Si te conmovió esta técnica, ¡comparte!
35.9K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 40.000
Japón, arte, cultura oriental, cicatrices, reparación, filosofía
Imagen: Kintsugi

Kintsugi: el arte japonés que repara lo dañado enalteciendo las imperfecciones

Si se rompe un plato, una fuente o un jarro de cerámica, los japoneses, en lugar de botarlo a la basura; lo unen con esta técnica ancestral y además pintan de oro las grietas para destacar las imperfecciones. Lo que logran es tan lindo como la filosofía que está detrás.

Por Macarena Fernández | 2019-05-09 | 11:00
Tags | Japón, arte, cultura oriental, cicatrices, reparación, filosofía

¿Te lo perdiste? Regularmente republicamos contenidos vigentes que pueden resultarte interesantes. Esta nota fue originalmente publicada el 31 de marzo de 2016.

En Occidente y en casi todo el mundo en realidad, hace ya mucho tiempo que estamos viviendo la cultura de lo desechable. Todo objeto tiene una vida útil con fecha de caducidad o tecnologías que sólo duran por un período determinado, ya que si se echan a perder, encontrar un repuesto o alguien que lo repare, es como encontrar una aguja en un pajar, porque o el producto ya está descontinuado o simplemente cuesta mucho más caro arreglarlo que comprar uno nuevo.

Poniéndonos más analíticos, se dice que lo mismo está pasando con las relaciones en las nuevas generaciones. Hoy, las personas estamos cada día más individualistas y cuesta que nos demos el tiempo de arreglar problemas, de lograr consensos, y a pesar de eso, estamos en la época de los antidepresivos, de eternas horas en el diván, de gimnasios repletos y de cirugías plásticas por montones. Y nos llama la atención y nos cuesta entender cómo nuestros abuelos conservan sus mismos muebles y objetos desde hace más de 40 años, a los que tienen un gran apego sentimental, o el cómo logran matrimonios eternos.

En resumen, hoy en Occidente, más vale maquillar, operar o eliminar de alguna forma cualquier tipo de imperfección, ya sea sicológica, física, relacional o material. Así es, en Occidente, porque en Oriente, la cultura es diferente. O al menos lo era hasta la llegada de la modernidad, aunque notables ejemplos de su sabiduría siguen presentes en la cultura actual. Un ejemplo de esto es el Kintsugi: un arte milenario japonés que consiste en restaurar una pieza que se ha roto, agrandando incluso la fractura con oro, plata o platino para enaltecer las cicatrices. Y más allá de un arte, es una filosofía oriental.

Lo dañado tiene una historia digna que contar

Kintsugi (金継ぎ) en español significa carpintería de oro. Y la técnica, como mencionamos antes, consiste en arreglar fracturas de cerámica con barniz de resina mezclado con polvo de oro, plata o platino. Y como pueden ver, el resultado es maravilloso y el objeto adquiere inmediatamente una apariencia mucho más atractiva, además de volver a ser útil.

Pero esta técnica cuenta con una intención más allá de la estética y utilidad. Los japoneses plantean que las roturas o los daños cuentan una historia particular, y esto lo hace único, especial, más fuerte y hermoso, porque lo convierte en un “guerrero del camino”, por lo que las cicatrices del objeto deben enaltecerse y mostrarse en lugar de ocultarse, para manifestar así su historia y transformación.

Este arte no trata de arreglar los defectos, no intenta perfeccionarlos, simplemente vuelve a convertir la pieza rota en algo completo. Celebra la dialéctica de la totalidad y la fragmentación, la idea de que la auténtica belleza está compuesta por ambas, es decir aquello que se ha roto siempre puede ser más fuerte.

Creen que no es suficiente reconocer las heridas, sino que es necesario aprender a sanarlas con dedicación y cariño, realizando un trabajo interior que nos permita celebrarlas y/o olvidarlas.¿Qué lindo no?

¿Cuándo y cómo nace el Kintsugi?

La historia del kintsugi se remonta a finales del siglo XV, cuando el shōgun, Ashikaga Yoshimasa envió a reparar a China, dos de sus tazones de té favoritos. Los tazones volvieron reparados pero con unas feas grapas de metal, que los volvían toscos y desagradables a la vista. El resultado no fue de su agrado, así que buscó artesanos japoneses que hicieran una mejor reparación, dando así con una nueva forma de reparar cerámicas, lo que rápidamente se convirtió en arte.

Y defienden positivamente la clásica frase, que en Occidente vemos como negativa: lo que se rompe una vez, por más que se repare, jamás quedará igual. Y si bien es cierto, la cultura oriental cree y demuestra con esta técnica que, si bien ese cambio es irreversible, con trabajo y dedicación, este siempre es para mejor.

Además, al reparar las cerámicas con esta técnica, el objeto queda mucho más fuerte que antes y es bastante más difícil que se vuelva a romper, porque los materiales que se usan son finos y de larga duración. Y por otro lado, su valor también aumenta. Una linda metáfora que se vuelve literal con el kintsugi y que como bien dijo Ernest Hemingway: “El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos”.

¿Conservas algún objeto roto?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Arturo B. | 2016-04-01 | 09:09
4
Me encanta el kintsugi. Aprendí del mismo hace ya algunos años y su filosofía me encantó. Es algo símil a lo que me pasa cuando la gente no quiere reconocer su edad, o sus arrugas... como si estas fueran malas por un supuesto "estándar social de belleza". Admiro a las personas que portan sus cicatrices, arrugas y edad con orgullo, recordando que cada una de ellas es recordatorio de lo que han sido y vivido, y de la experiencia que han ganado en el camino. De la misma forma, los objetos se ven preciosos con el arreglado del kintsugi que destaca el que a pesar de fragmentarse en un minuto, no se desintegraron... Y que con ayuda pueden volver a ordenarse. Lo mismo que para nosotros.

Abrazo!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2016-04-01 | 12:03
2
No sé por qué, pero como que me conmovió este artículo :) Gracias, Maca.
responder
denunciar
apoyar
Macarena Fernández | Colaboradora | 2016-04-01 | 14:59
1
awww debe ser por tu espíritu japo que llevas dentro Marc!
responder
denunciar
apoyar
mistral verdejo | 2016-04-04 | 03:01
0
lo único roto que he conservado fue una relación.
por cierto,bonito arte
responder
denunciar
apoyar
Alejandra Cordero | 2016-04-04 | 03:04
0
...no conozco mucho este arte...pero me crié en el campo y la creencia popular dice que es mala suerte arreglar objetos que se han quebrado!!!! Sip háganos mi mea culpa ....yo los tiro a la basura....bueno al menos es vidrio así es que se va al reciclaje!!!
responder
denunciar
apoyar
Betsabe Salazar | 2016-04-04 | 17:50
0
peluches...tengo todos los peluches de cuando era niña, incluso los que alguna vez le pasamos a mi perrita para jugar, todos parchados, algunos con botones en vez de ojos, algunos reconstruidos totalmente...un poco de hilo algo de tela, unos botones y vuelven a ser lindos para apapachar, siempre digo yo reciclo peluches XD...

también los adornos por lo general trato de recomponerlo...pero con 6 gatitos en casa y dos manos zurdas es difícil hacer mucho
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Melo | 2016-04-05 | 11:55
0
Toda mi vida he reparado cosas... a menos que, por las características del daño, no se pueda reparar, simplemente no soporto ver algo que se puede reparar, irse a la basura.
responder
denunciar
apoyar
Qué lindo Maca, la frase final es el broche de oro!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.