El Chile que ¿todos? queremos

Reflexión política en base a los comentarios de nuestros lectores Paper Luis y Gonzalo Vidal

Por Cristián Mackenna @cmackennar | 2013-08-28 | 10:08

Soy un convencido que políticamente hablando, nos podemos encontrar con la sorpresa de que la mayoría de los chilenos quiere lograr cosas similares, pero a la hora de sentarnos a conversar y poner las cosas en perspectiva para ver los matices y los puntos de encuentro, terminamos dominados por los discursos destructivos que en general la política promueve a través de peleas entre "los buenos" y "los malos" o "la verdad" y "la mentira", todos argumentos odiosos que en nada construyen como método para avanzar como sociedad.

Al respecto, en El Definido ya hemos hablado varias veces sobre los matices y el Barbón hizo una genial reflexión sobre ese tema si alguien quisiera profundizarlo. 

Y sobre cómo el odio nos hace manipulables, nuestro editor, Marco Canepa, también se despachó una brillantez que recomiendo leer.

Pero volviendo al tema inicial, esta reflexión nace de la carta que nos envió nuestro lector Gonzalo Vidal, donde se pregunta si Chile está verdaderamente tan mal. Su visión es que no y mientras en Facebook una persona nos trató de mentirosos sólo por publicar la carta, en El Definido, Paper Luis nos dejó un comentario que, siendo contrario a la visión de Gonzalo, era respetuoso y constructivo.

¿Verdad o Mentira?

Con respecto a preguntarse si la visión de Gonzalo es verdad o mentira, me parece un completo sin sentido preguntárselo, ya que el "estar mejor" o el "estar peor" siempre va a depender de contra qué nos comparemos... ¿o no?

En ese sentido, habría que estar ciego para no darnos cuenta que como país hemos mejorado en muchas cosas, pero también estaríamos ciegos si no nos diéramos cuenta que podemos mejorar en muchas otras.

Por lo que retomando los aportes de Gonzalo y de Paper Luis, quisiera agregar que:

1. Si hemos avanzado positivamente en ciertas cosas, tenemos que ser capaces de descubrir qué fue lo que nos permitió crecer. Punto de Gonzalo.

2. Si hay fallas que arreglar, tenemos que repararlas y hacernos cargo del problema. Punto de Paper Luis.

Lo bonito de esto, ¡es que ambos puntos son compatibles!

Entonces, si estamos de acuerdo con el punto (1), está bien que exista gente como Gonzalo que nos recuerde que puede ser peligroso cambiar tan bruscamente de rumbo, pero de la misma manera, si estamos de acuerdo con (2), también está bien que exista gente como Paper Luis que nos recuerde que queda mucho por arreglar.

El Chile que  ¿todos? queremos

Habiendo hecho esta introducción, ahora puedo pasar a lo que quería mostrar, que es que, independientemente de si creemos ser de izquierda o de derecha, los más probable es que estemos buscando lo mismo y basta con que cambiemos la forma en que conversamos, para que sea más fácil ponernos de acuerdo.

Para analizar esto, voy a ocupar las mismas frases que dejó Paper Luis en los comentarios de la carta de Gonzalo y así analizar esas frases con esta fórmula de encuentro.

Sólo voy a analizar las 2 primeras frases que nos dejó Paper, porque si analizo las 17 que nos dejó, puedo estar un mes completo trabajando en el artículo... Pero si a alguien le interesa, que deje un comentario en la noticia y me comprometo a retomar los temas más adelante cuando pueda.

"Frenar las utilidades casi ridículas que tienen cierto tipo de industrias como los bancos"

Yo creo que todos estamos de acuerdo con que no es justo que los bancos en Chile tengan una rentabilidad tan alta, en efecto, en El Definido ya advertimos que la rentabilidad de los Bancos en Chile es mayor al promedio de la industria bancaria mundial en esta entrevista.

