universidad, estudios, estudiantes, universitarios, consejos, guías, manuales, educación, institutos, CFT, IP
Imagen: Felipe Muhr

Breve guía de supervivencia para la universidad

Nueve importantes consejos para aquellos que pasan del estructurado mundo de la educación escolar, al caótico y emocionante mundo de la educación superior.

Por Juan Reyes | 2016-02-16 | 14:26
Tags | universidad, estudios, estudiantes, universitarios, consejos, guías, manuales, educación, institutos, CFT, IP
Relacionadas

Cada año multitudes de estudiantes entran a su primer año de universidad, ya sea persiguiendo un sueño o empezando a soñar. Las primeras semanas son una ensalada de sorpresas y adaptación a lo nuevo, en una etapa en el que aún queda mucho por conocer y definir de sí mismo. Decisiones importantes para una mente errante.

Si quieres sobrevivir a la universidad, tendrás que controlar tus impulsos y lidiar con una avalancha de distracciones: fiestas, actividades, amistades y otro sinnúmero de cosas que, si no las balanceas, te pueden desviar de la ruta correcta, hacia la deserción. 

A continuación una pequeña síntesis de cosas que aprendí los años que estuve allí, donde conocí historias tristes y felices. Deseo que la tuya sea una historia feliz.

1. Debes tener un grupo de estudio/amigos

Los solitarios la tienen más difícil en la universidad, les cuesta más conseguir ayuda y la valiosa información que corre de boca en boca, que muchas veces marca la diferencia entre la vida y la muerte en un examen. Tener un grupo de estudio y amigos, es fundamental para sobrevivir en la universidad. Va a hacer tu paso por ella más agradable y fácil, si toman los mismos ramos, juntos irán desarrollando técnicas para estudiar y hacer los trabajos; se darán cuenta de lo que funciona y lo que no. No seas egoísta con tus compañeros ni compitas con ellos, comparte todo lo que puedas y ayúdalos, un día ellos te ayudarán a ti.

2.- Equilibrio: mañana no serás más rápido ni dispondrás de más tiempo

Luego de toda una vida de horarios estrictos, campanas para el recreo y listas de asistencia, algunos enloquecerán con la libertad conferida por la vida universitaria y saldrán corriendo, dando brincos de alegría. Disfrutando a concho cada momento, se encontrarán con otros que estarán en el mismo estado de euforia y juntos se perderán en el horizonte. En el intertanto, la máquina seguirá funcionando y los aniquilará sin compasión cuando vuelvan de su alegre andanza. Ten en cuenta que sólo el primer año es muy probable que un tercio o un cuarto de tus compañeros deje la carrera.

Por ello es recomendable dejar toda distracción para después de haber cumplido, NUNCA para antes. Tu cerebro hará todo tipo de tretas para convencerte de que puedes disfrutar hoy y trabajar mañana; que mañana el día tendrá largas horas y que las aprovecharás a concho, que podrás cumplir. Eso es mentira. Por ello. los momentos de alegría, celebración y desenfreno deben ser vividos después de haber cumplido, y nunca antes.

3. Si un ramo te está complicando jamás faltes a esas clases

Si un ramo está matando tu sueño, lo peor que puedes hacer es dejar de ir a clases, ayudantías y convertirte en el desconocido que sólo llega a los eventos obligatorios. Esa es la receta perfecta para el fracaso; si te falta una mísera décima, ni el profesor ni el ayudante te ayudarán, porque no te conocen y como tú no les diste tiempo, ellos no te darán tiempo a ti. Como no fuiste a clases, no viste la pista que dejaron para los que estuvieron ahí, ni los contenidos que fueron ilustrados con mayor énfasis: vas a estudiar con un enfoque distinto al que tienen los que sí fueron a clases. Las cosas no son tan objetivas cuando una persona evalúa a otra; la prueba dependerá mucho del estilo del profesor y ese estilo se conoce en clases.

