trabajo, listas de no hacer, listas, felicidad, bienestar, salud mental
Imagen: César Mejías

Listas de “no hacer”, lo que la lleva para organizar tus días de trabajo

Solemos ponernos objetivos de vida, muchas veces demasiado lejos de nuestras posibilidades. ¿No será mejor plantear en una lista aquellas cosas que no debiésemos continuar haciendo para sentirnos mejor?

Por María Jesús Martínez-Conde | 2017-10-12 | 14:28
Tags | trabajo, listas de no hacer, listas, felicidad, bienestar, salud mental
Relacionadas

“Dime dónde voy a morir, y entonces nunca iré allí”, esta es la frase que el famoso inversionista, empresario y filántropo estadounidense Charlie Munger, ha utilizado como guía en su vida. Y sí que le ha ido bien, hoy es una de las personas más ricas del mundo y no a causa del azar, sino en base a decisiones muy bien pensadas.

¡No vayan a pensar que creemos que el dinero hace la felicidad! Pues no, el objetivo en la vida no es ser rico, pero su caso nos sirve de buen ejemplo, ¿por qué?. Él tiene muy claro qué es lo que no debe hacer en la vida para poder sentirse pleno y ser exitoso. Y si uno sabe el lugar exacto en donde las cosas se irán a pique, mejor evitarlo, ¿o no?

En El Definido queremos mostrarte una nueva forma de plantearte el día, tu vida laboral y, por qué no, tu futuro. Lo que hoy la lleva son las listas “not to do” (“no hacer”), que detallan aquellas cosas que prefieres eludir para sentirte pleno; los contra-objetivos que te ayudarán a mantenerte lejos de lo desagradable que encauzarán tu caminos.

Ponle ojo, porque todo indica que es muy efectivo, ¡y simple!

Sabemos mejor aquello que odiamos, que aquello que adoramos

En general, es mucho más simple responder la pregunta “¿qué cosas no te gustan?” a “¿qué cosas te gustan?”. Por ejemplo, cuando un adolescente está pensando en su futuro y no sabe qué estudiar, probablemente tendrá muy claras aquellas profesiones en las que no se ve por nada del mundo. Y es un excelente primer paso.

Andrew Wilkinson es el fundador de varias empresas -entre ellas, MetaLab, Flow y Tiny- y junto a su socio Chris Sparling, llegaron a la conclusión de que querían disfrutar de su tiempo de trabajo. Obviamente querían ser exitosos (y también ganar dinero), pero sin que su vida fuera normada spor reglas y horarios que les incomodaban. Entonces tomaron la famosa frase de Munger y decidieron ponerla en práctica, bajo la premisa de que los problemas se resuelven mejor cuando se invierten, es decir, se ponen “en negativo”.

Pensaron y anotaron un hipotético “peor día de sus vidas”: largas reuniones, calendario apretado, tratar con personas que no les gustan o no confían, trabajando en obligaciones sólo para “pagar favores”, metidos en la oficina, con largos viajes por la ciudad y, obviamente, cansados.

Entonces tuvieron la respuesta en sus manos: sólo había que generar una lista con todas esas acciones para no hacerlas, y convertirla en “su biblia”. Aseguran que resolvieron el problema y que, aunque obviamente hay días en que hay deberes aburridos e ineludibles, globalmente sus rutinas cambiaron para mejor.

La idea es que tú, lector, hagas lo mismo que ellos. Identifica qué cosas NO quieres ni debes hacer, para así marcar un camino correcto a tu plenitud laboral (y de vida).

Las 9 cosas que no hay que hacer en el trabajo

Otro rock star de las listas not-to-do es Tim Ferris, reconocido empresario y escritor de libros de emprendimiento. Él plantea que lo que no puedes hacer, determina lo que quieres hacer, y así es mucho más simple generar una rutina que te acomode y te haga feliz.

Si te cuesta incluso definir qué es lo que no quieres, pues acá tienes ayuda para partir. Él creó una lista para todos aquellos trabajadores que no están conformes con su vida y que tienen la voluntad y las ganas de mejorarla, ¡aquí te la mostramos!

1. No contestes llamadas de números desconocidos: muchos las contestan para sorprenderse para bien con algo o alguien, pero la mayoría de las veces es una muy mala sorpresa. Una compañía telefónica con una promoción, el banco ofreciendo un crédito que no podrías pagar ni en mil años o, peor, número equivocado. Si hay algo urgente, seguro que encontrará otra forma de contactarte, para algo existe WhatsApp y el correo electrónico (ok, sabemos que hay profesiones que no pueden “zafar” del teléfono, pero es sólo un primer paso, mira los siguientes).

2. No revises tu mail a primera hora de la mañana y a última hora de la noche: los mails te distraen al comenzar el día con cosas que probablemente no son tan relevantes. Al llegar a la pega, concéntrate en aquello más urgente para terminarlo a tiempo, ya habrá momento (tipo 10 am) de responder correos. Y en la noche, ¿qué sentido tiene revisar el mail si todo quedará pendiente hasta el otro día? Sólo es una preocupación extra para tu cabeza.

3. Tampoco revises tu correo electrónico a cada rato: según Morris, con tres revisadas al día basta y sobra (de nuevo, depende del tipo de pega, pero funciona como ideal).Como ya dijimos, las urgencias sabrán llegar por otros medios. La constante revisión del correo te quita tiempo valioso, obstaculiza tu avance en otras tareas y acaba convirtiéndose en un vicio tan contundente como el checkeo de WhatsApp y las redes sociales (que también debieses controlar).