Obviamente que ese dato es un reflejo de que no hay suficiente competencia en Chile y que hay que ver cómo profundizar la competencia, pero en El Definido también ya hemos planteado ciertas ideas como la portabilidad bancaria y hemos mostrado casos de éxitos como el de Cumplo, que a través de la innovación y la iniciativa privada, pueden ser un aporte en la generación de competencia.

¿Es esto suficiente? Claro que no, pero eso no significa que haya que eliminar las tarjetas de crédito y los bancos (por algo todos las ocupamos y los elegimos...), sino que simplemente hay que regular la industria para que no haya abusos, para que sea más transparente y finalmente, para que la relación cliente-proveedor sea más justa, pero sin olvidar que los clientes también tenemos que ser más confiables, en efecto yo aposté por participar como inversionista en Cumplo y si bien en los créditos a empresas me fue bien, en los créditos a personas ya tengo dos casos de morosidad, que aun no sé si se arreglarán..., pero el punto es que las personas también tenemos algo de culpa y no podemos estigmatizar sólo a los empresarios, ya que dentro de ellos y como en todo en la vida, hay buenos y malos.

Más ideas para mejorar la competencia bancaria tengo varias y lo más probable que ustedes también, pero eso podría dar para un nuevo artículo completo, así que pasemos a analizar la segunda frase.

"Equiparar la educación, nivelar desde abajo y no que la gente se saque cresta y media trabajando para pagar un colegio mejor"

¿Quién se podría oponer a esto? Yo creo que nadie ¿o no? 

Y entonces ¿cuál es el problema? ¿Por qué no nos ponemos de acuerdo? Creo que esto sucede porque todos parten con su visión cerrada de cuál es la solución, sin partir por buscar los puntos de encuentro.

¿Y qué hemos descubierto en El Definido al respecto? ¡Varias cosas!

Partiendo por la educación escolar, hemos visto que hay muchos casos de éxito y a gran escala, como por ejemplo la red SIP, que muestran que sí es posible entregar una educación de calidad a los actuales niveles de subvención. ¿Entonces? ¿Por qué el resto no puede? Las respuestas a esta pregunta se pueden rescatar de la entrevista que le hicimos a Tomás Recart, que recomiendo que todos vean.

Advertencia: La propuesta que aquí abajo plantearé es nueva y personal, por lo tanto, no sé si nos une y de hecho, es una propuesta bien radical, pero quiero probar qué pasa con ella y ver si, desde ella, se puede generar una nueva conversación.


Entonces, si ya hay gente que lo está haciendo bien, como solución, se me ocurre plantear lo siguiente: Que cada colegio que no esté cumpliendo con los mínimos que se establezcan, le sea expropiado a su actual sostenedor, ya sea público o privado, y le sea entregado o otro sostenedor que ya haya demostrado entregar calidad, sostenedor que mediante una licitación pública de menor precio abierta a todos los sostenedores de calidad, se comprometa a llevar a ese colegio sobre la media, cueste lo cueste. De esta manera tomaríamos un compromiso con entregarle hoy y no mañana, gratuitamente y sin co-pago, una educación de calidad a cada niño, pero basados en la competencia.


Una forma de avanzar

Para terminar, mi punto es que creo, que incluso para los temas difíciles, como en los dos ejemplos que usé, se pueden construir soluciones entre todos si es que nos comprometemos a respetar al otro, tratándolo como un igual y sin caricaturizarlo como "el malo", sino que construyendo en base a los puntos que nos unen y de ahí ir avanzando.

¿Y tú? ¿Qué crees? ¿Podemos conversar, avanzar y construir sociedad con respeto entre gente de todos los colores?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Leonardo Lopez | 2013-08-28 | 10:43
5
Impresionantemente acababa de comentar en uno de los articulos anteriores y me quedo dando vuelta la misma idea de los colegios, que ahora trataré de redactar.
Creo que si bien la SIP no es el mejor de los ejemplos (ya que su implementación de mantención es en base a la ley de donaciones de privados)por ende, no todo es la subvención, no deja de ser uno de los modelos más exitosos en tema a calidad educacional, creo que pueden haber siempre nuevos modelos de como obtener una mejor educación, mientras no se basen en ver como los sostenedores cambian el auto cada 3 meses en base a la subvención. Pienso, como lo comente en el otro articulo, que nos falta integridad al momento de pensar en el futuro.