4. Si estás en peligro de ser expulsado, debes decirlo a tus profesores

Si estás a punto de que te expulsen de la universidad por mal rendimiento y quieres revertir la situación, debes informar a los profesores y a tus compañeros de la situación. Si saben que te estás esforzando por salir del hoyo en el que te encuentras, es muy probable que te ayuden. Si no tienen idea de que estás en apuros, sin querer te pueden perjudicar y no necesariamente te ayudarán si se enteran demasiado tarde.

No te avergüences de llegar a ese punto; no significa que a futuro serás un mal profesional, en general el mal rendimiento está asociado a una técnica de estudio incorrecta o no tener como primera prioridad la universidad. Tomando las acciones correctivas es posible revertir la situación y salir adelante; pero te costará más salir de ahí si no pides ayuda.

5. Método, método y método

La regla esencial para sobrevivir a la universidad, es seguir una receta que te aleje del caos: orden. Hay un motivo por el cual en las universidades usualmente regalan una agenda a los mechones: se deben recordar fechas, horarios e idealmente rutinas de estudio. No basta con estudiar, hay que estudiar ordenadamente; no solo reunir el material, sino que también organizar de qué manera se va a usar y establecer fechas para ir avanzando.

Conocí a personas que pudieron sobrevivir los primeros años de universidad gracias a la excelente base que traían del colegio, pero que luego tuvieron que abandonar por no poseer método de estudio. Seguir una estrategia es imprescindible para responder a las grandes exigencias que puede generar “sacar una carrera”.

Si no eres ordenado, tus opciones se irán estrechando y cuando te veas acorralado lamentarás no haber previsto la situación. Por eso lo ideal es tomar un lapiz, anotar en la agenda y revisar periódicamente lo que se viene encima, de modo de anticiparse y no llegar a la situación desesperada. Invertir 5 minutos en organizarte, te puede ahorrar semanas de sufrimiento.

6. Estudiar clase a clase = tiempo infinito

Pocas personas son capaces de seguir este método, pero los que lo hacen se quitan el tremendo peso de encima, porque el estudio les sale, comparativamente, casi “gratis” en tiempo. Si eres capaz de estudiar luego de cada clase, vas a asimilar el contenido con mayor claridad, fuerza y en menos tiempo, porque tendrás el recuerdo fresco. Esto tiene su fundamento en la neurociencia: hoy se sabe que para aprender es mucho mejor estudiar en varias sesiones pequeñas que en una sesión larga. Todo lo opuesto a lo que hace la mayoría: estudiar la noche anterior. Estudiar clase a clase le va a dar a tu mente más tiempo para digerir los contenidos, además de que podrás aprovechar mejor las clases, porque cualquier duda la podrás preguntar en la siguiente. Las personas que siguen este método tienen todo más fácil: les va mejor en las pruebas, entienden los contenidos y salen más preparados de la universidad porque realmente la aprovecharon.

7. Si no te gusta para nada la carrera, haz lo posible por cambiarte tempranamente

Ciertas carreras requieren una gran fuerza de voluntad para poder terminarlas, volviéndose muy pesadas y demandantes. Si no te gusta para nada la carrera, es recomendable que consigas orientación y te cambies lo antes posible. De lo contrario, te arriesgas a perder valiosos años de tu vida, para desertar en la mitad o al final; tu motivación va a estar disminuida y la necesitas para poder avanzar. Por otra parte, como dice el dicho “trabaja en lo que te gusta y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida”.

8. Si te esta yendo mal, tienes que cambiar urgentemente tu manera de hacer las cosas

No esperes obtener mejores resultados si aplicas la misma fórmula. Si te está yendo mal en la universidad, vas a tener que mirarte al espejo honestamente y revisar qué tienes que corregir. Como uno es mal juez de sí mismo, sería mucho mejor que le preguntes a un amigo al que le ha ido bien, qué es lo que ve él que estás haciendo mal. Si tienes un buen grupo de estudio, apoyate en ellos y no te alejes; te pueden ayudar a salir de ahí.