4. No aceptes reuniones sin horario fijo: ese juntémonos mañana de tu cliente, sin especificar hora, te tiene el día entero con “el colon tomado”, porque no sabes si vas a alcanzar a preparar tu presentación ni tampoco si acabarán trabajando hasta las 12 de la noche. Basta, date importancia. Además, la mayoría de los asuntos debiesen poder arreglarse telefónicamente o, a lo más, en una reunión que no dure más de 30 minutos.

5. No dejes a la gente divagar: si te reúnes con alguien por pega, ¡qué se hable de pega! Deja las conversaciones de fútbol o sobre el clima para tomarse un happy hour después del horario de trabajo. En el fondo, todos quieren terminar la reunión rápido y no vale la pena alargarla.

6. No te comuniques excesivamente con clientes que exigen mucho y aportan poco: hay clientes que aportan poco al negocio, pero se creen “el hoyo del queque”, por decirlo bonito. Creen que sus tareas son las únicas que tienes en el día y no se dan cuenta que no son tu prioridad. Morris recomienda ser claros, enviarles un mail con el detalle de las nuevas reglas de la empresa (número de llamadas permitidas al día, tiempo de respuesta de los correos electrónicos o pedidos mínimos), y si no les gusta, ¡next! Obviamente, recomienda “regalonear” a esos clientes que efectivamente aportan.

7. No trabajes de más para enfrentar una situación urgente: cada día tiene una tarea que es prioritaria; enfócate en ella sin importar las circunstancias. Sucede mucho que las urgencias o temas extras que resolver agobian a los trabajadores, quienes intentan ocuparse de todo durante el día, y acaban por no hacer nada. Entonces no trabajes de más para solucionar estas eventualidades, lo peor que puede pasar es tener que pedir disculpas, devolver una llamada con retraso o pagar algo con recargo.

8. No lleves tu teléfono a todas partes: para qué estamos con cosas, teléfono es sinónimo de trabajo. La llamada imprevista del cliente o del jefe, la tentación de revisar el correo de la pega un sábado por la tarde o el típico compañero que habla cosas de pega por WhatsApp un domingo en la mañana. ¿Solución? Despréndete de tu teléfono un día por semana, el sábado o el domingo. Ojalá lo dejes en un lugar inaccesible, como tu closet o tu auto, así la tentación de mirarlo será menor.

9. No esperes que el trabajo llene vacíos de tu vida: este es uno de los puntos más importantes, ¡porque hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar! Está perfecto tener amigos en la pega, pero que no sean los únicos, porque necesitarás distraerte un poco en otros ambientes. Saca de tu mente la frase “avanzaré en esto el fin de semana”, pues eso es precisamente lo que arruina tus relaciones personales. Programa tu vida privada tal como lo haces con tus reuniones, y defiéndela a viento y marea.

¿Qué eliminarías de tu vida laboral a toda costa?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Jorge Alvarado | 2017-10-12 | 15:52
0
Malos consejos. Mejor contesta el teléfono aunque sea desconocido, porque trabajas en atención al consumidor y para eso te pagan.

Revisa los mails a cada rato, porque trabajas en soporte y por mail te avisan cuando hay problemas.

¿No te hagas cargo de las urgencias y pide disculpas? ¿Qué clase de consejo es ese?

Está súper bien valorarse y ser organizado, pero ubícate. Esto es trabajo.

responder
denunciar
apoyar
Hola Jorge, gracias por tu comentario. Con respecto a las llamadas telefónicas y los mails, precisamente hicimos una salvedad con aquellos trabajos que requieren estar súper conectados. Además, nos referimos al celul
ar personal, y no obviamente a alguien que trabaja en atención al cliente o soporte, que atiende una línea telefónica de la empresa. Con respecto a la urgencias, nos referimos a no abrumarse, pues muchas veces hay quienes, tratando de ocuparse de todo, hacen las cosas a medias. Más vale acabar lo prioritario bien, y dejar el resto para mañana, aunque no se pueda dejar al jefe 100% contento. ¿No crees?
responder
denunciar
apoyar
Jorge Alvarado | 2017-10-12 | 20:51
1
Discúlpame porque tienes razón. Mi comentario en los dos primeros casos es mala onda, porque obviamente dependen del tipo de trabajo y la verdad es que la salvedad está hecha. Y es mala inda porque lo hice a sabiendas, porque me interesaba remarcar más el punto. En todo caso el tema de las urgencias me parece grave. La urgencia, aunque no sea real, evidentemente es peioritaria. El trabajonrutinario puede quesar en espera hasta el día siguiente. A lo mejor se te acumula y vas a tener más trabajo, pero la urgencia siempre debe quedar atendida. Eso hace que le cliente y tus jefes, sinlos tienen, valoren tuntrabajo y compromiso. A lo mejor no es grave, lo importante es que estás atento. Obviamente no puedes hacer todo, no somos pulpos, pero evidentemente eso de pedir perdón ondevolver la llamasa atraada no es bien visto por nadie.
responder
denunciar
apoyar
Angel Tapia | 2017-10-12 | 21:51
3
10. Por ningún motivo saltarse el horario del almuerzo. Eso se suele hacer en lugares estresantes, pero es sagrado, te levanta el ánimo, te obliga a tener dos ciclos de producción durante el día (entre 12 y 13 pm hay alta productividad!)
responder
denunciar
apoyar
100% de acuerdo!!
responder
denunciar
apoyar
+1, muy importante!!
responder
denunciar
apoyar
Matias Infante | 2017-11-26 | 23:59
0
...No aceptar el clásico "vamos a tomarnos un cafecito... son 5 minutos"; idem con el cigarro!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.