Creo, que el que las clases políticas se peleen tanto por el poder, es netamente tratando de en un 50% mejorar el país y 50% no quedar mal con ninguno de los que los apoya. Son muchos los que hablan de construir juntos cuando lo que realmente quieren es construir con los suyos.

Fue en un viaje a Buenos aires que un candidato ponía en sus afiches "que un ministro reciba el mismo sueldo de un profesor" o "si no cumple las metas destituido", es ilógico pensar acaso que podamos darnos el lujo de evaluar a nuestros políticos? pero por favor, que me digan que votando es si apruebo o no a ellos no es algo lejano y poco efectivo? pasa cada 4 años! mientras en esos 4 años pueden pasar muchas cosas.

Falta gente que unifique políticas que hagan que el país siga una línea y no que quieran hacer políticas efectivistas cada período de gobierno, gente que diga "saben el gobierno anterior hizo bien estas cosas, continuemoslas" por que siempre hay que desacreditar todo lo que hizo el anterior? por que los jefes de ministerios deben estar temblando frente a un eventual cambio de gobierno? Acaso son todos inoperantes los de diferente color político?

Creo, que finalmente todo se traduce en las ansias del dinero y como podemos gastarlo. Finalmente seamos quienes seamos somos Chilenos no? no deberíamos desear el bien de nuestros hermanos y hermanas? (y que no solo se reflejara en 90 min de partido)
responder
denunciar
apoyar
Gracias por tu aporte Leonardo!

Con respecto a las escuelas SIP, yo hice mi tesis de economía con su caso y las donaciones que reciben suman apenas $1.000 promedio por alumno al mes, por lo que con eso en perspectiva, se podría decir que la subvención es su único y principal recurso de financiamiento y por lo tanto, sí es un muy buen ejemplo a tener como referente, sobre todo tomando en cuenta que atienden a una mayoría de alumnos vulnerables, con los cuales obtienen resultados al nivel de lo mejores colegios particulares.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Jennifer V.SM. | 2013-08-28 | 10:46
16
Absoluta, completa e incuestionablemente de acuerdo. Este artículo grafica el tenor q la mayoría de las discusiones tienen en esta página: claridad y respeto.
También me pasa q, al leer los artículos de El Definido, siempre me quedo con la sensación de q sí se pueden lograr cambios, transformaciones reales, partiendo por ver las situaciones de manera constructiva y haciéndonos conscientes de nuestra responsabilidad ante los cambios q queremos ver.
Chita q me gusta esta página ^_^
responder
denunciar
apoyar
Isidora Seguel | 2013-09-01 | 21:51
1
EL problema es que en Chile la calidad de un colegio va de la mano con la mensualidad que cobra ese colegio, creo que todo el mundo estará de acuerdo con eso, pues los colegios privados en general tienen mejores resultados que los subvencionados, del mismo modo que los municipales, reitero, en general, tienen mejores resultados que éstos colegios subvencionados, y en dichos establecimientos, sus resultados son proporcionales al copago que exijan.

Ahora me parece que viene el error: establecer la causalidad sin tener más datos, o sea decir que los colegios pagados son de MEJOR CALIDAD que los municipales, y por ontonomacia, decir que TIENEN MEJORES PROFESORES. Y el postulado de Paper interioriza ese pequeño error, pues piensa que los padres al pagar más, pueden postular a un colegio mejor.

