cine, Una Mujer Fantástica, panorama, transexual, cine chileno
Imagen: Una Mujer Fantástica

Una Mujer Fantástica: la película que todo Chile debería ver

Ganó el Mejor Guión en el Festival de Cine de Berlín, la ovación de la crítica local e internacional; y también nuestro corazón. Dirigida por Sebastián Lelio y con la actriz Daniela Vega como heroína y alma de una historia sobre el amor y la tolerancia en el Santiago de hoy. Bella, fuerte, ondera, única. Aquí las razones que Andrés “Chaya” de Nerdix.cl nos da para hacer de esta imperdible, una obligación.

Tags | cine, Una Mujer Fantástica, panorama, transexual, cine chileno
Relacionadas

La cinta de Sebastián Lelio, protagonizada por Daniela Vega, representará a Chile y buscará lograr una nominación en la categoría mejor película extranjera del Oscar y mejor película iberoamericana del Goya.

En 1967, una joven, pero ya potente Aretha Franklin lanzaba el single “(You make me feel) A Natural Woman” (Me haces sentir una mujer natural) que la llevó a la cima. Cincuenta años más tarde, Marina Vidal (Daniela Vega) tararea y escucha esta misma canción manejando un auto que siendo casi suyo por sentido común, debe devolver. Sobre una mujer que es querida, segura y que cuenta con el apoyo de un compañero que la hace sentir única, trata la canción de la renombrada intérprete. Sobre esto, y mucho, mucho más, también trata Una Mujer Fantástica.

Porque la más reciente cinta de Sebastián Lelio (43) tiene su fuerza no sólo en contar de forma honesta, bella e intensa cómo una joven transexual debe asumir la pérdida de su pareja, Orlando Onetto (Francisco Reyes), y los trámites legales que conlleva. Con las fracturas, muros, ataques y discriminaciones que el círculo familiar de éste y el Chile de burocracias, hipocresías y que no vemos en redes sociales, genera. No, el cuento es más amplio y debe analizarse, entonces:

¿Por qué Una mujer fantástica es una película que todas y todos debemos ver?

Por Marina, Daniela y ellas

Daniela Vega (27) brilla con luz propia, moldeándose en personalidad y gestualidad para ser Marina Vidal: cantante de música tropical de noche y mesera de día, polola de un divorciado empresario 20 años mayor que ella que sufre un letal aneurisma. Discreta, sencilla, femenina, transexual. Personaje que, casualmente, dista de la espontaneidad e histrionismo que Daniela tiene fuera de cámaras.

“Marina tiene capas emocionales complejas que sabe ocupar a su favor. Creé el personaje recordando el valor de la resiliencia de las mujeres que conozco y es eso mismo lo que me gusta del personaje: su dignidad”,cuenta la propia Daniela a El Definidoal referirse de la construcción de su personaje.

Develando de a poco una protagonista que además de ser la chispa y fuego del film con sus sutilezas y emociones, narrándose por y para ella desde la necesidad o gusto por boxear, el deseo de quedarse con la tutela de su perrita Diabla, hasta las añoranzas de ser una diva nocturna del canto y el baile.

Sugiriendo capas que remiten a una infancia, a una búsqueda y a un pasado que “está trámite” de ser eso, un pasado. Donde de la gran gama de personajes que vemos se sitúa por lejos como la más cuerda y sensata, preguntándose el porqué carabineros o investigaciones dudan de su relación con su recientemente fallecido novio; el porqué todo se reduce al sexo, la prostitución o el supuesto maltrato entre ambos; o peor aún, por qué el amor entre ella y Orlando puede ser considerado una quimera, una perversión.

En tiempos con noticiarios exponiendo casos como el de Nabila Rifo, el abuso callejero, la pujanza del feminismo y la causa LGBT, la legalidad del matrimonio igualitario o incluso la tolerancia que debe existir con los hermanos y hermanas migrantes; Marina Vidal, desde una ficción inmensamente real da cátedra sobre lo mucho que falta por hacer. Mostrándonos a una mujer que simplemente quiere tener el derecho de vivir cómo se siente y quiere, dentro una sociedad más oxidada que digital.

