voluntad, motivación, fuerza, energía, ánimo, felicidad, bienestar, meditación, consejos
Imagen: Gojko Franulic

Por qué abandonamos tan fácilmente nuestras metas y nos cuesta tanto cambiar nuestros hábitos

Sólo piensa en la última vez que intentaste hacer dieta, hacer deporte o terminar algún proyecto y fallaste ¿qué pasó? ¿se puede hacer algo al respecto? En este artículo, algunos consejos para aumentar nuestra fuerza de voluntad.

Por Juan Reyes | 2015-06-09 | 17:00
Tags | voluntad, motivación, fuerza, energía, ánimo, felicidad, bienestar, meditación, consejos
"La parte difícil de cualquier cambio de rutina, contrario a lo que muchos creen, no es comenzar. Lo difícil es continuar haciéndolo después de que fallamos"
Relacionadas

Si hay una fuerza que tiene un impacto tremendo en todas las áreas de tu vida, es la fuerza de voluntad o la capacidad de autocontrol. Algunos experimentos científicos han logrado dilucidar un poco más acerca de esta importante cualidad. Hoy se sabe que nuestras reservas de autocontrol no son ilimitadas. Por ejemplo, si te abstienes de comer un rico trozo de torta, luego te será más difícil evitar fumar un cigarrillo o cualquier otra cosa que requiera de tu fuerza de voluntad, lo que explica por qué solemos recaer en nuestros vicios luego de un día particularmente difícil o cansador.

Al pensar en una persona disciplinada, inmediatamente viene a la mente la imagen de alguien de alguna manera reprimido. No obstante, esta es una visión distorsionada de una bella cualidad. La ciencia hoy nos explica, que más que tener una gran capacidad para resistir tentaciones, las personas con mayor autocontrol evitan llegar a la difícil situación de “resistir la tentación”, si no hay tentación es más difícil equivocarse. Las personas que controlan de mejor forma sus impulsos tienen menos conflictos entre sus metas y una vida más tranquila.

Fuerza de voluntad, talento y felicidad

Si observamos a los grandes científicos, músicos y deportistas, podemos apreciar que, en general, sus logros son el resultado de un arduo trabajo, que sólo se puede concretar mediante el dominio de la voluntad. Por ejemplo, Gari Kasparov, quien logró ser campeón mundial de ajedrez por 15 años, describe su talento como su capacidad de trabajar durante días sin perder el foco, o mantenerse absorbiendo nueva información después de largas horas de estudio. En otras palabras, Gari tiene una gran fuerza de voluntad. Probablemente si hubiese compulsivamente pasado de estudiar ajedrez a revisar su correo electrónico o distraerse cada 5 minutos, nunca habría sido campeón mundial.

La fuerza de voluntad es un buen predictor del nivel de satisfacción que tendrá una persona con su vida. Hay un notable experimento que se realizó por primera vez en los años '60 en la universidad de Stanford, en donde un niño era dejado en una sala con un dulce sobre la mesa, si era capaz de esperar 15 minutos sin comerse el dulce, se le daba un dulce adicional. Se descubrió que los niños que fueron capaces de esperar para obtener una mayor gratificación, se convirtieron en adultos más felices y exitosos.

Hoy es mucho más difícil esperar por una gratificación mayor, sólo basta con tomar el celular y comunicarnos o ver en qué están nuestros amigos, para que nuestro cerebro libere una pequeña dosis de dopamina y obtengamos un momento de placer. Lamentablemente, esto es adictivo ¡a quien no le gusta la dopamina! Esto nos impide trabajar concentradamente rumbo a nuestras metas y en consecuencia entramos en un círculo vicioso muy común, que a fin de cuentas nos aleja cada vez más de convertirnos en la mejor versión posible de nosotros mismos.

Cómo puedes aumentar tu fuerza de voluntad

La evidencia científica indica que la fuerza de voluntad funciona como un músculo, es decir, se agota con su uso, pero con ejercicio constante se puede hacer crecer y además transferir de un área a otra. A continuación algunas técnicas que acorde a la ciencia, pueden aumentar tu fuerza de voluntad.