Déjame entonces proponer una tercera variable: el filtro. La mensualidad corresponde a un filtro socioeconómico, como lo son las pruebas de admisión que se toman en séptimo o en el kinder de algunos colegios (en la básica es ilegal), pruebas de conocimiento las primeras, y psicológicas las segundas, por darte un ejemplo. ¿Y cómo funciona el filtro de la mensualidad? Sesga la población. Los hijos de los padres que pueden pagar 10 mil pesos, se juntan con los hijos de otros padres que pueden pagar 10 mil pesos, y los de 25 mil con los de 25 mil, y los de 200 mil con los de 200 mil, etc., pero, ¿qué pasa con aquellas personas que no pueden pagar nada? Deben matricular a sus hijos en los colegios municipales o subvencionados con copago 0 (auspiciados por fundaciones, en gran carácter, religiosas). ¿Y que tal si es la condición socioeconómica de los alumnos la que condiciona sus resultados y no la cantidad de dinero que pida el colegio? ¿Hay diferencias entre los niños de distintos estratos que afecten el desempeño? Tarea para la casa... Pero revisamos los promedios y... ¡sorpresa!, a mayor vulnerabilidad, peores resultados.

Y ahora revisemos tu propuesta bajo ésta línea de pensamiento que te expuse. ¿Cuáles son los colegios con peores resultados? Los de mayor vulnerabilidad, en la práctica, los municipales. ¿Qué colegios cerrarían entonces...? Y bueno, tu propuesta no es tan original como piensas. Lo que propones, pasa. Se ha aplicado. Bajo la administración municipal de varios alcaldes en Santiago y ahora en La Florida. ¿Y ha solucionado algo? Los alumnos se trasladaron a los colegios subvencionados que su familia podía pagar y tienen los mismos resultados que antes. Algo más, ¿es justo entonces poner además la misma vara para todos?

Pero estoy de acuerdo en algo, estoy súper de acuerdo con que es necesario destacar aquellos colegios que escapan a la desviación estándar y cuya dirección ha logrado obtener mejores resultados con alumnos de baja vulnerabilidad, sin haber aplicado filtros (y aquí se me va todo lo serio, pero "Colegios de excelencia" plis, antes de admitir a los alumnos entrevistan hasta a los apoderados), y ya me extendí demasiado, pero sería bueno, y te recomiendo, investigar cuáles son estos colegios, y te darás cuenta de que la competencia no es lo primordial, eso es para las clases de gimnasia no mas, lo principal es suplir las diferencias, cosas básicas, que empiecen las clases después de haberles servido desayuno, que estén limpios, que tengan ropa, preocuparse de que sepan hablar antes de intentar enseñarles a escribir, como exige el programa. Y vuelvo a preguntar, ¿es justo utilizar las mismas herramientas y estándares para evaluarlos a todos?

Eso pues, soy estudiante de segundo año de administración pública, vivo en Puente Alto y mi mamá lleva unos 20 años trabajando en colegios municipales y con copago $0, me gusta el debate de la educación y espero trabajar por ello cuando me licencie.
responder
denunciar
apoyar
Isidora:

Estoy 100% de acuerdo contigo en que la mensualidad importa.

En efecto, por eso puse el caso de las escuelas SIP, que con menos recursos mensuales por alumno que un colegio municipal, obtiene mejores resultados con alumnos también vulnerables. De hecho más del 20% de su matrícula corresponde a niños vulnerables que asisten gratuitamente y aun así, tiene los mejores promedios del sistema a pesar que son un red muy grande que atiende a 20.000 alumnos.

Entonces, ellos son un ejemplo que sí se puede y a gran escala. Y por lo mismo, dado ese caso ejemplar (y hay varios más), que demuestran que con la misma o menos plata sí se puede entregar educación de calidad, ¿por qué no dejamos que ese tipo de instituciones crezca con mayor facilidad?

