educacion, profesores, docencia, liceo, colegio, motivacion

Roxana Nahuelcura: "no hay alumnos flojos, hay alumnos desmotivados"

Es profesora de biología en el Liceo 1 y desde que llegó, ha motivado a sus alumnas a trabajar en proyectos ligados a la ciencia. Junto a dos de sus alumnas obtuvo el premio Stockholm Junior WaterPrize. Según Roxana, la principal tarea de un profesor es lograr motivar a sus estudiantes.

Por César Burotto @cburotto | 2013-10-04 | 18:09
Tags | educacion, profesores, docencia, liceo, colegio, motivacion

A Roxana le cuesta moverse entre los pasillos del Liceo 1. No es que tenga problemas para caminar, ni que el lugar esté muy lleno, sino que sus alumnas se le acercan, una tras otra, a contarle de algún nuevo proyecto que tienen en mente o simplemente a conversar. Escucha a cada una de ellas con una sonrisa, las aconseja y muchas veces se sorprende de lo que aprende de sus estudiantes. De estas alumnas surgieron las ganadoras del Stockholm Junior WaterPrize 2013.

Desde el año 2008 trabaja en el liceo ubicado en la calle Compañía, el mismo lugar donde estudió. Una década antes, a los 22 años, ya era profesora en un pequeño colegio particular. “Ahí aprendí mucho a tener esperanza y confianza en mis alumnos y también desarrollé la paciencia”, cuenta ella. Hoy esos estudiantes ya tienen familia, carreras profesionales y toda una vida armada, aun así siguen en contacto con Roxana, lo que la llena de orgullo, ya que es un indicio de que logró dejar su marca.

No siempre quiso ser profesora, en un principio tenía la idea de estudiar algo relacionado con la salud. Sin embargo nunca le interesó la parte práctica, así que optó por dedicarse a enseñar la biología. “Cuando comencé a estudiar, existía el estigma que si uno era científico no iba a tener trabajo y que no existía el financiamiento para hacer sus investigaciones. Un montón de cosas que uno desconoce cuándo es chica, por eso preferí ser profesora”, dice Roxana.

Motivando a través de la ciencia

Cuando llegó a enseñar al Liceo 1, Roxana tenía la idea que a las niñas había que educarlas para la PSU y nada más. Su visión cambió completamente desde que una colega lo mostró la feria Antártica y la motivó a participar. “En un principio no me llamó la atención, ya que nunca me interesó la parte de proyectos en la universidad. Habían dos alumnas, Naomi Estay y Omayra Toroue, que ya estaban investigando y ahí aprendí con ellas y me motivé”, recuerda.

La primera experiencia, con estas alumnas, en la feria fue un fracaso, pero les sirvió para aprender. El año 2012 volvieron a participar y ganaron, ya sabían cómo hacer un proyecto y como presentarlo. Así descubrió que a través de la ciencia e involucrando a sus alumnas en proyectos como estos, se generaba un compromiso y una motivación muy grande.

Roxana se hizo conocida este año luego que, junto a dos de sus alumnas, ganaran el Stockholm Junior WaterPrize, un premio a la innovación científica en torno al agua. Para lograr esto, las estudiantes guiadas por Roxana, descubrieron bacterias en la Antártida capaces de limpiar derrames de hidrocarburos. Antes de emprender el viaje a Suecia, lugar donde se llevaría a cabo el concurso, las alumnas le preguntaban: “¿Profe, seremos capaces de ganar? Mire contra quién competimos (EEUU, China, Japón, Alemania y otras potencias)”. Ella siempre les respondió que podían lograr lo que quisieran.

Cuando volvieron al liceo, después del viaje a Suecia, las ganas de participar en los proyectos científicos se habían expandido entre todas las alumnas. “Ahora las niñas sienten que pueden hacer todo lo que se propongan. Llegaron súper motivadas, por eso esto ha servido para motivar a los demás niños. Hay muchas niñas que quieren hacer proyectos”, asegura Roxana.

-¿Crees que logras motivar a tus alumnas?