9. Tu principal objetivo es aprender, no solo aprobar exámenes

Olvídate de aprender las cosas de memoria, sin comprenderlas. Y demás está decirlo, de hacer trampa. Es posible que sobrevivas a la universidad así, pero te advierto que desecharías tus años de estudio para egresar siendo una persona que sólo aprendió a pasar pruebas; tendrás dificultades para enfrentar el mundo real, que usualmente es más difícil que las pruebas de la universidad y requiere conocimiento digerido, no sólo memorizado.

Mis mejores deseos para ti

Espero que estos consejos te ayuden a conseguir lo mejor de tus años de universidad, que un día vas a recordar con nostalgia. En mi caso, puedo decir que esos años fueron muy positivos, aprendí muchas cosas y conocí grandes amigos; lo mismo deseo para quienes inician la aventura del conocimiento.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Vicente Villegas | 2016-02-16 | 15:22
8
Gracias, necesitaba esto <3. Amor infinito al definido.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2016-02-16 | 15:23
1
:)

¡El resto de los lectores experimentados ofrezca su sabiduría también!
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Ange Brik | 2016-02-16 | 15:34
12
mis consejos:
mas vale amigos que plata... si eres amig@ de las tias del aseo, siempre podras contar con ese baño limpio y escondido que es solo para aquellos tocados por la voluntad de superman. los tios o tias del casino siempre tendran un lugar para guardar tus cosas, algunos podran fiarte, en otros lados podras tener las mejores mesas y, si eres fanatica de las teleseries, podrias hasta lograr tener una tv en tu mesa favorita.
los guardias, tambien pueden ser de gran ayuda, entrar y salir a tu facultad 24/7 puede ser un tesoro en epoca de examenes. en biblioteca hasta podrias lograr que te guarden libros, textos, salas, mesas o que te dejen dormir.
las secretarias te podran ayudar a botar ramos, cambiar horarios, conseguir telefonos y horarios extras, entrevistas especiales y siempre averiguar quienes son los jefes de carrera, que ramos hacen, saber los horarios de tus profes mientras tu tienes horas libres....
y una de las cosas mas importantes es saber que no se te va la vida en esto, saber cuando retirarse y dejar de dar la hora tb es super importante.
responder
denunciar
apoyar
Juan Reyes | Colaborador | 2016-02-16 | 17:57
1
jajajaja muy cierto!!
responder
denunciar
apoyar
Felix Rodriguez Leal | 2016-02-16 | 15:38
3
Este año ingreso a Ing. civil en acustica en la Uach y con solo ver algunos ramos del primer semestre en la malla ya dan miedo. Pero ya con estos 9 consejos claros desde un principio seguro ayudan a que se hagan mas fáciles (y)
responder
denunciar
apoyar
Roberto Inostroza Vallejos | 2016-02-18 | 14:40
1
Son bravos en acústica, los que estudian esa carrera son lo mas cercanos a humanistas en la facultad, buena tela. Ojo con los chupicidios y los asados acústicos. Ah! Y cuando juegan a la pelota no corren, vuelan bajito.
responder
denunciar
apoyar
Diego Machuca | 2016-02-16 | 16:14
5
Lo principal es tratar de encontrar qué es lo que realmente te gustará para trabajar. No se fijen en las lucas y los futuros sueldos, que llenan portadas y reportajes, no dejen que sean su guía al elegir la carrera.

Y ya estando en la U, en mi opinión lo más importante es ser metódico al estudiar. Yo organizaba los contenidos y leía los textos 3 veces: una ojeada, para ver títulos y contenidos más importantes, la segunda para leer más a conciencia y usando el destacador, y la última para estudiar bien, enfatizando en las partes destacadas.

