Por más niños motivados con el colegio, ¡comparte!
60.2K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 70.000
educación, motivación, colegios, enseñanza, escuelas, liceos, desmotivación, aprendizaje

¡Odio las matemáticas! El ciclo de la desmotivación

Nuestro lector Sebastián Arentsen analiza el espiral que lleva a tantos estudiantes a darse por vencidos ante una materia.

Por Sebastian Arentsen | 2013-12-09 | 20:45
Tags | educación, motivación, colegios, enseñanza, escuelas, liceos, desmotivación, aprendizaje

*Esta nota fue originalmente publicada en 2013.

— Mamá, ¡es que no las soporto! —Replica Ágata después de llegar a casa con un 4,6 en matemáticas— ¡Te juro que estudié mucho esta vez!

Desgraciadamente esta frase ya la hemos escuchado muchas veces, ya sea desde nuestros hermanos, amigos o hasta de nosotros mismos con alguna asignatura que nos quitaba el sueño. Es terrorífico cuando de repente algo cambia en el ambiente académico que es capaz de inducir una espiral descendente de malos resultados y aversión a la materia, un vórtice de desmotivación del cual es difícil salir y que muchas veces termina por eliminar dicha rama del conocimiento de nuestras vidas. 

De acá surge la pregunta ¿Cómo es posible que un niño llegue a no soportar las Matemáticas, la Historia o la Física? O más terrible aún ¿Cómo es posible que se convenza de que no es capaz de tener éxito en alguna de ellas?

Para comenzar a entender el problema del vórtice de la baja motivación, resulta necesario identificar sus partes: ¿De qué se habla cuando nos referimos a aversión y sensación de incapacidad?

Se define aversión como un rechazo frente a alguien o algo, en este caso una asignatura, que puede manifestarse de diversas maneras e intensidades como en los casos de la antipatía, el odio o las fobias. El rechazo normalmente no aparece por si sólo, sino que forma parte de una relación de causalidad que necesita de un evento que lo origine. De esta forma, para las fobias por ejemplo, este evento corresponderá en algunos casos a un hecho traumático en la niñez del individuo.

Por otro lado tenemos la temible sensación de incapacidad, esa voz interior que dice que no tenemos el don, que nos faltan neuronas, que ya es muy tarde. Desafortunadamente todos llegamos a pensar alguna vez en la vida que no nacimos para convertirnos en pianistas, profesores universitarios o maestros de ajedrez. Para comprender el tremendo engaño que esta voz trata de perpetuar en nosotros cada vez que nos recuerda lo incapaces que somos, es imperioso ver este video: The woman who changed her brain ("La mujer que cambió su cerebro". 13 min. En inglés)

En este video se ilustra de forma impresionante el concepto de plasticidad cerebral y cómo, mediante un entrenamiento continuo, no existen los límites para el desarrollo mental. Al entender  entonces que, como dicen algunos filósofos “el ser humano es posibilidad infinita”, pero posibilidad de verdad, ya que con esfuerzo podremos lograr prácticamente lo que sea, nos damos cuenta que esta sensación de incapacidad corresponde simplemente a una creencia… ¡Una creencia falsa!

Definidas sus partes nos preguntamos ¿Cómo funciona este vórtice?

Comenzamos del origen, bajo esta representación existen dos vías de ingreso. Por la puerta numero 1 se consideran como culpables de una aversión temprana a la asignatura, los inadecuados métodos de enseñanza, una pobre estructuración del curso o un cambio repentino de compañeros. Por la puerta numero 2, las malas notas o un profesor sin liderazgo (ese profesor que no cree en sus alumnos) se establecen como los responsables de la sensación de incapacidad en los pequeños. Ya metidos en el vórtice la cosa es simple, basta con seguir el dicho de “No me gusta el curso, pierdo las ganas de estudiar, recibo malas notas, no soy bueno en esta materia, no me gusta el curso…”

Naturalmente los resultados a futuro dependerán de cuanto dura el proceso, la intensidad con que ocurre y las edades en las que comienza, ya que no es lo mismo comparar a un niño de 7 años que recibe un rojo en lenguaje con un universitario de 21 años que entiende perfectamente la razón por la cual recibió aquella nota. Estas consecuencias van desde pequeñas enemistades con la materia hasta diversos grados de fobia que podrían llegar a niveles de no querer hacer una operación matemática por el resto de sus vidas. ¿Le ha tocado conocer personas así?

¿Cómo recuperarse?

El objetivo es, por lo tanto, salir lo antes posible de este ciclo. De las vías de entrada este vórtice encontramos que la puerta numero 1 corresponde a la estructura de un curso, es decir, habla sobre la forma como es presentado a los estudiantes, por lo que será de fácil diagnostico y cambio en el corto plazo. La puerta numero 2, en cambio, corresponde al lado emocional, a las creencias profundas de los pequeños y por lo tanto de difícil intervención en el corto plazo. De este modo, para salir del vórtice se tendrá que encontrar la mejor combinación entre el mejoramiento de ambos aspectos de la enseñanza. 