1. Un pequeño cambio en tu rutina

La manera más sencilla de incrementar tu fuerza de voluntad es realizar un pequeño cambio en tu rutina. Usualmente andamos en modo piloto automático y no tomamos control consciente sobre gran parte de nuestras acciones, al hacer esto, no estamos ejercitando de forma alguna nuestra fuerza de voluntad. Debes comenzar por algo que sea muy fácil de hacer, como por ejemplo, si sueles dejar la toalla húmeda sobre la cama y eso vuelve loca a tu pareja, hacer el esfuerzo consciente de romper el hábito. La idea de que sea fácil, es que realmente lo puedas cumplir y de esta forma puedas ganar impulso para hacer cambios mayores. Esto funciona debido a que estas obligándote a hacer algo que antes hacías de manera automática, por lo tanto estás entrenando tu “músculo” de la voluntad. Esto es beneficioso porque este pequeño entrenamiento te servirá de base para comenzar a hacer cambios más interesantes, además de que la “masa muscular” que ganes, puede ser utilizada en cualquier otra actividad de tu interés.

Lo mejor es que, en el largo plazo, esos cambios que lleves a cabo, se transformarán en nuevas rutinas que pasarán a funcionar en "piloto automático", liberando tu energía y fuerza de voluntad para otras actividades más demandantes. 

2. Aleja las fuentes de tentación

Una buena manera de tener una mayor cantidad de fuerza de voluntad disponible, es evitando gastarla innecesariamente. Por ello, si requieres de mayor fuerza de voluntad, puedes intentar quitar del camino aquellas cosas que te la absorben, dejando así una cantidad mayor disponible para cosas más importantes. Por ejemplo, si te complican las notificaciones de tu celular, prueba desconectandolo de internet mientras quieres estar concentrado trabajando o si estas en modo dietético, lo más fácil es simplemente no tener comida chatarra a mano. Así evitas estar luchando contra ti mismo para evitar caer en la tentación y de paso mantienes tu batería de voluntad “cargada”.

3. Practica meditación por un par de minutos

Para practicar meditación no tienes que ir a la montaña ni estar una hora inactivo, sólo bastan 5 o 10 minutos escuchando tu respiración (u otro centro de atención) con tus ojos cerrados en una postura cómoda (que no tiene por qué ser como "flor de loto", sino que puede ser simplemente sentado en una silla en buena postura) para desconectarte y acceder a los beneficios de esta práctica. La clave de la meditación es no dejarse llevar por los pensamientos que inevitablemente afloran mientras meditamos, sino que dejarlos ir y volver permanentemente al objeto de meditación, sin frustrarse ni enojarse por sorprendernos una y otra vez desviándonos del objetivo. El meditar, en sí mismo, requiere gran fuerza de voluntad.

Hoy sabe que quien practica meditación regularmente cambia su cerebro para bien, por ejemplo, aumentando el volumen del hipocampo y la actividad en las zonas del cerebro asociadas a la autorregulación y el control de los impulsos. Por ello, se cree que la meditación es una de las mejores formas de aumentar la fuerza de voluntad.

A qué debes prestar mayor atención

Aumentar la fuerza de voluntad implica de una u otra forma alterar tu rutina y mantener un cambio a lo largo del tiempo. Te recomiendo escoger sólo una de las recomendaciones dadas anteriormente, porque de esta manera podrás dedicar más energías a llevarla a cabo.

La parte difícil de cualquier cambio de rutina, contrario a lo que muchos creen, no es comenzar. Lo difícil es continuar haciéndolo después de que fallamos. En el momento en que no pudimos realizar lo que nos habíamos propuesto con tanta energía inicialmente, llega la desagradable frustración y en esta situación, el camino más fácil es dejar de intentarlo. Aquí es donde mueren los sueños. Esto se puede evitar o al menos minimizar, si estamos conscientes de ello. El conocer el punto más débil, permite reforzarlo. Sea cual sea el hábito que deseas cambiar, recuerda que donde más energía vas a necesitar va a ser en retomar el rumbo una vez que fallaste.

