Si te interesó, ¡comparte!
38.3K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 40.000
luna, tierra, espacio, astronautas, apolo, alunizaje
Imagen: César Mejías

Los otros viajes a la Luna, ¿cuántas veces hemos pisado nuestro satélite?

Se conoce la historia del Apolo 11 y la épica hazaña de Armstrong, ¿pero cuántas misiones tripuladas han alunizado? Seis misiones Apolo lo hicieron y cada una de ellas tuvo sus héroes, éxitos, fracasos y curiosidades. Aquí te las contamos.

Por María Jesús Martínez-Conde | 2017-01-31 | 17:24
Tags | luna, tierra, espacio, astronautas, apolo, alunizaje
Relacionadas

¿Te lo perdiste? Regularmente republicamos contenidos vigentes que pueden resultarte interesantes.

El 27 de enero pasado se cumplieron 52 años desde el fracaso que significó para la Nasa la tragedia del Apolo 1. La carrera espacial por llegar a la Luna había comenzado, y Apolo 1 sería la primera misión tripulada en alunizar, sin embargo, un incendio imprevisto en una de las pruebas de despegue, acabó asfixiando a los astronautas que tenían asignada tan importante misión. Habría que esperar aún varias misiones para lograr este cometido, cuando Neil Armstrong, a bordo del Apolo 11, daría dar su primer paso sobre este terreno desconocido.

Pero, ¿fueron Amstrong y su pandilla los únicos? ¿Hubo más misiones tripuladas a la Luna después de Apolo 11? Sí, el ser humano ha pisado nuestro romántico satélite en cinco ocasiones más, pero pocos hablan de sus viajes, sus éxitos, sus fracasos y sus curiosas historias. La Unión Soviética estuvo a punto de lograrlo, pero sólo enviaron misiones no tripuladas (antes que Estados Unidos); nunca llegó un soviético a posar sus botas sobre el polvo lunar.

Esta es la historia de las seis misiones tripuladas que han llegado a la Luna, todas ellas organizadas por la Nasa, llamadas Apolo y comandadas por Estados Unidos.

Apolo 11: “Un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad” (1969)

El Programa Apolo, organizado por Estados Unidos en el marco de la carrera espacial frente a la Unión Soviética, se desarrolló durante la década de 1960 y tuvo uno de sus grandes momentos con su misión número once: por fin una misión tripulada pisaba la Luna. Las misiones anteriores habían logrado orbitar el satélite, tomar fotografías y transmitir imágenes desde el espacio, pero aún ningún astronauta había descendido a la superficie lunar.

El 20 de julio de 1969 se logró la hazaña, mientras 600 millones de espectadores alrededor del mundo estaban pegados a las pantallas de sus televisores viendo, en directo, cómo Neil Armstrong lanzaba aquella memorable frase (que probablemente había ensayado muchas veces frente al espejo): “Este es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”. Y su bota en el piso de polvo fino.

¿Qué se hizo en esta misión? Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Aldrin, a bordo del cohete Saturno V, viajaron 380 mil kilómetros hasta llegar al satélite. Sólo Aldrin y Armstrong descendieron, pues Collins se quedó orbitando, apoyando sus maniobras. Caminaron sobre una zona llamada Mar de la tranquilidad, de una enorme desolación y caracterizada por ser una extensión de fina arena y roca. Clavaron la bandera de Estados Unidos, hablaron en directo con el presidente Nixon y caminaron durante una hora. Recogieron 20 kilos de muestras, tomaron fotos y dejaron sobre la superficie varios artefactos: un instrumento para medir y detectar el viento solar, un reflector de rayos láser y un sismógrafo.

Apolo 12: sorteando rayos durante el lanzamiento (1969)

Lo más difícil ya se había logrado, pero había que continuar investigando. A finales del mismo año, en noviembre, fue lanzada la segunda misión tripulada a la Luna, Apolo 12, en un día nublado y lluvioso. La fricción del cohete mojado con el aire provoco un rayo que desactivó el computador a bordo, dejando a la tripulación navegando peligrosamente a ciegas por el espacio. Y no sólo eso, un segundo rayo desactivó los indicadores de altitud y los giroscopios, por lo que el desastre podría haber sido total. Sin embargo, un joven ingeniero de la Nasa, de sólo 26 años, recordó que en uno de los ensayos había sucedido un problema similar: “pongan el botón SCE en auxiliar”, les indicó, salvando la vida de Charles Conrad, Richard F. Gordon y Alan L. Bean.

Descendieron en una zona de la Luna llamada Océano de las tormentas, un lugar de suelo áspero y distinto al de la anterior misión. Estuvieron siete horas y media caminando en una superficie de medio kilómetro, recogiendo muestras de hasta 40 centímetros por debajo de la superficie, realizando experimentos y tomando fotos.