Buen artículo :D
responder
denunciar
apoyar
Gustavo Rebolledo Miranda | 2016-02-16 | 17:43
5
Consejo número cero (de alguien que ya pasó a quinto año): Para los novatos, ver que tienen horarios compactos en comparación al colegio los lleva a emocionarse y pensar que después de todo tendrán tiempo para muchas cosas. Error: La universidad es mucho más que las horas de clases.
Saludos a todos los novatos, cachorros, mechones, freshmen o como sea que los llamen!
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
María José Salazar | 2016-02-16 | 18:31
5
Creó que ayuda un poco saber que tipo de aprendizaje tienes. Yo descubrí que tengo principalmente aprendizaje auditivo, por lo tanto ir a clases y escuchar con atención para mi era vital y después discutir la materia con mis compañeras me ayudaba mucho. Otros compañeros tenían más aprendizaje "lector" (no se si existe una palabra más técnica), por lo tanto necesitaban más tiempo para leer y releer el contenido. Otros tenían más memoria visual, por lo tanto los esquemas, mapas conceptuales, destacados y lápices del muchos colores eran sus mejores aliados. Otros tantos tenían un aprendizaje kinestesico, por lo tanto necesitaban espacio más grandes para estudiar, porque constantemente se paraban, sentaban, tomaban las cosas, las revolvían y después las ordenaban porque el movimiento los ayuda a concentrarse mejor. Descubrir de que forma aprendes mejor te ayuda un montón. En mi caso, una sola noche estudie toda la noche para un certamen (de fármaco, me acuerdo), nos juntamos con unas amigas y leímos cosas toda la noche. En el certamen me fue tan mal que nunca más trasnoche estudiando.
Y eso es otro punto importante: dormir. Uno asimila el aprendizaje durmiendo, se necesita descanzar para rendir mejor, así que no den un certamen (o solemne o como le llamen) sin haber descansado aunque sea un poco. Mis profes siempre contaban la historia de un chico que se quedó estudiando toda la noche a punta de energéticas. Cuando llegó a dar la evaluación, estaba tan acelerado (ansioso y con taquicardia) que lo tuvieron que mandar para la casa.
Otra cosa que yo considero importante es tomar desayuno. Y un buen desayuno, porque nunca sabes si vas a poder almorzar. Es súper fácil que se te pase el tiempo echando la talla, haciéndole la guardia a un Profe, yendo a la biblioteca por un libro, estudiando, sacando copias u otros, así que coman antes de salir de la casa, o por último lleven algo para el camino, pero desayunar es súper importante

Esos serían mis consejos.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Masquiarán | 2016-02-18 | 12:54
1
Técnicamente son "estilos de aprendizaje" (teoría de Kolb y esa vaina) y ciertamente ayuda ser consciente del estilo predominante. Soy un abanderado por la idea que, en la U, la responsabilidad primera sobre el aprendizaje es del estudiante, y que la motivación debe ser endógena. Pero es igualmente cierto que si la metodología del docente no considera esas diferencias entre sus alumnos y no se entregan las herramientas críticas para la gestión de contenidos, las posibilidades quedan bien limitadas para la mayoría.

Comer y dormir bien... clave. El punto básico obviado por la mayoría de los estudiantes.
responder
denunciar
apoyar
Amy Zapata Punchong | 2016-02-16 | 18:51
2
Gracias por el artículo,este año me cambié de carrera,y por alguna razón estoy un poco más nerviosa que la primera vez que ingresé a la U,necesitaba leer algo así, ¡Gracias Juan reyes y equipo de el definido <3!
responder
denunciar
apoyar
Damián | 2016-02-16 | 19:46
9
Consejo: no quedarse con solo lo visto en clases. Aprender nuevas cosas, leer más allá de los textos obligatorios, desarrollar el pensamiento crítico y debatir con los compañeros sobre las materias.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Ignacio Arancibia Godoy | 2016-02-16 | 20:09
1
Encuentro que este consejo que diste es de oro, así uno realmente va a saber.
responder
denunciar
apoyar
Luzma Cabrera | 2016-02-17 | 09:52
2
Mi consejo es que duerman bien antes de las evaluaciones. No importa tanto si no alcanzan a revisar toda la materia, mientras lo que hayan estudiado lo conozcan al revés y al derecho. Eso, más una mente descansada, les permitirá aperrar en más de una oportunidad.