Además, fíjate que lo que propongo es licitación y "cueste lo que cueste", por lo que si los postulantes a quedarse con los colegios con peores resultados estimaran que en esa comuna o lugar es más costoso llegar al nivel de calidad exigido, entonces cobrarían más, por lo que la propuesta además tiene dos efectos adicionales en el largo plazo:

1) Garantiza que en cada lugar de Chile exista un colegio de excelencia gratuito. (No sé si se había entendido eso en la propuesta, pero obviamente si es licitación de menor precio, está sujeto a que no pueden cobrar financiamiento compartido. Lo arreglé en el artículo para que se entienda mejor.)

2) Termina con el co-pago. ¿Por qué? Porque si tengo un colegio de calidad y gratuito al lado de mi casa ¿por qué voy a pagar para mandar a mis hijos a uno pagado?

¿Lo ves? Espero que ahora se entienda mejor.
responder
denunciar
apoyar
Cristhian Cobas | 2013-09-02 | 17:44
1
Como escritor, alumno de Relaciones Públicas, y persona con un sueño, creo que existen varias aristas para la educación.

Personalmente, creo que partir con una educación también a los padres, quienes DEBEN hacerse parte del proceso educativo de su hijo, es primordial para mejorar el sistema, y que exijan mejores profesionales. Sabemos que existen profesores de excelencia, y profesores malos. Yo mismo soy instructor de idiomas, si bien no tengo licenciatura, y a cada 4 meses soy evaluado para observar mi desempeño y determinar si puedo seguir enseñando, o debo pasar por un entrenamiento para recordar las bases de la enseñanza de excelencia.

Como segunda arista, creo que los colegios con subvenciones como bien dices en el artículo, deben pasar por un sistema de licitaciones y que los mejores administradores puedan competir por la obtención de dicha licitación. La competencia entregará colegios y sostenedores realmente comprometidos con la calidad de la educación, y no sólo por la cantidad de dinero que puedan recibir por ser sostenedores. Tengo en mi familia a una tía que es sostenedora de un colegio pequeño, de enseñanza básica, que ha obtenido excelentes resultados con niños de diversos estratos sociales (por ubicarse en una comuna con diversidad económica) y curiosamente, al no importar qué tipo de familia inscribe a su hijo en el colegio, la diferencia académica entre un niño de GSE C1 y un niño del GSE D no existe, puesto que el colegio es con copago 0 para niños en situación de vulnerabilidad. Ahora, como política del colegio, todos los años se realizan pruebas individuales a los profesores con un profesional educador para determinar la capacidad de ellos. Tristemente, este colegio sólo educa a nivel básico, hasta 6to, por lo que cuando tienen que elegir un colegio de enseñanza media, que influye en el promedio para la PSU, es donde suceden los desbalances de "si pago, tengo mejor educación". Los niños en situación de vulnerabilidad no tienen como competir, y por lo tanto empieza la desigualdad.

Esto me lleva a hablar de la tercera arista: la evaluación a los docentes. Es inadmisible que no se evalúen a los profesionales educadores, cuando en todas las demás profesiones en sus trabajos existen las revisiones de performance, los KPI, y muchas otras instancias de evaluación del trabajo. Estos profesionales son los que están a cargo de la educación formal intelectual de nuestros niños, y por lo tanto, DEBEN ser evaluados para determinar si pueden seguir enseñando como lo hacen, o tienen que pasar nuevamente por seminarios y entrenamientos para continuar con su carrera. Es más, a mi parecer, debería ser una prueba a nivel nacional, estilo PSU, en donde los colegios tengan acceso a los resultados de dichas pruebas, y así generar libre competencia entre los mismos profesores. Esto permitiría que los pagos a los mismos subiera, ya que los colegios ofrecerían mejores pagos a los que tengan mejores puntajes, etc. Se debe realizar una evaluación aunque sea anual, en la cual los profesores demuestren que siguen en capacidad para ejercer su profesión. Que tengan el mismo nivel de responsabilidad que un médico con las vidas, puesto que son los encargados de formar las generaciones del futuro.

