sin embargo, las limitaciones tecnológicas les impedían conocer a ciencia cierta de qué se trataba. Afortunadamente, a partir de 2011 comenzaron a utilizar LiDAR y recién este año dieron a conocer el gran descubrimiento: 40 mil edificios en una superficie de 26 kilómetros cuadrados, ¡tantos como los que alberga Manhattan!

Mapeo de la ciudad. Chris Fisher

La ciudad de Angamuco, como se ha llamado al complejo urbano, era el doble de grande que Tzintzuntzan -capital del imperio purépecha- y se cree que albergaba a unas 100 mil personas. Contaba con una arquitectura compleja, viviendas, pozos, caminos y lugares ceremoniales, pero extrañamente las pirámides y las plazas abiertas –usualmente ubicadas al centro de las urbes- se encontraban en las afueras de la ciudad.

Aunque aún las excavaciones son muy preliminares, ya se han cubierto cuatro kilómetros y descubierto 7 mil objetos arqueológicos.

El primer imperio de la historia en el límite del Estado Islámico

¿Se han preguntado alguna vez cuál fue el primer imperio de la historia? Sí, en el colegio aprendimos que la primera civilización, la sumeria (3.100 AC.), surgió dentro del área de Mesopotamia, y fue esta misma la cuna que vio nacer al primer imperio de la humanidad: el acadio (siglo 2.300 AC.). Ahí, entre el Tigris y el Éufrates, empezó todo.

Obviamente los investigadores saben esto hace muchísimos años, pero el descubrimiento de este nuevo asentamiento en 2013, fue una novedad.

Resulta que en 1975, en el Kurdistán iraquí, fue encontrada una estatua de cobre perteneciente a un palacio del rey dios acadio Naram-Sin, cuarto rey del imperio. La figura fue conocida como la estatua Bassetki, en honor al pueblo en que fue hallada mientras se construía una carretera. Para los arqueólogos este hallazgo era un enigma, pues en la alejada zona no se habían descubierto asentamientos. Sin embargo, ahora se ha podido resolver el misterio.

En 2016 y a partir de los hallazgos realizados durante la reconstrucción de la antigua carretera, arqueólogos de la Universidad de Tubinga (Alemania) comenzaron las excavaciones de esta gran ciudad de la Edad del Bronce, un yacimiento que fue establecido alrededor del año 3.000 AC. y estuvo activo durante 2.100 años.

La urbe contaba con murallas defensivas que la rodeaban y ya se han encontrado tabletas de arcilla con escritura cuneiforme (la más antigua forma de escritura existente) que indican la existencia cercana de un templo dedicado al dios del Tiempo. Al usar mediciones de resistencia geomagnética (un método que permite saber qué hay bajo la tierra sin excavar), también se ha descubierto una gran carretera, viviendas, un palacio y un cementerio en las afueras.

Excavaciones. CNN.

En total, una ciudad de más de un kilómetro de largo y 500 metros de ancho, conectada mediante carreteras con otros centros urbanos del área de Mesopotamia y Anatolia, considerando que el imperio acadio se extendió hasta el Líbano y la costa mediterránea, controlando también el comercio en el Golfo Pérsico. Esta excavación es una prueba más de la magnitud del imperio.

Lo increíble de todo esto, es que el sitio de excavación se encontraba a sólo 45 kilómetros de los territorios controlados por ISIS, pero no tuvieron problemas porque la seguridad de los profesionales fue resguardada en todo momento.

El peajista que descubrió una ciudad medieval en Gales

Stuart Wilson era un peajista que a costa de su trabajo había logrado ahorrar 32 mil libras (más de 26 millones de pesos). Muchos podrían pensar que el dinero estaba destinado a una casa, pero no: se compró 18,6 hectáreas en la frontera de Gales con Inglaterra, un campo que para muchos no tenía gran valor.

“Resultó ser la mejor decisión de mi vida. No me arrepiento de nada", señalaba en 2017, cuando el gran descubrimiento que ya presentía se hizo realidad: una ciudad justo bajo sus pies.

Todo comenzó en 2002, cuando un agricultor de la zona se dirigió a la Sociedad Arqueológica de Monmouth para mostrar los restos de cerámica que había encontrado en madrigueras de topo. Resulta que estos animales subterráneos arrastraban los restos de una civilización perdida, pero los profesionales eran escépticos respecto a ello.

Hace varios años que los arqueólogos e historiadores estaban en busca de la ciudad normanda de Trellech, justamente bajo los cimientos de lo que actualmente es el pueblo de Trellech. Pero nadie había supuesto que sus antiguos habitantes la habían fundado algo más alejada, en parte, bajo el campo que hoy pertenece a Wilson. Cuando el peajista supo lo que estaba sucediendo con los topos, fue al lugar, echó un vistazo y encontró los restos de lo que creyó que era una pared antigua. Y se gastó las lucas sin dudar, ¡porque el campo estaba a la venta!

Durante los últimos 15 años, él y un grupo de voluntarios compuesto por algunos estudiantes de arqueología, han trabajado para desenterrar lo que él creía que era Trellech. Y después de años de ser rechazado por la academia, por fin en 2016 fue invitado a contar su experiencia a la Sociedad Arqueológica de Cardiff.

Excavaciones. Wales News Service

Hoy se centran principalmente en la excavación de lo que es una casa solariega rodeada por un foso, pues la calle principal del antiguo Trellech pasaba por su campo. Esta vivienda cuenta con dos grandes salas, un patio y un pozo que tiene pedazos de madera, hueso y cuero. Además, han detectado artículos de cocina, restos de chimeneas y desagües, y señalan la presencia de otros ocho edificios.

Sin embargo, el equipo estima que lo excavado corresponde sólo al 0,1% del total de la antigua ciudad medieval, que probablemente estuvo habitada por 10 mil personas, un cuarto de la población de Londres en la época. Fue fundada a fines del siglo XIII por la familia Clare, un clan de caballeros normandos que produjeron hierro de forma masiva para abastecer al ejército, lo que acabó desarrollando el centro industrial de manera explosiva, en sólo 25 años.

Hoy atienden a turistas ofreciendo la oportunidad de ser “arqueólogo por un día” o quedarse varias jornadas ayudándoles e informándose sobre lo que fue este centro urbano. Y aunque tiene detractores del gremio de arqueólogos que aseguran haber descubierto el área antes y que lo de Wilson es sólo un show mediático, el ex peajista continúa con su trabajo, asegurando que es el sueño de su vida.

¿Conoces alguna ciudad antigua, recientemente descubierta?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.