Yo creo que sí. Tengo 45 niñas por curso y en verdad están las 45 calladas cuando hablo en clases, siento que logro atraer su atención. Soy bien histriónica: les cuento cosas que las entretengan, investigo diciendo lo último que se está planteando en el tema o el dato freak, cosas así. Entonces yo creo que se trata de querer lo que uno hace, sé que de repente uno se desmotiva.  Uno tiene que hacer las cosas porque le gustan.

-¿Cómo haces para motivarte día a día?

Al principio uno empieza a trabajar por inercia, te pasan el plan de trabajo, la malla y los contenidos que uno tiene que pasar. Después se van creando más objetivos. Pero todo depende del curso, con cada uno hay un desafío diferente. Obviamente lo principal es tratar de encausarlos para que en general sean personas íntegras. Tuve profesores que me dijeron que no iba a llegar a ser nada. En cambio aquí (Liceo 1) los profesores siempre tienen la expectativa de que a través de los estudios se logre una equidad  y una inclusión social. Yo aprendí que no hay alumnos flojos, hay alumnos desmotivados, entonces es importante que no haya ningún alumno desmotivado. Eso hace que me levante todos los días con ganas, ver que mis alumnos disfrutan de mis clases y de la ciencia. Es importante ser valorado como profesor, mi trabajo me gusta mucho porque las niñas te valoran y te lo reconocen. Te dicen también cuando te equivocas, pero es un crecimiento mutuo. Por eso una viene contenta al colegio, porque sabe que va a tener 

alumnas que valoran tu trabajo

-¿Cómo haces para mantener la atención de los alumnos y para pasar la materia de manera más interesante?

En tercero medio uno tiene que pasar evolución y es tan tedioso, porque se trata de explicar teorías. Ahí me pregunte por qué lado la tomo. Me puse a estudiar y después lo lleve a otro ámbito con los animales, entonces en vez de enseñar teorías evolutivas, enseño vertebrados e invertebrados pero lo voy relacionando con la evolución. Así resulta mucho más atractivo que enseñar las teorías, entonces nos vamos adecuando. Cada materia tiene formas alternativas que son más interesantes y divertidas para los alumnos. Todo depende de la voluntad del profesor, de esforzarse un poco más para encontrar la manera de mantener interesados  a los alumnos.

-¿Cómo te das cuenta cuando hay alumnas motivadas?

Porque se te acercan, tú vieras a las niñas acá. Cuando se les mete una idea en la cabeza te persiguen: “profesora se me ocurrió esto, profesora pensé en esto otro”. Ahí tengo que empezar a estudiar con ellas porque se ponen a leer e investigar y de repente hacen preguntas que me dejan colgada. Es un proceso de aprendizaje no solo de las niñas, sino que también muy mío. He aprendido de arañas gigantes en la Antártida y de muchas cosas que no conocía. Por eso es bueno nutrirse, uno aprende constantemente.

Darle más valor a los docentes

Roxana explica que si bien un tema importante es la motivación de los alumnos en el proceso de aprendizaje, otra parte fundamental es también la de los profesores. Esto va muy relacionado con la percepción que se tiene de la carrera docente y del reconocimiento hacia quienes enseñan.

También es importante que los profesores tengan las condiciones adecuadas para realizar su labor. Muchas veces los programas que hace el Mineduc no se pueden llevar a cabo en todos los establecimientos porque tienen realidades que no lo permiten. “Uno tiene que tratar de jugar y empezar a hacer estrategias para poder pasar los contendidos. Muchas veces la desmotivación pasa porque uno no tiene el tiempo requerido para hacer lo que le gustaría con los alumnos”, señala Roxana.

-¿Qué necesitan los profesores para ser mejores en su profesión?