Apolo 14: ¿golf lunar? (1971)

Sí, Apolo 13 (1970) existió (mira esta película protagonizada por Tom Hanks), pero el alunizaje fue abortado debido a la explosión de un tanque de oxígeno dos días después del despegue. La tragedia fue grande y el susto que pasó el mundo y los tres tripulantes a bordo queda claro en la película. Afortunadamente, estos tres astronautas llegaron sanos y salvos a la Tierra.

El principal objetivo de Apolo 14 fue explorar la región lunar del cráter Fra Mauro, y que los astronautas desarrollaran una serie de habilidades que les servirían en futuras misiones. Ya en la superficie, los tripulantes tomaron muestras de rocas y suelo lunar (42 kilos), sacaron fotografías de alta resolución, buscaron en qué otros sitios se podía aterrizar en otras misiones y ensayaron formas de comunicarse con la Tierra.

Una de las pruebas interesantes que se realizaron, fue el choque del cohete Saturno V contra la superficie y la detonación de 13 cartuchos explosivos, para conocer mejor las capas inferiores de la roca. En total, permanecieron 33 horas y media sobre la Luna.

Pero la imagen de Apolo 14 que para todos quedó en la retina, fue la del astronauta Alan Shepard jugando golf sobre la superficie lunar. Ante la atónita mirada de los espectadores, Shepard había llevado un palo de golf en la nave y, cuando nadie se lo esperaba, comenzó a golpear rocas lunares mientras recolectaban muestras. Un poco de humor y distensión nunca está de más, incluso en la Luna.

Apolo 15: el vehículo lunar hace su estreno (1971)

Apolo 15 marcó una diferencia grande respecto a sus antecesores, pues fue la primera misión en que los tripulantes utilizaron trajes presurizados más equipados y, aún más importante, se contó con un vehículo lunar todo terreno para explorar la superficie (Lunar Roving Vehicle). Gracias a ambas innovaciones, David Scott y James Irwin permanecieron en la Luna durante casi tres días, recorriendo 28 kilómetros, conduciendo el vehículo y desplegando en la superficie una gran cantidad de instrumentos científicos. Esta misión trajo a la Tierra 77 kilos de rocas, recorrió el cráter Saint George y la cima de la garganta de Hadley, y logró orbitar la Luna 174 veces, algo antes impensado.

Una curiosidad dentro de la misión, fue el homenaje que uno de los astronautas, David Scott, hizo al científico Galileo Galilei durante su estancia en la Luna. Para demostrar la veracidad de sus teorías, realizó una demostración en directo por televisión: “Una de las razones por las que pudimos llegar aquí es gracias a que hace mucho tiempo, un caballero llamado Galileo hizo un descubrimiento muy significativo sobre la caída de objetos en campos gravitatorios, y qué mejor lugar para confirmar sus hallazgos que en la Luna”. Entonces dejó caer simultáneamente sobre la superficie lunar, un martillo de geólogo y una pluma de halcón. ¡Ambas cayeron a la vez! “Lo que prueba que el señor Galileo tenía razón en sus conclusiones”, añadió.

Apolo 16: una foto familiar sobre la Luna (1972)

El hombre que durante más tiempo ha caminado sobre la superficie lunar es Charles Duke, quien formó parte de la misión Apolo 16, la penúltima tripulada en llegar a la Luna. A esta misión pertenecen las controvertidas imágenes en que, algunos presumen, se visualiza un ovni, aunque otros dicen que probablemente se trate de un reflejo. ¿En qué consistió Apolo 16?

La misión se posó en las llanuras del cráter Cayley y mantuvo a su tripulación en la superficie lunar durante más de once días, recolectando casi 96 kilos de muestras de suelo, gracias al uso del vehículo lunar. Montaron una estación científica llamada ASLEP y tomaron más de 14 mil fotografías con cámaras especializadas. Sin embargo, hubo pruebas que pretendían concretarse pero fracasaron, como el estudio de flujo térmico y las pruebas sísmicas. Thomas K. Mattingly, quien piloteó el módulo mientras sus compañeros estaban en la superficie, logró también tomar impresionantes capturas que, más adelante, ayudaron a cartografiar el satélite.

Uno de los hitos por los que Apolo 16 se conoce, es porque Charles Duke decidió dejar un recuerdo de su familia sobre la empolvada superficie lunar. “¿Les gustaría ir a la Luna conmigo?”, preguntó a sus hijos, y luego se tomó una legendaria foto familiar, que llevó en su travesía espacial. Cuando llegó al satélite, escribió en su reverso: “Esta es la familia del astronauta Charlie Duke del planeta Tierra, que aterrizó en la luna el 20 de abril de 1972”, y dejó el retrato sobre el suelo, como testimonio de su hazaña.