Si hiciésemos algo pequeño, pero constructivo todos los días, llegaríamos muy lejos. Por ejemplo, leer 15 minutos al día significa leer 182 horas en dos años ¡alrededor de 20 libros!

¿Cómo anda tu fuerza de voluntad?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Carolina Yáñez | 2015-06-09 | 18:12
4
En lo personal, me cuesta demasiado EMPEZAR, nuevos proyectos o hábitos. Dar el primer paso.
Cuando algo no me resulta y tengo la oportunidad de volver a intentarlo, me siento un poco más segura, ya que tengo una idea de cómo hacer las cosas.
Pero de todas maneras, creo que los consejos me podrían servir.

Acotación aparte: Me molestan demasiado los cuadros de publicidad "animados".
responder
denunciar
apoyar
Ximena Vivanco | 2015-06-09 | 22:15
4
En general, no ando taaan mal, creo que por ser de una generación que se las arregló muy bien por varias décadas sin tanto distractivo como computadores y celulares, no se me hace difícil prescindir de ellos y poder abocarme a otras tareas más productivas.

Me llama la atención que algunas de las herramientas y técnicas que se proponen serían consideradas "torturas medievales" en la nueva visión de la educación, donde a los niños no se les puede "aburrir" por mucho rato, donde el hábito de las tareas y el estudio en la casa son mal vistos, donde se intenta hacer del celular (distractor por excelencia, como se indica en este artículo) un elemento más del paisaje de la sala de clases, la fuerza de voluntad es un sacrificio demasiado grande para quienes están acostumbrados al "aquí, ahora, y como yo lo quiero".

Creo que a pesar de la mala reputación de la educación tradicional, es rescatable que valoraba y estimulaba mucho más estas cualidades como la fuerza de voluntad y adquirir hábitos, que ahora son tan incomprendidas y difíciles de encontrar.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-06-10 | 10:17
1
Me he planteado esa duda varias veces... ¿será bueno buscar que la educación sea siempre estimulante y entretenida, o está acabando esa lógica con el esfuerzo?

Pero por otro lado, miro para atrás a "mi época" y resulta que más de la mitad del curso no estaba en lo más absoluto interesado en las clases y pasaron años sentados aburriéndose, sintiéndose tontos y desmotivados. No sé si se les inculcó rigor, o solo se les enseñó a odiar el estudio.

De adultos nosotros elegimos nuestras actividades y no por encontrarlas estimulantes dejan de ser necesarios el rigor, la constancia y la imaginación. Por el contrario, creo que estas aparecen naturalmente cuanto más nos interesa lo que hacemos.