Tiene que haber reconocimiento, eso le hace bien a uno. Así se puede saber si lo está haciendo bien o lo está haciendo mal. Reconocimiento en horario, económico, pero también de parte de los mismos colegas o de tu director. Hay profes que hacen proyectos, ganan y al director le da lo mismo. Es ahí cuando uno se frustra y no sigue haciendo ni una cosa más. A todos nos hace falta el reconocimiento social. Hay que tener una mentalidad positiva y te van a empezar a llegar cosas positivas, reconocimiento y los apoderados van a estar orgullosos que uno sea el profesor de sus hijos y los alumnos estarán felices de que unos sea su profesor. Soy muy feliz como profesora y me siento completamente realizada acá con las niñas.

-¿Cómo crees que la sociedad chilena ve a los profesores?

Eso va con la valoración del profesor. Siempre sabemos que si uno tiene que compararse con alguna otra profesión sale perdiendo. Incluso está el estigma de que no nos alcanzó para tal carrera entonces estudié pedagogía. Se cree que uno no es profesor por opción, sino que por obligación. O sea te preguntan: ¿a qué te dedicas? Uno responde profesora y te miran con pena, casi te dan el pésame. Yo siento que uno se tiene que dar su lugar, no a través de la soberbia ni de imponerse, sino que con un trabajo bien hecho mostrando alegría y ganas en lo que tú haces. 

-¿Qué condiciones podrían cambiar en el área docente?

Primero, la carga horaria, eso de verdad pesa. Yo aquí tengo 44 horas y hago todo lo que hago porque vivo en el colegio todo el día. Hay que sacar un poco de carga horaria, tener 30 horas, como lo hacen los colegios particulares. Tienes 30 horas pero de esas 20 son presenciales y puedes preparar tu material tranquilamente y dedicarte a eso. Pero también te exige buenos resultados y buenas clases, es obvio. 

Los sueños para el futuro

Roxana tiene la intención de seguir ligada a la pedagogía y sobre todo a la ciencia. Es por esto que pretende realizar un magister en ciencias, no para trabajar en universidades, sino que para tener más conocimiento y contenido para enseñarles a sus alumnos.

También tiene un proyecto más ambicioso, siempre en el área de la biología y la investigación. Se trata de una academia de ciencias en Santiago. La idea surgió cuando los alumnos que tiene en un preuniversitario, le preguntaron cómo podían hacer ellos para realizar proyectos científicos. “La idea es tener una academia para ayudarlos a hacer proyectos y que participen también de las ferias científicas. Me gustaría  empezar con los alumnos desde chicos a incentivarlos en la ciencia. La ciencia te abre posibilidades, te abre puertas y  te da oportunidades”, concluye Roxana.

¿Cuáles crees que son las características que tiene que tener un buen profesor? ¿Cómo motivarías a los alumnos día a día?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Galvarino Teiguel | 2013-10-04 | 23:13
5
Muy buen reportaje aunque no me gusta la palabra alumno jkjkjkj XD
bueno el motivo, alumno significa el sin luz (haciendo alusion al termino del conocimiento), sin embargo, es una palabra que esta en nuestro dialecto diario y que de a poco se ha ido sacando de este mismo.
creo que es mejor decir estudiantes, ya que en realidad esta palabra hace alusion a una persona que esta estudiando, dejando mas en claro que las personas no por desconocer algun tema no tendran alguna situacion que se pueda enlazar a ese tema a tratar.
Muy bueno el reportaje :D y me gusto mucho la palabra de esta profesora: ... no hay alumnos flojos, hay alumnos desmotivados ... (wenu a exepcion del alumnos XD), bueno es algo que hay que trabajar y un verdadero desafio tal como ella lo dice, y algo esencial para poder ir ejerciendo una buena enseñanza a los estudiantes :D
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
José Peralta | 2013-10-05 | 01:19
11
Me molesta tanto cuando la gente sigue comprando que eso de alumno significa "sin luz" jajaja, resulta que la "a" de carácter privativo es de origen griego, mientras que "lumno" es de origen latino (que correctamente sería "lumen"), por ende no junta ni pega creer que la palabra significa "sin luz", siendo que se están juntando dos raíces de culturas distintas. Alumno proviene del verbo Latino "Alere" que significa nutrir o alimentar. Haciendo alusión así, a que un alumno es alguien que se está alimentando de conocimiento. El comentario lo hago con todo las ganas de desmitificar el mito urbano, y obviamente con el mayor ánimo de critica constructiva :)
Con respecto a la nota, me parece excelente y justamente eso lo que falta, más motivación en la aulas, generar entre alumnos las ganas de querer ir más allá de los que se nos entrega.
responder
denunciar
apoyar
Gracias José por tu aporte, en efecto, aquí está la definición:

"Los alumnos son aquellos que aprenden de otras personas. Etimológicamente, alumno es una palabra que viene del latín alumnus, participio pasivo del verbo alere, que significa ‘alimentar’ o ‘alimentarse’ y también ‘sostener’, ‘mantener’, ‘promover’, ‘incrementar’, ‘fortalecer’."
responder
denunciar
apoyar
Galvarino Teiguel | 2013-10-07 | 21:17
0
En efecto José junto con Cristián tienen razon en parte
producto de que es una palabra que en nuestro vocablo de del diario vivir ha tomado ese significado, de alumno como los sin luz, es por eso que es una palabra que en nuestro vocablo actual debe de ser sacado de nuestra educacion e irlo reemplazando por la palabra estudiante, en mi opinion personal. Ya que hay que considerar los hechos actuales de la sociedad y considerar la interpretacion y los consensos que esta ha tomado ya sean implicitos o explicitos.
responder
denunciar
apoyar
Germán Trapp | 2013-10-05 | 00:37
3
Gracias por reportaje César me gusto mucho :D
por un lado me recuerda a una profesora que me ponía notas malas por escribir cocina con c (si, eso mismo la escribía bien pero me lo tomaba malo) y me decía que nunca iba a pasar sexto básico...
Pero por otro lado tuve profesores de historia en media los cuales se la jugaban por enseñarte y si de repente yo le contaba sobre algún dato que había leído o que me llamaba la atención el se daba el tiempo en responderme. En los colegios veo eso, si un alumno se saca mala nota el profesor debe observar que es lo que esta fallando, en algunos casos puede que su metodología no se entendida por el estudiante, no es un trabajo del profesor o del alumno es mutuo...
responder
denunciar
apoyar
Margarita M. | 2013-10-06 | 02:42
2
Que buena entrevista!! Me saco el sombrero por esta profe :)
Yo creo q un buen profesor tiene q tener ganas aprender y ganas de enseñar. y el como mantener a los alumnos motivados depende de cada alumno, puede ser siendo histriónica o enseñando mas de lo que dice el programa :P
responder
denunciar
apoyar
Gerardo Buenrostro González | 2013-10-07 | 11:10
1
Igual los niños tienen que mostrar responsabilidad. No puede ser que ahora todo sea culpa del profesor por que "no los motiva" hay alumnos que son muy malcriados y llevan su mala educación a las aulas de clase.
responder
denunciar
apoyar
César Burotto | Periodista | 2013-10-07 | 11:31
1
Nadie está diciendo que con un profesor motivante todos los problemas de la educación se resolverán. Si es un pilar fundamental contar con profesores que estén dispuestos a ir más allá en la formación de los niños, ya sea motivandolos o involucrándose más en el desarrollo de estos.
En todo caso, según mi opinión, un alumno motivado y que tiene ganas de escuchar a su profesor, tiene más probabilidades de presentar conductas responsables o puede mejorar la "mala educación" de la que hablas.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
cristian guajardo | 2014-07-13 | 20:51
2
se agradece la creación de un medio como este dedicado a compartir historias motivadoras como esta, creo que en la medida que sigamos todos difundiendo pensamientos como estos podremos llegar a cambiar la cultura del país respecto al rol del profesor y la educación en general.
espero que muy pronto la ciudadanía pueda exigir a las autoridades que se valorice el rol de los profesores
responder
denunciar
apoyar
Carolina N | 2015-09-25 | 14:24
0
Me encantó! Muchisimas gracias por compartirlo, esta entrevista me motivó!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.