Rama IX, Rama X, muerte rey Tailandia, Rey Bhumibol Adulyadej, mayo  1992, crisis política Tailandia
Imagen: César Mejías

Cómo el difunto Rey Bhumibol se convirtió en un ser casi divino en Tailandia

El monarca no fue preparado para asumir el trono y su autoridad tomo décadas en consolidarse. Solo tras una campaña para impulsar su imagen a mitad de siglo y su intervención en la crisis política de 1992 se convirtió en una figura reverenciada. Su muerte deja al país en una situación de incertidumbre.

Por Tomás Croquevielle @kroque1989 | 2016-10-14 | 12:06
Tags | Rama IX, Rama X, muerte rey Tailandia, Rey Bhumibol Adulyadej, mayo 1992, crisis política Tailandia
Relacionadas

Lamentaciones y desconsuelo reinan entre los tailandeses, después de conocerse la noticia de la muerte de su Rey Bhumibol Adulyadej (88), tras 70 años en el trono, más que cualquier otro monarca en la historia contemporánea del país y del mundo.

Tras su fallecimiento, el Primer Ministro, Prayut Chan-ocha, declaró un año de luto oficial, durante el cual todos los funcionarios públicos deberán vestir de negro y los edificios gubernamentales tendrán la bandera a media asta. 

Y es que para la mayoría de los 70 millones de tailandeses, Bhumibol es el único monarca que han conocido en vida y es considerado un sercasi divino, símbolo de unidad y guía de la nación, emblema del desarrollo económico y social de Tailandia. Tanta es su adoración, que su retrato cuelga en prácticamente todas las paredes de las casas del país y en sus puertas se encuentran las banderas amarillas que lo representan.

Pero esto no siempre fue así.

La salud de Bhumibol llevaba una década siendo tema de rumores. La draconiana ley que impera en el país, y que contempla penas de hasta 15 años de cárcel para cualquiera que "hable mal" de la monarquía, habían disuadido cualquier discusión sobre su estado de salud. 

Un heredero inesperado

Bhumibol no estaba destinado a ser Rey. Su padre Mahidol Adulyadej, era hijo del Rey Chulalongkorn, mientras que su madre no tenía sangre real, lo que lo situaba muy lejos de la línea de sucesión al trono. Bhumibol ni siquiera nació en Tailandia, sino que en EE.UU., durante los años en que su padre estudiaba salud pública (es considerado el padre de la medicina moderna en Tailandia).

El futuro rey no recibió una educación acorde a un futuro monarca, puesto que jamás se esperó que asumiera la corona. Tras una breve estancia en Bangkok cuando tenía solo 2 años, se mudó a Suiza, donde el francés se convirtió en su idioma de referencia, sin apenas aprender tailandés o las estrictas tradiciones reales tailandesas.

Su coronación como Rey no fue un proceso sencillo, a comienzos del siglo XX, la monarquía de Tailandia se encontraba en una profunda crisis. En 1932, un golpe de Estado obligó al entonces monarca Rama VII a ceder sus poderes absolutos y regirse bajo una constitución parlamentaria. Tres años después el monarca abdica en favor del hermano mayor de Bhumibol, Anada, sin embargo, en 1946 este fue hallado muerto en su habitación en circunstancias nunca aclaradas, con un tiro en la cabeza.

Bhumibol Adulyadej en 1946

Bhumibol no fue oficialmente coronado hasta 1950, y poco a poco Rama IX, su nombre real, logró aumentar su autoridad ante los militares, algo nada fácil proviniendo de un país que desde los años '30 ha vivido 19 golpes de Estado, 12 de ellos exitosos.

Para aquello fue fundamental la alianza que construyó con el gobierno de EE.UU. (con quien compartía el anticomunismo) y con Sarit Thanarat, comandante de las FF.AA. y Primer Ministro de Tailandia (1958-1963) tras un golpe de estado que encabezó. Durante su gobierno, Sarit impulsó la figura de la monarquía bajo el slogan “Nación, Religión, Monarquía”, el cual ligó a su plan de desarrollo económico.

En los casi cinco años de Sarti al mando del país, Rama IX volvió a ocupar el rol público perdido por la monarquía, atendiendo ceremonias públicas, visitando las diferentes provincias y recibiendo personal diplomático, consiguiendo elevar su figura a una de gran relevancia y reverencia en el país.