Nos encontramos frente a una situación crítica para el desarrollo de nuestros estudiantes. ¿Se imaginan que Einstein cuando pequeño se hubiera convencido que era un tonto, como todos alrededor pensaban de él? La educación “no formal” que se trata en esta columna representa una gran responsabilidad en la que estamos todos involucrados.

Como comenté en la columna anterior, el compromiso no recae, como se cree comúnmente, siempre en los profesores, también la institución educativa tendrá el deber de proporcionar un ambiente propicio para el aprendizaje y los padres en la casa la labor de apoyar a sus hijos, sobretodo en la parte emocional. Al igual que ver el video mostrado arriba, es imperativo cambiarse de vórtice, a ese de la motivación, porque si aún no se ha dado cuenta, exactamente la misma mecánica ocurrirá al contrario con buenas estructuras y creencias de desarrollo.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Es fuerte lo del vórtice ese, y es impactante el rol que tienen tanto padres como profesores para que el niño ya sea permanezca o salga de él. A uno como adulto ya le cuesta convertir los ciclos viciosos en virtuosos, hacerlo con un niño es una obra maestra! Pero una que vale totalmente la pena y es completamente posible, y que puede marcar una diferencia profunda en el niño, adolescente u otro adulto. Esto, desde mi relativamente joven y a veces ingenuo punto de vista, claro.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
José Arcángel Salazar Delgado | 2013-12-10 | 05:30
2
Una ves me tocó enseñar matemáticas de bachillerato a un grupo como parte de un servicio social para el INEA (Instituto Nacional de Educación para los Adultos, México).

Lo primero que note, es que todo mundo las odiaba por igual. Después entendí el porqué: Nadie se había tomado la molestia de decirles para que les servían. Todo se relajó cuando les mencioné que las matemáticas eran fáciles y solo había que practicar, y acto seguido comencé a a explicarles cuales eran los usos del álgebra y darles algunos ejemplos.

Resultó que había gente muy hábil, pero como siempre les habían dicho que eran difíciles, y las sentían inútiles, nunca les interesaron.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-12-10 | 13:29
5
Súper cierto, un factor básico de motivación para realizar cualquier actividad, ¡es saber para qué la estás haciendo! Es increíble lo mucho que la gente olvida eso.

Es muy distinto trabajar "pegando ladrillos" que trabajar "construyendo una catedral".
responder
denunciar
apoyar
Sebastian Arentsen | 2013-12-10 | 07:51
1
Es cierto, al final pareciera que el problema pasa por una cuestión de forma, de como se le presenta la información a los alumnos. El otro día leí la columna de los directores de cine (http://www.eldefinido.cl/actualidad/plazapublica/1421/Que_demonios_hace_un_director_de_cine/) y me hizo mucho sentido que el trabajo de un profesor podría ser muy parecido. Al igual que el concurso donde con el mismo guión salen películas diversas, en educación, el guión (curriculum nacional) resulta ser el mismo para todos los colegios y depende del profe como muestra la película al publico.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-12-10 | 10:16
3
Mi esposa es "negada" para las matemáticas. Tu le pones un ejercicio de cualquier tipo y se tupe.
Pero como lleva la casa, lleva al detalle las cuentas, que falta, cuanto falta, que gastar, cuanto le sale las compras, etc... Por ello, creo que las matemáticas (y cualquier otro tipo de aprendizaje) es sólo encontrar la motivación para hacerlo
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-12-10 | 13:30
1
Muchas veces una forma de motivar a alguien que le teme a algún desafío, es demostrarle cuánto lleva avanzado sin darse cuenta. Tu caso muestra un muy buen ejemplo.
responder
denunciar
apoyar
Juan Pablo Martinez | 2013-12-10 | 14:31
1
mi polola no entendía porcentajes ni razones ni proporciones. lo cómico es que cuando cocina y reduce recetas o las aumenta saca la proporcionalidad automáticamente. cuando le explique lo que ella hacia sus ojos fueron estos 0.0 xD.
El problema no es el calculo es entenderlo. ahora entiende funciones cuadráticas, logarítmicas, exponencial, limites y derivadas pero no entiende álgebra. no se como lo hace xD
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Romo | 2013-12-11 | 19:03
0
La motivación es mucho y las creencias también... ¿porqué el que hace cálculos mentales es mejor para las matemáticas?...
La verdad es que no es así, sin embargo la sociedad sigue ensalzando al que hace cálculo mental como el seco para las matématicas, y lo mismo para el resto de las materias... los mitos reforzados son un gran desmotivador, no por leer rápido se comprende mejor, ni por cálcular algo rápido se sabe más...
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.