trabajo, relaciones laborales, empleados, empresas, jefes, RSE, clima laboral, felicidad
Imagen: Imagen de la serie The Office

El 60% de los chilenos considera insoportable a algún compañero de trabajo

La responsabilidad social empresarial y la ética laboral deben partir por preocuparse de los propios empleados y el clima dentro de la institución. Es en las prácticas cotidianas donde se juega la coherencia y los valores.

Por Luz Edwards @luzedwardss | 2013-08-21 | 09:44
Tags | trabajo, relaciones laborales, empleados, empresas, jefes, RSE, clima laboral, felicidad

El Centro de Estudios Sociales y Opinión Pública (CESOP) de la Universidad Central acaba de lanzar los resultados de una encuesta sobre clima laboral y las cifras son potentes. El 60% de las personas manifestó tener en su trabajo algún compañero que le resulta insoportable, sin discriminación de género u otros. El 46% expresó estar dispuesto a hacer algo para que despidieran a quien le resulta intolerable y un 28% reconoció haber tenido injerencia directa en el despido de algún compañero de trabajo.

¿Somos todos unos mañosos? No. Los académicos participantes de la encuesta explican que las relaciones laborales remiten mucho más a la institución que a las personas involucradas. Es decir, la falla viene desde “arriba” y tiene que ver con la manera en que se trabaja en cada lugar.

Respecto del hecho específico de hacer algo para que despidan a un colega, el director del Centro de Atención Psicológica de la Universidad Central, Fernando Urra, dice que cuando las organizaciones tienen claramente establecidas las funciones, los problemas de relaciones laborales disminuyen. “Por eso es problemático cuando las relaciones laborales, carentes de horizontes normativos, deben auto-regularse. Se crea un escenario propicio para  el desarrollo de acciones emocionales insanas que comprometen logros de las secciones implicadas y de la organización misma”, explica Urra.

Fiesta estrambótica y regalitos

Estos resultados confirman algo que ya sabíamos: que los conceptos de ética laboral y responsabilidad social empresarial suenan fuerte en Chile, pero todavía no puede decirse que se preocupen de lo esencial. En lugar de enfocarse en encontrar la manera de que la empresa o institución sea un entorno agradable y propicio para el desarrollo de sus propios trabajadores, muchas veces se gasta la energía y los recursos en aportes a la comunidad (que suelen oler a puro marketing) y en actividades extraprogramáticas como comidas, fiestas y regalos.

Álvaro Pezoa, académico de la Escuela de Negocios de la Universidad de los Andes, dice que hoy las personas no se contentan con eso. En su opinión, lo que más busca la gente es consecuencia y coherencia. Si el día a día es desorganizado, si no puedes plantearle con confianza las cosas a tu jefe, si hay un compañero de trabajo que parece tener beneficios que nadie comprende, esa fiesta o regalo serán puntos en contra y no a favor del empleador, pues la persona sentirá que la están tratando de “comprar” y que está frente a una inconsistencia enorme. 

Un día a día agradable

En cambio, cuando la empresa tiene una misión interna que se basa en el bienestar de las personas que trabajan ahí y eso se materializa en prácticas concretas que ayudan a que las cosas funcionen bien, tal vez no haga falta tanto evento extra. No se respira la sensación de caos y falta de principios de acción que tanto tiempo hace perder y tantos roces provocan entre los colegas, como lo muestra la encuesta de la Universidad Central.

Si el plan de ética o responsabilidad social empresarial no comienza por aquí, todas las demás acciones –yoga a la hora de almuerzo, cursos, fiestas para los niños, reforestaciones, organización de maratones, etc.- se sentirán como un maquillaje o como medidas compensatorias. 

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-08-21 | 10:58
0
De verdad que lograr relaciones sanas en una empresa -sobretodo verticales- es toda una ciencia. Hay toda clase de técnicas para dar feedback, evaluar, incentivar, delimitar responsabilidades, establecer objetivos, etc. Uno cree que las maneja, pero cuando te enseñan bien, te das cuenta que el puro sentido común no basta.

En todo caso, casi todas se centran en poner reglas claras, escuchar mucho y tratar de siempre ver las cosas desde la perspectiva de la posibilidad y no del problema.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-08-21 | 11:41
2
La consecuencia de los actos de las empresas ayudan bastante a ver al compañero de trabajo como alguien a lo menos "aceptable". Es decir, si la empresa explota a todos, es mas aceptado que si explota a "algunos" mientras otros se van. O si ofrecen un bono de productividad, pero sólo se lo ganan los jefes, claramente creas resentimiento dentro de las oficinas
Por otra parte, la definición de cargos y roles dentro de una empresa debe ser transparente, de manera que el resto también sepa que hace el otro, mas que calentar una silla y postear en diarios digitales.
Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-08-21 | 11:50
0
¡Jaja!
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo Arriagada | 2013-08-21 | 13:41
0
No creo que sea un problema de la institución, claro que influye, pero pensando en mi, en el colegio tuve un compañero que no soportaba, en la universidad igual, en mi hogar tengo un vecino que no soporto y en el trabajo igual. Es cosa de feeling con las personas, si estoy de acuerdo que influye mucho consecuencia y coherencia de las personas que nos rodean.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.