Figura de unidad nacional

Un episodio fundamental en la consolidación de la imagen de Bhumibol como una suerte de “semidios” ocurrió el 20 de mayo de 1992, cuando la televisión tailandesa emitió una imagen simbólica que quedaría grabada en el imaginario colectivo del país: apareciendo con un vestido blanco impecable y con una corbata marrón, se le vio sentado con dos hombres en el suelo arrodillados a sus pies.

Se trataba de Suchinda Krapayoon y Chamlong Srimuang, dos militares que se habían enfrentado por el poder en Tailandia; el primero había liderado un golpe de Estado en 1991 y buscaba ser elegido primer ministro, el segundo había encabezado las protestas contra su nombramiento al frente del gobierno. Dichas revueltas significaron la muerte de cientos de personas tras una dura represión militar, episodio conocido como “mayo negro” y que forzó la intervención televisada del monarca.

La intervención real en la noche del 20 de mayo de 1992. A la izquierda Chamlong Srimuang, el general golpista y  Suchinda Kraprayoon, líder de las revueltas, al medio, sentado el Rey Bhumibol.

Interrogantes a futuro

Tras su fallecimiento son muchas las interrogantes que se abren. Su figura era vista como uno de los principales pilares de estabilidad de Tailandia, que lleva más de 10 años inmerso en un conflicto político entre dos grupos opuestos (las camisas rojas y las camisas amarillas), que se han tomado las calles de Bangkok en repetidas oportunidades.

Los primeros provienen mayoritariamente de las zonas rurales del norte y noreste del país, y son liderados por Thaksin Shinawatra, ex primer ministro derrocado en un golpe en 2006 y que actualmente vive en el exilio en Dubai. En el otro bando está compuesto por los ultramonárquicos procedentes de la capital y el sur del país.

Buscando acuerdos en reuniones privadas o llamando al orden a ambos grupos, el monarca lograba mantener la tranquilidad al manifestar su voluntad.

El príncipe Maha Vajiralongkorn, sucesor de Bhumibol, goza de mucha menos popularidad que su padre tras una vida de escándalos. Su fama de mujeriego es conocida, por lo que muchos preferirían a la princesa Maha Chakri Sirindhorn como nueva reina, pero la ley de sucesión da prioridad a los varones y Bhumibol dejó claro hasta sus últimos días que su sustituto sería el primogénito. 

Por otro lado, la muerte del monarca ha generado incertidumbre en torno al futuro institucional tailandés. En mayo de 2014, una junta militar dirigida por el general Prayuth Chan-ocha, tomó el poder, después de meses de manifestaciones de los promonárquicos.

Aunque, el gobierno militar ha asegurado que está siguiendo una hoja de ruta para restablecer la democracia en el país, lo que significó que el pasado mes de agosto fuese aprobada una nueva constitución redactada por los militares (mediante un referéndum). Sin embargo, ésta no alcanzó a ser firmada por el Rey, por lo que los militares tendrán que esperar a que Rama X, el futuro monarca, lo haga después que asuma la corona en un plazo aún por definirse. Para aumentar aún más la incertidumbre, las elecciones que la Junta había prometido para 2017 podrían ser aplazadas de manera indefinida.

¿Conoces otra razón de por qué el rey es tan venerado? ¿Has sido testigo de la adoración del Rey en Tailandia?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Molo Rojas | 2016-10-17 | 08:07
0
Los Reyes desde siempre los mayores parasitos de la sociedad. De divino, solo tenia el culo por nunca haber trabajado de vdd y por llevarse bien con golpistas facistas.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2016-10-17 | 12:27
3
Molo, todas las opiniones son bienvenidas, pero porfa tratemos de mantener el tono constructivo del sitio.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Carlos Zamora | 2016-10-17 | 17:00
6
Los reyes y emperadores siempre han sido amados y odiados por los habitantes de sus paises o imperios, pero de ahí a expresarse así como la persona más arriba está de más.

Las culturas orientales siempre han tenido un gran respeto por sus monarcas. Muy buen artículo.
responder
denunciar
apoyar
Cristian Toledo | 2017-02-26 | 16:45
0
Estuve en Tailandia, antes y después del golpe de estado, y es muy extraño como el país sigue funcionando como si nada, al hablar con los tailandeses, parece no importarles mucho, están más inmersos en la religiosidad que la política, la gente en general es muy alegre y generosa, sobre todo en la zona norte de Chiang Mai.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.