Solemos tratar a los niños muy diferente de los alumnos. A mí no me gustaría que me obliguen a ver películas que encuentro fomes, escuchar charlas que no me aportan nada o escribir cien veces la misma palabra. Y no por eso sentiría que estoy empeorando como persona. ¿Es justo que de los niños esperemos algo distinto?
responder
denunciar
apoyar
Ximena Vivanco | 2015-06-10 | 19:34
0
Creo que ese "sentimiento de culpa" porque al niño le "impones" algo que no le gusta, es lo que esta traicionando a las generaciones actuales... si no le gustan los remedios, vas a dejar que no se los tome? Creo que con la educación y la formación de valores pasa lo mismo, o si no vamos a estar formando "mesas con patas cojas" como me lo representó una psiquiatra, porque no vas a estar apuntando a una formación integral que le permita poder ser un ADULTO, que para mí es una persona capaz de tomar decisiones informadas y también basadas en una experiencia, y ser responsable de las consecuencias buenas o malas a futuro.
Gracias a que tuve que leer libros de todo tipo, aunque no me gustaran mucho, aprendí a conocer mis verdaderos gustos, y me generó el Hábito de la lectura y la fuerza de voluntad de emprender un desafío, que a lo mejor al principio no le ves mucho sentido, pero que al final te reporta una gratificación que no te esperabas.
Es una reflexión que no muchos compartirán conmigo, pero siento que es necesario considerar que para que no se nos haga tan difícil cuando adultos adoptar las mejores decisiones, por molestas o dolorosas que sean, es vital que eso se inculque desde una edad temprana la formación de hábitos y el cultivo de la fuerza de voluntad, y eso no se logra dándole todo hecho, evitándoles las frustraciones de tener que hacer algo que no le gusta y de alcanzar metas no inmediatas, todo acorde a su edad y nivel de entendimiento.
responder
denunciar
apoyar
Venus Blau | 2015-06-09 | 23:42
16
La voluntad, creo yo, es uno de los "músculos" mas difíciles de ejercitar y eso se ve sobretodo en lo adolescentes de esta generación, la cual, debo admitir, tienen un autocontrol y voluntad nula. Yo solo tengo 16 años y puedo ver como compañeros de mi curso no pueden controlar sus deseos de tomar alcohol por una simple semana, lo cual me enoja un poco por el simple hecho que están dejando mal parados a los adolescentes en general, ya que lamentablemente en la sociedad en la cual vivimos todo se generaliza.

Y mas bien que autocontrol es un tema de voluntad. La mayoría de los jóvenes tienen la voluntad de cambiar y madurar por los suelos, y no, madurar no significa estar botado en el suelo enfermo de curado, por poco ahogándote en tu propio vomito, si no saber comportarte según la situación, respetando tanto a las personas a tu alrededor como a ti mismo (sin contar un millón de factores mas que yo considero que están dentro de la etapa de "madurar").

Se que tal vez soy muy joven para opinar cosas así pero creo que tengo palabra porque yo me rodeo de gente de mi misma edad y veo en primera plana sucesos como estos.

La voluntad mía se ha incrementado considerablemente en este ultimo año y gracias a esto mi vida ha dado un giro de 180°, lo cual me mantiene en confort y sumamente feliz.

Estoy en acuerdo con este articulo y agradezco que estos tips estén a la vista de todo espectador porque yo los puse en práctica (antes de leer esto) y mi vida ha mejorado.

Me falta mucho por aprender y conocer pero tengo toda la VOLUNTAD de hacerlo.

Saludos :)
responder
denunciar
apoyar
Jorge Sepulveda | 2015-06-10 | 10:00
2
Hace como año y medio que no entraba en mi cuenta de El Definido (siempre lo leo, pero estaba deslogueado), hoy me logueé después de tanto tiempo única y exclusivamente para darle "Me gusta" a tu comentario
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-06-10 | 10:20
1
Creo que has descrito a todos los adolescentes y niños de todas las épocas de la historia, no solo a esta generación.

La paciencia es algo que se desarrolla durante toda la vida y algunos nunca llegan a dominar.
responder
denunciar
apoyar
Diego Alvarez | 2015-06-10 | 13:36
2
Jajajaja, me pasó algo muy similar. Vivo sin internet en mi casa (por opción, creo que en parte por temas de "voluntad" o "autocontrol"), y trabajo también en una oficina a la que acudo promedio 2 a tres veces x semana algunas horas, donde porsupuesto hay internerd, y en los "break" me informo con la biobiochile, elmostrador, elciudadano, y eldefinido (se podían decir nombres?). Pero no accedía a mi cuenta por harto, harto tiempo, aunque siempre leo algunos comentarios.
Y creo que el suyo, Venus Blau, aparte de reflejarme cuando tuve esa edad (tengo 30 ahora), es muy muy valorable. Te felicito, espero que sigas así y que puedas ser (seguir siendo realmente) un enorme aporte además para los que te rodean y puedes ayudar y enseñar.
Un fraternal saludo!!!!!
responder
denunciar
apoyar
Venus Blau | 2015-06-10 | 22:23
2
Muchas gracias :) es la primera vez que comento en alguna pagina como esta .