Por la firma Lelio

En lo personal, creo que Sebastián Lelio es el mejor director nacional de la década. Un tipo que conjuga muy bien la simpleza y el preciosismo, con un humor negro e identidad. Alejado de las mega producciones internacionales, Lelio toma sus fichas en un ajedrez de Plaza de Armas desde la mirada que muchos tenemos, pero pocos la saben desarrollar. Supo ver la figura y sentir de la mujer adulta chilena con la también premiada Gloria (2013), la vivencia mínima y oculta de un preso post terremoto en El año del tigre (2011) y las cicatrices de la familia y las clases sociales en Navidad (2009) y su ópera prima La sagrada familia (2005) osando filmarla casi en formato dogma y en sólo un fin de semana (de hecho, tiene un leve homenaje en Una mujer fantástica con la fachada de una parroquia).

Orquestando esta vez junto a Gonzalo Maza (guión) una narración con tintes de thriller sobrenatural, comedia negra y novela romántica. Así de versátil y múltiple, manejándose en colores y tonos que van desde escenas oníricas hasta momentos que nos generan impotencia o sacan lágrimas. Sin caer en las caricaturas, con los diálogos y elementos certeros y muy simbólicos (la presencia del agua y sus estados). Además de una musicalización (a cargo de Matthew Herbert) en corte clásico que funciona como las verdaderas venas de esta película llena de carne y pulsión.

Por el dream team

En el resto del elenco están los mejores: Luis Gniecco como el hermano “amarillo” de Orlando, Aline Kuppenheim de ex esposa conservadora y señorial, Amparo Noguera como la comisario, no “comisaria” de Investigaciones; Nicolás Saavedra es el hijo que desea quedarse con los bienes de su viejo y no comprende la “enfermedad mental” de éste; hasta pequeños grandes aportes de Alejandro Goic, Sergio Hernández, Marcial Tagle (quizás es en el rol más odiable del metraje), Gabriela Vuskovic y Néstor Cantillana.

Además del propio Francisco Reyes, que cual fantasma nos proyecta por fases toda la complicidad de este empresario cincuentón de la industria del hilo (qué metáfora) enamorado de una mujer transexual. Todas y todos aportando en la construcción –y derrumbe- de la situación de Marina, conflictuando cada segundo y suceso, desde el machismo y las obtusas tradiciones. Donde los silencios, miradas, gestos, golpes, violencias y suspiros son ecos de las voces de cómo una sociedad maneja estos temas, que hoy por hoy, no deberían todavía serlo.

Por el Santiago oculto

Dijimos que Lelio sabe de identidad, y aquí el Santiago profundo, céntrico y anacrónico es la clave. El de los saunas ochenteros, estacionamientos en altura, restoranes kitch, discotecas clandestinas, pasajes patrimoniales y paseos de domingo. En un perímetro capitalino que cautiva o corroe por el notable juego de luces y fotografía que hay en cada rincón, alzándose como un personaje propio, observador del deambular de Marina. Sin ser spoiler, memorable es la escena que abre la cinta, con un manejo de tonos que nos mueve del cielo al infierno, o el cauce de los próximos personajes y hechos, desde las cataratas a las cenizas.

Por el amor

Transexuales, homosexuales, heterosexuales, da igual. Si bien Una Mujer fantástica puede parecer explícita, el gran mensaje va por la búsqueda del amor propio como derecho y obligación. Por comprender y abrazar las diferencias, respetando y legitimando los sentimientos y valores por sobre maquillajes o vestimentas. Brillando por no apelar a la cebolla picada ni los efectismos de una era millenial, sino en la historia sincera, clara y entretenida. Pues ante todo estamos frente a una película muy bien lograda, cuyo plus es contextualizar escenarios sociales y culturales de manera original, creativa, irónica y con talento. Generando un amor por su cinematografía y mensaje.

“No creo que Chile se merezca una u otra cosa, el arte está para cuestionarse los espacios tradicionales de moral y empatía, y creo que esta película podría ser necesaria por eso”, añade Daniela. En síntesis, una película fantástica en el momento y lugar que se le necesitaba.

¿Viste la película? ¿Qué opinas sobre “Una Mujer Fantástica"?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Favio Zúñiga | 2017-04-12 | 22:23
4
La vi y me encantó. Realmente creo que todos deberíamos verla y mirarnos a nosotros mismos, ver que esas cosas que a primera pasada podrían parecer excesos o exageraciones tal vez no lo son tanto, en donde la violencia se ve de tan variadas formas -desde la evidente en el auto hasta en los desprecios, las preguntas y miradas incómodas- que uno no puede (o no debería) salir de la sala indiferente. Deberíamos todos hablar de esto y de paso celebrar tremenda película, que muestra a Santiago como un personaje muy variado y hermoso, a unos personajes muy bien logrados y a una historia que no deja indiferente a nadie.
responder
denunciar
apoyar
Te apoyo mil por ciento al cuadrado. Saludos!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.