Mucho éxito!
responder
denunciar
apoyar
Roberto Inostroza Vallejos | 2016-02-18 | 14:37
3
Habiendo pasado ya 5 años desde que salí de la universidad, puedo decir que la pase como un vietnamita, de punta y codo, algunos años sufridos otros más sencillos, me heche un año que en ingeniería es normal, estuve 3 años en mi centro de alumnos de carrera y facultad, fui a marchas, estuve en las tomas, conversé con decanos y pro rectores, fui a congresos. Mi consejo es, la universidad no sólo es para estudiar, metanse en los centros de alumnos, participen más allá de la sala, conversen con los profesores de otras cosas aparte del ramo de turno, saluden a los auxiliares, secretarias y a todo el personal paradocente. Disfrutenla a concho que ya tendrán 40 años para ser adultos aburridos. Y piensen bien si lo que van a estudiar es lo que quieren ser por que la mayoría lo va a ser el resto de la vida y al menos yo igual me arrepiento un poco.
responder
denunciar
apoyar
Carlos Acevedo Cossio | 2016-02-20 | 12:16
5
Excelente!!
Yo trabajo hace un par de años en esto y creo que no lo podría haber dicho mejor...
Cada semestre intento que mis estudiantes visualicen esta realidad... que el compromiso y la constancia son la clave del éxito, pero no basta.
Es imprescindible generar buenas redes de apoyo, porque la universidad no nos prepara para el mundo del trabajo... ni siquiera debería intentarlo.
Esta instancia, en la que desarrollamos nuestro intelecto más intensamente que en cualquier otra (por lo general), nos permite explorar realidades muy distintas, conocer el mundo en su universalidad.. si es que estamos dispuestos.
Por eso es tan importante reconocer a nuestros compañeros y profesores, pero también a la tía del quiosco (que después te puede dar más papas fritas o menos hielo en la bebida) o la tía del aseo (que seguro te salvará en más de una, durante el paso por la u). Y no es sólo por el fin materialista de conveniencia, es por una importantísima ley de la vida, la amabilidad crea un entorno de afectos recíproco que nos fortalece.
Entonces, me parece que esto también es una invitación a tomar las herramientas de nuestros estudios y transformarnos no solo en titulados profesionales trabajadores, sino en personas que tengan los medios y las herramientas para construir una sociedad más humana, más positiva, más común.
Una última cosa: Los profesores observamos... y todo se ve en la sala (que uno deje pasar cosas es habitual), por eso no dejen pasar su potencial, confíen y cuenten con los "profe secos y buena onda", que son los más indicados para sacarles el jugo y después, conseguirles una pega donde puedan brillar.
Gracias, una vez más, al equipo de El Definido. Y fijo que mis estudiantes tendrán una pasada por este artículo.
responder
denunciar
apoyar
Juan Reyes | Colaborador | 2016-02-20 | 14:36
1
Qué mejor que contar con la perspectiva de un profesor en este artículo. Gracias Carlos por darnos tu visión!!

Eso que mencionas de los profesores que ayudan a los alumnos a encontrar pega es muy cierto, es algo que también pude ver. Incluso, no falta el alumno que se va a estudiar a otro país, gracias a que algún profesor detectó en él las cualidades necesarias para hacerlo...
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Muñoz Rojas | 2016-02-20 | 22:47
1
Yo estoy en segundo de Psicología, y en primero la vi pelua' jaja Me costo adaptarme. Luego de un año para dar la psu de nuevo, fue algo brusco el cambio de rutina. En el colegio era más o menos ordenado para estudiar, pero no tenía un método consolidado. Después, cuando tuve que dar la prueba de nuevo logré ponerme a estudiar como corresponde, me fue la raja, entré a la carrera, y pasé primer año con dificultades pero con puros azules. Si de verdad le hubiera puesto empeño, estudiado todos los días, y atendido mis contratiempos y problemas en su momento, habría rendido mejor.

Consejo para mechones: estudien, estudien, estudien, y después huebeen y disfruten a concho :)

Y si no es estrictamente necesario, no se vayan a paro :( Da lata ser egoísta con los que tienen necesidades en otras carreras o Ues, pero eso complica un poco más las cosas de repente. Se pierde el ritmo y la motivación, aunque sea solo un mes o mes y medio como me tocó.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.