Y como última instancia, creo que las municipalidades DEBEN ofrecer programas extracurriculares atractivos para los educandos. Soy férreo defensor de la teoría que si un educando es desafiado en su enseñanza, con un nivel adecuado a su capacidad aprendida, lograrán aprender de manera más efectiva los contenidos necesarios para desarrollarse en la vida académica. Y si tienen variedad en esa enseñanza, podrán desarrollarse de manera plena como personas, y no sólo como "científico-humanistas" ya que ese sistema sólo promueve profesionales universitarios, y no técnicos profesionales. Es parte de nuestra sociedad el desarrollar trabajadores plenos.

Finalmente, los responsables somos todos, desde los padres y la comunidad que rodea al colegio, hasta el sostenedor y sus políticas de enseñanza y gastos. Si todos trabajamos por una mejor educación, tendremos en un futuro personas con ideas brillantes, y podremos modificar nuestra economía de recursos naturales, a una economía de ideas, que es el futuro de la sociedad.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Carlita MF | 2013-09-03 | 17:50
9
Primero que nada, excelente columna. Concuerdo mucho con lo que planteas, sobre todo con la idea de que hay que conversar las cosas con tolerancia.
Y es en esa palabrita donde me voy a detener porque (y respondiendo además las preguntas que planteas), no sé si será cuestión de nuestra cultura o será una cosa más generalizada de la raza humana, pero cuesta tanto ser tolerantes. Y lo gracioso es que pedir tolerancia es fácil, practicarla es lo complicado.
Lo ideal es conversar, dar soluciones, generar propuestas por una sociedad mejor sin importar tu postura política. Pero pasa que al intentar dar una opinión distinta, te dicen que estás equivocado y que poco menos, eres un vendido o que eres de x color político.

Nos falta mucho para conseguir instancias de respeto y tolerancia mutua, pero hay que trabajar por ello y empezar cambiando uno mismo :)
Lo genial es que con este tipo de artículos, te das cuenta que no estas loco por querer evitar los odios sin sentido en pro de generar cosas mejores.

Gracias! :D
responder
denunciar
apoyar
Domi Astaburuaga | 2013-11-21 | 23:55
0
Desde mi punto de vista lo mas importante es la base.
Vivo en un pueblo en el que hay una pequeña escuela (llega hasta 8avo básico) por lo que después hay que ir buscando liceos o colegios que los acepten por las notas y la conducta.
Esta escuela es pésima, pero la gente que vive acá no puede optar por llevar a sus hijos a otros lados.
Pocas personas se preocupan por ella, no creo que evalúen a los profesores y los niños van hasta con cuchillos a clases.

La cosa es que el niñito que se leyo un pagina del cuaderno, tiene promedio 7, lo que le da un plus para poder elegir un liceo o un colegio subvencionado cuando salga de 8avo.
pero, ¿que pasa después?
Una niña que conozco, salio de esta escuela con promedio 64 y la aceptaron al colegio subvencionado mas "top" que se encuentra por aquí cerca.
Le fue pésimo.
Le exigieron un mínimo de comprensión de ingles, pero ¿como? si en la escuela no le enseñaron nada.
ahí le exigieron que fuera presentable a clases, que fuera respetuosa con todos y supusieron que tenia la base en las materias básicas para seguir con el curso normal, pero con sus conocimientos adquiridos en la escuela no se la pudo.
aquí les pregunto: ¿fue su culpa?
responder
denunciar
apoyar
Claro que no es su culpa! Por eso la propuesta dice que elevemos el nivel de todos los colegios, cueste lo cueste. Y eso se puede lograr entregándole los colegios que hoy lo hacen mal, a sostenedores que hoy lo hagan bien.

Y el cueste lo cueste, implica que en zonas rurales, la subvención tiene que ser lo suficientemente alta para que que esos buenos sostenedores se quieran ir hacia allá.
responder
denunciar
apoyar
Domi Astaburuaga | 2013-11-22 | 23:56
1
comparto tu opinión.
es como si quisiéramos que cuando grandes fueran nanas, obreros, etc..
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.