Un saludo para ti también, cuidate!
responder
denunciar
apoyar
Selene Di Lunna | 2015-06-14 | 21:37
1
*se levanta y aplaude*
sencillamente, el mejor comentario que he leído hasta el momento :')
responder
denunciar
apoyar
Darknesshell . | 2015-06-14 | 09:46
1
Pues yo tendría que medirlo en diferentes etapas de mi vida.

Mis mayores metas quizás no fueron muy ambiciosas y las cumplí. Sólo invertí unos 18 años en eso.

Luego empecé a vivir una vida "normal" con trabajo y horario normal, mujer e hijo normal y me considero un zombie laboral. Muerto y trabajando.
responder
denunciar
apoyar
Patricio Guzman | 2015-06-18 | 12:15
1
Uff, si hay algo que no tengo es fuerza de voluntad. Me pasa precisamente lo nombrado en el ultimo parrafo, el fallar una vez y mandar todo a la punta del cerro, me ha pasado una y otra vez. Pero con los consejos que dan acá, y principalmente creo que enfocandome en un objetivo positivo, se pueden lograr cambios, es cosa de tener paciencia creo yo.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Mauricio López | 2015-06-18 | 16:39
3
Les puedo contar un poco de mi experiencia como me ha ido en el trabajo de fuerza de voluntad.

Desde que terminé muy (pero muy) mal con mi 1er polola, como a los 23 años de edad, que me di cuenta que yo era muy inseguro, celoso y muy ansioso, por lo que me propuse cambiar y pulir esos detalles poco agradables. Y solo luego de 6 años (desde hace un año atrás) que siento que tengo un dominio de emociones más que aceptable y el relajo como mi estado de ánimo basal.

Para llevar a cabo esos cambios pase por varias fases, partiendo primero por conocerme a fondo, lo que me tomó unos 2 años, leyendo varios apuntes de psicología entre otras cosas, y otros 4 años aplicando lo aprendido en la teoría, y además mientras tanto hubo un 2do pololeo que fue muy bonito en su momento (ahora ella es una ex, pero seguimos siendo amigos).

Qué cosas hice y de qué armé. Reitero lo del autoconocimiento (por ejemplo ahora se muy bien que mi temperamento es el "melancólico", como definen algunos autores), algunas idas a psicólogo cuando rayaba la papa, jaja. Apliqué el punto 1: levantarme mas temprano, más hrs de estudios, menos hrs de juego en el pc, más hrs de sueño lo que significaba acostarme antes a dormir (antes para mi era sagrado dormir a las 1:30 am y actualmente lo hago a las 11:30 de la noche), más ejercicios y menos comida chatarra. Apliqué punto 2: menos carretes, menos tragos, menos juegos de pc (esa era mi principal fuente de distracción). Y además apliqué punto 3: Meditación express se podría decir toda y cada vez que ando en vehículo (o sea unas 2 veces al día). Me gustaría mencionar que también utilizo otras ideas que he extraído de otras partes, como por ejemplo el mantra "lo siento, perdón, te amo, gracias" del Hoʻoponopono.

No me considero un amo de la voluntad, pero antes no tenía nada de ella, era muy disperso. Solo aclaré mis metas, mis objetivos y encausé mis energías hacia ese sentido. Creo que eso último es esencial, ya que si no tienes tus metas claras no sabes para donde va la micro y disparas tus energías para cualquier lado. Es darle un sentido a lo que hacemos.

responder
denunciar
apoyar
Isidora Varela | 2015-10-19 | 11:56
0
(Qué lindo tu comentario, Mauricio. Me tinca que terminaste de escribirlo con una sonrisa en la cara... O en volá no, pero yo sí lo hice cuando terminé de leerlo ^^)
responder
denunciar
apoyar
Mauricio López | 2015-11-17 | 18:16
1
(jaja gracias, espero servir de ejemplo)
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.