Aunque se cree que la foto de Duke debe estar en muy mal estado, pues esa zona de la Luna alcanza los 200 grados Celsius, su gesto humanizó la misión y sacó un “awww” generalizado en la Tierra.

Apolo 17: la última vez que el hombre pisó la Luna (1972)

La Nasa innovó en su último lanzamiento rumbo a la Luna, pues lo hizo de noche, y el viaje se realizó sin contratiempos. Los tripulantes alunizaron sobre un valle conocido como Taurus-Littrow, y estuvieron tres días sobre la Luna, recogiendo más de 110 kilos de material. Cernan y el geólogo Harrison Schmitt tuvieron la misión de recorrer casi 36 kilómetros de superficie lunar sobre el vehículo, mientras Roland Evans permaneció en órbita. Finalmente, establecieron la jornada de trabajo más larga que el hombre ha hecho sobre la Luna: siete horas y 37 minutos.

Antes de iniciar su viaje de retorno a la Tierra, ambos astronautas dejaron una placa conmemorativa en la que se lee: “Aquí el hombre completó sus primeras exploraciones de la Luna. Que el espíritu de paz con el que hemos venido se refleje en las vidas de toda la Humanidad”. A causa de la nula erosión que hay en nuestro satélite, se cree que esta placa perdurará intacta a lo largo de milenios.

Además, fue en esta misión cuando se tomó una de las fotos más icónicas de nuestro planeta, conocida como La canica azúl.


NASA

Esta sorprendente imagen de la Tierra, captada durante el viaje de ida hacia el satélite, revela la zona que se extiende desde el mar Mediterráneo hasta los hielos antárticos. Sus vibrantes colores, la pureza del mar azul, la abundante atmósfera llena de nubes que rodean y protegen la fosforescente esfera, nos recuerdan día a día la riqueza y la importancia de cuidar nuestro lugar en el universo.

Cuando Eugene Cernan, el último hombre que pisó la Luna, dio su último paso sobre el satélite en 1972, estaba seguro que pronto otros seres humanos pisarían ese suelo y dijo: “Nos vamos como vinimos y, si Dios quiere, como volveremos, con paz y esperanza para toda la humanidad. Que Dios acompañe a la tripulación del Apolo 17”. Sin embargo, en 45 años ninguna misión tripulada ha vuelto a alunizar.

¿Y por qué no fuimos nunca más a la Luna?

La exploración lunar no ha finalizado, sin embargo, los viajes tripulados por parte de la NASA ya no se realizan y hasta el momento ninguna otra agencia o país lo ha hecho.

"Ya en este siglo, las sondas automáticas han permitido levantar mapas de alta resolución de toda la superficie lunar y su composición química, se ha estudiado su tenue atmósfera, su gravedad, etcétera", indican en El País. La tecnología ha hecho innecesaria las visitas humanas.

Hoy por hoy es Marte el destino popular, pero tal vez cuando se haga necesaria la instalación de bases astronómicas permanentes en la superficie lunar o se quieran utilizar sus recursos (esperemos que con recato), puede ser que el los seres humanos volvamos a invertir dinero y esfuerzo para pisar nuevamente esa brillante esfera que aparece por las noches.

¿Te gustaría que el ser humano volviese a pisar la Luna?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Guillermo Pandelara | 2017-02-01 | 10:07
7
Muy interesante artículo, ojala se venga otro con las sondas más importantes que se han enviado al espacio y sus respectivos descubrimientos.

Saludos!!
responder
denunciar
apoyar
Excelente, lo tomaremos en consideración, gracias por la propuesta!!
responder
denunciar
apoyar
Daniel Del Pino | 2017-02-02 | 10:18
2
Me gustó mucho. Y buena idea la del amigo arriba.
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Vergara | 2017-02-04 | 02:11
1
Interesante, porque después de haber pisado la luna, para muchos terminó ahí, yo no tenía idea de la cantidad de veces que se ha pisado el satélite. También apoyo al cro. de arriba, podría haber un recuento de la carrera espacial (que ganó la URSS: primer satélite en el espacio, la primera perra en el espacio, el primer hombre en el espacio, la primera mujer en el espacio, la primera estación espacial, etc.) sobre los logros que ha tenido la humanidad sobre la exploración espacial.
responder
denunciar
apoyar
Gracias Gonzalo! Se nota que el tema entusiasma, así que tomaremos en consideración sus propuestas.
responder
denunciar
apoyar
Matias Infante | 2017-02-06 | 10:17
1
Buenísimo María Jesús, siempre había tenido la duda sobre la cantidad de personas que habían ido a la duda, y la hollywoodización de esta historia.

Impresionante cómo se ha hecho parte de la cultura popular eso de 'estar en la duda'.

Felicitaciones por el artículo!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.